LA SANIDAD EMOCIONAL (LIBRO)

LA SANIDAD EMOCIONAL

Rev. Mario E. Fumero 

(Libro publicado en el 1995 por UNILIT y reproducido para los lectores de esta pagina, pues el mismo está agotado)

CONTENIDO:

  • 1- EL ORIGEN DEL MAL.
  • 2- EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES
  • 3- LA SANIDAD INTEGRAL
  • 4- DESCUBRIENDO LAS CAUSAS DE LOS PROBLEMAS
  • 5- FACTORES PARA LA FORMACIÓN EMOCIONAL.
  • 6- LOS DESEQUILIBRIOS EN LA EDUCACIÓN.
  • 7- ANALIZANDO LA NATURALEZA PECAMINOSA
  • 8- LOS PROBLEMAS EMOCIONALES.
  • 9- LOS RESENTIMIENTOS
  • 10- LAS RAÍCES DE AMARGURA
  • 11- EL RENCOR Y EL ODIO.
  • 12-  EL ENOJO Y LA IRA.
  • 13- EL TEMOR.
  • 14- LOS CONFLICTOS DEL “YO”.
  • 15- LOS COMLEJOS Y LA INSEGURIDAD.
  • 16- LA CURA EMOCIONAL.
  • 17- EL DISCIPULADO COMO OPCIÓN.
  • 18-  EPÍLOGO.

 PROLOGO

Este estudio lo hice basado en la experiencia adquirida en España, (1983-1994) en donde la problemática emocional es un mal generalizado. Este estudio contara con una serie de reflexiones sobre los factores que determinan la formación emociona en las personas, y después entraremos de lleno a los problemas emocionales. Espero que este material sea utilizado para la capacitación de hermanos que estén dispuestos a ministrar en un mundo enfermo emocionalmente , la sanidad integral que presenta la palabra, y darles lugar prominente a esos  problemas del alma, que a veces ignoramos, y que son causa de muchas actitudes negativas e incluso enfermedades físicas.

Henos colocado la gran mayoría de referencias bíblicas y otros  datos en notas con números, al final de cada página, para que así puedan leer y detenerse a investigar en las partes que considere más importantes y no hacer pesada la lectura con muchas citas bíblicas, ya que el lector podrá considerarlas por separado si las mismas le interesan. También trato de usar un vocabulario elemental y comprensible para todos, pues el hecho de hacerlo más aceptable en el lenguaje facilita un mayor entendimiento con un menor esfuerzo mental.

Es mi deseo que el mismo pueda contribuir a la edificación del pueblo de Dios en una de las áreas más descuidada, y en donde radica el problema que actualmente tenemos, pues el deterioro de la salud mental es el problema más grande que la sociedad moderna tiene.

                                Mario Eduardo Fumero

CAPITULO 1  EL ORIGEN DEL MAL.

Dios creó al hombre desde la perspectiva física, del polvo de la tierra, pero coloco dentro de su nat6uraleza material, “ su imagen “ya que las escrituras afirman que “ a imagen de Dios lo creo”[1] y esta imagen divina consistía en la capacidad que tenia de ser y tener ciertas cualidades divinas en su naturaleza humana, como el juzgar, dominar, transformar la materia, su libre albedrio, y forjar su entorno para ser dueño de esa creación, entregada como su posesión o herencia, etcétera.

La estabilidad emocional del hombre estaba determinada por su comunión con Dios, y su poder para dominar su medio, que no le era adverso. Todo era perfecto, y en tan maravilloso equilibrio, la salud mental era completa, sin embargo había un riesgo, Dios descubrió un área que podía ser vulnerable en medio de tanta armonía, por lo que reflexiono y exclamo: “No era bueno que el hombre estuviera solo”[2] muchas veces me he preguntado: ¿Por qué no era bueno que estuviera solo? Y al analizar la opción de Dios frente a este, “No es bueno estar solo”, descubrió el porqué, y fue por ello que decidió hacerle una compañera, porque teníamos necesidad de tener no solo una comunión con Dios, sino también con otras personas, con la cual se formaría después el fundamento de una familia.  En el análisis de estos pasajes, vemos que el equilibrio emocional del hombre estaba determinado por su comunión con DIOS y con su compañera, de lo cual se nos dice que era una “ayuda idónea”, hecha de su misma naturaleza, para compartir con el toda la gloria delegada por el creador. Podemos resumir en la formación de la familia, es la base que origina la primera regla para que un hogar sea estable y solido en todas las áreas de la existencia.

  • Primero: Se le dio al hombre una compañera para que formaren una pareja y que fuesen ayuda idónea. El termino idóneo equivale a semejante, complemento, parte de uno mismo, igual a… y esto refleja la necesidad del hombre a vivir en relación con otros seres semejante a él, pues ya se vislumbraba que en la soledad podrían haber muchos problemas emocionales.
  • Segundo: La formo de la misma naturaleza del hombre, fue huesos de sus huesos, y carne de su carne, para que así la identidad en la relación fuese mayor. Este precepto de “parte de uno”[3] hace la necesidad de la ayuda mutua mucho más comprensible,  y hasta cierto punto, comprometida de uno a otro. El pensar en el otro, era como pensar en mi mismo. Esto anulaba el egoísmo pues tanto el hombre vivía para la mujer, olvidándose de si, como la mujer vivía para el hombre, sin pensar en ella misma, por eso san pablo compara la relación de Cristo con la iglesia, a la de la pareja dentro del matrimonio, al referirse en Efesios 5:28 “De igual manera, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a si mismo se ama.” Que el marido ame a su espora como a sus propios cuerpo, y viceversa, pues el que ama a su mujer, “así mismo se ama”.
  • Tercero: Dios preveía los posibles problemas familiares que podrían repercutir en conflictos emocionales para la familia, y proclamo el principio básico de que cada matrimonio debería alcanzar plena independencia de la relación maternal y paternal, y dio el primer mandamiento bíblico, ordenado al hombre y a la mujer, que una vez unidos en matrimonio deberían dejar a su familia. Es curioso observar que en este momento histórico, Adán y Eva no tenían suegros, pero ahí estaba esta ordenanza divina para la posteridad, dejar padre y madre para construir una familia. Si reflexionamos sobre los puntos aquí expuestos, descubriremos que la mayoría de los problemas emocionales que afectan al hombre están: En la falta de comunicación, que lleva la ser humano a la soledad; en la falta de una entrega mutua, que produce egoísmo destructivo; y en la influencia externa frente a los problemas familiares, que por lógica surgen en la familia. Si unimos a estos nuestra separación de Dios y el vivir “según nuestros propios caprichos “tenemos todas las condiciones para sufrir serios desajustes en la formación de la familia[4].

EL SURGIMIENTO DEL MAL

El hombre y la mujer vivían felices en medio del huerto del Edén, pero algo iba a empañar esa armonía entre Dio, el hombre y la mujer: Era el pecado. La caída origino funestas consecuencia s en la naturaleza espiritual, emocional y física del ser humano, y nace como consecuencia directa del pecado, el juicio de Dios y la separación de huerto del Edén. Es importante observar como el desobedecer a Dios, el hombre y la mujer experimentaron el descubrirse a sí mismos, pues se vieron desnudos, desde ese momento se cubrieron, y el egoísmo entro a su ser, junto a todos sus derivados, como son el orgullo, la soberbia, la vanidad, la envidia, la codicia etcétera…

Siendo el hombre como era, un ser espiritual y natural, la repercusión del pecado dejo huellas en ambas naturalezas, pero para comprender mejor esto, analicemos la naturaleza del hombre a la luz de la palabra.

EL HOMBRE ES UNA TRINIDAD: CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU. (1 tesalonicenses 5:23)

El cuerpo: Es la parte material del ser, la carrocería, el envase, el medio por el cual el espíritu se manifiesta al medio físico externo. Es formado de materia, y termina volviendo a esta. Es transitorio, mortal y terrenal[5] Podemos compararlo a un refresco, está compuesto de tres elementos 1-el envase (el cuerpo) 2- el agua (el alma) 3- la esencia disuelta en el agua y retenida en el frasco).

El alma: es la vida, la parte instintiva, una sustancia indefinida que une dos puntos opuestos en su naturaleza y origen. Une el cuerpo que es mortal y transitorio, con el espíritu que es eterno e inmortal. Mientras que el cuerpo viene del polvo de la tierra, el espíritu viene de Dios, es su imagen en nosotros, por tal razón es eterno, siendo unido por el alma ala cuerpo para formar la “vida física o animal”. También en la biblia se identifica ala alma con los sentimientos, conocimientos, experiencias, abatimiento etcétera[6]. Dentro de la personalidad, el alma y la psique equivalen a lo mismo, así que al enfermarse el alma, se enferma tanto el cuerpo como del espíritu. Al ser el alma el centro de los sentimientos, los problemas emocionales crean daño dentro de esta área de la personalidad. También se identifica con el alma el corazón, dando a entender que de ambos se desprenden los sentimientos y las emociones. Algunos afirman que el alma es la ventana del espíritu y el asiento de las emociones. Los animales poseen alma pero carecen del espíritu, por tal razón carecen de la capacidad de pensar, crear, juzgar, dominar, etcétera, que son cualidades de Dios transmitida al hombre por medio de su imagen que radica en el espíritu.

El espíritu: Es la parte divina del ser, es la esencia misma de Dios en nosotros, por lo tanto es el ser la personalidad, el Yo. Es la imagen de Dios, en ella radica la inmortalidad, es la única parte que se puede comunicar con el creador. Es eterna, y junto al alma no se extingue, si no que con la muerte se separa del cuerpo y va a Dios[7].

Podemos definir que sobre la realidad eterna del espíritu existen tres puntos de vista a nivel mundial y que son:

  • 1-    El incrédulo o ateo; que somos solo materia y al morir se acabo todo.
  •  2-    Las religiones orientales; somos espíritu que al morir emigra para reencarnar en otros cuerpos hasta caer por medio del karma a la ley del nirvana.
  •  3-    El de la Cristiandad: que después de la muerte viene el juicio (hebreos 9:27). Pero dentro del Cristianismo hay dos formas de enfocar el estado de la muerte. Unos afirman que al morir, el espíritu y el alma se quedan con el cuerpo, durmiendo hasta la resurrección final, otros afirman que inmediatamente después de muerto, el espíritu sale del cuerpo y comparece a un lugar determinado, llamado cielo o infierno, hasta el juicio final y la resurrección de los muertos.

 Estudios científicos con personas que han permanecido muertas un tiempo, relatan sus experiencia de cómo ven desprenderse del cuerpo el ser, la personalidad inherente del individuo, para nosotros el espíritu, y relatar las escenas que rodearon esos momentos de la muerte así como el viajar por un túnel que termina en una luz. Creemos que el espíritu es eterno, que no muere ni duerme después de la muerte. Es por este que nos diferenciamos de los animales, que son almas vivientes. Así que al poseer el espíritu de Dios, somos como dioses, y así afirma Daniel cuando dice que “en ti hay espíritu de los dioses santos, ángeles, porque estamos sujetos a un cuerpo que limita las facultades que proporciona el ser espíritu[8]. Científicamente se puede definir al espíritu como ene fuerza o energía inmaterial que no está sujeta a tiempo ni espacio. Claro que no somos “solo energía”, sino personas con cualidades divinas, tampoco somos “dioses” como afirman la “Nueva Era”, sino, por origen divino, poseemos sus cualidades, limitadas a nuestra condición humana y al ser criaturas por el creador.

 De manera que antes e pecar, la parte que primeramente ataco el diablo para hacer caer al género humano fue su mente, (pensamientos), pues la serpiente antigua, (Satanás) le dijo a la mujer; “El día que comáis de fruto, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios”9 convirtiéndose en el padre de la mentira, el engañador; porque con mentira les hizo dudar de su propia naturaleza, e introdujo en sus pensamientos el deseo de querer ser más de lo que en si eran, pues eran eternos y semejantes a Dios. Así que por la mente se introdujo la tentación para ala caída, mediante el deseo de ser, y el dudar de lo que soy. Puedo afirmar, con toda certeza, que el área mental es la más vulnerable a la mentira del diablo, y por donde se inician la mayoría de los ataques, problemas y enfermedades que padecemos. Como consecuencia directa del pecado, Dios dictamino tres juicios, según Génesis 3:13-9:

  • Primero; A la serpiente: que se arrastraría, seria maldita y comería polvo.
  • Segundo; A la mujer: que pariría con dolores, y que el marido se enseñorearía sobre ella.
  • Tercero; Al hombre: que la tierra le daría su fruto, y seria maldita, expuesta a las calamidades, y con sudor trabajaría para obtener el pan.Y para todo ser viviente vino el juicio más duro, LA MUERTE. Y concluye diciendo que “polvo eres y en polvo te convertirás”, perdiendo así la inmortalidad dentro de su naturaleza humana, aunque en su espíritu sostiene esta inmortalidad, producto de la imagen divina. Sin embargo, no podemos negar que junto al juicio físico, se produjo un daño moral y emocional, lo cual afecta al espíritu, o el ser, que definiremos como la personalidad del individuo.  

   

CAPITULO 2   EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES.

Desde el momento que surgen las enfermedades, el hombre se enfrenta a los dolores, sufrimiento, tristeza, angustia etcétera. La causa de todos estos males radica en la desobediencia. De este hecho se crea una raíz que da origen a otros muchos problemas más, emocionales, familiares, sociales, y partir de la caída “ cada uno viviría mas para sí mismo que para el otro”, y esto crea otra área de conflictos que aunque no es física, afectara a esta, naciendo el egoísmo, que lentamente socava la vida psíquica, y lleva al ser humano ala desestabilidad emocional que origina los trastornos de la mente, ya que la envidia, temor, celo, soberbia, orgullo, ambición, etcétera, comienzan a minar la salud mental, y sin saberlo degenera sus impulsos hasta convertirse en homicida de su hermano, y presa de sus propios `pensamientos –producido por el complejo de culpa y de temor –comienza a escapar para evadir la realidad, como ocurrió con Caín cuando mato a su hermano Abel, el cual trato de escapar de sí mismo, buscando caminos falsos que los apartan mas de Dios y de su familia, hundiéndose en una calamidad moral, social y emocional. El pecado, la desobediencia y el juicio divino produjeron daños en toda la creación, tanto en el aspecto humano como en su entorno natural. Con la muerte entro el envejecimiento, el deterioro lento del cuerpo, la lucha por la supervivencia, las amenazas constantes de los peligros de su medio, y la posibilidad de otras actitudes rebeldes más que produjeron otros tipos de problemas en las relaciones personales. A la hora de clasificar las enfermedades, debemos tener claro que aunque en su origen, todas son producto del pecado, existen en su forma, diferentes causas y manifestaciones como:

 Enfermedad por desgaste.

 Nuestra existencia está limitada a tiempo y espacio, pues al poner la eternidad, nuestros días de vida estarían contados. Dice el salmo 90:10” los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son de ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan y volamos”. Así que como fruto de esta ley de tiempo, nuestro organismo se deteriora, y aparecen enfermedades que más que ataques diabólicos, son desgastes físicos que nos conducen al inexorable camino de la muerte. De algo tenemos que morir, pero debemos recordar que el grano de trigo, después que muere lleva mucho fruto, y así ocurre con los que llevan la esperanza gloriosa de la resurrección. También es cierto que cuanto más ordenadamente vivamos, y más obedezcamos las leyes morales y espirituales, más tiempo viviremos, pues el pecado y la desobediencia al orden divino acortan la vida.

 Enfermedades por violación a las leyes de higiene.

La palabra establece normas, o leyes de conducta, para poder mantener una salud equilibrada. Esta armonía bilógica depende de varios factores; la alimentación, la contaminación, la violación a las leyes físicas, el cuidado de la higiene etcétera.

 Muchas enfermedades aparecen cuando adquirimos hábitos de conducta incorrectos, mayormente por costumbres alimenticias y descuido en el cuidado del cuerpo y de la higiene personal o social, por el deterioro y contaminación de nuestro ecosistema, entre las enfermedades que podemos adquirir, como consecuencia de lo expuesto están las anemias ,deficiencias vitamínicas o minerales, infecciones, paracitos, descompensaciones biológicas por abusos de ciertas comidas; como azucares, sales, grasas etcétera. Por descuidos en el sueño y abuso de sustancias dañinas r a la salud; como alcohol, tabaco, drogas, por contaminación del aire, agua, plantas, etcétera.

Enfermedades por causas desconocidas.

No todas las enfermedades obedecen a violación de las leyes físicas biológicas o de descuido. Puede ocurrir que el diablo nos ataque con esta, y sin causa lógica aparezcan como un aguijón en la carne para afligirnos, turbarnos y quitarnos las bendiciones del Señor. Podemos afirmar que existen enfermedades de origen diabólico, que como ataques del enemigo, vienen para destruirnos; y Dios lo permite para perfeccionarnos por medio de la prueba, en la victoria de la fe. Un ejemplo elocuente de ello lo tenemos en el libro de Job. También entre las muchas sanidades que hizo Jesús encontramos casos de males que no tenían una explicación, ni justificación científica y biológica[9]. El señor sana todas las enfermedades especialmente aquellas de origen diabólico, de las cuales nos ofrece liberación. Pero debemos tener en mente que puede haber ocasiones en las permita, y se conviertan a pesar de ser un instrumento diabólico, en un medio del señor para perfeccionarnos y mantenernos humillados en alguna área de nuestra vida. Así paso con el apóstol pablo, cuando afirmo que tenía un aguijón en la carne[10] por el cual pidió sanidad pero el Señor le dijo “bástate en mi gracia, por mi poder se perfecciona en la debilidad” por lo cual aquel aguijón le fue dejado.

 Enfermedades por causa psicosomáticas.

La medicina moderna a identificado una serie de enfermedades de origen mental producido por problemas emocionales o psicológicos. A esto se le llama” En enfermedades psicosomáticas”. Recordemos que Satanás ataco a Eva en su mente introduciendo el deseo de ser mas que Dios, dando así lugar a la soberbia y la codicia. Por medio de la mente y los pensamientos, el enemigo tiene un tremendo aliado para conducir a los seres humanos a muchas enfermedades que naciendo en la mente se manifiestan al cuerpo, como dolores de cabeza, parálisis, trastornos digestivos, actitudes hipocondriacas[11] etcétera. Se ha comprobado científicamente que nuestros pensamientos y actitudes mentales nacen muchos males físicos, atreves de técnicas psicológicas y psiquiátricas se resuelven algunas de estas enfermedades, que repercuten muchas veces en el cuerpo. En la palabra de Dios se ratifica la necesidad del hombre para liberarse de todas estas “ataduras mentales” atreves de la sanidad emocional, la cual se obtiene al restituir en nosotros la vida espiritual. Para lograr esto se tiene que liberar nuestro corazón del pecado, e incluso nuestros espíritus de ciertas posesiones demoniacas, que nos oprimen y sumergen en terribles esclavitudes. Es por ello que la biblia enseña que para encontrar liberación de los pensamientos negativos que nos hacen enfermos psicosomáticos, debemos “traer nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo” (2 Corintios 10:5). En los próximos capítulos trataremos de estudiar esas” enfermedades emocionales y psicosomáticas”, que afectan a millones de seres humanos en todo el mundo, incluso aun dentro de la misma iglesia. Debemos saber que este es un conflicto muy grave y que el consejo mundial de salud afirma que el problema más serio que afectara a la tercera parte de la población mundial en los próximos años serán los problemas relacionados con la salud mental. 

  CAPITULO  3   LA SANIDAD INTEGRAL

Al considerar los diversos factores que causas en las enfermedades, dentro de una perspectiva bíblica y espiritual podemos afirmar que el origen de las mismas radica en:

1-    Desordenes y desobediencia a lo establecido = PECADO.  Esta establecido que la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23), todo lo que nosotros sembramos eso cosechamos de manera que el fin de toda desobediencia es juicio y castigo divino. Existe por lo tanto dos clases de muertes, una física que es inexorable; y es el juicio del pecado Edénico y otra espiritual, que es la eterna separación de Dios; y se puede remediar por medio de la fe en Jesucristo, el cual nos trajo vida en abundancia (Romanos5:1-2,6:6-9,7:24;galatas 6:7, Juan 10:10). Por otro lado la desobediencia al orden y las leyes dadas por el creador a través de la naturaleza y sus ordenanzas morales y de higiene, acarrean enfermedades, en tal caso estas tienen su origen en nuestros pecados[12].El pecado acarrea juicio y el juicio castigo.

 2-    Como medio de disciplina y corrección = CASTIGO. El Señor usa la adversidad, el dolor y los problemas de la vida para mostrarnos su amor y atraernos a su voluntad. A veces nos ocurren cosas que el Señor permite para humillarnos o corregirnos, en tal caso caemos en la disciplina del Señor, como dice la palabra “permanece bajo la disciplina; Dios os está tratando como a hijos. Porque ¿Qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?”(Hebreos 12:7).al clamar y buscar el socorro divino, recibimos liberación fortaleza o liberación del ¿Por qué? Así le ocurrió al pueblo de Israel en el desierto cuando por la desobediencia y murmuración Dios envió una plaga de serpientes ardientes que les mataban, entonces al clamar, y reconocer sus pecados, este proveyó una serpiente de bronce que Moisés puso sobre una asta ;” y cualquiera que fuera mordido y mirara a ella , vivirá”.[13]Podemos añadir que a veces el señor permite la enfermedad como un medio para templarnos y probarnos, a fin de enseñarnos a ver su poder en nuestras debilidades: Ejemplo de esto lo podemos ver en Job; Cuando fue probado por el diablo con el permiso de Dios, y san Pablo al que se le permitió un aguijón en la carne para mantenerlo humillado (Job 2:5-6; 2 Corintios 12:7-9).

 3. Por deficiencia y desequilibrios naturales= IGNORANCIA.    Muchas veces hacemos cosas que no son buenas, pero ignoramos sus consecuencias, y  lentamente esto produce trastornos físicos, sin embargo llegado el momento, descubrimos que estábamos cometiendo un error en nuestro comportamiento, como por ejemplo el injerir alguna sustancia o comida dañina al cuerpo, lo cual ignorábamos, pero después que descubrimos que esto que tomaba era malo, debemos corregirlo y hacer lo correcto. Muchas comidas, e incluso sustancias de uso común, pueden ser dañinas si se abusan de ellas o si llegamos al extremo de gula. Debemos  entender que todo tiene un límite, incluso aquello que a principio puede ser bueno, pero en exceso hace daño. Debemos aceptar que “todas las cosas me son licitas, pero  no todas me convienen” (1 corintios 6:12). Debemos saber distinguir entre lo que “si” y “no” me conviene. 

 4. Por deterioro del entorno= CONTAMINACION.  Nos contaminado los ríos, mares, aires, plantas y el entorno; como consecuencia aparece el deterioro del medio ambiente, y esto produce enfermedades y daños en la vida humana, siendo afectado, sin quererlo, un gran numero de la población mundial, principalmente en las grandes ciudades. Aparecen alergias, infecciones, trastornos respiratorios, diferentes tipos de cáncer etcétera, y esto es inevitable en la medida que no modifiquemos todo el estilo de vida en el cual descansa la sociedad moderna. Así que en cuanto más grandes e industrializadas sean las ciudades, mas a expensas estaremos a estos problemas.

 5. Por envejecimiento y ley natural= DESGASTES.  La sentencia de muerte limita nuestra vida, y según las situaciones históricas que nos toquen vivir, así con el estilo de vida que tengamos, nos iremos desgastando, envejeciendo, y lentamente el organismo se deteriora como consecuencia a estos factores naturales. Somos igual que la flor del campo; “todo mortal es hierba, y toda su gloria es como la flor del campo. La hierba se seca, y la flor se marchita; por que el viento de Jehová sopla sobre ella. Ciertamente el pueblo es hierba” (Isaías 40:6-7). El envejecer y morir obedece a leyes biológicas, es la forma más bíblica de partir al encuentro con Dios, pues la vida tiene un límite de 80 años según el salmo 90:10 por tanto, la muerte es una de las realidades que debemos aprender a asumir desde que nacemos, y nadie muere de nada. A la hora de ministrar sanidad, debemos diferenciar las causas y orígenes de cada una de las enfermedades, distinguiendo cuando estas proceden del pecado, el castigo, de la violación de las leyes, o al desgaste producido por la edad y la dureza de la vida etcétera. Partiendo de esta clasificación, estableceremos que las enfermedades tienen diversos orígenes o causas:

 I.    ENFERMEDADES DE ORIGEN FISICO. Todas aquellas que son producto de productos de problemas orgánicos y que se han podido comprobar de forma clínica.

  • II.   ENFERMEDADES DE ORIGEN EMOCIONAL.  Son el producto de problemas de conducta relacionadas con el carácter, el temperamento y las relaciones personales.
  • III.  ENFERMEDADES DE ORIGEN MENTAL. Son causadas por trastornos mentales y son causadas fisiológicas o genéticas. Pueden haber seguido un problema emocional de fondo que desencadenan en un trastorno clínico mental.
  • IV.  ENFERMEDADES DE ORIGEN ESPIRITUAL. Son aquellas que nacen por la separación del hombre de Dios. Producen dureza de corazón e insensibilidad para ser guiados por el espíritu.

Se ha hablado, escrito y enseñado mucho acerca de la sanidad divina dentro de las causas físicas, pero deseo profundizar, ya acudir a estudiar otro tipos de enfermedades y sanidades que nuestro tiempo son muy comunes, y las cuales no se les ha dado mucha importancia por su complejidad, por lo que preferimos evadirlo. Vamos a estudiar las enfermedades emocionales, con sus problemas mentales y espirituales, pues en esta área existen heridas y traumas emocionales que originan muchos elementos de trastorno de conducta, que afectan incluso a hermanos consagrados dentro de nuestra iglesia y que pueden haber sido dañados por un abuso de autoridad que a veces se les impone en sus congregaciones, y que los deja tan mal psíquicamente, que requiere plantear una sanidad eclesiástica a la dimensión de la problemática emocional.  A la hora de predicar el evangelio, debemos proclamar una salud integral, una verdad que debe reinar y liberar al hombre en las tres áreas que el pecado a dañado su naturaleza;  cuerpo, alma y espíritu. Debemos primeramente proclamar el poder de la cruz y de la sangre de Cristo sobre el pecado, que destruyo la comunión con Dios, y por medio de esa primera naturaleza establecer la relación con el espíritu santo. Esta sanidad espiritual es obra de la fe, necesitamos reconocer la muerte sustitutiva de Cristo en la cruz del calvario, pagando el precio de nuestros pecados. Después debemos llegar a las personas que han buscado el perdón, a la obediencia de las leyes de salud y moral para buscar con mayor apoyo la sanidad de toda dolencia física, pues en la biblia hay ordenanzas para cuidar el cuerpo como templo del espíritu santo, así como promesas que nos ordenan buscar por medio de la fe, o de los dones de sanidades, o de la oración de los ancianos, la sanidad integral de nuestro cuerpo. Jesús llego y pago el precio de todos  nuestros males producidas por el pecado[14], de modo que “ por sus llagas hemos sido sanados” .

   Además de la salud física, debemos ayudar a estas personas a ser liberadas de los complejos, temores, frustraciones y heridas emocionales que llevan dentro, los cuales se manifiestan en forma de resentimiento, rencor, odio, prejuicio, miedo, inseguridad y otros tantos formas más de conducta que afectan a miles de creyentes. Las personas que aún convertidas, y sirviendo al señor, padezcan problemas emocionales, están siendo atacadas por el enemigo en sus mentes, y necesitan ser liberadas de esos pensamientos negativos, que les llevan ataduras físicas, para que puedan alcanzar una plena vida de victoria en Cristo Jesús. Pero para administrar en esta área se requiere mucho tiempo de consejería, relación, y sobre todo, la capacitación espiritual y humana para poder encausar los problemas hacia la solución correcta, pues administrar consejo y dirección, nosotros asumimos responsabilidades muy serias, de lo cual tendremos que dar cuenta a Dios (hebreos 13:17).

   En vista de lo delicado y peligroso que es la consejería, la liberación y la asistencia a las personas con heridas emocionales, debemos capacitarnos dentro de un esquema natural y espiritual para mantener un equilibrio, y no llegar a conclusiones precipitadas de juicios,  o diagnósticos, que pudieran ser destructivos para el enfermo. Es bueno entender que cada persona es “un mundo”, y que no existe una solución igual para todos los casos, aunque el mal de fondo es el mismo—el pecado–, las situaciones de forma y el carácter de cada persona las hacen diferentes y complejas unas de otras, como por lo que necesitamos tomar en este caso toda la “armadura, discernimiento y conocimiento de Dios para afrontar cada situación.

CAPITULO 4  DESCUBRIENDO LAS CAUSAS DE LOS PROBLEMAS

Para poder llegar a un lugar determinado, necesitamos tener objetivos bien claros, y en la medida que los podamos definir, tendremos la capacidad de obtener los recursos necesarios para llegar a donde queremos. Si hablamos de enfermedades de forma genérica, debemos saber tres cosas: SU ORIGEN, SUS CAUSAS Y SUS EFECTOS.

 Para entender este punto vamos a ilustrar los tipos de enfermedades y las formas que operan dentro de las pautas dadas y así determinaremos su origen:

                    Origen causas Efectos
FISICA En el  estomago(enfermedad física) Un parasito(Ameba, ascárides, etc.) Diarrea
EMOCIONAL El temor.(problemas psicológico de fobia) Castigo con miedo Miedo ala oscuridad
MENTALES En la mente (física y psíquico). Herencia, lesiones,Problemas físicos Esquizofrenia, paranoia psicópata, etc.

 

 Para ayudar a una persona con estos problemas es identificar los orígenes y las causas de su trastorno, a fin de establecer criterio sabio que nos ayude administrarle en esa necesidad específica, sin cometer errores que puedan afectar más. Tenemos por ejemplo, el caso de Teresa (42 años de edad) que nos pide oración por sus trastornos estomacales. Nosotros inmediatamente determinamos que son demonios que la están atacando, y comenzamos a  demandar liberación. Con el tiempo descubrimos que la hermana sigue con problemas estomacales. La pregunt5a en este caso sería ¿Por qué?, y referirle a un estilo clínico por medio de un facultativo de la medicina. al analizar a fondo la situación, descubrimos que teresa come descontroladamente para su salud, no sabe regular su dieta, y abusa mucho de sustancias que su estomago no puede asimilar, en tal caso, junto a la oración, debemos darle una enseñanza sobre cómo cuidar el cuerpo, que es templo del espíritu santo, y advertirle que debe evitar todo aquello que su estomago no digiera bien, y ver cuál es el diagnostico medico. Recordemos que cada cuerpo rechaza o asimila sustancias, aunque no sean malas en el sentido natural, nuestro organismo no puede asimilar. De ello todos somos consientes, así que en tal caso debemos obedecer las leyes físicas y biológicas de nuestra propia naturaleza, de lo contrario podemos cometer serios errores. Recordemos que la biblia establece que hacer algo sabiendo que es malo, nos es contado como pecado (Santiago 4:17).   Existen hermanos que escudándose en una falsa espiritualidad, tientan continuamente a Dios, desobedeciendo las leyes  de higiene, y actúan contra su salud, pensando que aunque desobedezcan, puedan ser sanados, y muchas veces el móvil de descuido físico no es una necesidad, si no un capricho carnal, por lo cual quedan a expensas de las consecuencias a la desobediencia.

  Cuando inicie mi ministerio, era un ferviente predicador de la sanidad divina  viajaba en campañas por las montañas de Honduras, Guatemala, Nicaragua, etcétera, predicando este mensaje de salvación y sanidad: quiero aclarar que creo en la sanidad divina, pero Dios tuvo que tratar con mi actitud radical muy duramente para hacerme entender alagunas cosas que en aquel entonces no comprendía. Una vez, estaba en el departamento de Izabal, (Guatemala), me enferme gravemente mientras celebraba una campaña de evangelismo y sanidad. Me puse tan grave que me ingresaron de emergencia en el hospital general de Guatemala. Los médicos no podían detectar lo que tenia, hasta que por ultimo me diagnosticaron “pulmonía atípica por virus” , y fui enviado a mi casa, en Miami, para que me atendieran: estuve a punto de morir pero fue necesario esa experiencia para comprender que no se puede predicar sanidad donde es necesario primero enseñarles las más elementales leyes de higiene. Dios me hablo en esta ocasión, y comprendí que el sana, pero no nos hace “superman”. De todo esto reflexione: “cómo es posible que predique sanidad,  si no tienen letrinas, las aguas están contaminadas, y las reglas de higiene bíblicas son completamente desconocidas y violentadas “. Entonces puedes descubrir lo que Dios le ordeno a su pueblo, en el desierto, normas de conducta para la higiene y que se ellos las obedecían, el seria “Jehová  su sanador “, y podrían vivir en victoria. Entendí que una cosa esta ligada con la otra, que la sanidad depende de la obediencia a sus leyes sanitarias[15].  Entonces regrese a las montañas para complementar el mensaje de sanidad con enseñanzas acerca de la salud y la higiene. De ahí establecí un programa de evangelismo que denomine “Plan profundo de evangelización”, el cual se basaba en predicar l evangelio, pero a la vez enseñar a la gente higiene y alfabetización. Este programa lo realice en las zonas remotas del departamento de Quiche, Guatemala, muchas veces abusamos de la salud, alegando que tenemos a un Dios todo poderoso, y hacemos cosas(a sabiendas) que nos pueden ocasionar problemas. En tal situación estamos tentando al Señor y actuando fuera del orden divino, pues para eso tenemos la inteligencia, el conocimiento y la ley, para gobernarnos según estas reglas, de las cuales depende nuestra salud.

  De igual forma cuando una persona tiene miedo, es porque dentro de su mente existen pensamientos determinados que le llevan a esta situación emocional incorrecta, de manera que tenemos que identificar como nacieron estos pensamientos de temor, para poderlos desmantelar, y colocar en su lugar la seguridad, de la cual careció en alguna etapa de la formación de su carácter. Yo fui víctima de este problema: cuando era niño, mis padres me asustaron, me hablaron de los muertos que salen en las noches, y no dudo que alguna vez usaron el miedo como mecanismo de castigo  así que crecí con un tremendo pánico a la oscuridad, y aun convertido y siendo predicador, seguía padeciendo estos temores. Estar a solas en un lugar oscuro era para mí algo desesperante. Una vez fui a predicar a una aldea llamada “El tablón “, (1964) en las montañas de Esquías, Honduras. Cuando regresaba a donde vivía me perdí en el bosque. Iba solo a caballo y llego la noche, la cual era sumamente oscura, sin luna. Comencé a  escuchar los aullidos del coyote, y el ruido de las hojas al ser movidas por el viento, y los ruidos de las lechuzas. Un miedo aterrador se adueño de mí, me abrace al cuello del caballo, que caminaba como sin rumbo. No podía ver nada. Mi cabeza rozaba las ramas de los pinos, me sentía desesperado y angustiado. De pronto en medio de la angustia que produce el temor, pensé: ¿Por qué tengo miedo? Comencé a analizar mi miedo, y a buscar en las promesas del señor fortaleza. Rápidamente el Espíritu Santo trajo en mi mente las experiencias vividas en mi infancia, y comprendí que no había razón para tal temor, clame al señor para que me librara del terror nocturno (salmos 91:5), y de pronto perdí el miedo. Cuando me di cuenta, descubrí que me encontraba frente a la casa donde vivía, sin saber cómo, pues yo no veía el camino. Desde ese día perdí el temor a la oscuridad, y mi corazón se sintió feliz y libre de haber podido vencer una atadura que me acompaño durante 22 años.

  Debemos buscar siempre el origen de las causas y de las enfermedades, para poderle ministrar soluciones adecuadas. A la hora de establecer una norma de conducta para juzgar y ayudar a personas con problemas emocionales, debemos usar las tres herramientas que el Señor nos ha dado para tal fin, ellas nos ayudaran a   evitar cometer errores. 

  • I.       Un conocimiento objetivo del enfermo :   Es necesario tener un conocimiento externo de la persona que vamos, su físico, costumbres, donde vive, que piensa, etcétera. Es importante la capacidad natural del dialogo para analizar el trasfondo de las personas, ya que no debemos juzgar subjetivamente (según la apariencia) a aquellos a los cuales les vamos ministrar sanidad. Si el mal es físico, un conocimiento previo del cuadro histórico nos puede dar luz para ministrar no solo sanidad, sino también dirección y educación en el area conflictiva. Es bueno recomendarles a los enfermos físicos el diagnostico científico de su enfermedad, y no rechazar la ciencia médica de forma radical, pues esta viene de Dios para el bien nuestro. Recordemos que en el antiguo testamento los sacerdotes hacían el papel de médicos, y cuando alguna persona presentaba alguna mancha, o infección, era aislada del resto, pues el principio de “cuarentena” fue establecido por Dios[16]. Si el problema es emocional, es imprescindible el trabajo en consejería y terapias, o de relación profunda con el enfermo, pues hay que buscar dentro de la persona la causa del problema, el cual puede estar tan escondido que a veces ni el enfermo la conoce. Se necesita un grado de sabiduría humana, apoyada por los demás elementos que vienen de Dios. A esto se determina en  términos científicos “un cuadro clínico”.
  •  II. Discernimiento de espíritus : Es uno de los nueve dones del espíritu santo, según 1 de corintios 12:10. Es aquel que nos ayuda a poder percibir lo oculto que hay dentro del espíritu humano, es el que sirve para probar los espíritus para ver si no hay engaño, y es sincero en su actitud, para asi poderle ministrar la sanidad o liberación [17]. Este don no opera e forma permanente, sino que se manifiesta en un momento determinado, y es el que nos puede preservar del engaño y errores de juicio a la hora de actuar dentro de una dimensión espiritual.
  • III.  Sabiduría y ciencia de Dios : Es una herramienta que nos ayuda a juzgar sabiamente los problemas que a diario se  nos presenta. Es básico para poder dar dirección, establecer criterio, llegar a conclusiones, dar pautas o consejos a los que vienen a nosotros con problemas personales, familiares o emocionales etcétera. La sabiduría puede ser humana, cuando se nutre de intelecto, o divina cuando se viene de Dios. Salomón pidió a Dios sabiduría para gobernar a su pueblo, y este se la dio, complementándola con ciencia, que sirve para tener conocimiento profundo de las raíces de los problemas. La sabiduría y la ciencia son dones de Dios que también pueden ser impartidos por medio del bautismo del espíritu santo, pues este otorga también estos dos  dones entre los nueve con los que nos capacita. Si alguno le falta sabiduría, dice la palabra que puede demandarla a Dios[18]. La diferencia entre uno y otro está en que ciencia es igual a conocimiento, y sabiduría es criterio y capacidad para juzgar y solucionar problemas difíciles.

  Con estos tres elementos podemos actuar sabiamente para poder detectar el fondo que origina los conflictos emocionales, y podemos actuar con capacidad de acción positiva en cada caso según su necesidad, pues no existe una fórmula mágica, ni en lo material, ni en lo espiritual, que pueda resolver todas las enfermedades, físicas o emocionales, que el ser humano pueda padecer, ya que la naturaleza humana es compleja, y no hay en toda la creación dos seres iguales.

  Y como conclusión, resumiré que es necesario hacer antes de actuar para ayudar aa una persona con problema:

  • PRIMERO: conocer y tratar a la persona para determinar objetivamente su realidad interior  y no establecer criterios por tan solo una relación externa.
  • SEGUNDO: hacer un estudio detenido de todos los elementos anteriores, orar y someternos a las herramientas naturales y espirituales que Dios nos ha dado.
  • TERCERO: actuar según dirección de Dios, pero eso sí, teniendo muy claro lo que debo hacer; después de haber estudiado el caso, orando e incluso buscando consejo, cuando así lo estime conveniente.

 

 5  FACTORES PARA LA FORMACIÓN EMOCIONAL

 El factor más importante para poseer una equilibrada salud mental esta en los elementos que empleen los padres para la formación de sus hijos, pues gran parte de los problemas emocionales que padecemos tienen sus raíces en la educación familiar. Para comprender mejor este aspecto, debemos estudiar mejor la naturaleza humana después de haberse encubado en ella la raíz del pecado original.Traemos dentro de nosotros la herencia pecaminosa de Adán y Eva, manifestada primeramente en la muerte,  “el pecado entro en el mundo por un hombre (Adán), así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (romanos 5:12) pero también nuestra tendencia de egoísmo, el cual genera rebeldía. De manera que a veces actuamos con una conducta que se escapa de nuestros deseos, y descubrimos que hacemos lo que no queremos, el apóstol Pablo identifica este hecho como una  herencia o tendencia que llevamos dentro, y nos mueve inconscientemente contra la ley y el orden establecido[19].esta tendencia es la herencia del egoísmo, manifiesta en todos los seres desde que nacen, así que al nacer un bebe trae dentro de sí:

  •  A: La herencia pecaminosa, que es egoísmo, el tratar de ser centro de todo, la exaltación de su “yo”.
  •  B: La herencia temperamental que es el carácter y las inclinaciones emocionales de los padres. Todos tenemos diferentes temperamentos de lo cual es producto de la herencia, pues según sean nuestros padres, así seremos nosotros, ya que en los factores genéticos del DNA vienen impresas las diversas combinaciones de los temperamentos  familiares. Si nuestros padres son melancólicos y flemáticos, los hijos serán una combinación de ambos, en una proporción que será determinante por el factor dominante, así que de tales padres, tales hijos. Por eso es más fácil educar el temperamento de los hijos propios que el de los adoptados o ajenos, ya que al ignorar los factores genéticos del temperamento, es difícil establecer un criterio sobre el carácter. Teniendo claro estos dos principios, herencia edénica y herencia temperamental, nos queda señalar que a través de la educación vamos a atenuar o incrementar estos dos factores. A este proceso de educar lo denomino formar el carácter. Por lo tanto la formación de la vida social y emocional de una persona es el resultado de:

  Herencia edénica+ herencia temperamental + educación=carácter           

 De manera que la educación desempeña u papel muy importante en la formación psicoemocional del niño, ya que por medio de la misma podemos compensar las áreas negativas tanto en nuestro ego, como en nuestro temperamento. Veamos algunos ejemplos: Un bebe de 6 meses muestra una actitud de rechazo a otras personas, y solo quiere estar con sus padres. Aquí podemos notar una tendencia al rechazo al medio, y de dependencia extrema a sus padres por lo cual tendremos que corregir para atenuarla, razón por la cual adelantaremos el periodo de sociabilización, delegándole a otros dentro el circulo intimo la relación con el niño. Este es un problema de temperamento, que se acentúa por la actitud de los padres al protegerlo. Cuanto más aislado le permitamos vivir, más agudo se hará el problema.

  El otro caso es el de un niño de 18 meses que no quiere compartir sus juguetes con otros, mostrando una tendencia egoísta, afirmando de continuo el término “mío”. En tal situación tendríamos que atenuar esta actitud, que es el producto de una naturaleza edénica combinada con un temperamento fuerte y dominante. Para ello la enseñanza a compartir debe ser más radical que de costumbre. No debemos tolerar en este tipo de conducta el ceder ante los deseos y caprichos del niño, porque entonces se agravarían sus tendencias. De la educación del temperamento, y de sus tendencias egocéntricas, dependerá en gran parte el carácter final de esa persona, sin embargo, los errores que cometamos a la hora de corregir estas, o de la forma d actuar frente a la misma, dependerán en gran parte los problemas emocionales que en el futuro nuestros hijos puedan padecer, debemos buscar un equilibrio y evitar cualquier extremo, pues todos son peligrosos. Necesitamos ministrarle a nuestros hijos los tres elementos básicos para la correcta educación y formación del carácter que son: AMOR, EJEMPLO, DISCIPLINA.

  • AMOR: es cariño, protección, calor físico, dedicación,  ternura, besos, abrazos, cuidado desvelo, en otras palabras entrega total.
  • EJEMPLO: el respaldar con hechos lo que se dice con palabras. Es todo un estilo de vida, conducta diaria, comportamiento, forma de hablar y de ser. El ejemplo penetra e impacta más que las palabras. Inspiran a los individuos a fabricar sus modelos de conducta para imitar.
  • DISCIPLINA: Orden en la vivencia familiar, en la forma de comer vivir administrar. Aprender a ordenar el tiempo y ser. Formas de corregir y castigar después de haber enseñado y exhortado. No siempre el termino disciplina se refiere a castigo, también es un orden en el diario vivir, unas normas que regulan el que hacer de las personas.  

Si todos estos elementos funcionan de acuerdo a la palabra de Dios, y mantenemos el equilibrio en la formación del carácter, los posibles daños emocionales producidos por una infancia serán reducidos al mínimo, desapareciendo el posible mal de fondo que da origen a los problemas emocionales. Uno de los grandes errores que cometen los padres a la hora de formar a sus hijos, es ignorar que los factores más importantes de la formación del carácter se produce en los primeros tres años de vida, dentro de la vivencia familiar. Una vez que el niño entra en contacto con el mundo exterior, y comienza y comienza a estudiar en la escuela, ya tiene los factores de la personalidad formada, en tal caso esta educación no podrá hacer mucho, aunque debemos tomar en cuenta que la realidad social del medio ejerce una influencia determinada en su carácter. Pero es bueno diferenciar los términos instruir, de educar, pues al respecto existe un poco de confusión:

INSTRUIR: Significa formar, corregir, guiar por el buen camino, definir los valores morales y espirituales que deben gobernar una vida social y familiar, esta instrucción comienza desde el día que el niño nace. Es todo un aprendizaje a través de la vida familiar. Envuelve aprender a hablar, actuar, comportarse, según el primer modelo de maestro que tiene; sus padres, y es por medio de la instrucción que se forma el carácter; a través de la corrección disciplina, que como herramienta nos ayuda a templar el temperamento y domar a la herencia pecaminosa. En la biblia se emplea el termino instruir para definir la responsabilidad de los padres en la formación de la del hijo.            

  • Escucha hijo mío la disciplina de tu padre, y no abandones la instrucción de tu madre. Proverbios 1:8
  • Instruye al niño en su camino; aun cuando sea viejo no se apartara de el. Proverbios 22:6
  • El que guarda la disciplina esta en el camino de la vida, pero el que descuida la reprensión hace errar. Proverbios 10:17
  • El que ama la corrección ama el conocimiento, pero el que aborrece la reprensión se embrutece. Proverbios 12:1
  • Bienaventurado el varón a quien tu Ho Jehová disciplinas y lo instruyes sobre la base de tu ley. Salmo 94:12

Es importante a la hora de instruir saber darle un amor que no impida la corrección y disciplina cuando esta sea necesaria. Cuando el amor anula la disciplina y la justicia, se convierte en destructivo, y deja de ser amor (Proverbios 3:12).

EDUCAR: es impartir cultura, capacitar intelectualmente a una persona para que aprenda algo que entra por medio e teoría a la parte consiente del cerebro. La educación no puede formar el carácter, pues el tiempo de la formación quedó atrás. Cuando podemos ser “instruidos” o enseñados intelectualmente en el conocimiento, ya hemos pasado la etapa en la que se nos dio los elementos básicos de la formación. Algunos podrían decir que en la biblia se habla de instrucción como equivalente a educación, y aunque en cierto sentido así es, existe una diferencia, pues se usaba en relación a las enseñanzas dadas por los maestros, que mas que enseñar teoría, formaban al individuo, por lo que el alumno era un “discípulo”. Un ejemplo lo tenemos en Pablo, cuando dijo que fue enseñado a los pies de Gamaliel (hechos 22:3), sin embargo recordemos que la enseñanza dentro de la cultura judía se ejercía por medio de un discipulado y que existe diferencia entre ser alumno y discípulo. El alumno aprende, pero vive como quiere, y el maestro se limita a transmitir una enseñanza para que este haga lo “que le dé la gana”. El discípulo no solo aprende una teoría de su maestro, sino que convive con él para servirle e imitar su ejemplo, envuelve toda una vivencia, por lo tanto es toda una relación. La educación es la formación del conocimiento para dejar a la persona libre de hacer lo que quiera. Así que se puede ser educado y tener problemas de conducta y de carácter. La educación es limitada, la instrucción es completa, pues penetra en el área del comportamiento del individuo. A cuanta gente conocemos con muchos títulos universitarios y se comportan con sus relaciones con sus semejantes como verdaderos ignorantes en las más elementales leyes del respeto y buenos modales. Así que nuestro comportamiento estará determinado por los factores familiares que hayamos recibido y por los valores morales, sociales y espirituales que estos contengan. Ellos forjaran el temple, la personalidad, la capacidad, la conducta, que hará de nosotros lo que seamos. Nuestra mente es la que gobierna nuestra conducta, y cuando la Biblia habla de “mente “se refiere a conocimiento, por ello dice que:”daré mi ley en sus mente (Conocimiento) y en su corazón (sentimientos)” así que el conocimiento determina nuestras emociones o sentimientos, la instrucción, ceñida a la palabra de Dios da sabiduría e inteligencia a aquel que en ella es formado, y es una de las posesiones más grandes que podamos dejar como herencia a  nuestros hijos (Jeremías 31:33,Romanos 7: 23; Proverbios 4:4-7). A lo anteriormente añadido, debemos complementar que existen otros elementos que pueden influenciar y marcar también toda la vida psíquica y física y son:

  • 1= la instrucción que recibimos de nuestros padres. Es el fundamento que determinara si las demás influencias externas tendrán cabida dentro de nosotros.
  • 2=La cultura o educación que obtenemos a través de los estudios o preparación académica. Podemos obtener títulos, posiciones importantes dentro del esquema de superación humana, pero jamás podrás darle al hombre la felicidad y la moral que marcara su vida como persona.
  • 3= los medios de comunicación que manipulan la opinión pública por medio de la radio, televisión, periódico, etcétera, y que puede modificar e influenciar la vida social de los pueblos. Algunos afirman que es el cuarto poder social. Su influencia pude manipular a aquellos que carecen de fundamento en su formación social, afectar incluso a los que hayan tenido una correcta formación del carácter.
  • 4= Las experiencias pueden también impactar en nuestra conducta y determinar muchas acciones de nuestra vida. Hay experiencias positivas o negativas que según su magnitud pueden producir traumas. Cuanto más indefenso y emotivo seamos al medio, mas absorberemos traumáticamente las experiencias. Un individuo con un mal fundamento (una deficiente formación familiar) podrá ser manejado tanto por la educación, como por los medios de comunicación o las experiencias negativas. No podemos cerrar este capítulo sin considerar que la problemática social existe en donde viva y crezca la persona podrá también dejar huellas emocionales. Podemos afirmar, para concluir, que dependiendo del fondo podrían desencadenarse otros tipos de problemas sociales cuando el medio es adverso y hostil.

 

6  LOS DESEQUILIBRIOS EN LA EDUCACIÓN

Es tan difícil equilibrar la dosis correcta de amor, ejemplo y disciplina en la formación del carácter de nuestros hijos, que fácilmente cometemos errores que pueden repercutir en trastornos psicológicos. Nosotros traemos problemas de fondo en el áreas emocional, que son el producto de una niñez conflictiva, debido a que nuestros padres cometieron errores, (por ignorancia, abuso, tolerancia) en la forma de tratar instruirnos y nosotros  podemos repetir esa conducta si no recibimos luz al respecto. Cualquier desequilibrio causa daño a la vida psíquica del niño.

  El ser humano tiene que cuidar tanto de su salud física, como su salud mental o emocional. Puede haber enfermedades que afecten el cuerpo, y otras que afecten la mente. Para poder entender este aspecto de “enfermedades emocionales “haremos una comparación entre las causas de los males físicos, con los mentales. Si nuestros hijos no reciben los alimentos correctos en su infancia, puede que crezcan con deficiencias de vitaminas, que afecten su normal desarrollo. De igual forma puede ocurrir en el área emocional. Es imposible entender esto, si no analizamos ejemplos concretos, para ello usaremos los problemas más comunes en la educación infantil:

El amor a los hijos

CUANDO ESTE FALTA CUANDO ES DEMASIADO
Hay descuido de los hijos en su vida diaria.Hay poco contacto físico con sus padres.Se sienten rechazados.Desarrollan complejos y resentimientos.Tienden a ser duros y amargados. Se sienten muy protegidos.Los padres los inutilizan para que se valgan por si mismos haciéndole todo .Se sienten inseguros, son incapaces de valerse por sí mismos.Se acentúa el egoísmo.

 

 El punto medio en ambos extremos sería lo ideal, poderles formar con amor, pero sin protegerle demasiado, el cuidarles, pero sin protegerles demasiado, el cuidarles, pero a la vez dejarles aprender a valerse por sí mismo. Es el tomar un poco de cada lado y hacer el equilibrio ideal, para no ir a ambos extremos, pues esto deja terribles huellas emocionales en las personas que han vivido dentro de estas realidades. Los hijos protegidos, como los abandonados, son personas conflictivas, victimas de extremos. Casi siempre protegemos más al primer hijo, descuidamos al último. Si observamos ambas situaciones descubriremos que muchas veces en un hogar estos son los que más problemas tienen. He observado que cuando es más alto el nivel económico de la familia, los problemas se hacen más agudos, debido a que los padres les dan más “cosas “y menos tiempo. Al trabajar con jóvenes con problemas de drogas o de relaciones familiares, he descubierto que por regla general tienen padres o muy posesivos y dominantes, que les han anulado de buena fe, los deseos propios, para guiarlos por caminos que ellos consideren correctos, y esto es una actitud de superproteccion o pasan totalmente ellos, siendo muy permisivos y tolerantes en la formación. Es por esta razón por la cual estos tienden a revelarse o frustrarse, quedando incapacitados para valerse por sí solos frente a las adversidades, tomando muchas veces decisiones destructivas. Recuerdo el caso de una joven de 18 años que se enamoro de un c hico al cual los padres no aceptaban, por lo que le hicieron a la hija la vida imposible, llegando incluso a encerrarla en su cuarto e incomunicarla, controlándole las cartas, llamadas telefónicas y salidas. Fue tanta la presión que soporto, que dejándose llevar por una actitud de rebeldía y desquite, decidió fugarse con el chico. La historia termino en fracaso para la joven, pues tiempo después el chico la abandono de embarazada. Esto se pudiera haber evitado si los padres, que en cierto sentido tenían razón, hubiesen usado un poco más de sabiduría, y hubieran comprendido que a esa edad, toda imposición produce más rebeldía, por lo tanto, las actitudes de los padres  no son la solución correcta al problema.

                         UN EGOÍSMO MUY ACENTUADO

CUANDO ESTE FALTA CUANDO ES DEMACIADO
El niño se desprende de todo lo que tiene. es desinteresado y no tiene problemas en compartir sus cosas con otros niños. Comparte el cariño con todos. El niño no comparte con nadie, todo es suyo la palabra que mas usa es “mío” siempre desea lo que otros  niños poseen. Es muy posesivo con sus padres.

 

En una situación encontramos que el problema de fondo es producto de una herencia pecaminosa que se manifiesta en un deseo posesivo. En este caso tiene un egoísmo acentuado en su naturaleza, el cual hay que atenuar, para evitar que con el tiempo y el complacerlo en todos sus deseos, se convierta su deseo posesivo en orgullo, que a su vez engendrara la envidia, la ambición y otras pasiones desordenadas, que le traerán conflictos agudos en su edad adulta. La falta de egoísmo es beneficiosa, aunque puede ocurrir que muchos abusen de el por su nobleza, lo que podría crearle problemas en su entorno. Un egoísmo nutrido, arrastrara  la naturaleza pecaminosa a un orgullo extremo que producirá a la vez un espíritu de rebeldía y soberbia destructiva, ello dificultara después la obra del espíritu santo en la transformación del hombre exterior, creándose la lucha entre la carne y el espíritu. La condición básica de la fe Cristiana radica en la capacidad del hombre para humillarse y someterse su “yo” al señorío de Cristo, pero a los que son arrastrados por el egoísmo les será más difícil poder rendirse de esta forma, a la obediencia de la Palabra de Dios. El papel de los padres al educar consistirá en equilibra los impulsos de sus hijos, corregir sus tendencias y hacer que su temperamento sea  sometido al espíritu. Un ejemplo puede ser el caso del bebe que presenta tendencias hacia el temor, y a estar entre personas, mostrando un temperamento melancólico muy acentuado. En tal caso los padres deben de tratar de atenuar el mismo, buscando el ambiente de compañerismo y luchando sabiamente contra esa tendencia a la soledad, que de acrecentarse puede causarle en el futuro problemas en el área de las relaciones personales. Existen un sinnúmero de actitudes que los padres pueden cometer hacia sus hijos y afectarles dejándoles herida emocional que con el tiempo desencadenan problemas de la personalidad. Veamos brevemente algunos de ellos. 

ACTITUDES INCORRECTAS SUS CONSECUENCIAS
El proteger mucho a los hijos Produce inseguridad.
Al castigarlos con miedo, violencia, amenazas continuas, humillaciones. Se vuelven temerosos, resentidos, inseguros, esquivos, solitarios, depresivos.
El tolerar sus deseos posesivos, dándole todo lo que pide, complaciendo sus gustos y caprichos. Orgullo, soberbia, capricho, terquedad, pérdida del valor de las cosas, irresponsabilidad.
Contradicciones educativas. Perdida del respeto, rechazo a la autoridad, chantaje.
Abuso de autoridad. Despotismo. Resentimiento, desprecio, rencor, complejos, actitud violenta.
Falta de una relación física y afectiva con los hijos. Desconfianza, inseguridad, amargura, vacio, complejos, incapacidad para amar.
El ofenderlo, comprarlo, humillarlo y vejarlo. Complejos, desconfianza, inseguridad, traumas, amargura, resentimientos.
El complacerlo en todos sus deseos y facilitarle las cosas sin que este realice ningún esfuerzo para obtenerlas. Sentirse con derecho a poseer, acentuar su egoísmo e incapacitarlo para valerse en a la vida.

 

              Las contradicciones pueden producirse en dos dimensiones, una en la forma de actuar del padre y madre, cuando cada uno dice o actúa de forma diferente y uno socava la autoridad del otro. El otro aspecto está en la forma de vivir, cuando exigimos cosas que nosotros mismos no vivimos.

  • La relación física con los hijos tiene que ver con el cariño que les mostramos a través del contacto físico a través de su infancia, con el hecho de jugar con ellos, el dialogar, el salir juntos, el estar a su lado. Muchas  veces sustituimos nuestro tiempo de relación personal con regalos, lo cual jamás, por ser cosas, llenaran el corazón del niño, mi le dará la seguridad y confianza que el trato físico produce.La mayoría de los problemas emocionales nacen cuando se hiere o deforma el “yo”. Esto produce reacciones impredecibles, dependiendo del grado de orgullo existente, así como del temperamento. Hay temperamentos más predispuestos a la exaltación del “yo”, y de ellos se desprenden muchos conflictos.

 

  Capitulo 7  ANALIZANDO LA NATURALEZA PECAMINOSA

“Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación impureza, bajas paciones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. A causa de estas cosas viene la ira de DIOS sobre los rebeldes. En ellas anduvisteis también vosotros en otro tiempo cuando vivíais entre ellos”·. Colosenses 3:5-6

Si analizamos detenidamente éste pasaje descubrimos una lista de pecados que como cristianos no podemos hacer, estos son:

  • FORNICACION
  • IMPUREZA
  • PASIONES DESORDENADAS
  • MALOS DESEOS
  • AVARICIA(que es  idolatría)

Todos estos pecados nacen en nuestra mente como producto de DESEOS CONSCIENTES, o una acción voluntaria y deliberada del ser humano, razón por la cual viene “la ira de DIOS sobre los hijos de  desobediencia”, y en tal caso estos pecados se catalogan PECADOS DE MUERTE[20], por lo cual el pecado es inmediato y requiere confesión y arrepentimiento para ser liberado, de lo contrario se producirán daños terribles en la vida espiritual de los que tales cosas hagan. Muchos cristianos viven en pecados de muerte, y actúan como si nada pasa. Esto se debe a  que son insensibles espiritualmente hablando, pues por la maldad y la insensibilidad del espíritu, tienen los pensamientos cauterizados[21], y el corazón endurecido, viviendo una vida falsa, como hacían los fariseos en la época de JESUS, ya que con sus hechos niegan la eficacia de la piedad que proclaman con su boca.

Pero a partir del verso 8 pablo le dice a los cristianos de Colosa: “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, malicia, blasfemia, y palabras groseras de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros; por qué os habéis despojado del viejo hombre con sus prácticas, y os habéis vestido del nuevo del nuevo, el cual se renueva para un pleno conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creo”.

Por la lista dada, parece ser que aun quedaban en ellos actitudes que aparente mente podrían ser “pecaminosas” pero estaban latente en su diario vivir. Notemos el término “ pero ahora dejad también vosotros..” si desglosamos esta lista, vemos que aparecen dos cosas que se relacionan con el carácter o temperamento y son el  ENOJO Y LA IRA, lo cual hace entender que muchos problemas de conducta no obedecen a deseos personales o consientes de u8no, sino a hábitos, problemas, factores educativos, temperamentales o de conflictos emocionales, razón por la cual aquí tenemos manifestaciones incorrectas que aunque son pecados, no hacen de nuestra conciencia o voluntad, sino de nuestras reacciones y emociones, por lo que en tal caso , muchas veces sin querer, ofender, ofendo, sin querer, daño, y sin querer  hacer un mal , me encuentro que lo hago , en tales casos ya no es mi mente, ni mi pensamiento consiente el que actúa, sino ese impulso, esa naturaleza  vaciada que vive dentro de mí y que muchas veces no puedo dominar.

Resumiendo lo expuesto podemos afirmar que para identificar los problemas emocionales debemos clasificar partiendo de su origen como un producto de:

  • A)   Un mal de fondo.
  • B)    Una reacción circunstancial y lógica.
  • C)    Una herida  emocional.

Es por ello que la conflictividad emocional se vuelve muy compleja. Por esta razón debemos saber determinar las causas que dan origen a los problemas, para así poder dar una correcta dirección a los que estén afectados, considerando previamente todos los factores de riesgo.

Todos  traemos heridas en nuestra vida emocional, ya que es inevitable de que en algunos momentos de nuestra existencia hayamos sido víctimas de ofensa, presión, errores en la educación, malos tratos, adversidad, desprecios, desengaños, traiciones, tiempos difíciles, etc. Sea lo que sea, tenemos que evitar que todas estas situaciones produzcan además de heridas, resentimientos, que como un cáncer, se desarrollen y se profundicen cada día más. Debemos buscar en el señor la sanidad, para alcanzar la protección contra todos estos hechos reales de la existencia.     

Analizando las dos naturalezas.

Vamos a ver cómo operan en nosotros las dos naturalezas, LA HUMANA Y LA DIVINA, razón por la cual a lo que llamaremos PECADOS DELIBERADOS,  y otra que no concebimos, sino que aprendimos y se enraizó en nosotros formando un estilo de vida, a lo que llamaremos PECADO DE NATURALEZA. Pero ¿que entendemos por pecado deliberado?  Aquel que se concibe en nuestra mente, y se engendra en nuestros corazones. Es cuando el pensamiento malo es acariciado y ejecutado con alevosía  y premeditación, no por que no sea arrastrado a hacerlo, como tendencia de nuestros miembros, si no porque me gozo en ello, haciéndolo por propia voluntad, pese a que soy consciente de que es malo. A esto es a lo que la biblia llama   “PECADO DE MUERTE” pues condena al hombre al juicio de DIOS  por sus malas acciones (1 Juan 5:16).Dentro de esta perspectiva del “PECADO DE MUERTE” podemos analizar algunos casos  para ver que es algo más que una simple acción pecaminosa, ya que el mismo procede de la intención del corazón y la mente, la cual con conciencia de hecho, desobedece el orden establecido, siendo aquí donde nacen otros problemas y perturbaciones  emocióneles. Pero analizaremos más a fondo lo que denominamos EL PECADO DE NATURALEZA. Traemos en nosotros (nuestros miembros) tendencias y acciones que son el producto  de la educación y vivencia familiar recibida, y que nos hacen vivir de acuerdo a los principios y valores en los cuales fuimos formados. Si el principio del “temor a DIOS” es el que reina, este será un catalizador para frenarlos cuando vayamos al pecado “un estilo de vida”, aceptable incluso por la sociedad, muchas acciones pecaminosas formaran parte de nuestra conducta y naturaleza. Es ahí donde nace la ira, enojo, mentira, palabras deshonestas, resentimientos, etc. Esto se arraiga a nuestra forma de ser atreves de los años, produciendo actitudes incorrectas. Después aparecen los vicios, y sus secuelas de daños entran en nosotros; como el alcohol, las drogas, el tabaquismo, etc., que lentamente  minan la naturaleza física y emocional, y aunque dejemos después estos, sus daños persisten por mucho tiempo, razón por la cual nuestra naturaleza ha quedado vaciada, y sin quererlo, ejecutamos acciones incorrectas, las cuales no nacen de nuestra conciencia, sino de nuestra naturaleza(o mejor dicho inclusiones), dañada por  los efectos del pecado. Para poder alcanzar el dominio de esa naturaleza, los colosenses 3:5 afirma “HACED MORIR”,  y da una lista de las cocas que podemos arrastrar en nuestra conducta, aun siendo  cristianos, aceptando el hecho de que podemos tener estas acciones  dentro de nosotros, siendo en tal caso un problema  de carácter y conducta que no procede del deseo,  si  no de la  naturaleza y costumbre vaciada por los malos hábito

EL PECADO QUE MORA EN MÍ

En Romanos 7:14-24 podemos descubrir aspectos de esta naturaleza pecaminosa que mora en nosotros. El apóstol pablo afirma que la ley es buena  y al misma revela el pecado que mora en mi. En nuestros miembros mora la rebeldía adámica, mas los pecados adquiridos  en el entorno. Por lo que descubro que deseo hacer el bien, pero no puedo, y sin querer, hago lo que aborrezco. El reconoce su condición y dice “miserable hombre de mi” quien me librara de este cuerpo de muerte? (Romanos 7:24) y proclama que la perfección absoluta será en el estado final CON LA MUERTE. Así que para librarnos totalmente de la naturaleza pecaminosa y de las inclinaciones a pecar, tendremos que esperar la muerte. O la venida de JESUS  para que así se  cumpla la palabra[22].Estas dos  realidades estarán latentes en nosotros: cargamos una naturaleza enferma, imperfecta, débil y vaciada, mientras desarrollamos dentro de nosotros la naturaleza espiritual eterna, perfecta y poderosa, que es inmortal. No podemos ser libres para alcanzar la altura final de la perfección hasta que nos liberemos de este cuerpo, que es la atadura que limita la plenitud de lo que habremos de ser, pero luchamos y buscamos cada día un mayor grado de crecimiento espiritual sobre la imperfección de la carne, sojuzgando a esta la ley del espíritu. Esta lucha entre perfección y debilidad, entre gracia y pecado, entre bien y mal, será constante y permanente hasta la liberación de este cuerpo de muerte (Romanos 8:1-12). Necesitamos, hoy más que nunca esa sensibilidad espiritual para descubrir a tiempo a esas zorras pequeñas que dañan la viña (Cantares 2:15) y así poder iniciar la superación de nuestros errores y complejos  de culpa, y con ánimo presto, buscar el perdón y la misericordia de  DIOS. Debemos entender que somos humanos, y que nadie es impecable, solo JESUS por lo cual aceptamos y luchamos contra ese  “pecado que mora en mis miembros” somos pecadores “si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros  mismos” (1 de Juan 1:8) y cada día que vivimos en Cristo buscamos esa meta EL SER PERFECTOS. Si por debilidad o deliberadamente  pecaremos, dice la palabra; que si alguno pecare, abogado tenemos delante del padre, a JESUCRISTO  el justo”  (1 de Juan 2:1). Pero debemos tener cuidado, no tomemos la confesión como excusa  para seguir cometiendo las mismas faltas deliberadamente, sin tratar de luchar contra ellas. Si alguien pecare, pero en su corazón está el deseo de no hacerlo, el perdón le alcanzara, pero aquel que pecando, endurece su corazón y persiste alevosamente en lo mismo, es reo de juicio por qué no hubo en él un arrepentimiento verdadero  (Hebreos 10:26-29).Debemos ser consientes que el pecado nace con la concepción por lo tanto podemos pecar o violar la ley sin cometer el hecho, pues JESUS  dijo: “pero yo os digo que cualquiera que mire una mujer para codiciarla, ya adultero con ella en su corazón” (Mateo 5:28). El pecado es por lo tanto originado en la concepción más que en la acción.

Hemos estado formando e nosotros a través del tiempo neuronas  negativas de experiencias, imágenes, hechos, etc. Tenemos hábitos y costumbres adquiridos atreves de la infancia. Todo esto se imprime. Forjando el carácter y la conducta. ¿Cómo podemos esperar que rectifiquemos en pocos días lo que atreves de muchos años está impreso en nuestras neuronas? Los sueños negativos las reacciones incorrectas, las malas palabras y otras tantas cosas más irán evolucionando en la medida que nos llenemos de conocimiento del hijo de DIOS, y crezcamos.  En obediencia y sujeción a la palabra. Cada día nos superaremos para lograr alcanzar la meta, lo importante es reconocer lo que dice el apóstol Pablo: “Con todo tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de DIOS, y no de nosotros. Estamos atribulados en todo, pero no angustiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no desamparados; abatidos, pero no destruidos. 2 Corintios 4:7-9.No debemos dar lugar a los pensamientos derrotistas, o complejos de culpa que nos llevaran cada vez más a ataduras y problemas emocionales. Hagamos nuestra aquella expresión   de san pablo, para ser victoriosos en los problemas, y dice: “TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE”  (Filipenses 4:13)

                                        

CAPITULO 8    LOS PROBLEMAS EMOCIONALES

 El alma y el espíritu, al igual que el cuerpo, pueden ser dañados por acciones o circunstancias adversas. Esto produce experiencias traumáticas de índole emocional, que se con vierten en heridas o enfermedades del alma, pero por estar tan escondidas dentro de nosotros, son difíciles de detectar. Estas heridas producen un sin número de reacciones y comportamientos que muchas veces se catalogan anormales. En algunos se producen sentimientos confusos, o de rechazo, razón por la cual aparecen enfermedades psicosomáticas  o mentales. Existen tres fuentes principales de conflictos  emocionales; una relacionada con la formación del hijo dentro del hogar: FACTORES FAMILIARES. Otra   fuente es el ambiente en el cual vive la persona dentro de su esquema social: FACTORES DEL ENTORNO. Por último los problemas que surgen por sus experiencias en el diario vivir dentro de su entorno social y laboral, apareciendo imprevistos: FACTORES CIRCUNSTANCIALES.

Para  una mejor comprensión  de lo aquí expuesto veamos estos ejemplos

FACTOR FAMILIAR FACTOR ENTORNO FACTOR CIRCUNSTANCIAL
Cuando al bebe no se le corrige en sus caprichos, y se le celebran sus malas acciones, o se le protege demasiado. Cuando no recibe la correcta dosis de cariño y relación física con sus padres Cuando vive en una zona de suma pobreza, y el ambiente de su barrio es negativo por la falta de oportunidades laborales o de estudio. Cuando tiene problemas escolares por los métodos educativos dominantes. Por las influencias de sus amigos Cuando por causas adversas tiene que emigrar, o pierde a un ser querido, o tiene crisis económicas, para las cuales no esta preparado. cuando la problemática política y social le afecta su estabilidad económica, o se deteriora el gobierno civil y jurídico.

 

 Ya analizamos la importancia que tiene el equilibrio educativo para prevenir los males que pueden nacer de la infancia como fruto de una incorrecta educación. Ahora dedicaremos estos capítulos para definir los problemas del entorno y las circunstancias que también dejan las huellas de heridas en la vida psíquica de muchas personas.

Aunque afirmo que en primer término los factores claves para la formación  de los hijos son  el hogar  y las circunstancias históricas y culturales del marco en donde se forje la familia,  como segundo elemento tenemos la existencia de las influencias externas que pueden dañar la labor de los padres, principalmente en aquellas sociedades liberales, en donde se practica el amor libre, el materialismo practico, y en donde los esquemas de educación escolar y legal suplantan y menoscaban la  función de los padres en la instrucción de los hijos . existen corrientes psicológicas que en vez de ayudar a los padres a ejercer una correcta formación en los hijos, más bien la menoscaban, proclamando otros valores filosóficos que están en contradicción con la enseñanza de  la palabra de DIOS. Por ejemplo; hay países que prohíben a los padres pegarles a los hijos. Debido a que ha habido abusos y mal tratos físicos externos. Es cierto que el pegarle violentamente a los hijos, en estado de ira, es un pecado que se convierte en delito, y produce lo que se denomina “el síndrome del niño mal tratado” pero esto no quiere decir  que bajo control, y con sabiduría, el castigo físico en algunos casos de buenos resultados.Quizás el tema de discusión sobre el castigo físico a los hijos consista, en que debemos evaluar primero hasta cuando es necesario este, y en qué forma aplicarlo. Tenemos el castigo moral, (privarlo de algo que al niño le guste) que también da muy buenos resultados. La aplicación del castigo físico se debe realizar en la primera etapa de formación, con dominio propio, por lugares apropiados (zonas solidas y sin órganos vitales), en forma de corrección, (moderadamente) y no de represión, (con violencia)   y según enseña la palabra de DIOS.

Antes   de aplicar un castigo, se debe  hacer un juicio, escuchar al hijo, cuando pueda hablar, indicar las causas por lo cual se le castiga, y aplicar la sentencia. Cuando sea mayorcito se sustituye el castigo físico por el moral, siempre y cuando haya cosas que al cancelárselas le produzca tristeza. La  palabra de DIOS  aprueba el castigo físico, siempre y cuando se haga con conciencia y castigo propio:  La insensatez está ligada al corazón del joven, pero la vara de la disciplina lo hará alejarse de el.  Proverbios 22:15. La vara y la corrección  dan sabiduría, pero el muchacho dejado por su cuenta avergüenza a su madre. Proverbios 29:15.

Y  afirma que “la vara” ayuda a dar sabiduría, además de ser un medio para infundir respeto. Es  bueno aclarar que tanto el abuso del castigo físico, como la falta de este, si fuere necesario, puede ser destructivo, pues repito, “todos los extremos son peligrosos”. Una anécdota curiosa es lo ocurrido en California. A  partir de la década de los 60, y como consecuencia de la rebelión de la juventud, surgió una corriente psicológica que proclamarle el darle libertad absoluta a los hijos; no llamarle la atención ni pegarle, y desde pequeño darle las llaves de la casa y otorgarle toda la libertad; en otras palabras que se independizaran. Después de 20 años de establecerse este mecanismo  se descubrió que los hijos maltrataban a sus padres y se formo una asociación de padres mal tratados; que habían perdido la autoridad sobre sus hijos incluso sobre sus propios bienes. Los psicólogos hicieron un estudio y descubrieron el daño hecho a los hijos y reconocieron que se debería volver a los valores del antaño, y que los padres recuperaran la libertad y la autoridad que los hijos  se habían tomado producto de este sistema. En Suecia  el gobierno protege a los hijos del castigo de los padres. Recientemente un padre fue sentenciado a seis mese de cárcel por pegarle a un hijo que se reveló, este padre pidió asilo en brúcelas para pedir la mediación del tribunal europeo en este caso. El gobierno sueco promueve y ayuda a los jóvenes a independizarse a los 16 años aunque no tengan problemas en sus hogares, sin embargo el mayor índice de alcoholismo y suicidio  en el mundo entre la juventud está en este país.

En nuestro medio existen muchas realidades que nosotros no podemos evitar. A veces  nos toca nacer dentro de hogares pobres, marginados, o en ciertas circunstancias hostiles  dentro del entorno social; como la discriminación social, la falta de un trabajo decente, los perjuicios religiosos, la explotación y la injusticia. Quizás somos aprensivos y sufrimos muchos engaños y poco a poco  nos vamos encerrando en nosotros mismos, en actitudes de desconfianza con la gente, pues “por haberse multiplicado la maldad se enfriara el amor de muchos” (Mateo 24:12).esto da lugar a que algunas personas, dependiendo de su temperamento y experiencias en la infancia, desarrollen amargura y resentimientos, que desencadenen problemas de índole emocional. Analicemos algunas causas de la desestabilidad emocional y la forma en que estos conflictos se manifiestan.

CAPITULO 9  LOS RESENTIMIENTOS

La característica más común de la naturaleza humana está en la capacidad que tiene de asimilar negativamente las experiencias que recibe de su  medio para transfórmalas en  SENTIMIENTOS O RESENTIMIENTIOS los que más huellas dejan en nosotros. Esto se debe, en parte, a  que asimilamos mas lo malo que lo bueno, y nos fijamos mas en las manchas que tiene el sol, que en la luz que irradia. Si queremos comprobar  esto hagamos un experimento. Pongamos en el medio de un papel en blanco un punto negro. Y preguntémosle a la gente: ¿Qué ven? De seguro que habiendo tanto espacio en blanco, todos mencionaran el punto negro como lo más importante, o sobresaliente, aunque este solo ocupe el 0.01% del total del papel. Los resentimientos nacen de los sentimientos, y estos revelan la sensibilidad del espíritu (hablamos del espíritu nuestro)  a la  vez nos muestra el contenido que tiene ese espíritu  dentro de nosotros. Esta sensibilidad emocional ha sido, o puede ser encausada en dos direcciones:

La primera área que sería correcta, es la sensibilidad encausada por medio del espíritu hacia DIOS, que produce pesar o dolor hacia el pecado, el mal, o por la necesidad de otros, y nos lleva a un amor,  o compromiso de entrega hacia los demás. También nos ayuda a evitar que surjan los resentimientos, pues al cometer una ofensa, o haber hecho algo indebido, inmediatamente reaccionamos, siendo redargüidos por el espíritu santo y buscamos rápidamente el perdón y la solución al problema. Los sentimientos positivos son producto del conocimiento de DIOS, de su palabra, y de la sensibilidad del medio del cual se vive. La dureza del trato puede dañar los sentimientos, como de igual forma la dulzura, el respeto, la armonía y la paz del entorno los pueden enriquecer. Cuando nuestros sentimientos son positivos y nobles nos convertimos en personas sensibles al espíritu santo, e incluso al pecado, es por ello que pablo afirma: Y no solo la creación, si no también nosotros, que tenemos las primicias del espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.   Romanos 8:23.   La segunda área en que se pueden desarrollar los sentimientos, y en este caso serian negativamente, es la sensibilidad de la carne o el “yo” . se produce cuando el medio es hostil, cuando vivimos mas para nuestros propios caprichos que para el SEÑOR. Consiste en sentirnos heridos, ofendidos o atacados por alguien que actúa negativamente, contra nosotros, o nuestros intereses, con palabras o acciones. Esto se anida de forma profunda dentro de nosotros, hasta el punto que tenemos presente el daño recibido y sin poder, ni querer perdonar, adoptando actitudes hostiles. Muchas veces, los resentidos afirman que “perdonan pero no olvidan” en tal caso no han perdonado, pues todo perdón que no lleva olvido no es perdón, ya que el perdón genuino significa borrón y cuenta nueva, no guardando resentimientos[23]. Hay muchos factores que hacen a una persona resentida, entre ellos podemos identificar algunos de los más comunes:

  • A: los que han vivido una infancia conflictiva: por lo cual traen muchas heridas dentro de  su ser, que les lleva a vivir una vida de desconfianza, predispuestos a retener mas las acciones negativas que las positivas, porque sus pensamientos son malos debido al marco y la educación recibida. 
  • B: los que por el pecado y la vida libertina tienen el corazón endurecido. Estos s vuelven duros e insensibles a los sentimientos positivos, que vienen del espíritu. Piensan y viven solo en si mismos en sus deseos carnales y en su propio bienestar material, ignorando otros sentimientos  nobles, que muchas veces luchan dentro de su ser para ser expresados. Con el tiempo se vuelven insensibles al sufrimiento y ala necesidad de los demás. La biblia define la dureza de los que viven de esta manera como a personas que siguen  sus propios consejos, con un orgullo exaltado ”por eso los entregue a la dureza de su corazón, y caminaron según sus propios consejos”(salmos 81:12).
  • C: los que han sufrido desengaños violentos en la vida.  Por lo que poseen un temperamento aprensivo. Tienden a ser afectados, y guardan dentro de si estas heridas, por mucho tiempo, naciendo sin desearlo, raíces de amargura que le afectan a su vida espiritual, pues el temperamento, mas la herencia pecaminosa, producen acciones que como dice san pablo en Romanos 7:19  los llevan a hacer “EL MAL QUE NO QUIEREN”. Los que padecen de este problema tienden a ser solitarios, desconfiados, deprimidos, pocos alegres y muy pesimistas.

El peligro grande cuando aparecen los resentimientos  está en la capacidad que tenemos de guardarlos dentro de nosotros a través del tiempo, lo cual se puede         convertir en una bomba de tiempo, o una olla a presión, ya que llegado a un momento se acumula hasta un punto que puede desencadenar una reacción en cadena, causando estragos en la salud mental, y llevando a la persona que los padece a serio problemas de ansiedad, depresiones, histeria, descontrol nervioso, e incluso a neurosis o psicosis. Los resentimientos nacidos de la carne desencadenan actitudes que afectan la vida emocional de las personas y son   culpables de que nazca la amargura. Además ellos son los mismos que originan muchos cismas en la vida de muchas iglesias, pues atreves de ellos se originan contiendas y divisiones que mutilan el cuerpo de Cristo, y que engrandan también actitudes de murmuración y desquite, que transforman este sentimiento en actitudes peores, como veremos a continuación.

Capitulo 10  LAS RAICES DE LA AMARGURA

No existe en la vida emotiva de los seres humanos  una actitud tan destructiva como la amargura. Es triste ver a hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, caminar por el mundo, con el rostro endurecido, las acciones fruncidas, relevando una tremenda amargura de espíritu. No hay  nada que afecte tanto la comunión de los santos como el vivir en amargura de corazón los unos a los otros, y esta es, junto a la depresión y la ansiedad, uno de los mayores problemas de nuestra generación.

La expresión “raíces de amargura” aparece en Hebreos 12:15 “Mirad bien que ninguno deje de alcanzar la gracia de DIOS; que ninguna raíz de amargura brote y cause estorbo, y que por ella muchos sean contaminados”. Aquí se describe la manifestación de un resentimiento acumulado a través del tiempo, hasta el punto que amarga nuestra existencia. En la mente hebrea la amargura viene del sabor producido por ciertas sustancias, que al tomarse, originan una reacción amarga al paladar, haciendo pasar a los que la ingieren un mal momento, algo así como una tortura. Estos elementos se identifican como “la hiel y el ajenjo”[24].Recuerdo en mi juventud cuando vivía en cuba, como la policía represiva de batista[25] al capturar a un presunto conspirador, le trituraban, y le daban a beber una sustancia amarga llamada “palmacristi”(aceite de castor), y muchos tenían pánico a tales torturas, aun yo mismo estuve a punto de caer en manos de la policía por estar metido en movimientos de lucha contra el régimen imperante.  Así que la amargura es una actitud de sufrimiento; de pasar de un estado anímico en donde se pierde el buen sabor de la vida y los que son víctimas de esta, terminan llenos de tristeza, con el rostro y las facciones rudas, llenos de palabras hirientes, y dureza extrema en su corazón en relación con los demás.

De la vida amargada se desprenden pensamientos y expresiones que revelan su interior, pues usan sátira, queja, ironía, y palabras toscas.[26] Es fácil identificar al amargado, pues por sus palabras y rostro descubrimos su interior, ya que de la abundancia del corazón habla la boca, y este sentimiento se anida en el corazón[27]. También  muchas actitudes de celos son el producto del egoísmo nacido de una amarga experiencia que engendra desconfianza, fantasmas y relaciones que terminan amargando la existencia de todos los que rodean a esta  persona. A esto se le puede denominar celos amargos, según Santiago 3:14. Muchas  veces la amargura nace de un  sentimiento  de amor egoísta, exteriorizado en una actitud posesiva hacia el objeto o ser amado, y aun que a veces estamos amargados con una persona, no podemos expresarle lo que sentimos negativamente, pues le apreciamos, amamos o tememos pero de una forma egoísta, razón por  la cual nacen estos sentimientos, un tanto contradictorios. Aunque en ciertas ocasiones y temperamento se puede manifestar en agresión física.

Es  bueno reconocer  que puede haber  situaciones en la vida en que la amargura  tenga razón  lógica de existir, pero por ser un sentimiento dañino para la salud emocional y espiritual, no debemos dejar que esta se adueñe de nosotros, pues trabaja como un cáncer espiritual. Todo el que se junte conciba o se relacione con un amargado, terminara afectado en su mente ya que esta es una enfermedad emocional muy contagiosa. Generalmente la persona amargada desarrolle otras actitudes nacidas  de su estado negativo, como la crítica, el juicio severo el chisme, la calumnia y además puede llegar a ver fantasmas en lo que ocurre en su entorno (síntomas psicóticos como delirios y alucinaciones, o ideas obsesivas). Podemos tener una vida amargada en relación a personas que nos han hecho sufrir, también con grupos o sistemas, principalmente cuando estos nos han defraudado y hemos asimilado mucho estas acciones. Casi siempre los resentimientos guardados mucho tiempo se incuban en actitudes de amargura. Esta se puede localizar en ciertas áreas específicas, o cuando es aguda se puede generalizar. Un ejemplo sería el caso de Rosa, la cual se enamoro de un chico que amaba mucho, pero este engañándola la abandono, encerrándose entonces Rosa en un sentimiento de amargura que lo generalizo hacia todos los hombres que trataban de enamorarla. Otro ejemplo esta en marcos, fue disciplinado en la iglesia por que se le sorprendió, en una acción incorrecta y se le llevo a disciplina. Este comenzó a incubar un resentimiento contra el hermano y los ancianos  que juzgaron su conducta, hasta que se amargo en sus relaciones personales con estas personas, cayendo en una crisis espiritual lo que lo llevo a alejarse de la iglesia, mostrando un espíritu de murmuración hacia los ancianos que lo corrigieron en sus errores. Muchas beses las causas que generan actitudes de amargura podrán ser injustas, otras veces justas, pero el sentimiento es el mismo ya que no hay justificación para que esta se adueñe de nuestro corazón. Vivir una vida amargada es vivir, una vida frustrada con las personas, el entorno y la existencia. Este sentimiento que nace muchas beses de resentimientos acumulados y escondidos dentro de nosotros, y que en un momento dado desencadena problemas depresivos trastornos emocionales agudos, que  incluso pueden llevar a la personas  que lo padecen  a depresiones  agudas, tendencias suicidas soledad, o una serie de enfermedades nerviosas, digestivas o, psicosomáticas.[28] La biblia muestra la imperiosa necesidad de que nos liberemos de este sentimiento. La única forma de lograrlo es atreves de la negación del “yo”, la exaltación del  perdón y la proclamación de JESUS en nosotros[29]. Mientras no hagamos realidad esto, nada lograremos, pues es “CRISTO EN NOSOTROS LA ESPERANZA DE GLORIA” y vivir a plenitud de la negación del “yo” y la exaltación del SEÑOR como enseñanza de san Pablo en Gálatas 2:20. “Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el hijo de DIOS, quien me amo y se entrego así mismo por mí”.

CAPTULO 11   EL RENCOR Y EL ODIO

La palabra rencor se define en el diccionario como un resentimiento arraigado y persistente. Considero que este es el  fruto de una actitud de amargura que conlleva deseo de desquite, desprecio o sentimiento de rechazo continuo hacia la persona que nos ha producido un daño. Es aquí donde el problema de amargura a degenerado en un sentimiento de rencor. Este consiste en guardar almacenadas acciones negativas de alguien, para en cierto momento exteriorizarlas con una actitud que puede ir desde la hostilidad y desprecio en la relación, hasta la contienda, usando para ello cualquier medio a  nuestro alcance. Lo que determinara el daño emocional que halla en nosotros  es la forma en que exterioricemos el rencor. Este nos puede llevar incluso a la venganza, calumnia y el placer de ver sufrir al que nos causo el daño. Casi siempre elñ rencor genera odio que es un sentimiento de origen diabólico, y nos lleva a vivir una vida fuera de la voluntad de DIOS, pues el odio es el lado opuesto al amor, y este refleja en la persona que lo padece, una enfermedad seria, que le minara La vida espiritual y la salud mental[30] llevándole a extremos que pueden llevar ala agresión física. Es importante tomar la advertencia bíblica de evitar por todos los medios guardar rencor, ya que este nos pude carcomer  y evolucionar para convertirse con el tiempo en otros  sentimientos más tenebrosos y maléficos (Levítico 19:18; 1 de Corintios 13:5).

Considerando estos tres elementos mencionados anteriormente, podemos afirmar que uno va engendrando al otro, hasta llevarnos a la actitud final, que será el odio, que consiste en aborrecimiento del otro veamos:

RESENTIMIENTO+AMARGURA+RENCOR=ODIO

Estos sentimientos producen una serie de actitudes que están vinculadas con nuestro temperamento y carácter, produciéndose así una serie de actitudes carnales de tipo emocional en las que van  reflejados los sentimientos negativos que haya dentro de nuestro ser, y de estas actitudes vamos a hablar. Es tan difícil definir la línea que separa el rencor del odio, que a veces se hace casi imperceptible la diferencia entre uno y otro, pero el odio en sí , envuelve un rechazo absoluto y total a la persona que de alguna forma nos ha hecho daño o despreciado. Mientras que el odio es un rechazo violento, el rencor es tan solo un desprecio o rechazo parcial, pero que nos lleva más allá de ello. El odio produce enemistades, envuelve venganza, desquite o rechazo total a la otra parte. Cuando dos personas que se odian se encuentran, de seguro que hay tención, guerra o desprecio expresado, pues se hacen enemigos. Sin embargo, algunos sentimientos de odio pueden ser considerados como actitudes positivas, para ello solo deben estar relacionados solo con el mal en si, o con las causas que originan este. La biblia emplea un término equivalente a odio, que es el de aborrecer, y nos recomienda que debemos:

  • A: Aborrecer los caminos de maldad.
  • B: Aborrecer  La mentira.
  • C: Y aborrecer el pecado, aunque se ame al pecador[31].

Vivir con gente rencorosa se hace muy difícil, pero es imposible hacerlo con los que están llenos de odio, ya que estos terminaran amargándonos más la vida. Cuando el sentimiento de rencor no nace de la amargura, se puede curar con separación temporal, pues muchas veces  obedece a situaciones pasajeras. Pero si el mismo está fundamentada en hechos y acciones guardadas en forma de resentimiento a través del tiempo, su erradicación se va ha hacer muy difícil, pues ha creado enramadas interiores que no se pueden arrancar fácilmente, a menos que no exista una profunda intervención del espíritu santo. El odio nace como consecuencia de un corazón envenenado por muchos sentimientos negativos. No todos los odios nacen de la misma fuente, existen causas diversas por lo que tratare de mencionar algunas de ellas:

EL ODIO RACIAL O XENOFOBIA

A través de la historia se ha ido fabricando conceptos filosóficos que tratan de legitimar el odio. Estas corrientes nacen como consecuencia de problemas estructurales de tipo económico, también del concepto de una raza superior o privilegiada, despreciándose a otras que no lo son, conduciéndola a la esclavitud y explotación. Estos sentimientos de superioridad o muchas veces de nacionalismo externo, han conducido al hombre a desarrollar odios raciales  que se manifiestan en ambas direcciones con diferentes orígenes: unos odian al otro considerándolo  inferior, otros porque se sienten inferiores, explotándolos y esclavizados. Por lo general estos odios raciales nacen por motivos del color de la piel, como el odio y la lucha en muchos países entre los negros y los blancos. A veces son el producto de las luchas étnicas como el caso de los árabes contra los judíos, o de  los arios contra los semitas, o de las tribus africanas, como ha ocurrido en Ruanda.[32] En nuestros tiempos el diablo a encontrado a través de los odios raciales una ara poderosa para alentar la xenofobia, la cual se hace más aguda en muchos países que en un tiempo atrás aceptaban al extranjero con mayor cariño.  La xenofobia[33] es el producto del egoísmo, la defensa de nacionalismos extremos o intereses creados que están en peligro. Esta actitud de odio, discriminación, desprecio a otros, refleja la falta de un conocimiento de la verdad de DIOS, y el dominio total de las paciones carnales sobre los valores espirituales, y es la causa de las peores guerras que vivimos en este siglo XX.[34] Es triste ver como dentro de las mismas iglesias cristianas se forman grupos raciales o étnicos que en algunos lugares rechazan, desprecian o no pueden convivir con sus otros hermanos de otras etnias, cultura, razas u otras nacionalidades. Existen expresiones despreciativas como “yanqui, latino, negro, payo, gitano, judío, etc.”, que se escuchan y proclaman incluso desde algunos pulpitos, y hay grupos que no aceptan a algunos de estos grupos en sus iglesias. Estas acciones no solo son un pecado, sino también un atentado al principio evangélico.

EL ODIO HISTORICO O CULTURAL

No solamente la humanidad ha estado dividida en razas. Existe otro elemento de índole cultural y humano que ha separado a los pueblos, aun siendo estos de una misma raza, esto ocurre con la identidad patriótica o de nacionalidades, alrededor de la cual se han formado costumbres y normas de vida en torno a la posesión de un territorio. Esta identidad histórica y cultural ha sido para muchos pueblos un medio pe identificarse  y7 diferenciares de otros, llegando a luchar entre sí por el deseo de hegemonía de los unos sobre los otros para imponerles sus costumbres  o religión, o por la ambición de poder, mediante la conquista de territorios, o para tomarlos como esclavos y explotarlos. Tanto el deseo de predominio como el defender sus raíces culturales, ha llevado a muchos pueblos a odios que les han conducido a guerras brutales. Actualmente vemos en la Europa del este un resurgimiento de resentimientos históricos que están generando odios entre  grupos que han vivido unidos por imposición, pero que ahora, frente al derrumbe del totalitarismo comunista, resurgen estos odios de índole racial, nacionalista, religiosa o cultural, que Vivian escondidos y conducen a las naciones a desmembrarse, como ha pasado en Yugoslavia, Checoslovaquia. Georgia, y otras regiones de la extinta unión soviética. Dentro del territorio español ese a las autonomías, existen en algunas regiones sentimientos y odios históricos a  la hegemonía que un reino impuso sobre otro, y de ello queda un mal de fondo, que a veces se manifiesta en rechazo y odio frente al gobierno central: como la lucha de ETA para obtener la independencia del país vasco, alegando que han sido sometidos por la fuerza  al sistema dominante de u gobierno que ha anulado su identidad histórica. Estas luchas han generado muchas formas de odio, que se manifiestan en violencia y que desestabilizan a muchos pueblos. Es triste decirlo pero los vínculos que la religión ha tenido en los pueblos también es causa de odios, ya que esta muchas veces ha dejado de ser un estilo de vida, para convertirse en un símbolo de cultura de luchas ideológicas,[35]como el caso de las luchas entre “católicos y protestantes” en Irlanda, o la lucha de cristianos o musulmanes en el Líbano y Yugoslavia. Hay odios que como herencia histórica, cultural o religiosa, llevamos dentro muy escondidos, y que en ciertos momentos resurgen con mucha fuerza, fermentando las guerras entre hermanos. Así que no  dudemos que con el tiempo, esos odios escondidos entre naciones que fueron avasalladlas por guerras, resurjan, como hoy lo hace el nazismo en muchos países y que la historia se repita; porque aunque convivimos juntos en paz, las raíces del odio siguen vivas dentro de la naturaleza pecaminosa. Es por ello que se teme que con el surgimiento económico y tecnológico de los japoneses y alemanes el odio histórico de haber perdido la II guerra mundial aparezca, y se repita la historia de  las dos guerras mundiales del siglo XX.  La palabra de DIOS rompe todo tipo de odio, y para el señor no existe un pueblo superior ni inferior, aunque para cumplir su promesa redentora necesito seguir una línea ideológica, y formar para ello una nación escogida, para que de ella naciera aquel que bendeciría a todas las naciones, cumpliéndose así la promesa Abrahamica.[36] El  fin supremo de DIOS  es formar  de toda tribu y lengua, una sola nación, sin odios ni fronteras, y para ello JESUS  pago el precio, a fin de que por medio de la fe tuviéramos todas las cosas terrenales como perdidas para alcanzar la ciudadanía del reino de los cielos.[37] Es imposible justificar estas realidades que son más el producto del orgullo y el egoísmo, que el de los fines que muchas veces promueve.

El odio personal o de intereses

¿Qué mueve a una persona a odiar tanto a otra? La respuesta es compleja, pues sabemos que el odio se genera las enemistades, y que este surge de acuerdo a una serie de factores determinados en cada caso. Tanto el resentimiento la amargura y el rencor pueden llevarnos al odio y son sentimientos que nacen de la carne (Gálatas 2:20). Por regla general, y cuando no hay una causa de fondo, de las ya mencionadas anteriormente, el odio nace  como un sentimiento de desquite frente a alguien que de alguna forma nos hizo algún daño, del cual quedaron heridas. Cuando me hiere o atienta contra mi persona o intereses, puedo reaccionar con una actitud que puede ir, desde la defensa de mis bienes o posiciones, hasta el oído, principalmente cuando no puedo satisfacer mis deseos de venganza. Cuando los problemas personales causan algún  daño y estos no se resuelven correctamente, se genera un sentimiento de odio, pues aborrecemos en el corazón al que nos hizo tal acción. Quizás el hecho fue calumnia, mentira, golpe, amenaza, etc., pero el mismo no se afronto correctamente, guardándose dentro de nosotros en forma de sentimiento de amargura. A veces es difícil expresar los sentimientos, debido al temor por perder el afecto de alguien que amamos posesivamente. Es por ello que el señor estableció en la ley levítica un mandamiento para evitar que estos conflictos, lógicos en una sociedad, no generaran en odios entre hermanos y dispuso que:”No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonaras con tu prójimo para que no participes de su pecado”[38]. Esta expresión de razonaras expone el elemento básico para solucionar  todos los problemas. JESUS lo ratifico en el nuevo testamento, de forma que si nos acordamos de algún agravio, aunque otro la tenga contra nosotros, debemos buscarle y arreglar las cosas. Así evitamos que los sentimientos de odio cubran nuestro corazón (Mateo 5:23 y Tesalonicenses 3:15). Cuando el rencor y el odio se entronizan en nuestro corazón, estamos bajo una tremenda atadura diabólica, así que para poder ser liberados de estos sentimientos debemos obedecer al señor, y aunque nos cueste trabajo hacerlo, debemos tratar de amar a nuestros enemigos como lo ordeno el señor. Esta actitud de amor se hace, no porque lo sintamos, si no porque debemos obedecer aunque a la carne le cueste trabajo, pues la bendición en este caso estará en la obediencia a su palabra. David fue bendecido porque pudo amar a su enemigo Saúl, el cual le persiguió y trato de hacerle daño; pero aquel teniendo la oportunidad, tuvo misericordia y le amo a pesar de todo. Debemos tratar de vencer con cariño y amor, el odio y las enemistades, solo así podremos ser sanados e inmunizados de este terrible mal, y también curaríamos a otros, evitando las contiendas que casi siempre conducen a la división, guerra y violencia.[39]

 

CAPITULO 12  EL ENOJO Y LA IRA

El enojo: es una actitud humana  que nace del carácter, y está influido por el temperamento. La biblia lo presenta como parte normal de la naturaleza humana, ya que como otras muchas reacciones, son el producto de la capacidad que tenemos de reaccionar frente a situaciones justas o injustas. En la misma se nos muestra a DIOS  como  una persona que se enoja, a aunque en este caso se refiere al sentimiento de malestar frente al pecado y la injusticia, lo cual se expresa  en el sentido real como  una “indignación santa” por la maldad del hombre.[40] No todo enojo es malo, pues es una acción de malestar que puede tener una causa lógica en su origen. Por ejemplo, al ver la injusticia, el abuso, la corrupción, etc., uno reacciona a un malestar que lo lleva a una protesta, ambas cosas producto del enojo. Pero se le debe poner en ciertos límites a este enojo para que no cause daño, ni nos lleve a un estado de violencia o ira. Uno de los condicionantes para padres de problemas emocionales radica en la forma en que nos enojamos, y como expresamos el enojo, y el tiempo que este dura. Cuando dura mucho tiempo, se transforma en resentimiento, después produce raíz de amargura y por ultimo empieza a desestabilizar nuestra salud física; aparecen trastornos digestivos, ulcera problema de jaqueca, trastornos del sueño, etc. La biblia da una solución, no para eliminar el enojo, sino para superarlo: no debemos permitir que este dure más de 24 horas, porque entonces se convierte en resentimiento, y esto afectaría la salud emocional.

LA IRA: puede ser la forma en que expresemos el enojo. Es  una reacción más violenta, y la misma puede provenir de un choque de caracteres, discusión o disputa, o como producto de un temperamento colérico o sanguíneo. Las manifestaciones violentas en arranques de ira deben ser consideradas de acuerdo a un grupo de elementos previos que evalúen dichas reacciones. Los seres humanos están sujetos a tensiones diarias que pueden producir ira, y que muchas veces pueden ser de índole neurótica, y sus causas obedecen a:

  1. 1).Por el tipo de trabajo que realizamos: Todos aquellos que trabajen con personas están más expuestos a tenciones emocióneles, que los que trabajan con cosas. Ejemplo: el hermano que trabaja en una oficina de relaciones de la compañía eléctrica. Cada día vienen a él personas presentando quejas por anomalías, abusos o cobros o deficiencias, y algunos son  hasta groseros con él. Lentamente se va convirtiendo en una persona irritada por la problemática del trabajo y al llegar a la casa, explota con cualquier reacción negativa de sus hijos, los problemas del trabajo pueden afectar seriamente nuestro carácter en las relaciones familiares y  desquitarnos con los hijos o la esposa sin quererlo.
  2. 2). Por el  tipo de vida que vivimos: cuando mas sedentario seamos, más propensos a tensiones seremos. La actividad física, ya sea de índole laboral o deportiva, ayuda a disminuir el estrés, y las personas tendrán menos peligro de reacciones violentas. Por ejemplo: Nos pasamos horas enteras detrás de un escritorio, un ordenador, o haciendo trabajos de oficina, sin descargar energía. Después llegamos a la casa y seguimos de igual forma, sentados frente al televisor, o leyendo el periódico. La falta de una acción física producirá una acumulación de energía negativa en nosotros que se manifestara en reacciones que pueden ser desde inferencia a la problemática de los demás, hasta enojo cuando alguien rompe este estilo de vida sedentaria. Cuantos más jóvenes seamos más agudos será el problema.
  3. 3). Por impresiones violentas, para las que no estábamos preparados: muchas veces afrontamos problemas que nos hacen perder el control de la situación, principalmente cuando nos dan una mala noticia, o nos vemos en un determinado peligro. Esto nos lleva a actuar de una forma airada, como un mecanismo instintivo de defensa, para afrontar, esa situación externa que nos coge de improviso. Ejemplo; José se ve atacad por un asaltante y de pronto reacciona violentamente, defendiéndose del asalto con un palo que encuentra a mano. O Julio, está trabajando cuando de pronto le informan que su hijo está en el hospital y sale corriendo, cuando un compañero lo trata de detener, aquel enojado, le empuja y se va.
  4. 4). Cuando hemos perdido la paciencia: podemos ser personas muy pacientes y soportar ciertas adversidad, abuso o mal trato, pero llegado a un momento perdemos el control y explotamos con reacciones violentas de ira destructivas. Ejemplo: Fernando es un chico tranquilo y muy paciente, pero siempre en el trabajo lo están molestando por ser cristiano, se burlan, le dan “la mala” en el trabajo, y hasta le comen la merienda. Un día se le acerco un compañero y le dio un empujón, y entonces Fernando airadamente le propino un golpe y se origino una pelea. Así que la ira es un sentimiento de enojo extremo que se puede exteriorizar por diversas causas ya mencionadas, o por problemas de actitudes emocionales negativas. La biblia aconseja que podemos airarnos, pero debemos evitar que la ira se convierta en pecado, “El airaos pero no pequéis”(Efesios 4:26) significa que no debemos reaccionar violentamente acudiendo a la agresión física o a palabras hirientes u obscenas, pues el pecado no está tanto en las reacciones, si no en la forma en que lo expresamos, ya que sabemos que nuestra naturaleza está gobernada por muchos impulsos y sentimientos que están arraigados en nuestra herencia pecaminosa, y es por ello que pablo decía “ Que no hago lo que quiero, si no lo que aborrezco, eso hago (Romanos 7:15).

El enojo y la ira son problemas que tienen que ver más con el carácter y el temperamento, pero en personas con problemas emocionales, estas actitudes se generalizan y se convierten en causa de mayores conflictos, y por medio de ellas se afectan las vidas de los que con ellos conviven, y en tal caso pierden el dominio de las emociones. Una característica típica esta en las personas neuróticas ( que se descontrolan emocionalmente frente a situaciones de estrés.

  

CAPITULO 13  EL TEMOR

Es una manifestación normal de la naturaleza humana que se  orienta a ciertos aspectos  de la vida en una forma sana  y lógica. Es saludable y nos protege de muchos peligros. Es la actitud de rechazar, huir, o evitar todo aquello que consideremos dañino, arriesgado o peligroso para nuestras vidas y muchas veces obedece mas a reacciones  instintivas que a la  logia. Su manifestación se caracteriza porque   a las personas que  padecen este sentimiento se sienten angustiadas.[41]   La biblia  recomienda el temor como un fundamento de sabiduría en  nuestra relación con DIOS. También se afirma que el temor da vida y enseñanza   , y es dado por el creador para protegernos de los peligros, y también nos ayuda a perfeccionarnos en el  conocimiento.[42] Este sentimiento es bueno si se usa de acuerdo al propósito para el cual fue creado, pero corre el riesgo de desvirtuarse, explotarse, deformarse, y entonces se convierte en un medio emocionalmente destructivo, y uno de los mayores causantes de trastornos psíquicos. Considerando lo expuesto, la palabra TEMOR puede tener un doble sentido o significado:

Temor positivo o innato

Es la actitud de respeto, obediencia, sujeción a ciertas leyes o normas establecidas, las cuales si desobedezco sufro serias consecuencias. Es una fuerza consciente o instintiva que nos protege de  muchos peligros. Sabemos que si tocamos un cable de electricidad nos electrocutamos; si nos muerde una serpiente podemos morir; que el fuego quema, etcétera, razón por la cual sentimos una reacción de miedo cuando estamos ante estos peligros reales. Cuando las causas del miedo nacen de un temor real y lógico es positivo y saludable, pues opera como freno ante ciertos peligros. Así que al expresar, por ejemplo:” Tened temor a Jehová” no estamos indicando miedo a DIOS, si no sumo respeto, por lo cual estoy dispuesto a obedecerle, para no ser acreedor a las consecuencias que la obediencia traería en tal situación.

El temor negativo o infundado

Es aquel que no nace de un principio sano y lógico, si no que surge de una causa ilógica[43] y la misma es creada por muchos factores: por pensamientos negativos, como consecuencia de u8na mala conciencia, como producto de traumas infantiles, como efecto de experiencias traumáticas, por trastornos mentales o psíquicos, como ataque directo del diablo para tenernos esclavos y moderados, etcétera. Aquí necesitamos analizar la raíz de cada miedo para buscar los orígenes del mismo, y determinar hasta qué punto este tiene o no razón de ser. La gran mayoría de los problemas emocionales terminan desencadenando “miedos ilógicos” que minan la salud mental de los que son presa de ellos, e incluso pueden llevarles a la esquizofrenia, paranoia y otras tantas enfermedades  mentales. Así que hay un temor que tiene origen en DIOS, y otro en el diablo, la forma de diferenciarlo esta en las consecuencias que cada uno produce; el de DIOS nos lleva a la obediencia y respeto, el del  diablo a ataduras, enfermedades, depresiones, inseguridad. El pecado escondido y acumulado puede desencadenar desde una angustia y sequedad espiritual tremenda, hasta un temor negativo, solo cuando busquemos el perdón por medio de la confesión encontraremos salida a esta solución: Mientras calle, se envejecieron mis huesos en mi gemir, todo el día. Porque de día y de noche se agravo su tu mano; vi vigor se convirtió en sequedades de verano. (Selah) Mi pecado te declare y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesare mis rebeliones a JEHOVA.” Y tu perdonaste la maldad de mi pecado”.  Salmos 32:3-5.

Debemos recordar que todo lo que sembramos, esto recogemos. Los temores de origen negativo pueden ser originados por una serie de situaciones, que aunque no sean de origen diabólico, pueden ser usadas por este para mantenernos oprimidos, es por ello que analizaremos brevemente en que estos diferentes temores surgen y como operan en nosotros.

El miedo que nace de impresiones y acciones

En la infancia, el niño vive en un mundo de fantasía, y muchas veces los padres la nutren con experiencias negativas que engendran un tipo de temor traumático, inducidos por cuentos,  dibujos  o relatos donde se presentan imágenes de monstruos o de hechos misteriosos, muertos, fantasmas, espíritus etc. Esto queda grabado en la mente infantil como un factor que puede perturbarle en su sueño. Esto se puede complicar cuando los padres sin darse cuenta, usan el miedo como mecanismo de castigo, amenazas o chantaje, “si no comes el brujo te va a llevar”,  “a los niños malos les sale el diablo” etc. El relato de cuentos con contenido demoniaco, las películas o imágenes de misterios, el susto, son factores que pueden dejar traumas en relación con la oscuridad, la soledad, espíritus u otras cosas más que la imaginación fantástica del niño puede crear. A veces los temores se nutren con relación a otras aéreas del comportamiento, como sería el temor a las personas, animales, agua, estar encerrado, la oscuridad, la altura, etc. Esto ocurre cuando hay una experiencia impactante en  cierta etapa de la infancia. Por ejemplo: el niño de dos años al que se asusto tirándole el agua y después le tiene miedo a la playa. El niño que fue mordido por un perro y después le tiene pánico a estos. El padre que sobre protege al niño de ciertos juegos y le mete miedo con los mismos, etc. El bebe que duerme con sus padres hasta los tres años, y con la luz encendida, para después de tratar de tenerlo en un cuarto solo, con la luz apagada etc. Todas estas acciones causan daño en el área del temor de los hijos, por lo cual aparecerán fobias traumáticas en su vida adulta. El tener padres nerviosos, inseguros y medrosos hace que los niños perciban esto, y adquieran tendencias temerosas en áreas negativas de su comportamiento en la adolescencia. Actualmente se discute que incluso n la placenta, el niño puede ser influido por el temor, de acuerdo al comportamiento y a las experiencias que tenga su madre en relación con el mundo externo.

El temor que nace por ser aprensivos

Hay personas que son muy sensibles o sugestionables, y esto se debe al tipo de temperamento que  traen en su naturaleza, y a ciertos factores de su entorno. Esta condición hace que estas personas tomen mas a pecho, o en serio todo lo que ven, escuchan o perciben. Por tal razón pueden quedar afectados en algunas áreas de su vida emotiva. Cuando se tiene esta característica, se tiene que tener cuidado a la  hora de manejar alguna información, y aceptar que este es un problema de fondo que no se podrá superar fácilmente, por lo tanto debemos evitar que estas personas entren en contacto con experiencias o informaciones  negativas de forma violenta. Un ejemplo esta en el caso de un chico cristiano que era muy sugestionable con los temas de demonología. Una vez fue a unas conferencias de liberación, y en la misma alguien empezó a orar por el expresando que tenía un demonio de temor del cual había que liberarlo[44], el chico quedo tan impresionado por estas charlas que comenzó a ver demonios hasta en la sopa, comenzó a sentirse oprimido, entro en una crisis de temor de cual se aprovecho el diablo para desestabilizarlo psíquicamente, y termino perdiendo la vida por causas desconocidas.  Cierta ves de una charla de demonología en un campamento de jóvenes, y relate algunas experiencias que tuve sobre el trabajo dentro de este campo. Esa noche varias muchachas no pudieron dormir, tuvieron miedo, e incluso escucharon ruidos que la mantuvieron en vela toda la noche, lo que permitió ver al otro día que por ser aprensivas, el tema impartido en vez de ayudarles, les afectaba, por lo que las cambie de grupo.

El temor que nace por  enfermedad

Mucha enfermedades emocionales y mentales crean un temor que no tiene origen aparentemente en ninguna situación determinada del pasado, es el caso de aquel que se le mete en la cabeza que lo persiguen para matarlo, y no quiere salir de la casa, o del que piensa que todo el mundo está conspirando contra el, o que la gente se burla por cualquier razón que no tiene fundamento. Aquí estamos enfrentándonos a un temor INFUNDADO, que nace y se hace grande sin que haya  una razón, por lo tanto el ismo puede ser causado por una enfermedad mental o por una posesión demoniaca. Hay personas que sufren lesiones cerebrales o tiene problemas mentales de carácter clínico, existiendo síntomas que se manifiestan en temores o ideas obsesivas, esquizofrenia, doble personalidad, psicosis etc. Debemos diferenciar muy bien el origen de los temores, antes de juzgarlos como causa totalmente diabólica. Es necesario descartar toda causa física en los problemas mentales antes de entrar en un área de liberación demoniaca.

El temor como posición demoniaca

Descartando la causa patológica, pueden manifestarse casos de personas que presenten un temor generado por posesión o ataduras diabólicas. Este consiste en que las personas, ya sea por un momento dado o temporalmente, presentan una reacción de pánico que les domina a grado tal que pierden el dominio propio, y son víctimas de un estado máximo de miedo que podemos denominar TERROR. Al abusar las causas, no encontramos nada normal, por lo general se compartan bien y actúan de forma natural el resto del tiempo, ya que ese  temor no es una actitud de su conducta, si no una fuerza que les toma y les domina en determinados momentos.[45]¿Cuando el origen del temor es totalmente obra de Satanás por medio de una posesión; o cuando es un factor latente que este usa para oprimirlos, convirtiéndose en una atadura? La respuesta se vuelve compleja pues no es lo mismo padecer de una atadura que de una posesión.[46] Aquí se necesita  probar los espíritus par que a la hora de ministrar se siga el camino adecuado para cada caso, y no comentamos errores que podrían ser destructivos; el poseído debe ser liberado con represión, y al que este atado u oprimido se le debe ministrar no solo liberación, buscando las causas que originan dicho estado. Hay que diferenciar entre:

  • Un inconverso esclavo del pecado y endurecido en su corazón.
  • Un convertido con luchas y ataduras.
  • Un cristiano descarriado.
  • Un inconverso con sinceridad y que busca a DIOS.

Cada una de estas personas confrontara problemas diferentes en sus ataduras y temores, pues la biblia presenta una diferencia entre el que busca a DIOS y se aparta de todo mal, y los que luchan por superar sus temores y ser libres de toda atadura diabólica cada día sin rendirse completamente al señorío de JESUS.[47] Sabemos que a todo el enemigo nos infunde temores negativos para llevarnos a la angustia, pero que debemos resistirlos firmes en la fe: Sabiendo que en el amor no hay temor, pues el perfecto amor hecha fuera el temor. 1 de Juan 4:18. Más bien si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis… Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque el tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios y velad; por que vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor  buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los ismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 1 de Pedro 3:14,5:7-9.  Todos podemos traer dentro temores nacidos de la mentira, y en enemigo trata de usar e la vida cristiana esos temores o recuerdos para mantenernos medrosos o acorralados en las luchas diarias. El apóstol Pedro padeció de este miedo, pues  llego a creer en la mentira del diablo en relación a que los fantasmas y muertos se podían aparecer. En una ocasión cuando el señor vino hacia ellos sobre el agua, en medio de una tormenta pues le vio con gran fatiga, Pedro grito “UN FANTASMA” y JESUS  le dijo “No temáis”,[48] así que los discípulos habían sido influidos por la superstición y creencias erróneas de su época. Los temores son armas poderosas que el diablo usa contra nosotros mismos, es por ello que debemos descartar estos pata desarmar al enemigo. Y para concluir este complejo análisis de los temores, podemos afirmar que existe un temor natural y positivo que se nutre correctamente y funciona como freno y guía en nuestra conducta hacia la perfección, pero si se desvirtúa y es víctima de la mentira y pasiones humanas, nos llevara a un infierno de pesadillas y ansiedades que nos sumirá en una vida total mente frustrada. Debemos identificar cada temor, su origen y su influencia en nuestra actitud emocional y buscar en el SEÑOR  liberación de todos aquellos temores que proceden del mal o de los traumas de la infancia.

  

CAPITULO 14  LOS CONFLICTOS DEL “YO”

Vamos analizar la repercusión que tiene el EGO, y sus derivados  en nuestra naturaleza y como ocasionan problemas emocionales. Hemos estudiados las características que traemos dentro de nosotros como factor de la herencia pecaminosa. Hemos determinado que el EGOISMO se encuentra la tendencia o predisposición a exaltar el “YO” pero ¿Que es YO? La psicología lo define como el ego el súper ego, y muchos estudiosos de la psiquiatría afirman que en esta parte del ser es donde se originan la mayoría de los conflictos mentales. En realidad el “SER” es el “YO” o sea aquello que nos identifica como personas en lo espiritual. El “YO” tiene un nombre, y una serie de características peculiares que nadie más posee; es la esencia misma de la personalidad, por lo tanto es real, pues en el radica el ser, y aunque lo debemos doblegar, anonadar o atenuar, jamás lo podremos anular. El “YO” se anula cuando esta poseído por demonios; en tal caso la persona no está en juicio cabal,[49]también puede quedar afectado o anulado cuando es sometido a drogas o a lavados de cerebro, lo cual se consigue si se somete a una persona a manipulaciones o torturas mentales. El “YO” es una realidad latente de todos nosotros, y dentro del está contenida nuestra personalidad. Es formado o deformado según sea la formación que recibamos, el temperamento que heredemos o  las realidades que rodee nuestra infancia, por lo cual se determinaran los factores del egoísmo, con su orgullo o soberbia desarrollados en mayor o menor grado. Estos factores pueden ser en ciertas personas causas de problemas emocionales, pues en la medida que se haya exaltado el “YO”, así serán los trastornos que confronte, máxime cuando la vida le depare muchas experiencias negativas. Ejemplo: si hemos crecido teniendo un concepto demasiado elevado de nosotros mismos, y alguien en algún momento de la vida, atenta contra este, humillándonos. La reacción que se producirá podrá ser causa de conflictos, dando lugar a actitudes de resentimiento o desquite. Por lo tanto existen tres dimensiones que en nuestro “YO” opera:

  • 1). El ego dentro de nuestra naturaleza espiritual: en donde se produce el egoísmo que a su vez genera el orgullo y la soberbia. Es el área que destruyo el pecado. El orgullo tiene muchas formas de manifestarse, es la base sobre la cual se crean las demás dimensiones, pues si este dominara la mente y la carne, es fácil que entremos en la vanidad de nuestra mente y en los deseos carnales, que son contra el espíritu.[50]
  • 2).El ego de la mente: que  produce una serie de pensamientos  sobre los cuales se edifica un estilo de vida. En nuestro pensamientos nacen los deseos de “tener y ser”,  por lo que surge en la envidia que a su vez engendra la codicia y genera la ambición, todas ellas están muy ligadas entre si. El problema de la mente es querer tener para ser, esto despierta la ambición que termina arrastrando al hombre a la injusticia, que a su vez y envuelve y genera la explotación del hombre por el hombre. Estos pensamientos, que son falsos y engañosos, conducen a muchos a una vida de angustia y afanes, por lo que forjan una falsa felicidad, que muchas veces se derrumba, ya que todo perece, y entonces las vidas caen en una terrible aflicción de espíritu. Los que son víctimas de este mal confrontan temores, insomnios, desconfianza, y ansiedades.
  • 3).el ego en nuestro comportamiento: que nos lleva a una conducta de prepotencia, altivez, y vanagloria, con lo cual adoptamos actitudes erróneas en nuestra forma de ser con las personas. Veamos la gravedad de esta dimensión que es la que más se exterioriza en las relaciones personales, y deja grandes estragos en las relaciones sociales y personales.

Prepotencia: Sentirme muy capaz y superior a los demás, a los cuales desprecio, imponiéndoles mis criterios y desarrollando una soberbia destructiva. Estas personas se convierten en pedantes son rechazadas i conviven en una realidad falsa a su alrededor. Terminaran solos, despreciados y vacios espiritualmente, llenos de enemigos por todas partes. Nace casi siempre como consecuencia directa del poder absoluto y de la adulación humana.

Vanagloria: Creerse algo y alabarse a si mismo, teniendo un alto concepto de sí mismo, lo cual le lleva a la vanidad. La biblia enseña que si tenemos cordura, no debemos tener un concepto demasiado alto de nosotros mismos, tampoco debemos caer en el extremo de sentirnos incapaces e inútiles, pues somos lo que somos, ni más ni menos. Debemos de vernos como en realidad somos; con nuestras virtudes y defectos y jamás considerarnos autosuficientes para que  así opere en nosotros la gracia de DIOS, y evitar ser conducidos por caminos de orgullo, queriendo ser fuerte por nuestra propia fuerza, e ignorando que nuestra fortaleza viene del SEÑOR.[51] Este espíritu se introduce dentro de la misma iglesia como consecuencia de  que  alabamos  mucho a los hermanos que son usados por el SEÑOR, a tal grado que ellos mismos  se creen “nietos de DIOS”,  y terminan apoyándose más en su propia prudencia y suficiencia que en la gracia del SEÑOR, y debido a ello hay muchos fracasos entre los grandes siervos de DOS. La única forma de evitar que la vanagloria entre en nosotros es mantenernos humildes, reconociendo que no somos nada y haciendo nuestras aquellas palabras de Pablo” que nadie tenga más alto concepto de si que el que debe tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe de DIOS repartió a cada uno”. (Romanos 12:3)  

Altivez: Al ser o creerse importante debido a los bienes que posee, o al conocimiento que tiene, o por la posición que ocupa, o por los complejos que arrastra, el individuo trata por todos los medios de sobresalir. Esconde sus sentimientos y se muestra fuerte, poderoso superior. La actitud del altivo se asemeja a la del pavo real en su forma de actuar. El término “los ojos altivos” significa mirada dura, fría, penetrante, inmutable frente al  dolor, y esta es la característica de los que padecen este mal. Ellos esconden una frialdad y dureza de  carácter, una vida frustrada por falta de amor y cariño; pero llenos de bienes y riquezas o apariencias, en las cuales se apoyan para sentirse seguros. Los altivos son víctimas de su propia soberbia, caen en la ambición y son consumidos por la envidia. La palabra de DIOS  encarga a los cristianos que no sean altivos, y para ello recomienda que se asocien con los humildes, pues lo contrario podemos ser contagiados  por los afanes y ambiciones de este mundo, que son los causantes de que se generen estas actitudes.[52] Si observamos detenidamente las técnicas de publicidad y mercado(marketing), observaremos que para traer y obtener resultados rentables, emplean la exaltación de los factores del “YO” con consignas que alientan la superioridad, la codicia, la ambición y el sentirse, vestirse y creerse importantes.  Todo esto va deformando la realidad del ser, para forjar por medio de una  filosofía individualista  y humanista un hombre exaltado de sí mismo, deshumanizado convirtiéndose cada vez más  en centro de todas las cosas, por lo que sus problemas tienden a agudizarse. Así que la labor mas difícil en la búsqueda de la sanidad emocional dentro  de la sociedad moderna esta en trabajar con una exaltación del “YO”  dentro de un esquema qué de valores completamente opuestos a la proclama del evangelio de JESUCRISTO; pues mientras este ordeno humillarse y ser humilde, el sistema insta a exaltarse y ser poderoso; mientras el SEÑOR te llama a rendir tu “YO” y someter tu voluntad al amor para ser siervo de todos, el sistema te insta a satisfacer tu YO y alcanzar todo lo que este desee, sin pensar nada más que en tener para ser. Para poder  neutralizar estas influencias y  restaurar el verdadero sentido de ser, tenemos que llevar al hombre a una rendición incondicional y voluntaria al señorío de Cristo, para que así se inicie por medio de  su palabra una desegocentrización del hombre en su protagonismo, y pueda hacer a JESUS, y a los demás, cetro de su existencia, cosa que producirá una profunda y radical sanidad emocional que despejara la depresión, que es el resultado final de toda actitud humana de exaltación y egoísmo.[53] Un gran porcentaje de problemas emocionales son producidos por la exaltación del YO, el cual al ser herido, humillado o despreciado reacciona con múltiples actitudes que se pueden confundir con otros problemas de fondo.  Debemos diferenciar si los trastornos provienen de un conflicto educativo en la infancia, o de un orgullo exaltado. Si comprobamos que los problemas tienen sus raíces en el “YO”, entonces hay qu8e demostrarle a la persona que tiene que renunciar a si, y poner en su lugar a JESUS, que tiene que pasar por la cruz de CRISTO, crucificarse y nacer de nuevo, para que así despeje de su espíritu el egoísmo, de su mente los pensamientos altivos y codiciosos, y de su conducta la altivez y la vanagloria, para que la mente y el espíritu de CRISTO reinen en su ser[54].

CAPITULO 15  LOS COMPLEJOS Y LA INSEGURIDAD

Los  complejos son el producto de una inseguridad que llevamos dentro, y en ellos entran en juego varios factores, tales como los problemas del “YO”. Los conflictos  surgidos en la educación, la herencia temperamental y el ambiente en el cual el individuo  fue formado. Aun que es difícil identificar su origen, pues es una de las características más difíciles de analizar, vamos a tratar de describir brevemente  algunos de los factores y problemas que los pueden crear:

¿ A  que denominamos complejos, y que son estos? Los complejos son una actitud humana que afectan al individuo en relación con su entorno,[55] y revela un comportamiento que puede ir desde una incapacidad para desenvolverse normalmente, hasta tratar de sobresalir de forma externa. Por esta razón se habla de la existencia de dos complejos: COMPLEJOS DE INTERIORIDAD Y DE SUPERIORIDAD. En realidad no son  dos complejos diferentes, si no que es uno mismo manifestándose en dos formas distintas para comprender mejor veremos un ejemplo: Julio y Pedro tienen  el mismo problema1, ambos viven en hogares de familias numerosas; los padres hacen comparaciones entre ellos con sus hermanos para hacerles ver que son incapaces de triunfar en la vida, debido a que están atravesando problemas en los estudios. Ambos chicos viven luchando de continuo y luchando contra el rechazo de sus hermanos, que son mayores y de sus padres. Al llegar ambos a la adolescencia, estos dos chicos, de hogares y familias diferentes, pero con el mismo problema común de fondo, adoptan actitudes diferentes; Julio se vuelve introvertido, temeroso, inseguro, lleno de complejos de inferioridad en sus relaciones sociales, mientras que Pedro se vuelve un payaso, trata de llamar la atención hasta el punto que cae pesado, pues se mete en todo, demostrando un complejo de superioridad. Pero ¿no es esta otra forma de mostrar su complejo de inferioridad? Las reacciones son diferentes pero los problemas que lo originan son los mismos. Así que el complejo, siendo el mismo, se puede manifestar de diferentes formas, ya sea encerrándose en sí mismo, como de tratar de demostrar algo de lo que siente inseguro. El sentimiento de inferioridad o superioridad, es el factor determinante en esta problemática. Sentirse inferior es producto de una serie de trastornos relacionados con el miedo, lo cual produce una actitud de subestima, incapacidad, inutilidad, y cobardía en algunas situaciones de la vida. Esto se debe en gran parte a que el individuo ha sido mal tratado, humillado y despreciado en su infancia. Quizá fue víctima de palabras hirientes o de padres muy perfeccionistas que exigían demasiado y estimulaban poco a sus hijos. La otra causa puede ser la marginación social a la cual muchas veces las clases más desposeídas se ven sometidas. Tener que descubrir en un  medio en donde todo lo que un hace se juzga con un afán de negatividad, en donde la crítica y el juicio predomina, en donde la superproteccion inutiliza a los hijos para volverse por si mismo, puede ser causa de actitud, que evolucionara dando lugar a complejos de inferioridad. Es importante añadir a estos factores las características genéticas de la persona en relación a su temperamento, pues algunos son más vulnerables a adoptar esta actitud  frente a los problemas aquí señalados. Por ejemplo, las personas con temperamentos melancólicos son más propensas a perder este tipo de conflictos. Cuando el sentimiento se vuelca hacia el sentirse superior, llamando la atención con payasadas, gracias, mecanismos de chantaje, y continuo protagonismo, estamos frente a una reacción opuesta, que puede tener su origen en los mismos problemas. En la infancia hay niños que tratan de llamar la atención cuando se sienten celosos de sus padres, o cuando no les toman en cuenta en ciertos momentos, tratando de ser el centro de la familia. Este sentimiento se puede hacer más agudo al nacer un hermanito y ver que todos se vuelcan a él. Las actitudes de chantaje o de “llamar la atención” pueden ir de un extremo a otro, todo dependerá del temperamento y de la adaptación social que el niño haya tenido. Hay padres que son muy tolerantes con sus hijos en los primeros tres años, consintiéndoles y protegiéndoles demasiado hasta que el egoísmo natural se acentúa, por lo que desarrollan una actitud de protagonismo, en tal causa la causa puede ser el producto de la mucha confianza que tengan de sí mismo. El sentirse más o menos está determinado por muchos factores internos y del entorno, y no podemos negar que estas actitudes son muy comunes en muchos de los miembros de la iglesia, y esto afecta tremendamente el crecimiento y la salud espiritual de las formas que la forman. Es por ello que se plantea además de una sanidad emocional individual, la necesidad de una sanidad eclesiástica. El sentirse acomplejado genera en el individuo mucha angustia y problemas emocionales; y para poder ayudar a estas personas a perder esta actitud producida por temores, inseguridad o cobardía, debemos llevarles a una liberación de todas las enmarañadas tramas de su pasado, las cuales son causantes de estos problemas. Debemos saber identificar en estas personas las heridas producidas por el trato familiar, las burlas, la mucha presión de padres muy perfeccionista que demandaban al hijo más de lo que este podía dar, o el mal trato físico al cual pudo haber sido sometido, los traumas psicológicos, la mucha tolerancia permisiva, etc. Una vez identificada la raíz, podreceremos a restaurar la confianza mediante la palabra de DIOS guiándoles hacia el perdón y el olvido, llevándoles lentamente hacia pequeñas metas que produzcan una modificación de conducta hacia aquellas áreas deficientes, y que son las causas externas del complejo. Es impórtate entender que la intervención del ESPIRITU SANTO es vital; principal mente mediante el bautismo en fuego, proclamando como herramienta de DIOS  para romper los complejos, y lanzarnos, sin temores e inhibiciones, hacia aquellos objetivos que en un principio eran imposibles de alcanzar. Fue por esta razón que JESUS mando a sus discípulos a Jerusalén, y les ordeno que no se moviesen de allí hasta que fuesen llenos del espíritu santo y fuego, para así capacitarles como testigos en todo el mundo, con el poder que viene de lo alto[56].  Antes de convertirme, padecía de muchos complejos y temores, todo como producto de mi infancia conflictiva, nacida de un hogar destruido por el problema del alcoholismo, pues mi madre se separo de mi padre cuando yo tenía apenas un año de nacido. Todo esto dejo en mis huellas de complejos y temores que nacían como producto de estas realidades. Después de convertido seguía presentando algunas actitudes de inseguridad e indecisión en mi vida cristiana, hasta que un día visite una iglesia pentecostal en donde me hablaron de este poder del ESPIRITU SANTO( Yo pertenecía a una iglesia bautista) y estudie el tema y me dije, ”Lo voy a pedir, si está vigente vendrá, si no, pues seguiré adelante con el SEÑOR” y así fue; una noche en una vigilia, le pedí a DIOS  que si existía este tal ”bautismo del  ESPIRITU SANTO” que me llenara, de pronto sentí un fuego que sacudió todo mi ser, lenguas comenzaron a fluir por mi boca de forma tan sorprendente que me asuste, y el impacto de esas experiencia me dio el valor y la fuerza para afrontar decisiones y acciones que por mi mismo jamás hubiera podido tomar, y muchos complejos quedaron consumidos por el poder del ESPIRITU SANTO. La mayor medicina para los acomplejados es el poder del ESPIRITU SANTO operando dentro de su ser, para que les ayude en sus debilidades[57].

La otra alternativa para poder ayudar a las personas inseguras o acomplejadas es mediante el término del discipulado. Esta comprobado que el individuo, como todo ser viviente, es un producto del medio, y que este condiciona su comportamiento. Cuando andamos con un discípulo que por ejemplo es tímido, la influencia del que lo acompaña, le Dara poco a poco, esa seguridad de la cual carece. En mi ministerio he formado discípulos que en principio eran incapaces de hablar en público, inseguros, cortos de palabras y temerosos de la gente.  Lentamente les lleve a la  relación con las personas, después, y con el tiempo, dieron un saludo, para lentamente a prender a tener confianza en sí mismos y en el poder del señor, y convertirse con el tiempo en predicadores y pastores. Muchas personas inseguras y acomplejadas pueden ser ayudadas y son paciencia y ejemplo le conducimos a esa seguridad que da el SEÑOR por medio de su palabra a los que en el confían.

  

CAPITULO 16  LA CURA EMOCIONAL

Es tan compleja la naturaleza y los conflictos humanos que si tuviéramos que describir cada paso a dar en cada problema, necesitaríamos una enciclopedia, pues cada persona es un mundo con factores y problemas diferentes, por lo que habría de describir estos elementos para poderle dar la dirección correcta, y esto es técnicamente imposible. Quizás en el fondo muchos problemas sean iguales, pero las personas no lo son, por lo que la solución no puede seguir estereotipos generalizados para todos los casos, así que el elemento numero uno para poder ayudar a los “enfermos emocionales” es la relación personal y directa que nos lleve a conocerle a fondo, de lo contrario estaríamos cometiendo un error muy grave, ya que no es lo mismo ministrar una medicina para combatir un parasito intestinal, que dar dirección para vencer un miedo, un complejo o un temor. Considerando la complejidad del individuo, lo primero que vamos a hacer es pedirle a DIOS dirección para poder llegar hasta dentro del alma de la persona que vamos a ayudar. Para lograr esto seguiremos más o menos estas pautas: Obtener una idea objetiva de la persona: ver el problema desde fuera sin emitir juicios. Tratar de relacionarnos con ella a nivel personal, conocer su entorno familiar y social, y tratar de entender sus puntos de vista en las aéreas en que parezca tener más conflictos. No se puede hacer un juicio según la apariencia, esto nos lo enseña la palabra:” no juzguéis según las apariencias, si no juzgad con justo juicio”(Juan 7:24) “Pero JEHOVA dijo a Samuel: no mires sus apariencia ni lo alto de sus altura, pues yo lo he rechazado. Porque JEHOVA no mira lo que mira el hombre: El hombre mira lo que está delante de  sus ojos, pero JEHOVA mira el corazón”(1 de Samuel 16:7) por lo tanto el conocer las realidades presentes del ser no es suficiente para establecer un criterio o un juicio. Obtener una idea subjetiva[58] de la persona: esto es tratar de penetrar dentro ce sus problemas, no limitarnos a juzgar desde afuera, si no buscar el fondo del comportamiento, actitud o problema. Para lograr esto debemos de mantener una serie de charlas en forma de terapia. Estas terapias deberán enfocarse en dos facetas:

  1. Dejar a la persona hablar y exponer sus problemas en la forma y orden que desee, para lo cual debemos de callar, llevarle la corriente, y dejarle desahogarse hasta que se siente como uno. Es importante ganarse la confianza, por lo tanto al principio no vamos a establecer criterios de sus problemas, ni le vamos a hablar mucho, tan solo escucharle. 
  2. Una vez que le hemos escuchado, y tenemos una relación objetiva y subjetiva con la persona, pasaremos a probar todo lo dicho, hacer preguntas precisas que nos lleven a ciertos aspectos del problema que nos compartió, y mediante una serie de diálogos ir separando sus sentimientos, resentimientos, temores, realidades, verdades, mentiras  etc., para después entender la enmarañada complejidad emocional que le envuelve, y así ayudarle a distinguir  lo que es negativo de lo positivo, y ministrarle a cada situación el consejo y la dirección apropiada. 

El elemento clave para que nuestra dirección produzca sanidad, radica en que no solo traemos las formas del problema, si no que trataremos de llegar a fondo del mismo, para ello necesitaremos tiempo y ayuda atreves de discernimiento del ESPIRITU. Es por ello que la psicología moderna tiene problemas para poder encontrar el fondo de los trastornos psíquicos, pues muchos enfermos nunca quieren relevar la verdad que está dañando su corazón, y aunque se hacen tests y pruebas para buscar lo que podríamos denominar “ el mal de  fondo”, muchas veces no pueden llegar a este, pues a un el mismo enfermo ignora las causas que producen esos problemas que confronta, pero al estar por medio la obra del ESPIRITU SANTO[59] la labor se hace más fácil, porque este puede obrar en el corazón del enfermo  para revelarle a él o al que lo ministra, en donde está la raíz del problema y como dice el refrán ”muerto el perro, se acabo la rabia”, encontrada la causa, se acabo la enfermedad. Muchos sentimientos frustrantes se cuelan sutilmente dentro de nuestro corazón, y sin saberlo, pueden ir destilando una serie de toxinas que dañan nuestra salud espiritual, son como zorras pequeñas que se cuelan para destruir la viña, y las cuales tenemos que sacar a tiempo, o como la levadura, que con solo un poquito puede leudar toda la masa.[60] Así que los problemas emocionales aparecen aun dentro de  hermanos en las congregaciones, y en muchos sin darse cuenta son atacados por el diablo en sus mentes, o atreves de las relaciones personales, para después sumirles en situaciones que en realidad destruirían su crecimiento y salud espiritual. Es por ello que hay muchas advertencias en la palabra para cuidarnos de “la levadura de los fariseos” y no dar cabida a la murmuración, el engaño y el chisme, que son la mala semilla en el corazón de aquellos que arrastren un mal de fondo, recordemos que debemos haber “dejado toda maldad, todo engaño, hipocresía, envidia y toda maledicencia,”(1 de Pedro 2:1) y seguir el consejo de Santiago: Hermanos, no habléis mal los unos de los otros. El que habla mal de su hermano o juzga a su hermano habla mal de la ley y juzga a la ley.  Y si tú juzgas a la ley, entonces no eres hacedor de la ley, si no juez.  Santiago 4:11.

Como ministrar la sanidad emocional

Las causas o rices de los problemas pueden ser muchas y tener diversos  motivos de existir, pero a la hora de ministrar la sanidad, el camino a seguir es mucho más fácil, pues si es cierto que las enfermedades emocionales son muchas, las medicinas para las mismas son pocas, siempre y cuando encontremos y reconozcamos las causas que lo originan. DIOS  nos ha dado tres medicinas maravillosas para encontrar liberación de toda atadura emocional que padezcamos, y que podamos recibir esa salud que necesitamos y que no se puede obtener con esfuerzos humanos. La Palabra nos ofrece, tres antídotos maravillosos y son:

A). LA CONFECION: los problemas emocionales son causados por el pecado que llevamos dentro, más por actitudes, acciones o expresiones que en algún momento de la existencia dejaron huellas en nuestra vida espiritual y mental. Esto ha producido sentimientos y actitudes negativas, tanto en el aéreas mental como en el área social, que a su vez engendran otros pecados, que bajo muchas formas dominan nuestras vidas, así que el primer paso a dar es reconocer que somos pecadores, y buscar y confesar nuestros pecados, principalmente aquellos de los cuales tengamos conciencia (Levítico 5:5; Job33:23; Proverbios 28:13).

Confesar es reconocer mis errores y aceptar mi culpa. El aprender a confesar los pecados y las ofensas es algo que si se aprende desde niño será muy saludable para prevenir muchas enfermedades emocionales, y evitar el tener que arrastrar por años los complejos de culpa.la confesión es saludable para el espíritu , pues restaura la relación con DIOS,[61] y para la vida emotiva, pues evita los problemas personales. La acción de nuestros pecados va casi siempre dirigida hacia tres aéreas:

  • Pecamos contra DIOS: cuando desobedecemos sus leyes morales.
  • Pecamos contra nosotros mismos: cuando actuamos contra nuestra propia naturaleza y vida.
  • Pecamos contra otros: cuando atentamos contra nuestros semejantes o sus bienes, o aquello que él hace.

Así que a la hora de confesar los pecados debemos entender que hay que:

PRIMERO: confesar a DIOS todos a aquellos pecados que fueron contra su persona. Por lo general estos pecados están comprendidos en los primeros cuatro mandamientos.[62]

SEGUNDO: confesar a DIOS  todos aquellos pecados que fueron contra mí mismo,( esto es mi salud) y cambiar mi actitud sobre ello, cuidando el cuerpo del ESPIRITU SANTO.[63]

TERCERO: confesar mis ofensas a aquellos contra los cuales cometí algún agravio, y restituir el daño causado antes de buscar el perdón de DIOS.[64] Es en esta área en donde más tenemos que hacer énfasis  para alcanzar sanidad.

Cuando hemos identificado la causa de un al dentro de nosotros, y descubrimos un sentimiento contra alguien que genera amargura, es importante guiara a la persona a la confesión, y echar fuera eso que tiene escondido dentro. Todos ofendemos muchas veces, por ello se ordena el orar los unos por los otros, “por tanto, confesaos unos a otros vuestros pecados, y oraos unos por otros de manera que seáis sanados. La ferviente  oración del justo, obrando eficazmente puede mucho” (Santiago 5:16) ya que a veces guardamos cosas dentro de nosotros que sin querer, nos amargan la vida, es necesario para ser liberados de cualquier trauma, temor amargura o frustración, acudir a la confesión, oración y restitución, para encontrar así la plena salud emocional, pues entonces el ESPIRITU SANTO puede ser la obra perfecta en nosotros.

B)  EL PERDON: Pero a veces el mal no está en lo que hicimos, si no en lo que otros nos han hecho, y guardamos como consecuencia de esas acciones, rencores y amargura.  A veces nuestra estabilidad emocional radica en que no tenemos la capacidad de perdonar, como DIOS perdona. Arrastrando recuerdos negativos de cosas que nuestros padres nos hicieron, o de situaciones que nos afectaron y nos callamos, aceptando la realidad, pero guardando el resentimiento. Esto crea un cáncer, nos hace vivir una vida saturada con recuerdos tristes que nos podemos evadir y aunque aceptamos, amamos y soportamos a las personas que nos hicieron el daño, no les perdonamos, ni les confesamos nuestros sentimientos. Es necesario cuando identifiquemos resentimientos y acciones del pasado que no se han perdonado, llevar a la persona afectada hacia una acción de perdón, para alcanzar liberación. Sé que en tales situaciones no es fácil el perdón, pero el mismo SEÑOR JESUS lo ordeno cuando dijo que “si al llegar al altar se acordara de que tu hermano tiene algo contra ti”(Mateo 5:23),(no es de tu contra él), en tal caso debe buscar al hermano y arreglarse, para que su ofrenda sea aceptada por el SEÑOR. Sobre este fundamento debe descansar el perdón. Hay que perdonar por obediencia al SEÑOR y por necesidad imperiosa, para así poder ser liberado de un sentimiento que es contra el EWSPIRITU SANTO. Cuando el enfermo emocional se ha ejercitado en el perdón, podrá encontrar alivio a su alma y descanso a sus temores.[65]

D)   EL AMOR: a veces es difícil perdonar, máxime cuando nos han causado tanto daño, pero aquí entra un elemento especial que puede animarnos a hacer aquello que nos cuesta trabajo, es el AMOR. Una de las cosas que más demanda DIOS  de nosotros, y que nos la imparte el ESPIRITU SANTO  cuando viene a nuestra vida por medio de la conversión y el bautismo del ESPIRITU SANTO, es el amor[66]. “porque el amor de DIOS  ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado”. Gracias a este amor, podemos hacer cosas que de forma natural jamás podríamos hacer, a si que en la sanidad emocional, el amor es una arma poderosa para poder guiar a aquellos resentidos, amargados y duros a aceptar o pedir perdón, a lograr que este cuaje en su ser, pues solo el amor de DIOS en nosotros nos podrá ayudar a confrontar situaciones difíciles en ciertos momentos de la vida. Sin embargo, aunque tenemos estas medicinas que nos pueden a ayudar a sanar a un enfermo emocional, debemos saber que la mejor vacuna para ser liberados radicalmente de estos problemas es el ser consciente de la demanda de JESUS  “NEGARSE A SI MISMO”. Si acatamos esta ordenanza, renunciando al YO, que tanta culpa tiene en casi todos estos problemas, entonces viene JESUS  a ocupar el YO, y aparecen en nuestro ser esas virtudes que generan el poder transformador de los problemas mentales y emocionales como son la humildad, la mansedumbre, la misericordia, la paciencia, la humillación y el perdón, que nacen del ejemplo y la fuerza de JESUS, que mora en mi, haciendo realidad la expresión de Pablo cuando dijo: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”  Gálatas 2:20

  

CAPITULO 17  EL DISCIPULADO COMO OPCION

Cuando una persona viene al SEÑOR no solamente trae consigo una terrible carga de pecados, si no una serie de daños emocionales y de comportamiento, producto de una naturaleza vaciada por los malos hábitos y costumbres, por lo cual se hace necesario una restauración para lo que debemos formar el carácter de la nueva criatura el cual se encuentra en el modelo perfecto presentado por la persona de JESUS. Fue debido a esa razón por lo que el SEÑOR tomo doce discípulos y los tuvo con el día y noche por tres años, para que a través del trato diario pudiera formarles más que en un conocimiento teológico o teórico, en un estilo de vida en todas las áreas de su comportamiento. El fin del discipulado es formar un carácter para impartirle al discipulado un estilo de vida, restaurando todas las áreas de su personalidad, dañadas en el aspecto emocional y de su temperamento. Si analizamos detenidamente la dinámica de JESUS con sus discípulos descubriremos que la mayoría de los problemas sobre los cuales tuvo que enseñar tenían que ver más con la vida practica, que con un determinado conocimiento teológico, y si vamos más a fondo, tuvo que luchar sobre los conflictos emocionales y la herencia pecaminosa del egoísmo y el orgullo, lentamente todo el tiempo en la vida de los discípulos, para ello analizaremos esta lista de problemas:

1)    Los discípulos buscaban lo grande, les gustaba la masificación de la iglesia y se sentían prepotentes cuando la multitud seguía a JESUS, a ellos, con tal de mantener la concupiscencia de los ojos,(pues buscaban mas lo cuantitativo que lo cualitativo) no les importaba que se les tuviera que mantener solo de panes y milagros y esto demuestra que les gustaba lo grande. JESUS dio de comer a una multitud de 5,000, realizando la multiplicación milagrosa de cinco panes y dos peces de los cuales sobraron 12 cestas. Desde este momento eran muchos los que seguían a JESUS, esperando que siguiera haciendo  milagros, dándoles de comer, pues al  fin y al cabo sobraron 12 cestas, que eran más que al principio. Pero después no les dio de comer, si no que se presento el como el pan de vida que descendió del cielo, y la multitud, defraudada, se comenzó a ir, pues buscaban los panes y los peces, por lo que los discípulos murmuraron y se sintieron frustrados, pues como nosotros, buscaban siempre lo grande y lo fantástico, razón por la cual JESUS les hablo muy fuerte. ¿Que hubiéramos hecho nosotros en tal caso? De seguro que nos hubiéramos sacado de la manga un sermoncito de ánimo, aliento y esperanza, pero JESUS les dijo: ¿Queréis acaso  iros también vosotros?[67]

2)    Algunos venían a él pensando más en el bienestar material, que en el servicio. Eran esos que buscaban en la religión un estilo de vida material, y no un compromiso de entrega a los demás, razón por la cual fue claro y explicito en las condiciones del ciervo. Fue duro con los que deseaban servirle sin desprenderse  de los que les ataba o  dominaba, dinero, familia, posesiones etc.[68] Sometió a sus discípulos a un entrenamiento de tres años para que dependieran de el, y no de sus propios recursos o fuerzas, y a veces los mando sin nada, otras veces le ordeno hasta que se compraran la espada.[69] Les enseño a estar conformes en toda situación, y depender de las circunstancias más que de su propia mente. Con las continuas ordenes y contraordenes les iba templando el carácter para que aprendieran la lección de la obediencia y confianza. Su formación bíblica era más  un entretenimiento sobre la marcha y los problemas prácticos, que unas clases bíblicas preconcebidas. Algo que me llama la atención es que JESUS sabía todo lo que había en el corazón del hombre e incluso conocía todos los acontecimientos que iban a ocurrir,[70] por lo tanto cuando les ordeno comprarse la espada, ya estaba preparando a Pedro para darle una lección sobre su orgullo y temperamento, pues el preparo los problemas para sacar de ellos enseñanzas y formar el carácter de sus discípulos, como el horno forja al hierro.

3)    JESUS conocía la naturaleza vaciada de pecado por el egoísmo, por lo que concentro todos sus esfuerzos en el área del EGO, causante del orgullo, siempre latente en la vida de los discípulos. Para ello les dejo confrontar una serie de situaciones frente a las cuales adopto una serie de actitudes veamos: 

Les envió a predicar dándoles instrucciones precisas de cómo tenían que actuar, hablar y comportarse. Lucas 10:5-12.

  • Les dejo exaltarse cuando vieron a Satanás caer, y que los demonios se les sujetaban, para después demostrarles que esto no es tan importante como tener su nombre inscrito en el libro de la vida. Lucas 10:17-20. 
  • Comía con los pecadores, y  la gente más despreciable de la sociedad de su tiempo, y cuando los discípulos murmuraban, les revelaba el propósito de su ministerio(Lucas 19:5-10)
  • Les hablaba de la grandeza del reino, y cuando estos se peleaban por sentarse a su lado, les estableció claramente las reglas del juego. Fue aquí en donde más problemas tuvo, por causa del orgullo y el protagonismo, nacido de la soberbia, hasta tal grado que dos de sus discípulos pidieron a su madre que intercediera por ellos para que permitiera a sus hijos sentarse a ambos lados del maestro.[71]
  • Se exaltaron y tomaron decisiones de presunción, considerándose con derechos exclusivos sobre el mensaje de JESUS, y cuando encontraron a otros predicando y echando demonios en el nombre de JESUS fueron a prohibírselo, por lo que el SEÑOR JESUS les exhortó diciéndoles: ”no se lo prohibáis; porque el que no es en contra de nosotros, por nosotros es”(Lucas 9:50,11:23).

4). Les enseñaba mas con el ejemplo de su vida, que por métodos o lecciones elaboradas. Si observamos los relatos de Lucas[72] desde el capitulo 9 hasta el 11:1 descubriremos que los envió a predicar sin haberles enseñado a orar, que fue después, cuando vieron el ejemplo de JESUS, que los discípulos le dijeron: enséñanos a orar, como también Juan enseño a sus discípulos”. Toda la enseñanza de un discipulado es el producto del ejemplo y la vivencia, más que métodos o programas, solo así se forma el carácter.

 5) JESUS realizo terapias para tratar de ayudarles a sanar y comprender sus problemas emocionales y de conducta. Estas terapias los llevaban a encontrarse consigo mismo, para que descubrieran “la viga que hay en sus propios ojos antes de ver la paja que está en la del belino “. En una ocasión le pregunto a Pedro “¿Quien dice la gente que soy yo?”(Lucas 9:18-20) y después de obtener la respuesta de sus discípulos sobre las diversas opiniones de la gente, formulo la siguiente pregunta “Y vosotros quien decís que soy”, a lo que Pedro ratifica la proclamación del CRISTO DE DIOS. Estas dos preguntas son toda una terapia para enfrentarnos con nuestras realidades. Debemos tratar de saber que piensa la gente de nosotros, y que piensan los que viven con migo de mi, esto da las bases para poder corregir, modificar y sanar muchas actitudes psicológicas y de comportamiento que pueden menguar la realidad de CRISTO en nuestra vida. Pero JESUS no solo se limito a esta terapia, en la última cena, antes de su muerte, les lavo los pies a sus discípulos. Esta acción tiene un gran significado practico de terapia, pues hizo solo lo que los esclavos hacen, se rebajo a lo más bajo que una persona podía hacer en aquella época, lavarle los pies a su amo, actitud que reflejaba esclavitud y anulación de sí mismo. ¿Que quiso revelar con esto? Afirmar sus enseñanzas contra el orgullo, la prepotencia y el deseo de presunción, latente en todos nosotros. Quiso afirmar que aunque en el mundo hay clases sociales y posiciones privilegiadas de poder y de grandeza, en su reino no es así, “sino que el que quiera ser el mayor debe ser el servidor de todos”, y este principio es la base para restaurar muchos problemas emocionales que hoy día nos agobian, pues nos llevan a la negación, mansedumbre y obediencia a la ley del ESPIRITU  que es amor, y no a la de la carne que es soberbia.[73]

6) los discípulos confrontaban problemas emocionales serios, uno de ellos radicaba en que tenían un temor ilógico, pues en una ocasión que estaban en el mar vino una fuerte tormenta, y JESUS fue a ellos sobre el agua para socorrerlos a lo que gritaron “UN FANTASMA”. El temor fue uno de los problemas que JESUS tuvo que enfrentar, junto a la vanagloria, que era otra dificultad de carácter que sus discípulos tenían. Esta actitud la vemos manifestada en adulación, los privilegios y el creerse alguien. En una ocasión la madre de JESUS le vino a ver con sus hermanos, pero este estaba muy ocupado enseñándole a la gente las verdades de su reino, entonces los discípulos le interrumpieron para decirles que afuera estaban su madre y sus hermanos que les querían hablar. La reacción del maestro fue un poco rara, pues pregunto “Quien es mi madre y quienes mis hermanos?[74] Dada la circunstancia de que el mismo ordeno honrar padre y madre, esta pregunta no fue un  desprecio pero lo que en si trata de revelar era que cada cosa tiene su tiempo, y que en su reino no existen privilegios, ni tráfico de influencias, por mas parientes que seamos, razón por la cual deberían descartar de su mente la adulación  y el uso de influencias para obtener privilegios; ya que a la hora de servir y ministrar, “todos somos iguales” y no se debe establecer diferencias entre unos y otros, aunque carnalmente haya un parentesco, sobre toda relación humana, estamos unidos por el vinculo del amor de DIOS que nos hace a todos hermanos y hermanas.  El apóstol Pedro se creía muy valiente, siempre estaba tratando de sobresalir principalmente en adulación y protagonismo, dentro de esta área que parodiamos denominar “machismo”. En una ocasión el SEÑOR se refirió al hecho de que al ser tomado preso sus discípulos se escandalizarían y le abandonarían en sus momentos críticos de su viada, Pedro inmediatamente se sintió aludido, era el que siempre hablaba primero, por lo tanto era el que mas “metía la pata” ,[75] así que tratando de sobresalir como el más valiente dijo: “aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizare” en otras palabras; presumía en su adulación de ser el único del grupo que se mantendría fiel al lado de su maestro. Fue entonces que pronuncio la sentencia que le negaría tres veces, pero Pedro, más arrogante ratifico que estaría dispuesto a morir con su maestro, si fuera necesario. El SEÑOR sabía la problemática de Pedro y creó las condiciones para estas lecciones prácticas. Incluso Pedro tenía su espada, que el mismo JESUS le ordeno que comprara y con la que después, en un arranque de violencia, le cortaría la oreja a un soldado, pero después de esta actitud de aparente valentía, síntoma de una personalidad conflictiva, se escondió y siguió de lejos a JESUS hasta que le negó. Después comprendió su presunción, arrogancia y adulación, y descubrió que era un cobarde, y su reacción fue de arrepentimiento, pues al ver lo que hizo y recordar las palabras de JESUS tuvo presente todas sus enseñanzas y “LLORO AMARGAMENTE”.[76]    Todos estos hechos y otros más que podríamos poner, revelan que para formar un carácter se necesita una relación que vaya más allá del aula de clases o del culto dominical. Que si somos formados en nuestras áreas vulnerables, y restauramos en nosotros la imagen del señor, estaremos protegidos contra el poder de la mente que muchas veces nos lleva, como dice san Pablo, a actitudes de argumento y altivez que se levanta contra el conocimiento de  DIOS, para hacernos  esclavos de recuerdos negativos y naturaleza pecaminosa en donde esta reinando nuestro egoísmo. Estos pensamientos, que son el producto de una serie de fortalezas edificadas a través de los años por traumas, temores, complejos, frustraciones, experiencias negativas etcétera, son actitudes que se levantan contra el conocimiento de DIOS y de su verdad, por lo que nos cuesta trabajo humillarnos, perdonar, amar, negarnos, y olvidar. DIOS  nos ha dado a través de su palabra del ESPIRITU SANTO y del señorío de CRISTO, armas poderosas para la destrucción de estas fortalezas psíquicas que nos tienen esclavos o atados, tan solo tenemos que estar dispuestos a traer todo pensamiento hostil, sucio, negativo y perturbador a la obediencia de CRISTO, para que el cautive esta mente carnal y ponga en nosotros su mente en la cual hay armas para sanidad, restauración, y poder.[77] No quiero concluir sin dejar de enfatizar que lo importante que lo i importante en la vida no es estar, si no ser. Que a la hora de predicar lo más fácil es evangelizar, pero lo más difícil es formar, discipular una vida, pues en ello se encierra todo un proceso de restauración moral, mental  y emocional que envuelve tiempo, trabajo y dedicación. Quizás por esta razón algunos esquivan discipular, pero si les gusta evangelizar, esperando que otros hagan esta parte, que es la más fácil dentro del que hacer de la iglesia, ya que en la práctica es más fácil parir, que criar. Esta es la razón del porque tenemos tantos enfermos emocionales en las iglesias, han sido salvados, ganados para Cristo, e incluso sanados física mente, pero no han sido corregidos, educados y forjados en su carácter, y ello se debe la existencia de muchos conflictos de  relación, tanto a nivel familiar como congregacional.  Otro aspecto que no debemos de olvidar es que la gente necesita de la gente, que no podemos deshumanizar la relación personal para formar el carácter y ayudar a los que tienen problemas emocionales. Los libros, videos, casetes, etcétera, pueden enseñarnos mucho sobre estos temas, pero los enfermos emocionales no solo necesitan saber del tema, si no que se les escuche, se les ame, y se les comprenda, y ese calor humano no existe en las cosas. Despersonificar la formación de vida es como descuidar la relación de nuestros hijos en la infancia, para dejarlos a expensas de extraños, esto crea grandes males emocionales en ellos. El amor, el cariño, el dialogo, son necesarios en este trabajo. Por más que sepamos de psicología, por más libros que podamos leer, si no hay una persona que le de la vida del espíritu, de nada va a servir el conocimiento. Necesitamos el hombro de un hermano para recostarnos cuando estemos tristes, como hizo Juan con JESUS, y este aspecto humano solo se podrá dar si sabemos criar y parir a nuestros hijos dándoles no solo la palabra profética y salvadora, si no la que corrige, instruye, redarguye y guía a toda verdad y justicia.[78] Aprendamos a aceptar el reto que un discipulado profundo requiere, entremos a esta dimensión de forma de vida, y restauremos a las personas en su naturaleza integral (cuerpo, lama, y espíritu) para que así la obra del Señor la obra del SEÑOR en su iglesia sea completa. 

         EL SEÑOR NOS AYUDE.

 

EPILOGO

El tema de la salud emocional está ocupando uno de los primeros lugares en la problemática actual de la iglesia. No podemos negar que el estilo de vida que llevamos, y los males que vamos arrastrando debido al alejamiento de un estilo de vida netamente bíblica, hacen a las personas muy vulnerables  emocionalmente a muchos conflictos. Hay que añadir a esto la influencia extremista de atribuir todo problema físico o psíquico  a las fuerzas del mal. No niego las maquinaciones diabólicas, pero tampoco debemos  generalizarlo todo dentro de un parámetro “demoniaco”. Tampoco descarto la problemática planteada por algunas corrientes de psicología moderna, pero hay un tremendo peligro al dejar que la misma invada nuestras iglesias. Es necesario tener cuidado a la hora de enseñar, escribir, o matizar este tema, pues en el área mental las actitudes radicales y muy verticales son muy peligrosas. Debemos enfrentarnos a los problemas psíquicos y emocionales partiendo del parámetro dejado en la Biblia. Tenemos armas poderosas que son para enfrentar, con moderación, y sabiduría, estas situaciones, muy comunes en la iglesia de hoy, y debemos tener presente que:

Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en DIOS para la destrucción de fortalezas, refutando argumentos, y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de DIOS, llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.       2 de Corintios 10:4-5.Debemos enseñarle a la gente con problemas a ser sinceros, a buscar trasladar la presencia de Cristo del corazón (sentimiento) a la mente (conocimiento) para que el poder del ESPIRITU  pueda hacer en esta área lo que nadie puede hacer. Debemos saber distinguir entre una herencia recibida de nuestros padres, que como forma de conducta tiene vaciada nuestra naturaleza como dice San Pedro: Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres,  no con cosas corruptibles, como oro o plata.   1 de Pedro 1:18.

Esta se manifiesta en hábito incorrecto y actitudes que pueden ser causas de actitudes de carácter. También debemos distinguir cuando estemos bajo el control o la influencia satánica, que en ciertos momentos nos puede llevar a actitudes y sentimientos erróneos que nos genera conflictos y por ultimo hay que entender que como producto de nuestro temperamento poseemos ciertas actitudes, que por influencias negativas o errores educativos, pueden causarnos serios problemas emocionales.

Solo resta decir que necesitamos buscar el equilibrio y la moderación en la atención de aquellos hermanos que confronten problemas emocionales o de carácter. Y no hay que desmayar en formar nuestros discípulos la imagen del SEÑOR.

 


 

Bibligrafia

  • [1] – Ver Génesis 1:26  “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.
  • [2] – Ver Génesis 2:18.
  • [3] – Ver Génesis 2:23.
  • [4] – Génesis 2:24  dice Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”
  • [5] – En 1 Corintio 15:44-49 el apóstol Pablo describe la diferencia entre el cuerpo terrenal y el celestial, el cual está en el espíritu, y se observa la diferencia entre uno y otro en lo mortal del cuerpo, es por ello que Pablo en varias ocasiones se refiere a este cuerpo como algo que se desgasta según 2 Corintios 4:16, mientras que el otro hombre, el interior, el que está en el espíritu se renueva de día en día.
  • [6]- Ver Salmo 42:5, 11; 23:5; Se abate: Marcos 14:34; Se entristece. Salmo 23:3 Confortará mi alma.
  • [7] – Santiago 2:26; Eclesiastés 12:7; 2 Corintios 5:6-8; Apocalipsis 20:4.
  • [8] – Daniel 4:9 y 5:11. En el Salmo 8:5 dice “Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra”.
  • [9] Hay una variedad de casos en los que los demonios producían ciertos males físicos, identificados como enfermedades, y las mismas eran obra determinada de Satanás. Veamos estas citas: Mateo 12:22-23 habla de un endemoniado ciego y sordo. En Mateo 9:32-35 un enfermo de sordera poseído por un demonio. Marcos 9:14-26 producía mudez en el poseído. El caso del ciego de nacimiento que fue sanado, Juan 9, y muchos hechos más.
  • [10] 1 de Corintios  12:7-10. Hay muchas opiniones sobre que era este aguijón. El término “en mi carne” indica que era algún mal físico que le molestaba, algunos creen que era en su estomago, otros afirman que era de la vista. Existe la afirmación que tantos azotes, torturas y cepos en sus pies y cinturas le dejaron cicatrices que por épocas le molestaban. Sea lo que fuere, lo único que tenemos claro es que era un ataque del diablo a su carne.
  • [11] La hipocondría es una afección de origen psíquico por lo cual la persona se vuelve demasiado sensible y preocupada a las enfermedades, llegando a un estado de angustia tan agudo, que al pensar en una enfermedad, o ver a un enfermo, comienza a experimentar en su cuerpo síntomas físicos, que parecen reales de aquella enfermedad con la cual se sugestiono.
  • [12] Levítico 26:14-16 establece un juicio físico por la desobediencia a sus mandamientos. En 2 de Crónicas 21:12-15 aparece una plaga (epidemia) como juicio al pecado de su pueblo.
  • [13] Números 21:4-9. En este pasaje se presenta a JESUS  como el medio de salvación futuro, ya que este lo ratifico en Juan 3:14-15.
  • [14] Isaías 53:5; Marcos 16:15-18; 1 de Corintios 12:9; Santiago 5:14-15; Salmo 103:1-3, además hay promesas de sanidad en muchas partes de la Biblia como Éxodo 23:25; 2 de Reyes 20:5; Deuteronomio 32:39; Salmos 103:3; Isaías 38:9
  • [15] En Deuteronomio 23:9-14 descubrí un mensaje vital para el principio de la salud física en una comunidad e hice del mensaje de la estaca una pauta, para que en los campos, los hermanos hicieran y usasen letrinas.
  • [16] En el estudio de Levítico desde el capitulo 11 al 15 podemos encontrar referencias a este tema , observar el capitulo 13:38 también Deuteronomio 23:9-14.
  • [17] En 1 de Juan 4:1 se nos aconseja que debemos “probar los espíritus para ver si son de DIOS”, y esto es lo que nos ayuda a poder conocer el corazón de las personas y no ser engañados.
  • [18] 2 Crónicas 1:10; 1 de Reyes 4:29; 1 de corintios 2:6,12:8; Santiago1:5.
  • [19] En Romanos 7:14-22 el apóstol pablo expone la realidad de la tendencia hacia la rebelión que vive latente en nuestros miembros como una tendencia que no podemos negar, ni evadir. Aquí se nos revela la naturaleza pecaminosa.
  • [20] - En 1 de Juan 5:16  nos habla del pecado de muerte y pecado de no muerte, haciendo referencia al pecado deliberado o voluntario y  al pecado de naturaleza o debilidad. Hebreos 10:26-27 nos expresa el peligro que encierra el pecado voluntario, que es aquel que se concibe en la mente, se planifica y se ejecuta con plena conciencia de hecho, en tal caso el juicio y a perdición son inmediatos, además pecan con “engaño” al encubrir sus iniquidades y no confesarlas. Los que hacen tales cocas no prosperaran.
  • [21] - En 1 Timoteo 4:2 se utiliza el término  “cauterizada la conciencia” para indicar insensibilidad, mentira y engaño. En Tito 1:16 se presenta a estas personas como abominables, rebeldes y usa la expresión de  reprobados. 
  • [22] – Existe una perfección relativa ya que hoy somos mejores que ayer y según nos vamos regenerando y el espíritu nos va santificando nuestra vida va cambiando, sin embargo para alcanzar la meta propuesta de ser como es JESUS tendremos que estar luchando cada día y en relación a esta meta somos imperfectos, Filipenses 3:12-14 dice: “no quiero decir que ya lo haya alcanzado, ni que haya llegado a la perfección; sino que prosigo haber si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo JESUS. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante, prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento  de DIOS  en CRISTO  JESUS. Y en el verso 15 afirma: “así que todos los que hemos alcanzado la madurez pensemos de este modo; y si pensáis otra cosa, también eso os revelara DIOS. Así que existe una perfección relativa, comparándonos con el ayer y una progresiva, como meta hacia dónde vamos y en relación a ella todavía somos imperfectos.
  • 23] -Según David Spencer, perdonar  es “recordar las ofensas con paz”. En este sentido el olvido seria un mecanismo de defensa psicológica por el cual reprimimos el recuerdo doloroso de la ofensa no perdonada. (Seminario de crecimiento y superación personal, Torremolinos). 
  • [24] – Deuteronomio 29:18. A JESUS se le dio vinagre con hiel para torturarle más Mateo 27:34. Se consideraba tan mala la hiel con ajenjo que una profecía en Jeremías 9:15 se usa como medio de castigo divino a su pueblo.
  • [25] Fulgencio batista salivar, un militar que tomo el poder mediante un golpe de estado derrocando al presidente constitucional 1953, por lo que desencadenaron varios movimientos subversivos que luchaban contra ese régimen, entre ellos estaba el movimiento 13 de marzo, de índole estudiantil y el 26 de julio , que nació con las guerrillas de Fidel castro en la cierra maestra. Su régimen termino el 30 de diciembre de 1958 al dejar el poder y escaparse de cuba, debido a que sus tropas habían perdido el control del país. El 6 de enero de 1959 Fidel castro Ruz entra en la Habana, y toma el poder que hasta ese momento estaba en manos de la corte suprema de justicia.
  • [26] Como dice el salmo 64:3 y 10:7 y Romanos 3:14 que exclama “su boca está llena de maldición y de amargura”.
  • [27] Lucas 6:45; Efesios 4:29 1 de corintios 15:33.
  • [28] -Que dependiendo del temperamento afectaría a un sistema orgánico u otro predominante. Coléricos: afecciones psicosomáticas de índole circulatorios (hipertensión arterial, arritmias cardiacas) melancólicos: afecciones psicosomáticas de índole gastrointestinal (ulceras, estreñimiento, diarreas). recomiendo el estudio del libro “Manual de temperamento” de Tym Lahaye, Editorial  Unilit, Miami, Fl.
  • [29] Efesios 4:31” Quítese de vosotros toda amargura”
  • [30] Cuando el sentimiento de odio es inaceptable  para el que lo padece, se justifica como una respuesta definitiva ante un entorno social que se percibe  como amenazante (odio porque odian). Se cae así en ideas delirantes que pueden llegar a confirmar un  cuadro psicótico de  tipo paranoico. En nuestro entorno actual muchos odios generan este tipo de comportamiento, principalmente  aquel que se nutre de racismo, nacionalismo o migración social.
  • [31] Salmos 119:104, 128,163; 101:3.
  • [32] Los árabes son descendientes de Ismael, hijo de Agar con Abraham, mientras que los judíos son descendientes de Isaac, hijo de Sara con Abraham. Ambos pueblos son hijos de Abraham, pero su contienda obedece a un hecho histórico causado por la herencia de la promesa Abramica y la profecía de la palabra: Génesis, capitulo 12 y 21. La lucha de los arios, (alemanes) fue promovida por la proclama del nazismo de una raza superior y de la lucha contra los semitas (judíos), considerados una raza inferior. Este odio tuvo su causa en principios filosóficos  que dieron origen al nacionalismo promovido por  los nazis y fascistas.
  • [33] Desde un enfoque sociológico la xenofobia se nutre de la resección económica, manifestándose principalmente en aéreas industrializadas deprimidas psicológicamente (ejemplo: sur de francio, xenofobia, contra los norteafricanos. Surgimiento de los cabeza rapadas del movimiento racista de Lepen. Muchos jóvenes de este movimiento son obreros sin trabajos que ven a los extranjeros como una amenaza para su colocación y empleo.)
  • [34] La palabra de DIOS prohíbe al hacer discriminación racial o acepción de personas. Hechos 10:34; Romanos 2:11; Gálatas 2:6; Efesios 6:9; Colosenses 3:25; Santiago 2:1; 1 de Pedro 1:17. Por otro lado la palabra establece que el que hace acepción de personas, por cualquier motivo que sea racial, cultural,, religioso, etc., comete pecado (Santiago 2:9), ya que para DIOS  todos somos iguales y este es el  fundamento de la fe cristiana.
  • [35] Esto ha dado Origen a lo que se llama “nacional catolicismo” de la etapa franquista y a la cruzada religiosa que legitimismo  el alzamiento rebelde de franco  contra la republica en la Guerra civil española. Actualmente en la bandera de la lucha del IRA (reflejada entre protestantes y católicos) por lograr la libertad del territorio de Irlanda, que está bajo el dominio Ingles.
  • [36] En el pacto Abrahamico DIOS estableció que Abraham “haría una gran nación…” y serán benditos en ti todas las familias de la tierra (Genesis12:1,3).
  • [37] Hechos 15 :14; Romanos 9:25 1 de Pedro 2:9,10; Apocalipsis 5:9; Filipenses 3 :5-7,20.
  • [38] Levítico 19:17. Ver también Colosenses 3:8.
  • [39] Mateo 5:44; Lucas 23:34; 1 de Samuel 24:10,26:21; 2 de Samuel 16:10-11; proverbios 25:21-22; romanos 12:17-21.
  • [40] Génesis 44:18; Salmos 6:1, 69:24; Lamentaciones 4; 11; Nahúm 1:2.
  • [41] Ver Génesis 32:7; Números  22:3; Hechos 55; Marcos 4:41; Lucas 1:12.
  • [42] El temor como principio de sabiduría: Job 28:28; proverbios 1:7,9:10; Salmos 111:10. El temor es vida: proverbios 19:23. El temor proporciona enseñanza de sabiduría: proverbios 15:33. Nos perfecciona en santidad: 2 corintios 7:1.
  • [43] En la literatura científica se denomina al miedo como “fóbico”.
  • [44] Es creencia de algunos grupos evangélicos que los cristianos pueden tener demonios, idea que no comparto y sobre ello tengo escrito un estudio llamado “demonología” en donde profundizo este tema.
  • [45]  Esta descripción corresponde a lo que en la literatura clínica se denomina “ataque de pánico” o crisis de angustia: se origina en una etapa larga de fuerte estrés que debilita el sistema nervioso. Se mantiene por una interpretación errónea del paciente que lo atribuye a síntomas de una grave enfermedad orgánica, por ejemplo: ataque al corazón.
  • [46]  Se debería complementar esta parte con el estudio de “DEMONOLOGIA” en donde se analiza la diferencia entre posesión y atadura.
  • [47] Hebreos 10:28-31; 2 de Pedro 2:20-22; 2 de Timoteo 2:17-19; Lucas 11:24-26.
  • [48] Mateo 14:26, Marcos 6:49. La creencia de que los muertos vienen en forma de fantasmas es tan Antigua como la mentira misma del Diablo, sin embargo sabemos que el que se va no vuelve, pero que los ángeles caídos engañan a muchos para mantenerlos con temores a espantos nocturnos. La palabra de DIOS  nos prohíbe consultar espiritus.2 de Samuel 12:21-23; Levítico 21:27; Isaías 8:19.
  • [49] El endemoniado Gadareno al quedar liberado de los demonios  que hablaban por el quedo su juicio cabal (Marcos 5:1-20) ver los versos 9y15.
  • [50] Efesios 4:17; Romanos 8; 7-8,14; Gálatas 5:16-17; Juan 2:16.
  • [51] Romanos 12:3; 1 de Corintios  12:9,11; Gálatas 6:14, 1 de Samuel 2:9.
  • [52] Ojos altivos: 2 de Samuel 22:28; Salmos 18:27; Proverbios 6:17; Isaías 5:15. La altivez producto de las riquezas: 1 de Timoteo 6:17; Romanos 12:16; Eclesiastés 7:8; Proverbios 16:15.
  • [53] El llamamiento de JESUS fue profundo y radical, el ordena a todos los que quieran ser su discípulo que tienen que quitar su YO PARA PODRLO COLOCAR A EL COMO señor, pues dice el texto de mateo 16:24 “niéguese a si mismo” y en las enseñanzas finales le dejo ver a Pedro que estar en su señorío es dejar que otro le ciña. Juan 21:18.
  • [54] 2 de Corintios 5:17 1 de Corintios 2: 14-16; Gálatas 2:20,5:20; Romanos 14:17; Colosenses 3:10,12,13.
  • [55] Según Jorge A. león, en “Psicología pastoral para todos los cristianos”, se trata de “una serie de ideas unidas por un fuerte lazo emocional”(pag.90) por lo que el complejo siempre lucha por manifestarse tomando ocasión de las situaciones más  peregrinas.
  • [56] Existen dos bautismos: uno en aguas y otro en el espíritu santo o fuego (Mateo 3:11). Por lo tanto no debían lanzarse a la tarea de evangelizar al mundo si padecían temores y complejos. Para ello les dio la promesa de Joel 2:28-32; Hechos 1:7-8,2:1-13. Si observamos bien la manifestación  de lo ocurrido descubriremos que perdieron los temores y fueron liberados de todo trauma que pudieran afectarles en sus relaciones con la gente. Los complejos afectan las relaciones personales.
  • [57] Romanos 8:26; Juan 7:37-39.
  • [58] El término “subjetivo” indica lo contrario a la realidad externa del mundo, es en si el conocimiento de los pensamientos y sentimientos de una persona. En el diccionario se define como “relacionado a nuestro modo de pensar o de sentir, y no al objeto en sí mismo”.
  • [59] El ESPIRITU SANTO nos ayuda en nuestras debilidades, (Romanos 8:26) y nos convence de pecado(Hechos 13:9), y nos guía(Salmos 143:10;Juan 14:26,16:13;1 de Juan 2:20.)
  • [60] Cantares 2:15; 1 de Corintios 5:6; Gálatas 5:9; Mateo 16:6.
  • [61] El pecado produce separación entre DIOS y el hombre, debido a que DIOS  en su naturaleza abomina el pecado. Mateo 10:33; Deuteronomio 25:16; Proverbios 6:16-19.
  • [62] Éxodo 20:3-8 nos ofrece los 4 mandamientos en relación a mi relación con DIOS:1) no te harás imágenes, 2) no te inclinaras a ellas, ni las honraras, 3) no toaras el nombre de JEHOVA en vano, 4) acuérdate del día de reposo.
  • [63] 1 DE Corintios 3:16, 6:19; Hechos 17:24.
  • [64] Estos pecados que requieren restauración o sustitución: Números 5:5-10; Levítico 6:4; Isaías 1:17; Ezequiel 33:15; Santiago 5:16; Mateo 6:14
  • [65] Es bueno analizar la bendición del perdón en nosotros, para poderlo practicar hacia los demás, es por ello que debemos reflexionar en el Salmon 32.
  • [66] Romanos 5:5; 2 de Timoteo 1:7; Tito 1:34; 1 de Juan 3:1, 16,4:16.
  • [67] Juan capitulo 6. Observando los versos 9, 12, 13, 66,67.
  • [68] Al joven rico le demando desprenderse de sus riquezas (Lucas 18:18-30. A uno que deseaba posición y comodidad le ofreció menos que alas zorras y las aves, a otro que se olvidara de su familia y de los muertos y a otro el dejar todo (Lucas 9:57,62. Ver Mateo 19:27-29.)
  • [69] Es interesante ver esta serie de órdenes y contraordenes. Lucas  9:3 los envía sin nada, incluso hasta les prohíbe llevar comida ni dinero, en Lucas 10:4, ya no les prohíbe comida aunque si alforja, calzados y bolsa, pero en Lucas 22:35 les ordena llevar todo e incluso les pide que se compren una espada.
  • [70] Sabía que Judas lo iba a negar, Juan6:70-71. Que Pedro lo iba a negar, Juan 13:36-38. Y conocía lo que había en el hombre, Juan 2:25.
  • [71] Mateo 20:20-28.
  • [72] Lucas no fue un discípulo directo de JESUS, pero recopilo los datos para elaborar su evangelio. Dentro de los evangelios sinópticos Lucas es el más ordenado, pues por ser medico e intelectual, seguía mas el orden de los hechos que  los otros evangelistas. Obtuvo la información de su relación con los demás apóstoles, principalmente Marcos, también escribió el libro de los hechos, así que podemos afirmar que el orden en los evangelios sigue una armonía casi cronológica en su narración, por lo que no se puede afirmar que el capitulo 11 antecede al 9.
  • [73] Juan 13:5-15, esto lo hizo para afirmar sus enseñanzas de Marcos 9:33-37; Mateo 20:20-28.
  • [74] Mateo 12:43-45; Lucas 11:24-24.
  • [75] Expresión castellana generalizada en forma de refrán que quiere decir cometer muchos errores cada vez que dice o hace algo.
  • [76] MATEO 26:30-35, 69, 75; Lucas 22:36: Juan 18:10-11.
  • [77] 2 de Corintios 10:4-5; Romanos 12:2; 1 de Corintios 2:16.
  • [78] Juan 21:20; 2 de Corintios 3:2-6; 2 de Timoteo 4:15-17.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en LIBROS DE MARIO FUMERO, Sanidad Emocional. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA SANIDAD EMOCIONAL (LIBRO)

  1. Victorina Duran dijo:

    Me parece buenisimo este trabajo, los felicito.

  2. YULY RODRIGUEZ dijo:

    Muchas gracias por escribir un libro tan interesante estoy pasando un momento dificil en mi vida personal y espiritual dandome cuenta que tengo altivez vanagloria y de todo le pido al Senor JESUCRISTO que me ayude porque deseo hacer su voluntad pero hay mucho egoismo en mi corazon tengo muchas heridas le oro al Senor le confieso mis pecados y sigo con sentimientos de culpa y no soporto este dolor me siento sola , rechazada siento que todos me desprecian por mi mala actitud.

  3. Jose Martin Rey dijo:

    esta muy interesante este libro, gracias y Dios continue bendiciendoles…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s