Las Responsabilidades Bíblicas de un Verdadero Pastor

[Este es enviado a unas docenas de personas, vía la modalidad de “Cco”, o sea, “copia en blanco”; y por eso sus direcciones se mantienen confidenciales. 

AUTOR DESCONOCIDO

 Examinadlo todo; retened lo bueno.

1ª de Tesalonicenses 5:21

 Para tu protección y la de los tuyos, para cuidar la  salvación, Dios te entregó un mensaje muy especial. Te lo entregó Personalmente y vino envuelto en Su amor y sabiduría… dentro de una cajita identificada como Su mandato divino. Su gran mensaje: ¡Examinadlo todo! “ Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento” (Oseas 4:6).

 Ah, pero muchos rechazan Su regalo. Por alguna razón no logran abrir la cajita. Como que se les hace difícil entregarse a examinarlo todo. Y es por eso que en la AAIPEP decidimos ayudar, pues no queremos ser meros críticos farisaicos. Queremos ofrecer ayuda constructiva y practica al pueblo de Dios. Y lo hacemos sin fines de lucro, sin pedir ofrendas, sin usar los ardides anti-Bíblicos tales como: “pactos financieros”, pago de “primicias”, etc. La AAIPEP lo costea todo; no queriendo que Su pueblo sea destruido por falta de conocimiento:

Para iniciar, por favor note que el material de este artículo cubre observaciones efectuadas en no menos de cincuenta iglesias… a través de un par de docenas de países. Así que, siguiendo el proceso que define un dicho de nuestros hermanos -en uno de esos países- los británicos, que la prueba está en el pudín, pongámosle diente a lo que es el pastorado, examinándolo todo, para distinguir el verdadero del falso; para obedecer a Jesús reteniendo el bueno y desechando el malo.

I. Los objetivos del Artículo: son tres y se entrelazan.

Que las ovejas del Señor conozcan lo que deben esperar de un verdadero pastor, para que -debidamente- informadas puedan determinar si han estado congregándose bajo el liderazgo de alguno de los obreros falsos que fueron profetizados para nuestros días.

Que conociendo las responsabilidades bíblicas de un pastor, las ovejas puedan identificar donde congregarse, para asegurar el debido y sano “apacentamiento” y “pastoreo” que Jesús estableció.

Para que aquellos verdaderos pastores que abandonaron el cumplimiento de alguna responsabilidad bíblica, habiendo sido arrastrados por la “corriente de este siglo”* (Efesios 2:2), se arrepientan y vuelvan a cumplir los mandatos que Dios estableció.

II. ¿Teme usted hacer preguntas? Por ejemplo: ¿Conoce usted las responsabilidades bíblicas de un pastor? ¿Serán verdaderos pastores aquellos que no cumplen sus responsabilidades? ¿Merecerán obediencia y diezmos de las ovejas? ¿Merecerán el respaldo de Dios en su ministerio? ¿Podrá usted -oveja- rendir cuentas ante el tribunal de Cristo si no compruebas que tu pastor cumple sus responsabilidades… para con usted y su familia? ¿Qué pastores del nuevo testamento cumplieron todas sus responsabilidades? Veamos las respuestas a estas y otras preguntas más adelante. 

III. ¿Qué están obrando los falsos obreros*? Muchas Escrituras nos muestran lo que están haciendo los falsos obreros: “…se apacientan a sí mismos… mi rebaño fue para ser robado… y engañarán a muchos… y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos… para reducirnos a esclavitud… introducirán encubiertamente herejías destructoras.” (Eze. 34:2b, 8a, Mateo 24:11b, Hechos, 20:30, Gál. 2:4b, 2 Pedro 2.1b).

  IV. ¿Qué demanda el Señor de Sus pastores? Jesús fue claro en especificar lo que Él espera que cumpla un verdadero pastor… les encargó: “Apacienta mis corderos. Pastorea mis ovejas. Apacienta mis ovejas (Juan 21:15b, 16b, 17b).” Sin embargo, dolorosamente, las responsabilidades que Jesús estableció para estas dos encomiendas no están siendo cumplidas. Y peor que eso, muchos ¡ni las conocen!

V. ¿Cuál es la pura verdad y el gran peligro? Respaldo histórico: Algo catastrófico le sucedió al pueblo de Dios cuando el rey Jeroboam: “Hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví (1ra de Reyes 13:14).” Pues sabemos que sus falsos sacerdotes alejaron al pueblo de su Creador… hacia la idolatría y el paganismo. Pero Satanás, quien pretendió reemplazar a Dios en Su trono, experimentó tanto éxito con el uso de los falsos sacerdotes que ha continuado esa misma artimaña hasta hoy día… usando falsos pastores. De hecho, es mucho el dolor por lo que vemos en nuestros tiempos: ¡Una iglesia sin el debido pastoreo!  

O sea, igualmente que para los días de Jeroboam, donde los falsos sacerdotes se pavoneaban en los escenarios donde practicaban sus sacrificios idolatras, la característica principal de la Iglesia Cristiana de nuestros días es: una craza e inequívoca ausencia de pastores que conozcan y desempeñen -con rectitud- las responsabilidades Bíblicas que Dios estableció para que Sus ovejas sean apacentadas y pastoreadas debidamente. Y es que, contrario al modelo bíblico de lo que es un pastor, lo que existe hoy día es un buen grupo de primadones y prima-donas que se hacen llamar “pastores” (doctores, apóstoles y/o profetas). Estos actores, meras caricaturas de la Verdad, cada día más desviados(das) y competitivos entre sí mismos, ruedan en sus pulpitos en lo que es un simple y perpetuo show Hollywoodense y Tele-farandulero… a través del cual exhiben sus supuestos “talentos” y “falseados dones”, creyendo la absurdez de que eso equivale a “apacentar” y “pastorear” las ovejas del Señor. Como resultado de lo anterior, muy tristemente, la iglesia del Señor se tambalea como un gran barco sin timón, el cual marcha -al garete- en alto mar, dirigido por el vaivén de las grandes olas que le azotan, sin rumbo, a ciegas… sin Puerto seguro. Y es que la fuerza principal que le empuja en su “vaivén”, lo que realmente está dirigiendo la iglesia del Señor son los inventos litúrgicos y las resultantes deliberaciones de los bíblicamente profetizados “falsos obreros”… los auto-proclamados y bien llamados súper/mega-pastores, falsos apóstoles, falsos profetas y falsos maestros. Estos, usando los medios modernos para la comunicación en masa* han logrado establecer un patrón distorsionado de los cinco ministerios bíblicos, pero en especial… han socavado lo que son las responsabilidades Bíblicas que Dios asignó a Sus pastores… quienes aprenden e imitan lo que ven a sus alrededores y ¡no lo que Dios les encargó! Comenten un grave error.

 www.aaipep.es.tl

 Con un abrazo fraterno, Pedro Juan, www.rocafuerte999@yahoo.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Teologia Pastoral. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las Responsabilidades Bíblicas de un Verdadero Pastor

  1. jorge bonerge vasquez dijo:

    son unos picaros

  2. ALBERTO dijo:

    Gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s