METAS DE UN DISCIPULADO PERSONAL

Material de Brigadas de Amor Cristiano revisado por Mario Fumero

Los dos grandes propósitos del discipulado que hemos estudiado abarcan la formación del carácter y reproducción mediante una relación personal (De tú a tú) y debe concretarse de una manera más específica en las siguientes metas que son tan importantes y tan inherentes al discipulado personal, que de no alcanzarse, se puede decir con rotundidad que el discipulado no ha cumplido sus objetivos principal.

Las metas se dividen en tres grupos.

            1º Sobre la Seguridad del Creyente

            2º Sobre el Carácter del discípulo

  •                         a) Consolidar una relación personal con Dios
  •                         b) Vivir una vida de santidad.
  •                         c) Mayordomía
  •                         d) Comunión con los hermanos
  •                         e) Servicio
  •                         f) Buen Testimonio

            3º Reproducción espiritual. Alcanzar a otros y formarlo como me ocurrió a mí.

METAS SOBRE LA SEGURIDAD DEL CREYENTE

Convicciones sobre su nuevo nacimiento. La salvación no es algo stracto, de la cual podemos dudar, es en sí una seguridad de que por la fe en Cristo soy salvo y soy perdonado por gracia. Esta se manifiesta en:

1º.- Convicción Externa. Confirmar que, efectivamente, es una persona nacida de nuevo; Esto se evidencia porque:

- Ha experimentado un arrepentimiento genuino, que denominados “regeneración”.

- Produce los frutos propios de la conversión, lo cual se evidencia en las obras, fruto de la fe.

2º.-Convicción Interna. Confirmar que tiene la plena seguridad y certeza de la salvación:

- Por lo que reconozco mi  condición de pecador.

- Porque acepto que mi salvaciones el producto de su muerte exiatoria en la cruz del calvario. He creído y he recibido el amor y el perdón de Dios para mi vida, porque Jesús pago el precio de mi culpa).

- Porque creo en la fidelidad y estoy seguro del cuidado de Dios en mi vida hasta el fin, y el mismo se fundamenta en las enseñanzas bíblicas.

METAS SOBRE EL CARÁCTER CRISTIANO

1º   CONSOLIDAR UNA RELACIÓN PERSONAL CON DIOS : (Palabra, Oración y Adoración).

Objetivo:  Debo enseñar y formar en el nuevo creyente el hábito del devocional con Dios.

El discípulo “debe estar preparado para alimentarse espiritualmente por sí mismo mediante la lectura diaria y el estudio regular de la Palabra, memorización de os textos clave de las Escrituras, meditación, vida de oración y adoración”. El resultado será una devoción más profunda a Dios, y una vida más consagrada y más fructífera. Cuando un árbol está tan lleno de savia que ya no la puede aguantar, ¡el resultado es el fruto! Cuando un cristiano está lleno de Cristo, otros lo ven y oyen sobre Él y entonces son renacidos espiritualmente en el reino de Dios”. “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.   Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” Juan 15:4-5.

A) LA PALABRA

Un discípulo es una persona que vive continuamente según la Palabra de Jesús. … es una persona que se compromete a llevar hasta el fin sus enseñanzas… Necesitamos los fundamentos estables de la obediencia a la Palabra de Dios como base de nuestro discipulado, si no estaremos a merced de toda noción o sentimiento subjetivo que venga.”

Para ello, debemos conocer y obedecer la Palabra de Dios.  Si me amáis, guardad mis mandamientos” Juan 14:15. Solamente aquellos que obedecen la Palabra de Dios son los que demuestran que le aman.  … bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios, y la guardan” Lucas 11:28. Es una temeridad creer que es posible obedecer a Dios sin conocer previamente su voluntad. La Biblia revela la voluntad de Dios. Pero, como la mayoría de nosotros reconoce, su estudio es un trabajo difícil. Para descubrir su verdad, debemos escudriñarla diligentemente, en lugar de leerla superficialmente y con ánimo perezoso.

[Muchos cristianos permanecen analfabetos bíblicos y se privan ellos mismos del alimento, motivación y bendiciones espirituales porque no son lo suficientemente diligentes como para  estudiar la Palabra de Dios. El verdadero discípulo anhela estudiar la palabra de Dios. “… Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; “ y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” Juan 8:31-32.  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,  a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” II Timoteo 3:16-17. Las experiencias de los personajes bíblicos están registradas como ejemplo para nuestra instrucción (1ª Corintios 10:11). “Un discípulo debe descubrir continuamente los principios de la Escritura y aplicarlos a su propia vida (Salmo 119:7,8)

Cuando hay conflictos entre la Palabra de Dios y los sentimientos personales, un discípulo debe hacer lo que Dios dice.  Sin un adecuado conocimiento de la Palabra de Dios, un discípulo se juega su futuro bajo la influencia de sentimientos, esperanzas y opiniones, en lugar de asegurarlo en la voluntad de Dios y en las evidencias de su fe. En nuestra búsqueda de la voluntad de Dios para nuestras vidas, es muy enriquecedor  “el consejo de personas piadosas que conozcan bien la Biblia. Pero esto debe seguir a nuestro estudio previo de los principios bíblicos aplicables al caso, y a la oración.Nuestra responsabilidad es la de buscar nosotros mismos a Dios en su Palabra. Y para ello Jesús nos exhorta a que “permanezcamos” en su palabra, lo cual sugiere la idea de tener un contacto con ella continuo y permanente. Cuando se confronta un dilema serio, una cruel tentación, una decisión difícil, solamente un ingenuo cree que se puede orar rápidamente, abrir la Biblia y encontrar la respuesta de forma mágica.

El discípulo estudia fielmente la Palabra de Dios y anhela obedecerla. En definitiva, es en la Palabra de Dios donde el discípulo encontrará sabias advertencias y consejos, fieles promesas, fuerzas redobladas, ánimo, aliento, inspiración, dirección, consuelo;  “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley” Salmo 119:18.Comprometerse plenamente con la palabra de Dios debe ser prioritario en la vida del discípulo.

B) LA ORACIÓN

“La comunicación es el secreto de toda relación sana”. Es a través de la oración como nos comunicamos con Dios. La calidad de nuestra relación con Él va a depender de la calidad de nuestra vida de oración. El carácter de un creyente es moldeado por su comunicación con Dios. A través de ella nuestras motivaciones, nuestros pensamientos, nuestro corazón, se identifican más y más con los de Dios. La calidad de nuestra relación con Dios a través de la oración va a venir asegurada si respetamos estos dos principios fundamentales:

Sinceridad

Dios no puede escuchar nuestras oraciones si pretendemos aparentar lo que no somos, o si encubrimos nuestros pecados. Dios necesita un corazón humilde y sincero que se muestra tal cual es.

Constancia

Es una falsedad pensar que la comunicación constante con Dios es opcional. Si nuestra comunicación con Dios es esporádica, nuestra relación se deteriora, … la constancia en la vida de oración de un discípulo es como la resistencia de un corredor de larga distancia. No hay atajos para su progreso; se logra después de un largo periodo de práctica diaria. Pero a menos que se ejercite diariamente, la práctica se pierde. Después, no podemos empezar de nuevo donde la dejamos; hemos de volver a adquirir la práctica. La intimidad con Dios demanda una comunicación fluida y continuada, no intermitente. Si no hemos hablado con Dios durante un largo periodo de tiempo, y se nos presenta una crisis, nos sentiremos torpes e inseguros en su presencia. Sin una comunicación constante y de calidad, el creyente se enfrenta a la vida con pasos vacilantes.

IMPORTANTE. No se trata de que el discípulo sepa intelectualmente mucho sobre la oración. ¡¡Se trata de que ore!! A orar se aprende orando.

Debemos diferencias entre orar y rezar. Orar es ir delante de Dios con tus propias palabras y necesidades. Rezar es repetir lo que otro dice. Por ejemplo, repetir el padre nuestro es rezar, pero cuando Jesús lo dijo el oro.

C) LA ADORACIÓN

Este termino tan desvirtuado hoy día significa reverencia delante de Dios, la cual expresa amor, admiración y respeto por quien es Dios, el Creador, y por lo que Dios es y hace. El es un Dios Justo y Todopoderoso. Es tributarle el honor que le corresponde por su majestad y Señorio. El discípulo debe sentirse libre para expresar la adoración en la forma que lo sienta, la cual  refleja sus sentimientos. Es un todo, y se expresar por la posición, el orar, el cantar, el leer la palabra, el ofrendar y alabar.

C)LA SANTIDAD

Nuestro viejo hombre ha heredado de la naturaleza pecaminosa de Adán, por lo tanto no puede ser santo por su propia fuerza. Pero al unirnos con Cristo, nuestro viejo hombre fue crucificado y una nueva vida, una nueva creación aparece, la cual fue engendrada por Dios dentro de nosotros. Esto significa que debemos de vivir de acuerdo al nuevo hombre creado por Dios. Esto consiste en vivir por el Espíritu y no según la carne (Ver Romano cap 8). La ira, los pecados sexuales, la avaricia, el odio, las drogas, la soberbia, la murmuración, etc,  son superados en la vida del discípulo mediante un proceso de santificación el cual es continuo por la labor del Espíritu Santo: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” Efesios 4:22-24.

 C) LA MAYORDOMÍA

Somos comprado con precio, ahora nuestras vidas pertenecen a Dios. Y todas las cosas que tenemos y que disfrutamos también son de Él el cual es la fuente de toda bendición y prosperidad. Y Dios nos las cede para que seamos buenos mayordomos, para nuestra bendición, y para su gloria. El discípulo debe entender que no somos propietario, sino administrador de todos esos recursos que el Señor nos otorga. Aun nuestro cuerpo, nuestro tiempo, nuestras habilidades y dones, junto a nuestras propiedades e ingresos con de él y por lo tanto debemos ser buenos administrado. Ya no nos pertenecemos. Pertenecemos a Dios. El discípulo, a diferencia del viejo hombre, es consciente de ello, y se esfuerza diligentemente en ser un buen mayordomo, sabiendo que tendrá que rendir cuentas ante Dios. Como los siervos buenos de la parábola de los talentos, el discípulo debe ser hallado fiel administrador de los talentos que Dios le ha asignado; “… Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:21. Es por ello que va dar de lo que Dios le da para su obra no por temor, ni por chantaje, ni para adquirir mas bendición, sino va a dar por gracias. Nuestros diezmos u ofrenda son expresiones de gratitud, y no de interés o manipulación

 COMUNIÓN CON LOS HERMANOS

Jesús organizó una comunidad no un edifico llamado iglesia (ekklesia” = ciudadanos convocados en asamblea). La “ekklesia” somos nosotros, los redimidos por la sangre del cordero. Tenemos un Padre en común, y por eso somos una familia, hermanos los unos respecto a los otros. Los creyentes primitivos formaban una familia estrechamente unida … los discípulos del primer siglo perseveraban, comían, adoraban y oraban juntos. Dice Hechos 2:42“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. Repetidamente en las Escrituras aparece el funcionamiento del cuerpo humano como una ayuda visual para explicar cuáles son los vínculos de los cristianos entre sí y de estos con Cristo. “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo…Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” 1ª Corintios 12:13, 14, 27. Y Romanos 12:5: “… así nosotros, siendo muchos, somos un Cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros”. Para Jesús el discipulado es una experiencia grupal, comunitaria. De hecho hay elementos del discipulado que sólo se pueden aprender y experimentar en la convivencia. La intercesión, el amor al hermano y el servicio no se aprenden en casa con un libro sino en la convivencia con los hermanos.

Pretender vivir la vida cristiana sin una relación práctica con el cuerpo es, sin lugar a dudas, una especulación arriesgada. Un cristiano que se separa de la cabeza, puede dar la apariencia, por un tiempo, de que está vivo; pero la realidad demuestra una y otra vez que pronto se desplomará, porque al alejarse del cuerpo habrá dejado de extraer alimento y dirección de la cabeza. La comunidad cristiana es el cordón umbilical físico y tangible que lo une a Dios.En las Escrituras, no cabe la idea de un discípulo que pretenda vivir sin ser parte del cuerpo cristiano. Fuera de la comunidad de Dios se pierde su más vital enlace con Dios.En consecuencia, es de máxima prioridad  para un discípulo pertenecer a un cuerpo cristiano funcional y saludable” (K.Ph. 76), con el que mantiene una comunión profunda y continua en el tiempo (Hebreos 10:25). Esa fue y es la voluntad de Dios. [Los beneficios de la comunidad son tan vitales, que es casi imposible vivir sin ellos. ¿En qué otro lugar puede ser alimentado y ayudado desinteresadamente? ¿En qué otro sitio va a experimentar un genuino compañerismo?  ¿Dónde va a recibir mejor el amor de su prójimo?  ¿Dónde va a poder alabar y adorar a Dios en mejor compañía?  ¿Dónde puede volcar mejor su amor y su servicio?

Es más, “los discípulos maduros han pasado del concepto de “ir a la iglesia”, a la enseñanza bíblica de que “ellos son la iglesia”. Y están comprometidos en sacrificar sus propios intereses por el bienestar del cuerpo porque saben que la unidad traerá gloria a Dios. “El mundo comprende el amor de Dios a través de nuestra unidad.” “… para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, … “Juan 17:21,23

EL SERVICIO

 Marcos 10:42-45 -42 “… Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones, se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.  Pero no será a sí entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,  y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.  Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos.”  Un discípulo ejerce su autoridad por medio del servicio” (K.Ph. 64) “El servicio es la expresión más elevada del liderazgo. En cada situación, el cristiano maduro escoge el servicio en lugar del señorío”. (K.Ph. 64)

 “Los apóstoles, cuya autoridad en la iglesia estaba más allá de toda duda, eran líderes y siervos. No se enseñoreaban de sus hijos espirituales (2ª Corintios 1:24).” (K.Ph. 65). “Al contrario del modelo que nos ofrece la sociedad, en donde se sirve por temor, orgullo, lealtad o dinero, la motivación de un discípulo es el amor.”

Desde el comienzo del discipulado, el discípulo está  comprometido en el servicio en/a Amistad Cristiana. Está desarrollando sus talentos y dones (ministerio), involucrándose en el servicio, tanto a los hermanos en particular como a la iglesia en general “En el reino de Dios, aquel que no sirve, no sirve” (L.A. 12)

 6º   EL TESTIMONIO

“Es necesario velar por las necesidades integrales del discípulo, tanto en el área material, como emocional, buscando modificar no sólo sus actitudes espirituales, sino también aquellas otras áreas que siendo humanas y naturales, determinan muchas veces su conducta social. Tenemos que entrar en todas las áreas desordenadas del alumno, no sólo en su vida espiritual. ¿Es buen hijo, padre, esposo? ¿Practica la hospitalidad? ¿Administra bien sus bienes? ¿Es aseado y ordenado en su persona o cosas? ¿Cómo es su testimonio a nivel de sus relaciones personales con los que no son de la iglesia?  Etc.

Todo esto es parte de su vida cristiana, y no podemos pasarlo por alto. Descuidar lo que otros piensan de mí es menoscabar mi credibilidad como hijo de Dios.” La credibilidad del cristiano ante el mundo tiene mucha importancia. Si hay un modelo de ciudadano ejemplar, ese es el cristiano que vive fielmente la ética de su Maestro. Sin embargo, el mal testimonio, es uno de los principales males que afectan al cristianismo. Uno de las finalidades básicas del discipulado es la de evitar ese cristianismo de “saldo”, de doble moral, que lleva a las personas a ser “santas” en la iglesia, pero reprobables y censurables en su vida social. Los que nos rodean (familiares, compañeros de trabajo, vecinos, amigos …) que no conocen al Señor, no nos van a juzgar , por ejemplo, por la calidad de nuestra alabanza o por nuestro conocimiento bíblico, sino por nuestra integridad y buen testimonio fuera de la iglesia. Un testimonio íntegro en la sociedad da credibilidad a nuestro mensaje.  “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Mateo 5:16. Una vida hipócrita, ensucia el testimonio de Cristo. “Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros”. Romanos 2:23-24.  El cristiano ha de ser tan cristiano de puertas adentro como de puertas afuera de la iglesia. Lo contrario es una “mezcla extraña”, producto del autoengaño, la cobardía o una falsa conversión. Todo seguidor de Cristo se ha comprometido a cumplir con un patrón de excelencia moral que es inherente al cristianismo, irrenunciable e innegociable a la baja. Cuatro, pues, serían las razones por las cuales el cristiano debe velar por tener un buen testimonio:

  • 1º Para la gloria de Dios, el cual se goza en que andemos en santidad y verdad.
  • 2º Para edificación de la iglesia y respeto a los hermanos.
  • 3º Para ser luz ante la sociedad, no vilipendiando sino enalteciendo el testimonio de Cristo ante los demás, contribuyendo así a la extensión del evangelio.
  •   4 ª Por coherencia propia con el mensaje que él mismo ha asumido.

Espero que podamos aprender para trasmitir a otros estas verdades fundamentales.

Bibliografía utilizada

  • 1º “Id y haced discípulos”. Keith Phillips. Ed. Vida. 1982. Abreviadamente, [K.Ph.].
  •       Introducción (páginas 5 a 7) a cargo de Robert. E. Coleman.
  • 2º “La paternidad espiritual”. Mario Fumero. Ed. Unilit. 1996. Abreviadamente [M.F.].
  • 3º “Ministerio discipular transformador”. Luis Aranguren – Fabián D. Ruiz. Ed. Life Way International 2002. Abreviadamente [L.A.].
  • 4º “Los fundamentos de la vida cristiana”. Bob Gordon – David Fardouly. Ed. Carisma 1994  Abreviadamente [B.G.].
  • 5º “El Cayado del Pastor”. Ralph Mahoney y varios autores. World MAP.
  • 6º “Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento”. W. E. Vine.
  • 7º Las citas bíblicas corresponden a la versión Reina-Valera (1960)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Discipulado. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a METAS DE UN DISCIPULADO PERSONAL

  1. ruth anabel lagos dijo:

    el aver leido las metas del discipulado me ha echo refleccionar y aprender como llevar mi vida cristiana, fue muy interesante he importante. Dios le bendiga….

  2. angel cid dijo:

    en mi iglesia nos preparamos para un evento evangelistico,y tendremos que hacer temas sobre el discipulado ,y creo que esta informacion me servira mucho

  3. HERNAN dijo:

    Dios los bendiga, sigan prosperando en el Señor

  4. HERNAN dijo:

    ¿Cómo se llama si Iglesia?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s