EL EQUILIBRIO EN LA VIDA CRISTIANA

 Mario E. Fumero  (Tomado del libro “Buscando el Equilibrio”

            La naturaleza es una perfecta armonía, todas las cosas subsisten en base a leyes físicas y biológicas las cuales sostienen el mundo material. La salud física depende del equilibrio biológico de las diferentes sustancias que nutren y soportan la vida. El mundo en que habitamos, con fauna y recursos naturales, depende de un ecosistema maravilloso que sí se rompiese produciría serias catástrofes y amenazas para todos los seres vivientes. El ser humano, como un ente espiritual y físico, depende para su salud mental del equilibrio psicológico que haya en su entorno, a través de las enseñanzas y reglas trazadas por la educación y la formación familiar y social. Si analizásemos detenidamente lo que ocurriría si este equilibrio se rompiese, veríamos aparecer en el cuerpo humano enfermedades físicas, y en la mente las enfermedades emocionales, que llevan al desequilibrio mental; y en la naturaleza la destrucción de especies, la desertización, etc.

            Si los desequilibrios físicos y biológicos conducen al caos, ¿No regirán las mismas leyes en la vida espiritual y moral de los seres humanos?. Todo está en una balanza; depende del equilibrio establecido por Dios para el bien común, y debemos aceptarlo como un principio básico, y obtener una vida victoriosa y feliz en todos los aspectos. La violación de las leyes divinas desencadena conflictos naturales, porque todo está debidamente establecido por el Ser Supremo, para que como un reloj, funcione de acuerdo a un plan organizado. Nuestra meta, como cristianos, es buscar en todas las áreas de nuestra existencia la VOLUNTAD DE DIOS, para poder vivir de acuerdo a sus leyes, las cuales garantizan y preservan a la creación para su objetivo final, que es la felicidad y eternidad del hombre.

            Nuestra meta para ser felices, y vivir de acuerdo al deseo de Dios, es entender el fin supremo de éste en todas las áreas de nuestra existencia y someternos a sus leyes divinas.

Si analizamos la Palabra, descubrimos que “Las cosas invisibles de Dios se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas.” (Romanos. 1:20) La búsqueda de un equilibrio espiritual es la búsqueda de la voluntad de Dios para no caer en actitudes espiritualistas, fanáticas o extremistas, que nos lleven a romper la relación materia-espíritu dentro de este mundo, dañado por el pecado, el cual impide poder vivir rectamente, porque tendemos a romper las reglas establecidas por Dios en todos los aspectos.

AMENAZAS QUE ROMPE EL EQUILIBRIO

     No existe un área de nuestra existencia que no esté amenazada por la violación del orden establecido; pero… ¿a qué orden nos referimos? Al orden general, alrededor del cual gira nuestra vida, pues todo lo que hay está entrelazado por lo que somos. Si analizamos las promesas de Dios en su Palabra, descubrimos que todas ellas están vinculadas a ciertas demandas que tienen que ver con la obediencia a leyes establecidas: “Guardad cuidadosamente los mandamientos… sus testimonios… y sus estatutos… para que os vaya bien.” (Deuteronomio. 6:17-18) y la desobediencia a las mismas, acarrean graves y serias consecuencias.

     Dentro del mundo creado existen tres dimensiones de leyes establecidas por Dios, de las cuales dos son imperativas, y una optativa.

      LEYES FÍSICAS:

      Gobiernan la materia y el universo como un todo. Producen la  existencia y  subsistencia del cosmos. Determinan leyes de rotación, traslación, gravedad, etc. desde una  galaxia hasta la molécula de un átomo. Una alteración en este mecanismo sería desastroso para nuestro universo. Se rige por leyes imperativas.

      LEYES BIOLÓGICAS:

      Regulan el reloj de la vida física. A través de ellas se producen una serie de funciones químicas y biológicas, para dar lugar a la existencia de millones de formas de vidas, desde la figura de un virus hasta las maravillosa existencia del ser humano y su inexplicable  mecanismo cerebral. Se rigen por leyes imperativas, la violación  de éstas acarrean enfermedad, daños genéticos, mutaciones y en muchos casos la muerte.

     LEYES MORALES:

     También se pueden definir como LEYES ESPIRITUALES. Regulan y rigen la conducta del ser humano dentro de su entorno social. Sólo son violadas por aquellos que teniendo inteligencia, quebrantan arbitrariamente las leyes naturales, (que son las dos anteriores) más el orden social, ético o moral de Dios , dado en sus mandamientos y estatutos.

            Veamos ahora las leyes morales más detenidamente según la Palabra de Dios. El Antiguo Testamento, las divide en:

  MANDAMIENTOS: Aquellas leyes morales que gobiernan el comportamiento humano  en su relación con Dios y  sus semejantes. Los diez mandamientos.

 

   ESTATUTOS: Aquellos decretos u ordenanzas que rigen la vida ceremonial, de fiestas, salud y conducta social de su pueblo. (Levítico. 10:11; 18:4;  Salmo. 81:4).

A través del estudio del Pentateuco descubrimos el marco legal que rigió los destinos del pueblo de Israel. Estas normas de conducta fueron dadas por Dios a través de Moisés. En las mismas se establece un equilibrio no sólo de orden espiritual, sino social e higiénico, regulándose la conducta entre parientes, conciudadanos, extranjeros, de índole laboral, de salud, de sexo y de alimentación. Dios había supeditado su bendición, sanidad, protección y cuidados a la obediencia de su pueblo a estas normas. Es por ello, que al enfatizar, por ejemplo, la Sanidad Divina en nuestras iglesias, debemos complementarla con la obediencia a las leyes de salud dadas por Dios, pues todos los milagros y sanidades deben obedecer a la actitud del hombre hacia el cumplimiento de sus deberes con las normas impuestas en la naturaleza, para que no rompamos así el equilibrio. Dios sana, salva, bendice, prospera… pero debemos primero aceptar sus leyes, y vivir bajo su Señorío, para que así Él pueda obrar, ya que a través de nuestra obediencia, nos hacemos acreedores de su protección.

            No trataré de enfocar el equilibrio dentro de nuestro ecosistema, del cual se habla tanto hoy día, ni tampoco del equilibrio social o económico, que está en un proceso terrible de deterioro, conduciendo al mundo a una violencia continua en todos los órdenes. Mi enfoque va dirigido a la iglesia, a esos peligros que vive actualmente el pueblo de Dios, víctima de énfasis sensacionalistas, nacidos de una teología exuberante, que la arrastran a la división, confusión y sectarismo.

Es necesario que el equilibrio, entre lo natural y espiritual, ejerza una influencia entre lo humano y lo divino. Es tiempo de no ir a la Biblia para manipularla hacia nuestros propios intereses, fabricando el “quinto evangelio” según “san conveniencia,” y buscar en ella “novedades”, que tienden a crear desequilibrios en la iglesia, forjando vidas desnutridas, y encerradas en un ángulo pobre sobre la verdad de Dios.

¿ COMO IR A LA PALABRA?

            Cuando vayamos a la palabra, en busca de respuestas a nuestras necesidades, debemos ir con una mente abierta, para que al recibir la luz sobre un tema específico, no nos encasillemos dentro de un todo, como que tenemos un descubrimiento novedoso. No existen verdades absolutas , pues se complementan unas a otras; así que para poder establecer un equilibrio correcto en la enseñanza bíblica, debemos entender “todo el consejo de Dios”, y éste no puede encerrar en un énfasis que yo haya descubierto, sino que a ese consejo de Dios, tenemos que añadir toda la luz doctrinal, cultural e histórica que hayamos recibido, y no permitir que la verdad de hoy menoscabe la de ayer, pues no existe una parte como un todo en la revelación, ni nadie es poseedor absoluto de una verdad suprema. El mayor problema del mundo actual está en el “SENSACIONALISMO”, el tratar de convertirnos en descubridores de lo que ya está descubierto. El espíritu mercantilista y publicitario del mundo se ha introducido dentro de la iglesia. Ciertos periódicos y revistas, para venderse más, especulan y manipulan las noticias, dándole un matiz de sensacionalismo, a fin de captar la atención del consumidor, dispuesto, por su naturaleza morbosa, a buscar todo lo que suene a “boom” publicitario, a esto también se le llama “prensa amarillista”.

            La exageración, distorsión y manipulación de la información son los problemas mayores en la comunicación; este espíritu se ha introducido dentro de muchos predicadores, que impregnados con los métodos humanos en el arte de la comunicación, hacen de ciertas verdades parciales, “fenó-menos teológicos” en las vidas de muchas iglesias que son conducidas a falsos avivamientos, que a la larga, sumergen a miles de sinceros cristianos en frustraciones y depresiones.

CUANDO LOS DOGMAS SE HACEN DOCTRINA.

            Al viajar, encuentro en cada zona que visito énfasis convertidos en “DOGMAS”, y no por ello dejan de ser verdades parciales. La mayoría de las corrientes extremistas y radicales proceden de los países industrializados, principal-mente  Estados Unidos y Norte de Europa. Algunos de estos énfasis se convierten en teologías como; LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD, LA TEOLOGÍA DE LA ESPERANZA, LA TEOLOGÍA DEL REINO, LA TEOLOGÍA DE LA GUERRA ESPIRITUAL etc. Algunas otras quedan como verdades parciales, convertidas en dogmas en la vida diaria de la iglesia; por ejemplo la danza, las caídas, la sanidad divina, la liberación de demonios, el discipulado, la adoración electrónica, el culto estilo “show”, la unción etc. En todas estas corrientes  hay verdades de fondo que nadie puede negar, pero al radicalizarse en la vida de la iglesia, privan a los cristianos de entender que eso no es todo, y se cae en el terrible error de tomar “la parte” como “un todo”, transformando la verdad bíblica en fanatismos religiosos, porque no supimos buscar el equilibrio.

BUSCANDO EL EQUILIBRIO DOCTRINAL.

            Para buscar el equilibrio, sin privarnos de todas estas verdades parciales, que enriquecen la vida de la iglesia, debemos desarrollar una actitud mental y espiritual abierta a lo que Pablo denomina “UNA RENOVACIÓN CONTINUA DE NUESTRO ENTENDIMIENTO” (Romanos. 12:2). Para lograrlo debemos diferenciar entre UNA VERDAD DOCTRINAL y un ÉNFASIS DENTRO DE LA VERDAD DOCTRINAL, y buscar aquellas cosas, que sin ser doctrinas, se convierten en esquemas circunstanciales, que como costumbres y trato hacia Dios, pueden repetirse, de acuerdo a las necesidades específicas de cada congregación. Es bueno entender que una verdad parcial o énfasis que no se trate de un hechos bíblicos sólido no se puede hacer  DOCTRINAL. Así que partiendo de estas pautas, debemos clasificar cada enseñanza o énfasis dentro de estas cuatro posibilidades:

            1- SI ES DOCTRINA: Lo cual comprende un conjunto de verdades que se entrelazan, para revelar a través de la misma Palabra, y de forma clara, aquello que es fundamental para la fe. En este caso, la Biblia respalda en sí misma todos los ángulos de la doctrina, haciéndose referencias sobre el tema en muchos textos y libros.

            2- PARTE DE UNA DOCTRINA: Es un énfasis circunstancial dentro una doctrina específica. Por ejemplo: dentro de la doctrina del Espíritu Santo, se toma algún punto sobre la adoración, se matiza un método, como el levantar las manos o danzar, implantándose como un constante quehacer en la vida de la iglesia,  e incluso, como punto de partida para juzgar a los que no hacen esto. Otro punto puede ser el énfasis respecto de los dones de sanidades, que se convierten en un todo, opacando los demás dones, e imponiéndose como un elemento básico la citada doctrina, o el don de lenguas, que casi siempre es el que más enfatizamos dentro del  mover del Espíritu Santo.

            3- COSTUMBRES Y HECHOS BÍBLICOS NO DOCTRINALES: Son hechos bíblicos, pero aislados, que no tienen el suficiente respaldo como para hacerlos doctrina, pero dan posibilidad a adaptarse como verdades parciales, que sin dogmatizar, pueden variar, ejemplo: la forma de vestir, el uso de zarcillos, el velo, el celibato, algunas situaciones de divorcio, costumbres judaicas de: fiestas, sábados, comidas, etc. El énfasis de estas verdades NO DOCTRINALES pueden ser aceptadas siempre y cuando no se impongan como dogmas, y las mismas obedezcan a una situación específica dentro de cierto entorno social. El peligro está cuando se trata de implantarlas como un “todo”, juzgándose mal a otros que no adoptan tal costumbre.

            4- HECHOS Y COSTUMBRES EXTRABÍBLICAS: Dentro de la estructura de la iglesia, introducimos mecanismos de trabajo, estructuras eclesiásticas, o métodos de evangelismo que marcan el quehacer de la iglesia, pero que no nacen de una enseñanza bíblica, ya que la escritura no dice nada al respecto. En tal caso, creamos verdades y métodos no sujetos a la Palabra, pero que tampoco la contradicen, ejemplo; la Escuela Dominical, las funciones del diaconado, las sociedades de damas, jóvenes y caballeros, el trabajo social, las comisiones de trabajo, las normas para recibir miembros, los tres pasos para la conversión, etc. Los métodos o normas extrabíblicas no debemos radicalizarlas, sino que más bien debemos de estar dispuestos a renovarlos en la medida en que recibamos más luz de Dios. Si la Palabra, y el Espíritu, nos muestran otro camino mejor que pueda producir cambios de estructuras positivos, debemos desechar los anteriores, y estar abiertos a cualquier cambio.

            Partiendo de estos parámetros, debemos analizar nuestras enseñanzas y verdades en la vida del cuerpo, y evitar que un énfasis, sea del índole que sea, anule las demás verdades complementarías que mantienen el correcto equilibrio del mover de Dios en su pueblo.

            Es necesario examinar bien el texto, el contexto y los conceptos  dentro del texto. EFESIOS 4:10-12 “El que descendió, es el mismo que también subió por encima  de todos los cielos para llernarlo todo. Y él mismo constituyó a unos apóstoles; a otros, profetas; a otros, TEXTO  CONTEXTOS evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos  para la obra del ministerio, para la  edificación del cuerpo de Cristo.

CONCEPTO   

  Muchas veces una palabra puede tener más contenido que todo el texto. Así que la doctrina y los énfasis deben ceñirse a un parámetro hermenéutico y exegético previamente establecido. Cuando no hay un criterio analítico correcto y sacamos los textos del contexto, podemos fabricar  errores interpretativos.

            Muchos énfasis modernos están cayendo en el fanatismo del judaísmo, ya que de costumbres, hacemos leyes; y sin un apoyo bíblico sólido extendemos esas verdades (parciales) como distintivo de nuestro grupo, creándose iglesias identificadas por estereotipos radicales. Pudiera poner muchos ejemplos, pero corro el peligro de situarme, para algunos, en una posición contra tal o cual mover del Espíritu Santo, sin embargo, debo de hacerlo para dejar clara la idea que deseo expresar, y no ser mal interpretado. Partiré de algunas experiencias recibidas dentro de mi ministerio, pero omitiremos referencias personales o denominacionales salvo aquellas que me involucren a mí.

            Hemos visto en España, (pese a lo difícil del entorno) hechos maravillosos, frutos del mover de Dios, tales como caídas, borracheras espirituales, revelaciones a través de sueños, liberaciones etc. Todo ello ha sido el producto de un mover del Espíritu, y nadie estaba preparado para tales cosas, ni teníamos a una persona que ministrara especialmente estos hechos, aunque ocurrió de forma espontánea. Estos eventos son una visitación de Dios mediante la cual imparte aquello que él considera necesario para la edificación de su pueblo. debemos de estar siempre expectantes de algo nuevo, pero a la vez preparados para recibirlo y probarlo dentro de un correcto contexto bíblico e histórico, NO ESPERANDO QUE TODOS REPITAN NUESTRA MISMA EXPERIENCIAS, COMO ALGO DETERMINANTE, PARA QUE HAYA UN AVIVAMIENTO.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Equilibrio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL EQUILIBRIO EN LA VIDA CRISTIANA

  1. Muy buen articulo…

    El equilibrio es un tema muy importante ya que encierra la tolerancia hacia ciertos grupos con los que no se comparte señalando conceptos y no personas, señalando El pecado y amando a los pecadores a esto nos ha llamado Dios.

    Muchos al caer en estereo tipos de algunas denominaciones al ver a otros que no cumplen con sus DOGMAS los satanizan dejando de lado la verdad unica y verdadera que es el amar a los demas como un dia se nos amo a nosotros que se nos mostro la misericordia de Dios y no se nos tacho de incredulos.

    me gusto un texto:

    1 Corintios 10:23
    Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica
    (TODO PARA LA GLORIA DE DIOS)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s