GUERRA ESPIRITUAL Y LIBERACIÓN: UN SENTIDO ANTI-BÍBLICO DE LA VERDADERA BATALLA. –I- PARTE

Por Ignacio García
Con el nacimiento de movimientos religiosos de tipo carismático y del pentecostalismo fundamental, surgieron también doctrinas de tipo emocional entre las que se halla la anti-bíblica enseñanza llamada Guerra Espiritual, que de guerra no tiene nada y de espiritual menos. Ligada a ella, puesto que en toda guerra hay prisioneros y libertadores, se halla la no menos torcida doctrina de la “Liberación”.
Dividiré este aporte en dos secciones, en la primera de ellas se identificará, por su propia definición, esta insana doctrina; la cual será acompañada de algunas objeciones desde el punto de vista cristiano. En la segunda expondré por qué se considera torcida esta doctrina dentro del cristianismo histórico y bíblico.
¿A QUE SE LE LLAMA GUERRA ESPIRITUAL?
Para no fallarle y caer en la imprecisión, pongo en boca de los practicantes de esta falsa batalla palabras que definen tal actividad religiosa. Dicen: “Cuando nos convertimos a Jesucristo pasamos a formar parte de su ejército y como tal, debemos de tener bien claro de que nos veremos envueltos en batalla constantemente. A tales efectos somos enseñados, entrenados y preparados, no para alcanzar la victoria, sino para mantenerla. Ya el Señor la ganó; nos corresponde permanecer en ella”.
El lector puede comprobar esto en http://www.maran-ata.net/Temas/guerra.htm
A primera vista, si usted lee el texto tal y cómo se exhibe, todo parece correcto. Las herejías no se hacen de citas falsas, se hacen de citas verdaderas con equivocada interpretación y aplicación que se les da. Todos los grupos religiosos que presumen de una doctrina “exclusiva” o algún movimiento “renovador” en el que se incluyen prácticas de tipo religioso-emocional, nacen tomando como base pasajes de la Biblia ciertos. Vistos fríamente, los argumentos y motivos parecen bien fundados, y las escrituras bíblicas, convincentes. Veamos algunos textos en los se apoyan los promotores de la guerra espiritual. Tres son las principales escrituras, a las que sigue un número impreciso de citas igualmente imprecisas. Veamos: 1 Pedro 5:8 “…porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”
Efesios 6:12 “Porque no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.2 Corintios 10:3-4 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas”.Éstas, son las Escrituras más o menos precisas a las cuales acuden los de la “guerra espiritual” para sustentar su doctrina. Por supuesto, un 99% las repetirán de memoria, sin vacilar y sin dudar cuando usted les pide que citen la Biblia para avalar su postura.
Si viendo las dos citas principales de sostén para esa “guerra”, alguien me dice dónde habla de iniciar una zipizape y, aún más, dónde se indica cuál es la forma de operar esta batalla, entonces estaré mañana mismo tomando un curso (que los hay y caros) para ingresar a las filas de esos que se llaman “guerreros de Dios”. Pero no, no hay tales indicaciones. Siguen, a estas tres citas, otras totalmente fuera de contexto, forzadas, pero, eso sí, hábilmente manipuladas para hacerlas encajar dentro del contexto que ellos quieren. 1 Samuel 17:45,47, “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a tí en el nombre de Jehová de los Ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla y Él os entregará en nuestras manos”. Zacarias 4:6, “… no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Mateo 26:41 ”Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”.
Existen muchos más pasajes citados por ellos (véanse aquí mismo esto en http://www.maran-ata.net/Temas/guerra.htm ). El lector notará que a medida que los pasajes bíblicos aumentan, más se van saliendo del contexto que defienden. Citar a Zacarias 4:6 para validar su doctrina de guerra espiritual, es ya una muestra de su incapacidad para sostener una doctrina sólida; utilizar el ejemplo de David contra Goliat, resulta aún más absurdo que el pasaje anterior. Sólo falta que citen a Pedro sacando su espada para cortarle la oreja a Malco. Yo pregunto: bajo estas propuestas escriturales que sirven de apoyo a su doctrina ¿qué me impide a mí o a otros crear una doctrina similar, aunque ésta se halle totalmente fuera de contexto?
Casi todas las doctrinas torcidas operan el mismo error: hacer de uno o dos pasajes de la Biblia, todo un manual de procedimientos y prácticas religiosas. Allí, donde por siglos, teólogos, eruditos, filósofos y creyentes cristianos no han podido ver doctrina alguna que indique una “guerra espiritual”, los que siguen esta práctica ya la vieron ¡en uno o dos pasajes bíblicos! Claro, argumentan que “por ser los últimos tiempos”, Dios ha tenido a bien revelárselos. Habría que hacer aquí todo un estudio de esa otra frase: “los últimos tiempos”, pero me concreto a seguir con esta guerra.
Quienes apoyan o simplemente siguen la enseñanza de “guerra espiritual”, creen que porque citan las Escrituras parcial y arbitrariamente, ya tienen la verdad y pueden establecer una “nueva” doctrina. Joseph Smith fundador de los mormones, acostumbraba citar Apocalipsis 14:6 “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”. Y Carlos T. Russel, de los Testigos de Jehová, apoyó su “ministerio” en Isaias 43:10, “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová”. A ningún cristiano se le ocurriría decir que porque lo dice la Biblia, tanto Smith como Russel son dignos de confianza y hay que seguir sus enseñanzas. Pero las armas de estos dos falsos profetas no difiere mucho de las usadas por quienes se proclaman partidarios de la “guerra espiritual”. Estoy seguro que si éstos no hubieran surgido de grupos religiosos de extracción evangélica, nadie les creería. En otra definición de “guerra espiritual”, la lucha se magnifica y ya no es una guerra de satanás contra la persona individual, sino una guerra de tipo cósmico. Cito: “¿Qué es la guerra espiritual?
Muchas veces hemos oído hablar del Reino de Dios y del Reino de Satanás. Incluso hemos oído hablar de guerra espiritual. El plan de Dios en Cristo es establecer su Reino en toda la creación, no solo en los seres humanos, sino también en las fuerzas espirituales buenas y malas del universo. El plan de Dios es poner orden y poner su reino sobre todo lo que ha creado. El plan de Satanás es impedir el plan de Dios o, al menos, atrasarlo lo más posible. Esta es la guerra espiritual.”
CONTINUARA…

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Guerra Espiritual. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a GUERRA ESPIRITUAL Y LIBERACIÓN: UN SENTIDO ANTI-BÍBLICO DE LA VERDADERA BATALLA. –I- PARTE

  1. Un pastor dijo:

    Marcos 16:16-18 El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado.
    17 Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas;18 tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien. Guerra espiritual es la guerra en contra de las fuerzas del mal. No desprecies lo que sucede en el mundo invisible. No has echado fuera demonios? No has visto personas endemoniadas? Yo si. La guerra espiritual es parte de la vida de un cristiano, por mas que usted la desprecie o crea que no exista. Hay quienes no creen en las lenguas, mas yo las hablo. Hay quienes desprecian las profecias, mas yo las he escuchado y entendido. Estamos en guerra, aunque usted no lo crea. No somos simplemente “mirones” en el Reino, sino participantes…

    • margarita dijo:

      los hijos de dios no tenemos que hacer guerra espiritual por que es antibiblico pero si tenemos luchas espirituales todos los dias que es muy diferente a guerra espiritual

  2. Antonio dijo:

    Realmente el movimiento carismatico ha abierto la puerta para un sin fin de herejías, entre ellas la guerra espiritual. Viven atando al diablo y se les escapa a las par de horas, viven decretando, confesando “en fe” para que las cosas ocurran, viven festejando “no se que”, para ellos todo es una fiesta, pero la sociedad no es cambiada por el mensaje del verdadero Evangelio.

    Tendriamos que preguntarnos si esta practica la tuvo la iglesia primitiva, algunos diran ¡¡¡claro que si!!! Pero si fuera cierto ¿porque los cristianos que murieron como martires no ataron al diablo que actuaba en el impero romano? ¿porque Pablo y Pedro no hicieron guera espiritual para que nos los matara Nerón? ¿porque los padres de la iglesia y los reformadores no trataron el tema como algo de suma importancia como ocurre en el dia de hoy? ¿porque la reforma no fue sobre “guerra espiritual” en vez de “”Sola Escritura”?

    La reforma rescato el pricipio de “Sola Escritura” para que el pueblo de Dios se guiara por la Palabra de Dios y no por cuentos y fabulas creadas por los hombres.

    La verdadera guerra espiritual es predicar el Evangelio a los inconversos, es alli donde son confrontadas las fortalezas de pensamientos que son contrarias a la voluntad de Dios para eso nos ha sido dada la armadura de Dios la cual nos protege para no actuar como el mundo y nuestra unica arma para la ofensiva es “La Palabra de Dios”.
    Claro…… primero debemos conocerla.

    Soli Deo Gloria

  3. Ismael Gomez dijo:

    Decir que no existe la guerra espiritual es decir que el diablo fue ya destruido, precisamente eso es lo que desea Satanas que el creyente baje sus defensas. El gran apostol Pablo, que tambien dijo: ”Que el justo vivira por la fe” palabras que usaron tambien los reformadores, tambien dijo: Para que Satanas no ganes ventaja alguna sobre ustedes, pues no ignoramos sus maquinaciones. 2 Corintios 2:11 La palabra ”Maquinaciones” significa: ”Preparacion de un plan secreto dirigido generalmente a una accion negativa”. Si hay algo que el diablo anhela es que el creyente ignore estas cosas. La palabra de Dios esta repleta de versos biblicos que muestra que el creyente esta en una guerra espiritual. 1 de Tesalonisenses 2:18 Dice el Apostol Pablo; Por lo cual quisimos ir a vosotros, pero Satanas nos estorbo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanas se disfraza como angel de luz. 2 Corintios 11:14
    El decir que los que defienden esta doctrina son herejes es algo grave, ya que la misma palabra de Dios apunta en forma clara de que nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra pricipados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra hueste espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:12 Creo que si ignoramos estas cosas es obvio que que Satanas nos ha hecho creer que no hay mas razon para orar, ayunar y mantenernos alerta sobre un enemigo que no duerme, y tampoco descansa. Fue el mismo Jesus quien dijo: Vino luego y los hallo durmiendo; y dijo a Pedro: Simon, duermes? No has podido velar una hora? Velad y orad, para que no entreis en tentacion; el espiritu a la verdad esta dispuesto, pero la carne es debil” . Marcos 14:37,38 Mi sugerencia a ustedes es que dejen de atacar a los creyentes que verdaderamente estan haciendo la voluntad de Dios, y dediquense a atacar lo que verdaderamente es apostasia dentro de la iglesia.

    • Antonio dijo:

      Amigo por lo visto no has leído bien el articulo, el mismo enfatiza el sobre-enfasis que se le hace a la guerra espiritual “como lo mas importante” para la vida cristiana. Aqui no esta en discución si se debe velar, ayunar y ponernos toda la armadura de Dios, ademas de las disciplinas espirituales que todo cristiano debe practicar.
      Lo que se esta señalando aqui es a ese fanatismo sobre la “guerra espiritual” donde se ve al diablo en todas partes,frases tales como:
      1) Si llegan tarde al trabajo o al culto es porque fue el diablo.
      2) Si comen de mas y tienen problemas con el colesterol es el diablo.
      3) Si le cortan la luz por no pagarla fue el diablo.
      4) Si como padres que deben educar a sus hijos los mismos se vuelven mal educados y cuando crecen se vuelven a las drogas fue el diablo.
      5) Si se meten en deudas y después no pueden pagarlas fue el diablo.
      Mi pregunta es: ¿cuando el cristiano se reponsabiliza de sus propios actos sin echarle la culpa al diablo?
      Ya que ud le gusta citar la Biblia ¿en que pasaje especifico se nos manda a los cristianos atar al diablo? ¿hay evidencias biblicas e historicas que nos muestren a los apostoles practicando esas herejías?
      Hablar por hablar tampoco se ataca la apostasía por lo que le sugiero que estudie mas y ataque estas doctrinas que ensalzan al diablo y sus demonios y no a Cristo y su obra en la cruz.

      Soli Deo Gloria

      • JACQUELINE dijo:

        Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Marcos > Jesús sana a un muchacho endemoniado (41:9:14 – 41:9:29)

        Cuando llegaron a los discípulos, vieron una gran multitud alrededor de ellos, y a unos escribas que disputaban con ellos.

        En seguida, cuando toda la gente le vio, se sorprendió, y corriendo hacia él le saludaron.

        Y les preguntó: —¿Qué disputáis con ellos?

        Le respondió uno de la multitud: —Maestro, traje a ti mi hijo porque tiene un espíritu mudo,

        y dondequiera que se apodera de él, lo derriba. Echa espumarajos y cruje los dientes, y se va desgastando. Dije a tus discípulos que lo echasen fuera, pero no pudieron.

        Y respondiendo les dijo: —¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os soportaré? ¡Traédmelo!

        Se lo trajeron; y cuando el espíritu le vio, de inmediato sacudió al muchacho, quien cayó en tierra y se revolcaba, echando espumarajos.

        Jesús preguntó a su padre: —¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? El dijo: —Desde niño.

        Muchas veces le echa en el fuego o en el agua para matarlo; pero si puedes hacer algo, ¡ten misericordia de nosotros y ayúdanos!

        Jesús le dijo: —¿”Si puedes”? ¡Al que cree todo le es posible!

        Inmediatamente el padre del muchacho clamó diciendo: —¡Creo! ¡Ayuda mi incredulidad!

        Pero cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo diciéndole: —Espíritu mudo y sordo, yo te mando, ¡sal de él y nunca más entres en él!

        Entonces, clamando y desgarrándole con violencia, el espíritu salió; y el muchacho quedó como muerto, de modo que muchos decían: —¡Está muerto!

  4. Erika dijo:

    Someteos, pues, a Dios, resistid al diablo, y huirá de vosotros. Santiago 4:7, Efesios 6:13.
    El resultado final es que Cristo es vencedor somos del equipo triunfador. No tengo ataduras por que Cristo me hizo me hizo libre, mayor es el que esta en mí que el que esta en el mundo…..

  5. Castillo dijo:

    Gracias mis amados compañeros de guerra verdaderas, no de hojalata y de cartón, de aquellos ridículos que dicen atar y noquear al diablo, si analisa bien te dará cuenta que el diablo cuando menos uno cree es uno mismo que se convierte en diablo por sus malas conductas. Satanás es un ser creado, no un sistema como suelen creer algunos paranoicos “guerreros” de palabras y figuras, no más. Algo especial para Gómez, Gómez mi hijo querido, usa la cabeza no te dejes utilizar por gente enferma espiritual, que tienen paranoia, tienen fijación mental, ven donde no hay nada, solamente es mente y nervios alterados, quizás por varios espíritus.
    El evangelio no necesita ese tipo de adorno, el evangelio llega solo y luce bien cuando se busca vía la Biblia.

    • JACQUELINE dijo:

      Sal y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar.32 Él les dijo: Id y decid a aquella zorra:”Echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra” (Lucas 13,31-32).

  6. gaby dijo:

    bueno estoy de acuerdo en que no existe tal guerra espiritual, cual guerra si CRISTO Venció en la cruz la muerte y el Hades? si Cristo Venció al diablo en su propio terreno y tiene LAS LLAVES de la muerte y del hades, en el poder de la resurrección reina, todo poder y autoridad le fue dado, y a la diestra del Padre esta sentado. ÉL que intercede por nosotros. Guerra espiritual? cual? dónde?, porque la biblia no lo menciona?, tiene mucha razón, de que hay personas paranoicas, también las hay, que hay personas que todo lo demonizan? tambien…pero, el gran pero, que nunca falta, estoy tratando de ser ecuanime, por asi decirlo, sin embargo, Tenemos un enemigo en comun, que ha querido destruir la creacion mas linda de Dios, la humanidad. Ha tratado de tergiversar la Palabra de Dios con la Palabra de Dios y lo vemos claramente en los 40 dias de ayuno de nuestro Señor Jesucristo, y fue el mismo que se le aparecio a Eva a través de una serpiente, y se menciona como un paralelismo o simil por asi decirlo con el rey de Tiro, en muchas partes de la Biblia se menciona cual es su objetivo, y Jesús nos recuerda que en su Nombre y sólo en su Nombre puede ser destruido su operación y su acción en la persona, animal o ambiente que influencie sino vea porque Jesús le ordena que se vaya cuando Pedro trata de persuadirlo en que no muera o cumpla su misión, cuano sana a una mujer encorvada, o sana a los endemoniados gadarenos, o sana al sordo mudo, ahh? o es que Cristo y solo a él se le aparecia? eso es lo que el diablo quiere que usted no entienda. si a Jesucristo le dijeron por Belsebu echa fuera los demonios, de donde lo sacaron? de un cuento, un mito o una leyenda? nooo lo sacaban de lo que veian hacer a Jesús y que dijo Él? ejemplo os he dado, y cuando habla de atar, él no dice claramente del hombre fuerte que despues de atado puedes saquear su casa, esto es una manipulación? estudien, estudien como debe ser sin llegar a ser fanaticos y buscar el diablo donde no opera, pero de que él es real y que hay un reino espiritual lo hay y no será guerra pero algo es Lucha, aflicci+ón batalla, o cualquier nombre En Daniel se especifica una especia de principal o principado que estorbaba la oración por 21 dias y el ángel le dijo que solo lo ayudaba Miguel, quien es este Miguel?, pues un Angel de Jerarquia, cuando, estaban peleando por el cuerpo de Moisés, el angel que estaba ahí sólo dijo que el Señor te reprenda, quiere decir que se puede reprender o regañar como dice mi hijo de tan solo 4 años, esto que estoy diciendo aparece en la Biblia y no estoy manipulando información, Jesús dice que hollaremos serpientes y escorpiones es que acaso tenemos que destruir a las serpientes en todo el mundo para cumplir literalmente lo que jesús queria decir? pues la misma Biblia dice de satanás que es la serpiente antigua, que vino a engañar, hurtar, robar y destruir, ahh y nosotros bien gracias, viendo los toros de lejos como dicen en mi pueblo, pues no, no y no ponganse las pilas lean la Palabra apercibanse, porque el que este más confiado cuidado y no caiga por que en el mundo tendremos aflicciones, pero el Venció, y para usted de contar, sabe usted que la Biblia tiene el libro de Ester y ahí ni siquiera aparece la Palabra Dios y no por eso deja de ser un libro inspirado? tampoco aparece, noviazgo, y siempre se aconseja una relación pre matrimonial sin relaciones sexuales por supuesto y porque no aparezca, no es de Dios, Por favor, ahi le dejo eso y paz amados no les coloque las cita porque aqui me imagino que ya deben saber todo eso y sino, pues como dije al principio lean. lean y lean oren, oren y oren y vigilen, alerta y alerta.

  7. Tuve la intención de considerar ciertos los argumentos de quienes estan en contra de la guerra espiritual, pero cuando me pongo a leer los comentarios encuentro burla, desprestigio y menosprecio hacia quienes no piensan como ellos. Entonces digo que si alguien necesita atacar y ridiculizar a otro para validar su propia opinion es poque no conoce toda la Escritura sino solo lo que le conviene y por lo tanto su interes es simplemente demostrar que tiene razon y no buscar la verdad y darsela a conocer a otros.
    (1ªPedro 3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; )
    (Gálatas 6:1 Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado)
    (Santiago 5:19, 20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver,
    sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.)
    No encuentro espiritu de mansedumbre ni reverencia en el siguiente comentario:
    “Gracias mis amados compañeros de guerra verdaderas, no de hojalata y de cartón, de aquellos ridículos que dicen atar y noquear al diablo,”
    Si asi hablas de tus hermanos en Cristo, que pueden estar errados en su doctrina(o no), a quienes la Palabra te manda a reprender con reverencia, no quiero imaginar como trataras a los inconversos.

    • Myriamas dijo:

      Totalmente de acuerdo
      todos tenemos algo que ata la vida, por ejemplo que se enfermen en su familia con enfermedades raras, o accidentes, o robos, o borracheras o mentiras, no es el echo de endemonizar todo sino de ser honestos con Dios y no burlarse de los que si creemos que la guerra espiritual es necesaria porque no estamos tratando con seres de carne y hueso es que ustedes no oran por la nación que necesita que se ore y se pelee por no mas derramamiento de sangre o impunidad, o sacar la corrupción como oran ustedes para proteger su familia o su nación esto no es de una persona o de creyentes esto es de todos.

      • Myriamas dijo:

        La palabra apostasía tiene su origen en dos términos griegos: απο (apo), que significa “fuera de”, y στασις (stasis), que significa “colocarse”

    • Fanyluz dijo:

      Excelente comentario el de Diego, muy acertado e inteligente.

  8. Cierto, debemos mejorar el discurso, hacer un esfuerzo por no dejar ofensas, mayormente a los débiles. Personalmente me siento muy preocupado con los guerreristas espiritualistas, razón, ellos añaden cosas que nada de coherencia tienen biblicamente, por ejemplo: Satanás dame lo que me quitaste, satanás dame lo que me pertenece, yo te bendigo, yo arebato mi familia a satanás. Señores, estas son expresiones discordantes, decontextualizadas. Yo creo que Satanás nada posee de los cristianos, Satanás no le ha quitado nada a los hombres, mejor les ha dado muchas malas costumbres, egoismo, envidia, adulterio, fornicación, robo, palabras desonestas, etc. Dios es quien nos ha quitado todas las malas cosas que Satanás nos dio cuando no conociamos a Cristo. Por amor a Dios y a su salvación no práctiquen esa mal llamada “guerra espiritual” esos métodos son tomados de los guerrilleros de Córdoba Colombia y de los brujos de Äfrica. No coman bolas mis hermanos, abran los ojos, no se dejen manipular por Peter Waner y otros más.

  9. Tradicionalmente la iglesia ha afirmado que su lucha es contra el mundo, la carne y el diablo. A finales del siglo XIX, como resultado de la influencia del modernismo teológico, se comenzó a dar menos importancia al diablo hasta el extremo de negar su existencia. Para muchos cristianos del mundo occidental la guerra espiritual se redujo, en efecto, a una lucha contra el mundo y la carne. Últimamente se ha producido una reacción hacia el otro extremo y se atribuye casi todo el mal al diablo. Nuevamente la guerra espiritual se redujo, esta vez a una lucha contra el diablo y sus demonios.

    Por un lado la táctica de Satanás es hacer pensar que no existe, a fin de poder obrar en forma inadvertida, y por el otro trata de obsesionar a la gente con su poder y actividad. Por eso creo que es de suma importancia que la iglesia de Cristo recobre un balance bíblico en esta materia.

    La guerra espiritual, ¿cómo se puede definir?

    Pablo exhorta a Timoteo: «Pelea la buena batalla de la fe» (1 Ti. 6:12). En el versículo anterior el apóstol manda seguir «la justicia, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre»; de modo que el contexto de su exhortación es la lucha contra el pecado. En 2 Timoteo 4:7 Pablo declara: «He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe». Aquí él afirma «ya estoy listo para ser sacrificado». El contexto en este caso es la lucha por mantenerse en el ministerio. En 1 Corintios 9:26, 27 Pablo escribe: «de esta manera peleo… golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado». Otra vez el contexto es la lucha por mantenerse dentro del ministerio. En Colosenses 1:29 Pablo afirma que está «luchando según la potencia de Él, la cual obra poderosamente en mí». En el versículo anterior su preocupación es «presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre»; de modo que el contexto es, nuevamente, el ministerio.

    Nos costaría demasiado tiempo examinar toda referencia que Pablo hace a la guerra espiritual, pero creo que se puede afirmar que Pablo la interpretaba en primer lugar como una lucha contra el mundo y la carne. La posición de los demás escritores neotestamentarios es similar. En casi todos los libros del Nuevo Testamento hay referencias a la lucha contra los poderes satánicos, pero están en minoría en comparación con las muchísimas referencias a la lucha contra el mundo y la carne. Por eso acepto la definición de la guerra espiritual como la lucha contra el mundo, la carne y el diablo, y en este orden.

    ¿Qué significa luchar contra el Mundo y la Carne?

    La influencia del mundo sobre el creyente se puede analizar bajo cuatro aspectos:

    La seducción de lo que el apóstol Juan describe como «los deseos de los ojos» (1 Jn. 2:16). Casi todos los avisos comerciales procuran explotar estos deseos.
    «La vanagloria de la vida» (1 Jn. 2:16), o sea el ansia por la fama y el reconocimiento de parte de nuestros semejantes, que conlleva el temor del «qué dirán».
    Muchas ideas y actitudes que están en pugna con la verdad de Dios (Col. 2:20-23) y que influyen directa o indirectamente en nuestros pensamientos.
    Las amenazas y la persecución de parte de las autoridades (Hch. 4:29).
    La influencia de la carne impide que el creyente siga su deseo renovado de cumplir con la ley de Dios (Ro. 7:22,23). Los instintos corporales de comer, beber, reproducirse y mantenerse vivo, muy fácilmente se vuelven egoístas, de modo que empiezan a militar contra los intentos espirituales de negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Cristo. El mundo con sus insinuaciones y amenazas apela precisamente a estos instintos corporales a fin de hacernos carnales.

    El primer paso en la guerra espiritual debe ser aislar la carne de estas insinuaciones y amenazas mundanas. Por eso me parece que la lucha contra el mundo debe venir primero. Hay por lo menos cinco pasos que se pueden dar:

    Huir de ciertas tentaciones (1 Ti. 6:10, 11 y 2 Ti. 2:22). Un joven se quejó a su pastor de que no podía quitarse pensamientos lascivos. El pastor le preguntó si había algo que estimulaba tales ideas y el joven le contestó que eran los avisos fuera de un cine por el cual tenía que pasar rumbo a su trabajo. El pastor le preguntó entonces si no había otro camino a su trabajo y el joven confesó que sí lo había. Cambiar la ruta a su trabajo le ayudó mucho a este joven.

    Es importante llenar la mente de pensamientos edificantes (Fil. 4:8) de modo que no haya tiempo, ni campo para las sugerencias del mundo (Ef. 5:11, 12). Hay un dicho: no se puede impedir a los pájaros volar por encima de nuestras cabezas, pero sí podemos prevenir que hagan sus nidos en nuestros cabellos. (Martín Lutero).

    Es necesario evitar la compañía repetida de personas divisionistas o contaminantes (Ro. 16:17, 18; 1 Co. 5:1 y 15:33). «Dime con quién andas y te diré quién eres».

    Es urgente establecer prioridades claras que formen hábitos en nuestra vida (Mt. 6:33 y Hch. 4:19).

    A las autoridades que nos quieren desviar de la obediencia a Dios hay que contestar con respeto pero con firmeza (Dn. 3:16-18).

    Estos pasos son buenos y ayudarán a disminuir la presión sobre nosotros, pero como aprendieron los monjes en la Edad Media, aislarse del mundo no ofrece ninguna garantía contra los apetitos de la carne. Las medidas que sirven contra el mundo no valen contra la carne. Ni los ritos religiosos (He. 10:4), ni las reglas (Col. 2:21-23), ni los esfuerzos propios (Ro. 7:18-21) sirven para dominar la carne. Lo que tenemos que hacer es crucificarla (Gá. 5:24). Pero, ¿cómo? Pablo, basándose en las palabras de nuestro Señor en Juan 12:32, 33 nos señaló el camino a seguir. Cristo no murió solo, porque ante los ojos de Dios toda la vieja humanidad fue crucificada con Él (Ro. 6:3-6; 2 Co. 5:14 y Gá. 6:14). Es en la medida en que descansemos en este hecho y permitamos que la vida resucitada de Cristo reine en nuestras vidas, que la victoria de Dios sobre nuestra carne se hará una realidad (Ro. 6:11-14 y 8: 2-4).

    La lucha contra el diablo y sus demonios

    Nuestro Señor Jesús «fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo» (Mt. 4:1). No se dice que fue llevado para atacar al diablo, sino que Él, por medio de la palabra de Dios, resistió a Satanás. Durante su ministerio Cristo, por medio de su palabra, echó fuera a los demonios que se opusieron a Él, o que le fueron presentados (Mt. 8:16). Hasta en su segunda venida nuestro Señor Jesús no tomará la iniciativa en atacar a Satanás y a sus huestes (Ap. 19:11-21).

    El Señor dio autoridad a sus doce discípulos para echar fuera demonios (Mt. 10:1). No leemos, ni antes o después de la muerte del Señor, que ellos buscaron a los demonios a fin de atacarlos, sino que respondieron cuando un endemoniado se les presentó. El famoso pasaje en Efesios 6:10-18 dice la misma cosa. Con la excepción de la espada del Espíritu y, posiblemente, la oración, todo el armamento mencionado es defensivo. El propósito de la lucha es «resistir en el día malo y habiendo acabado todo, estar firmes» (versículo 13). Creo, entonces, que nos toca resistir al diablo y no atacarlo.

    El ataque diabólico contra Jesús no fue constante. Después de la tentación en el desierto, Satanás «se apartó de Él por un tiempo» (Lc. 4:14). No leemos de otros intentos diabólicos contra Cristo hasta que Pedro se hizo portavoz de Satanás en su esfuerzo de desviar al Señor de la cruz (Mt. 16:22, 23). Después el diablo no reapareció hasta unos días antes de la crucifixión, cuando entró en Judas Iscariote (Lc. 22:3), procuró promover la caída de Pedro (Lc. 22:31) y, por fin, después de la última cena, se acercó a Cristo mismo (Jn. 14:30). Se podría objetar que en parte mi argumento se basa en el silencio, pero entonces contestaría que no hay un solo texto en la Biblia que dé la impresión de que los ataques diabólicos son seguidos. A veces sospecho que aquellos que tanto hablan de ataques diabólicos no saben lo que realmente son, porque un ataque diabólico es algo pavoroso.

    Ninguno de los casos de exorcismo que se mencionan en el Nuevo Testamento tuvo lugar en la iglesia. El echar fuera a los demonios era parte de la obra evangelística. Esto también concuerda con la enseñanza de las epístolas. En Col. 1:13 Pablo escribe, refiriéndose a Dios: «El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo». La salvación en Cristo se define, entre otras cosas, como la liberación del poder de Satanás (Hch. 26:18). En 1 Jn. 5:18 el apóstol amado escribe: «sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda y el maligno no le toca». Sugerir, como se hace a menudo hoy en día, que un cristiano está expuesto continuamente a los ataques del diablo y, aún peor, que un cristiano puede ser poseído de un demonio, quita, a mi juicio, valor a las promesas del Nuevo Testamento.

    Satanás fue derrotado en la cruz de Cristo (Col. 2:15). El diablo acusó a Job en la presencia de Dios, pero al morir por nuestros pecados, el Señor Jesús le quitó al diablo su arma con que nos acusaba en la presencia de Dios (Ap. 12:10). A raíz del sacrificio de Cristo, Satanás fue echado de la presencia de Dios (Jn. 12:31) y no puede influir más en el puesto de mando de este universo. Su campo de acción ya está limitado a la tierra (Ap. 12:12). Como no puede tocar a los creyentes, los ataca de las siguientes maneras:

    A través de persecución por parte de las autoridades. No hay que asumir que toda persecución es directamente inspirada por Satanás, y sobre todo no hay que decir tal cosa a las autoridades involucradas, pero en términos generales se puede decir que la persecución a la iglesia proviene de Satanás (Ap. 12:17).
    Por medio de acusaciones hechas por otras personas. El diablo es experto en levantar sospechas. Los creyentes no deben participar en el trabajo de acusación en especial cuando se trata de acusar a otros cristianos.
    Por medio de amenazas. En este caso el diablo se presenta como león rugiente (1 P. 5:8), pero como es padre de mentira, en muchos casos no tiene la autoridad necesaria para ejecutar sus amenazas.
    Por medio de tentaciones, dudas, insinuaciones y mentiras que él lanza como dardos de fuego contra los creyentes. En estos casos el diablo se nos presenta como un ángel de luz con el objeto de confundirnos.

    Contra tales ataques el creyente dispone de no menos de siete defensas:

    La verdad. Puesto que una de las armas principales de Satanás es la mentira, el creyente tiene que ajustarse estrictamente a la verdad en lo que dice acerca de otras personas, lo que piensa de sí mismo y lo que enseña sobre Dios y el evangelio. También parte importante de la verdad es confesar todo pecado que uno haya cometido.
    La rectitud. Ya que Satanás incita a compromisos incorrectos, el cristiano puede frustrar muchos de sus intentos simplemente con una administración transparente de sus negocios y un trato justo a los demás. También las iglesias pueden evitar muchas maquinaciones diabólicas mediante un manejo honrado y abierto de sus finanzas.
    La disposición de compartir el evangelio cada vez que se presente una oportunidad. Una de las armas de Satanás es el temor al qué dirán. Si no nos avergonzamos por el evangelio esto automáticamente frustrará muchos de los esfuerzos diabólicos contra nosotros.
    La fe. Adán y Eva cayeron porque desconfiaron de Dios y aceptaron la insinuación de Satanás de que Dios, al prohibirles comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, les estaba reservando un bien importante (Gn. 3:5). La confianza en la bondad de Dios y en su sabio manejo de los eventos nos protegerá contra muchas de las artimañas del enemigo.
    La salvación y la presencia de Cristo en nosotros. A una señorita se le preguntó el secreto de su buen humor. Ella contestó que no siempre había sido así: antes, cada vez que sentía una tentación, salía a pelear con el diablo y siempre perdía, hasta que aprendió a decir: «Señor Jesús, allí está otra vez el diablo tocando a mi puerta con una tentación. Por favor, ábrele y pregúntale lo que necesita». Con esto Satanás desaparecía en el acto.
    La espada del Espíritu. Cristo dio un ejemplo tremendo del uso de la palabra de Dios contra Satanás durante su tentación en el desierto. Sufrí mucho en un ataque satánico por no fijarme en la promesa de que una oveja del Señor reconocerá su voz (Jn. 10:4). El no reconocer una voz que se escucha es en sí una señal de alarma.
    La oración. En todo momento Satanás está bajo el control de Dios y por esto Cristo nos enseñó a orar: «líbranos del mal» o, como bien se puede traducir: «líbranos del maligno». El Señor advirtió a sus discípulos: «velad y orad para que no entréis en tentación» (Mt. 26:41). Igualmente el arcángel Miguel al contender con el diablo no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él sino dijo: «El Señor te reprenda» que también es una oración (Jud. 9).

    Cuatro preguntas actuales acerca de la guerra espiritual

    Cristo dio autoridad a sus doce discípulos sobre los espíritus inmundos. ¿Significa esto que sigue dando tal autoridad a todos los creyentes hoy? En su comisión a los setenta Cristo no mencionó la autoridad sobre los demonios (Lc. 10:1-11). Sin embargo cuando los setenta regresaron ellos dijeron: «Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre» (Lc. 10:17). Esto se puede interpretar de dos maneras:
    Se dio igual autoridad a los setenta, y la frase acerca de la autoridad sobre los demonios no se repitió porque era una cosa sobreentendida. Aun así debemos recordar que los setenta representaban un grupo especial que no tiene su equivalente hoy. Cristo no dio igual autoridad a los setenta pero en el curso de su misión, ellos encontraron que tenían poder para echar fuera a los demonios que se presentaron.
    De cualquier forma dudo que antes de su segunda venida nuestro Señor haya dado una autoridad generalizada a todos los creyentes sobre las fuerzas del mal. Interpreto las palabras «en breve» en Romanos 16:20 como una referencia al retorno de nuestro Señor (Compare Ap. 22:6, 7 donde se usa la misma expresión o una palabra muy similar). Es común ahora afirmar que se está atando a Satanás o a sus demonios. Cristo ató a Satanás y a sus demonios (Mt. 12:28, 29) y al final un ángel comisionado lo hará también (Ap. 20:1, 2), pero no hay en el Nuevo Testamento texto seguro que indique que los creyentes, en general, lo puedan hacer ahora. Mientras tanto el apóstol Judas advierte contra el peligro de faltar el respeto a las potestades superiores aunque sean malignas (Judas 8). Saco la conclusión de que el creyente tiene autoridad de echar fuera un demonio en el nombre del Señor si se ve confrontado con una persona endemoniada; o de decir a Satanás que se vaya si él se presenta, pero que no tiene autoridad para dar órdenes generales a Satanás y sus huestes en el sentido de atarlos o prohibirles el paso a cierto lugar.
    ¿Cómo se distingue un caso de posesión demoníaca o endemoniamiento? Creo que esta pregunta es muy importante, porque se hace mucho daño a una persona insinuándole que tiene un demonio cuando no es así. La persona afectada bien puede desmoralizarse por completo y, cuando no pasa nada después de un intento de exorcismo, empieza a dudar que Dios le pueda ayudar. Por eso creo que Pablo esperó muchos días en el caso de la muchacha con espíritu de adivinación (Hch. 16:16-18), porque quería estar seguro de que ella realmente tenía un demonio antes de entrar en acción. Durante el ministerio del Señor Jesús los demonios se distinguieron por su oposición a Cristo en combinación con su conocimiento sobrenatural. Recientemente leí el testimonio de uno que es ahora director de un instituto bíblico en Tailandia. Su padre era un budista destacado que se había metido en la brujería. El hijo, de alguna manera, recibió un Nuevo Testamento y se puso a leerlo, hasta que se convirtió, aunque no dijo nada a nadie de lo que le había pasado. Unos días después su padre le dijo que su tía, a quien quería mucho, estaba enferma. «La voy a visitar», dijo el padre, «¿quieres acompañarme?» «Por supuesto», le contestó el hijo. Cuando estaban llegando a la casa escucharon gritos fuertes que mencionaban el nombre del hijo y decían «Que no venga a mi casa». El padre se extrañó y entrando a la casa dijo: «Hermana, ¿qué te pasa? Es tu sobrino favorito», pero la mujer sólo gritó con más fuerza: «Que se vaya de mi casa porque tiene a Cristo en su corazón». Al verse descubierto, el hijo entró en la casa y dijo: «Espíritu, no sé quién eres, pero en el nombre del Señor Jesucristo sal de ella». Después de unas convulsiones el espíritu inmundo salió y ella se recuperó.
    ¿Cómo se distingue entre la disciplina de Dios, un ataque satánico o un percance de la vida? Otra vez la pregunta es de mucha importancia, porque a la disciplina de Dios hay que someterse incondicionalmente, hay que resistir al ataque satánico y al percance hay que aguantarlo con paciencia.
    En primer lugar es necesario pedir al Señor que nos ilumine en cada caso y nos oriente a reaccionar.
    En segundo lugar es preciso recordar que el Señor no nos va a proteger contra todos los percances de la vida. De otra manera muchos se convertirían e Él sólo por los beneficios.
    En tercer lugar debemos confiar en que, mientras la disciplina del Señor es para nuestro bien (He. 12:11), el ataque diabólico es sólo destructivo. El problema es que al principio la disciplina del Señor y el ataque diabólico se parecen mucho. Con el tiempo se aprecia la diferencia. Mi opinión personal es que el Señor sólo permite un ataque diabólico en los casos que su disciplina no haya tenido efecto o que la lección que Él quiere dar, sólo se puede aprender a través de una intervención de Satanás. Estoy convencido de que muchas pruebas que atribuimos al diablo son en realidad una disciplina del Señor o el resultado de nuestro descuido. En Guatemala me contaron de un pastor a quien le discernieron un espíritu de choque porque sufrió una serie de accidentes automovilísticos.
    ¿Se dirige la guerra espiritual siempre contra autoridades satánicas? Muchas veces se interpreta el texto de Efesios 6:12 en el sentido de que todos los principados, potestades y gobernadores mencionados allí pertenecen a las «huestes espirituales de maldad» de la última parte del versículo. Pero en Efesios 1:21 Pablo se refiere a «todo principado y autoridad» (las mismas palabras en el griego) «no sólo en este siglo, sino también en el venidero». Es más natural entonces interpretar Efesios 6:12 en el sentido de que la lucha espiritual se dirige contra poderes terrenales y celestiales. Esta interpretación concuerda con el cuadro que nos da el libro de Apocalipsis. En Apocalipsis 17:8, por ejemplo, se habla de la bestia en términos que hacen pensar en un ser espiritual o celestial, pero en el versículo que sigue, en una referencia clara a la ciudad de Roma, se dice que las siete cabezas de la bestia son siete montes. Muchas veces las autoridades terrenales no tienen idea de que son manipuladas por Satanás y tal sugerencia las ofendería mucho. Por eso la lucha del creyente contra las autoridades terrenales debe librarse con todo el respeto debido (1 P. 2:17) y aun en la lucha contra las huestes malignas en el aire se debe guardar humildad y cortesía (Col. 2:18 y Jud. 10).

  10. ROSA dijo:

    BUENO LA VERDAD ES QUE ES FUERTE:VER COMO MIS HERMANOS EN CRISTO SE PELEAN POR CADA UNO EN DAR SU PROPIA OPNION,DONDE ES CLARO SEGUN LA PALABRA QUE NO DEBEMOS CONTENDER CON LA MISMA ,VA PARECER DURO,PERO CREO QUE CUANDO NO SE HA TENIDO EXPERIENCIA EN CIERTAS AREAS PODEMOS DAR CUALQUIER TIPO DE OPINION,BIEN ES CIERTO QUE SI EL SEÑOR NOS ADVIERTE DE LA LUCHA CONTRA REGIONES CELESTES ES QUE SI HAY PERSONAS ENDEMONIADAS,COMO EXPLICAN LOS CASOS DE ORDENARLE A LOS DEMONIOS SALIR DE LAS PERSONAS CUANDO JESUS CAMINABA CON SUS DISCIPULOS-PORQUE,Mateo 24:35: EL CIELO Y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.Hebreos 13:8: Jesucristo es EL MISMO ayer, y hoy, y por de los siglos.Gálatas 5:1Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de la esclavitud.II Corintios 3:17:Porque el Señor es el Espíritu; y donde esta el Espíritu del Señor, allí hay libertad.“Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!… No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma”. Hebreos 10:26-39 Debemos ser santos porque Dios es santo (1 P. 1:16). Es un concepto simple. Si Dios es tan puro que ni siquiera puede ver el pecado (Hab. 1:13), y considerando que su Santo Espíritu vive en todos los creyentes, ¿cómo podría alguien pretender vivir una vida llena de pecado y al mismo tiempo tener una buena relación con Cristo? La Biblia es muy clara cuando nos recuerda que “si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad.” (1 de Juan 1:6, Igualmente, deberíamos ser santos porque no hay mejor manera de vivir nuestras vidas. No hay persona tan infeliz como un(a) cristiano(a) viviendo en desobediencia al Señor. Pero cuando no permitimos que el pecado nos enrede, entonces, podemos experimentar la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, y la libertad que el Espíritu Santo da a aquellos a quienes El controla (Sal. 119:165; 2 Cor. 7:9-10; Sal. 119:45; 2 Cor. 3:17). Cuando caminamos en santidad somos instrumentos poderosos en las manos de Dios, ya que en nosotros el mundo puede ver un destello de su santidad y su pureza (2 Tim. 2:20-21). Los creyentes que andan en santidad son inconmovibles, victoriosos, y gozosos. Ellos caminarán con Dios y El caminará con ellos. Ellos hablarán con El y El les responderá; y conocerán el gozo inexpresable que experimentan los que dicen “no” al mundo y a la vieja naturaleza, para seguir a Cristo.PARA CONCLUIR COMO PUEDE UNA PERSONA SI TIENE DOBLE VIDA NO DANDO TESTIMONIO DE CRISTO ECHAR FUERA DEMONIOS NO PORQUE NO HAY AUTORIDAD,Y ESA SOLO SE OPTIENE CUANDO DEJAMOS EL PECADO Y NOS SANTIFICAMOS EN EL SEÑOR.

    • Myriamas dijo:

      Me gusta sus opiniones y tiene razón en muchas de ellas se le agradece el aporte. Es verdad pero se habla de muchas cosas y mi pregunta es si tu tienes una enfermedad que es inoperable que se mantiene y se es creyente, entonces el pacto se invalida por estar enferma? Yo creo en Cristo hace 15 años he visto milagros y muchas otras cosas mas a nivel espiritual, las liberaciones por así decirlo se hacen en el nombre de
      Cristo no por nuestra propia mano, lógico, el hombre solo, no tiene la capacidad para echar fuera demonios, ni para sanar, ni para nada, pero si somos instrumentos para ayudar a otros a ser libres en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. ahora bien, dice la palabra que ningún hijo de Dios debe estar enfermo y aun así hay enfermos en la congregación sea por una gripe, un virus, bacteria o algo que esta funcionando mal en el organismo, entonces se diría que se invalida el pacto de Dios por estar enfermo? Entonces como responder a esto sino es por que algo esta pasando a nivel espiritual, me imagino que donde ud se congrega siempre hay necesidades. Entonces como va a hablarles a estas personas que creen pero que aun no hemos podido ver la sanidad completa? Lógico uno anda en santidad, buscando ser limpio constantemente a través de la sangre de Cristo, pero me gustaría una respuesta que dijera el porque sino hay algo sobrenatural en el ambiente espiritual, se ora contra las cosas del mundo y la carne pero se pelea contra seres espirituales como lo dice la palabra no luchamos contra carne ni sangre es decir no se luchas contra la personas sino contra lo que la controla, esto no invalida el pacto mas bien lo hace vida porque se aplica todo lo que Jesús mismo nos enseño, Cuando mando los 70 fue para decir que se podía hacer la liberación en el nombre de Cristo, no el nombre de Pablo o Pedro o algún apóstol. Fíjese que en la palabra dice que hubo 2 personajes que quisieron liberar como lo hacia creo que Pablo y dijeron en el nombre del que cree Pablo lo quisieron echar fuera y fueron avergonzados y desnudados por la persona que este demonio poseía y todo porque no lo hicieron en el Nombre de Cristo por su sangre.
      Cristo murió dejo su sangre para que fuéramos libres, y aplicáramos esto en medio de toda la congregación, todos tienen problemas sean de salud, monetarios, familiares, personales etc, ninguno de ellos invalida el pacto de ser salvos, todos conocemos de Cristo y aun así muchos seguimos luchando entonces no es algo espiritual? Claro que lo es, el enemigo usa un millón de artimañas para hacer que nos desviemos del verdadero propósito que son salvar almas, siempre abra oposición y es mas la oposición espiritual que física, es mas real lo espiritual que físico, hasta los científicos lo dicen, por ejemplo la soledad no es buena porque dice que la gente que se siente sola muere mas rápido y la soledad no es un esta físico sino espiritual y muchos otros que ahorita no recuerdo, No es solo la lógica también esta la mano de Dios. se lucha contra huestedes de maldad en los lugares celestiales, principados potestades gobernadores de maldad etc habla claro de lo que hay en el reino espiritual, obviamente todo esto lo obtiene el Diablo porque siempre quiere copiar todo lo que Dios tiene. El Señor tiene un ejercito celestial que son los ángeles arcángeles querubines serafines tronos etc, estos están escritos en la palabra de Dios

      • Myriamas dijo:

        No debemos dar alardes de cuanto sabemos en sabiduría humana sino en cuanto hacemos por aprender lo que Cristo nos dejo como herencia espiritual si el vino a esta tierra fue no solo para morir por nosotros sino para enseñarnos que se puede vivir rectamente manteniendo una comunicación intima con Dios, Jesús mismo lo enseñaba en todo lo que hacia y decía la palabra Cristo oro, Se levantaba de madrugada. Si el lo hacia nosotros aun mas. Tenemos las mismas capacidades de Cristo de orar buscar la palabra leerla ponerla por obra echar fuera demonios claro que se hace porque dice la palabra “He aquí os doy potestad de hollar sobre las serpientes y sobre los escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada en ningún modo os dañará”.Fíjese que en esta porción habla de fuerzas del enemigo y quien es el enemigo de Dios, el Diablo, ¿Cuales fuerzas? Las demoníacas lógico, solo es leer. Todo en su nombre, en el de Cristo. ¿Donde esta lo inventado siendo que acá se lee claramente? La armadura de Dios también esta escrita en el nuevo testamento, cuando Jesús fue tentado que dijo? “ESCRITO ESTA: Siempre el decía escrito esta, nosotros hacemos todo en su nombre porque escrito esta.

      • Guillermina dijo:

        Te acuerdas del ejemplo de Nuestro Salvador, cuando le preguntaron de un nino ciego de nacimiento, y el contesto. Esto no es culpa de sus padres, sino para que Mi Padre se glorifique, . Tambien cuando no quiso sanar a pedro/pablo. Que le dijo. Bastate mi gracia.
        Dios te bendiga.

  11. Guillermina dijo:

    Si. Soy Cristiana y no tan facil me quisiera meter a guerra espiritual a menos que este convencida. Es muy tentadkr, pero mi entendimiento tambien es que el que tiene el fruto del Espiritu Santo no tendra ataques ni tentaciones tanto como el que no lo tiene, Dijo Nuestro Senor Jesus, “y en estos dos mandamientos se cumple la ley” y contra los tales no hay ley. No hay opositor, adversario, mucho menos guerra. Tengo batallas para decidirme, pero si tengo la certeza que la Paz no trae guerra?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s