RETORNANDO A LAS SAGRADAS ESCRITURAS –IV PARTE-

IDENTIFICANDO LOS ERRORES MÁS COMUNES, IMPARTIENDO PRECISIONES BÍBLICAS. Marcos Andrés Nehoda.

6. MALDICIONES GENERACIONALES.

Hoy se habla mucho de Sanidad Interior, Maldiciones Hereditarias o Generacionales y de Liberación o Exorcismo. El pensamiento concluyente es que aquellos que han experimentado el Nuevo Nacimiento por haberse convertido a Cristo, aunque hayan sido perdonados por Dios y limpiados por la Sangre preciosa que derramó Jesucristo en la Cruz del Calvario, aún necesitan ser sanados interiormente, todavía necesitan que en sus vidas sean cortadas o quitadas las maldiciones que cargan en su familia desde tiempos inmemoriales; y que, aunque Jesucristo y el Espíritu Santo y el Padre están en sus vidas, aún tienen que ser echados fuera unos cuantos demonios. Esta enseñanza pone en segundo término o en segundo lugar a la Obra Perfecta y Consumada de Jesucristo en la Cruz del Calvario, desacredita el poder de la Sangre del Señor Jesucristo derramada a favor de la humanidad y quita protagonismo y realidad al hecho de la presencia del Señor por Su Santo Espíritu en los corazones.

Un cristiano, un hijo de Dios, uno que ha sido salvado del pecado y de la condenación, en el cual habita el Espíritu Santo y que ha experimentado el Nuevo Nacimiento, ¿necesita que le quiten por exorcismo supuestos demonios que aún habitan en su interior? ¿Será que la Obra Completa, Perfecta y Consumada de Cristo en la Cruz aún necesita ser completada, cortando las maldiciones familiares sufridas de generación en generación? ¿Será cierto lo que dice La Palabra de Dios “De modo que, si alguno está en Cristo, es una nueva persona, las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas” (2º Corintios 5.17) o necesitamos que alguien venga a hurgar en el basural de nuestra vida pasada, haciéndonos recordar los viejos pecados ya perdonados y olvidados por Dios, para pretender sanarnos interiormente lo que Dios ya sanó? ¿No será que estamos predicando mal el Evangelio? ¿Estaremos acaso predicando un evangelio diluido, liviano, centrado en las emociones y en los beneficios a recibir, en la prosperidad y sanidades físicas; en vez de anunciar “… acerca del Arrepentimiento para con Dios, y de la Fe en nuestro Señor Jesucristo”? (Hechos 20.21). Con respecto al quiebre de maldiciones, sanidad interior y liberación, nosotros predicamos El Evangelio del Reino de Dios; Jesucristo reinando en las vidas. Decir ‘Evangelio’ solamente es decir ‘Buenas Noticias’. Pero, ¿buenas noticias referidas a qué? El Evangelio del Reino de Dios. ¡Ahora sí tenemos la buena noticia completa! Las Buenas Noticias de que Dios quiere Reinar en las vidas. Éste es el Evangelio bíblico que nosotros predicamos. El evangelista pregunta:

“¿Quién quiere ir al Cielo? Levante su mano”. Y muchos la levantan. “¿Quién quiere ser feliz?” Y todos responden que sí. “¿Quiénes quieren que Dios reine en sus vidas?” ¡Pocos quieren esto! “Muchos son llamados, mas pocos escogidos” (Mateo 20.16). “No temáis manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el Reino”. (Lucas 12.32). Cuando el Señor entra en el corazón hace perfectos para siempre a los santificados y nunca más se acuerda de nuestros pecados y transgresiones, porque los sepulta en lo profundo del mar; de modo que, el que está en Cristo, es una nueva persona; las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas. (Hebreos 10.14 ‐Hebreos 8.12 ‐ Hebreos 10.17 ‐ Jeremías 33.8 ‐ Miqueas 7.19 ‐ 2º Corintios 5.17).

Jesucristo no está llamando a la puerta de los corazones rogando entrar; Él reclama lo que es suyo, por haberlo pagado con Su Sangre Preciosa derramada en la Cruz. Cuando las personas abren la puerta con el picaporte que solamente está en su interior Jesucristo entra con valijas y todo; porque no viene como visita por un tiempo, viene como nuevo Dueño para quedarse allí, en forma definitiva. Las hace perfectas para siempre, les da vida eterna, no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de Su Mano, ni ninguna otra cosa creada las  podrá separar del Amor de Dios; ahora son hijos de Dios, participantes de Su naturaleza divina. (Hebreos 10.14, Juan 10.28, Romanos 8.39, 1º Juan 3.2, 2º Pedro 1.4). Un texto bíblico clave está en Gálatas 3.13‐ 14: “Cristo nos redimió de la Maldición de la Ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la Bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la Promesa del Espíritu”.

CONTINUARA

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Retornando a la Biblia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a RETORNANDO A LAS SAGRADAS ESCRITURAS –IV PARTE-

  1. Luz dijo:

    Si es así. Pero si es bueno ministrar a las personas, para que compartan sus heridas, por ejemplo una violación que tuvo en la infancia y quizás jamás a nadie se lo contó y aunque haya aceptado a Cristo, e incluso crecido, esa raiz de amargura aún está y le impedirá avanzar mas en su vida cristiana. Por eso es necesario que la persona hable con un consejero, que tenga conocimiento sobre sanidad interior para ser guiado a enfrentar ese recuerdo, que aún le duele, y se quebrante al contarlo, y guiarlo a perdonar con la palabra, generalmente es un proceso, el consejero deberá ser perseverante en ayudar a la persona. Algunos pastores piensan que es suficiente con las predicaciones desde el púlpito y otros estudios bíblicos, para que las personas maduren espiritualmente, pero todos tenemos heridas de la infancia, aunque viviésemos en un hogar cristiano o una familia con principios morales, como en mi caso. Lo se por experiencia propia, y por verlo y aconsejar personas. No alcanza, con estudiar mucho la Biblia, escuchar muchas prédicas, es necesario ser sanados interiormente y Dios utiliza a hijos suyos capacitados para esto.

  2. Luz dijo:

    Yo tenía, muchos años de cristiana, creía y creo con todo mi corazón, que soy pecadora por lo tanto merezco el infierno. Pero Dios mandó a su Hijo a morir en la cruz por mis pecados, me arrepentí, acudí a Cristo y su sacrificio para mi salvación, entendiendo claramente que yo no podía salvarme por buenas obras, sino solo depositando mi vida en Cristo. Y el llenó el vacío que había en mi corazón, ´no tenía grandes pecados, pero ´me creía buena, pero entendí que era tan pecadora a los ojos de Dios como el mas vil pecador. Comenzé a servir como maestra de escuela dominical y les predicaba el mensaje de salvación y muchos niños hicieron la oración de fe conmigo, y algunos adultos. Luego fui a un congreso misionero y ante la sorpresa de muchos me manifesté, y les llevó un tiempo liberarme. A mi jamás se me había cruzado por la cabeza que algo así me podía suceder, yo era hermano libre, y vivía en santidad. Pero vivíamos con la familia de mi esposo que practican el ocultismo. De noche yo le tenía fobia a la oscuridad, me parecía que iba a ver al diablo, y eso que en aquella época yo creía que el diablo lo único que hacía era tentar. y casi no pensaba en él. A partir de la liberación y entender que tenemos que hacer guerra espiritual le perdí totalmente la fobia a la oscuridad y otras que tenía. Me cambió la vida y pude ser mucho mas utilizada por el Señor que antes, fui feliz por primera vez en la vida, aún en medio de las pruebas. Además, recuerdo que yo también era líder de adolescentes, y a veces se peliaban entre ellos,etc. Cuando comenzé a hacer guerra espiritual por ese tema, antes de la reunión todo cambió, y si algún día me olvidaba, oh sufríamos las consecuencias. Tengo muchos testimonios sobre el tema, pero sería muy extenso.Bendiciones. yo estoy con ustedes unida contra la apostasía pero tenemos algunas diferencias. Comencé a mandarles a algunos amigos cristianos de facebook el video de Wilkerson llamado a la angustia, en el que aparecen la foto de varios apóstatas, oro para que el Señor les abra los ojos. Amén.Siento que es mi obligación como si fuese un profeta del antiguo testamento. Dios los bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .