¿QUIERES SER SANO?

Por: Yuri Banegas

“Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. 

Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. 
Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día”. Juan 5:1-9

No pretendo hacer una gran exégesis de este pasaje, solamente me parece muy interesante el parangón que encuentro entre esta situación y algunas circunstancias que se ven en la actualidad.

No es desconocido para nadie lo que al presente se llaman “Campañas de Sanidad”, “Noches de Milagros”, “Noches de Gloria” etc., actividades a las que masivamente corren las personas en busca de un milagro, una señal, una respuesta del cielo. No dudo que muchos van con sinceridad de corazón, y su misma necesidad les lleva a poner su fe en estas campañas. He escuchado el testimonio de personas que han dicho: “si el siervo me pusiera las manos seria sano” haciendo grandes filas esperando conseguir los mejores puestos, a fin de que el supuesto “siervo del Señor” se digne a pasar por sus asientos. Es inconcebible pensar que escogen a las personas que van a pasar a dar los testimonios. Se trata de gentes que no tienen mayor gravedad, pero los casos fuertes como ser personas que evidentemente están muy enfermas no son tomadas en cuenta, ¿será que tienen temor de quedar en evidencia?

Es una verdadera lastima que las gentes anden detrás de las señales. Esto no es nuevo, ya los Judíos demandaban señales de Jesús, a lo cual el Señor increpó diciendo: “Y él respondió, y les dijo: La generación mala y adulterina demanda señal; mas señal no le será dada, sino la señal de Jonás profeta.” Mateo 12:39. Y ¿Cuál era esta señal sino su muerte y resurrección? Pero ellos no lo entendieron y al igual que las personas hoy en día andan buscando la fascinación, lo espectacular, el show y no les importa hacer grandes filas y esperar por largas horas por entrar a un estadio, gimnasio o edificio donde se haya anunciado alguno de estos predicadores modernos. Otros, por inocencia o por ignorancia, sumado a su necesidad por recibir sanidad o prosperidad, acuden a estos eventos esperando con ansia ver al “ungido del Señor” y piensan como aquella mujer con flujo de sangre, quien pensó que si tan sólo tocase el borde su manto, así hoy en día muchos quieren tocar al siervo de Jehová, al menos la orilla de su saco, pero con tanto guardaespaldas, protocolo y ujieres alrededor de él es casi imposible poder acercarse.

En el estanque de Betesda, de tiempo en tiempo ocurría esta señal, un ángel descendía y agitaba las aguas y el primero que descendía al estanque era sano. Ya puedo imaginarme la locura de la gente cuando esto acontecía. Y el hombre paralítico en mención tenía menos posibilidades que ninguno, pues su enfermedad le imposibilitaba para poder competir con otros enfermos que no estaban en esta condición. Jesús le pregunta: ¿Quieres ser sano? La respuesta de este hombre nos deja ver que él esta enfocado en el milagro del estanque. No sabe quién es el que le habla, no sabe que se trata de Jesús el verdadero sanador, de ahí la razón de su respuesta, parafraseando: ¿me preguntas que si quiero ser sano? ¿cómo puedo ser sano si cada vez que quiero llegar al estanque otro viene antes que yo? Jesús le sana por el poder de su palabra.

Me pregunto ¿Qué sano a aquel hombre? ¿la señal del estanque? Definitivamente no, ¿la fe de este hombre? Sin querer especular, la lógica me dice que este hombre estaba enfocado en la señal del estanque pues el veía imposible ser sano en las condiciones que se encontraba. Pues nos queda pensar que fue sano por el poder de la palabra pronunciada por Jesús.

La sanidad puede darse por varias razones, por la fe del que ora y ministra la oración por sanidad, por la fe del que pide y por la misericordia de Dios. Pueden conjugarse las tres, una de ellas, dos, no se, los milagros son eso sencillamente, milagros, situaciones inexplicables que se dan a favor del pueblo de Dios por su voluntad.

Pero hoy en día, en las campañas de sanidades, presentan al ministro como un personaje, hasta veces mágico, con poderes sobrenaturales, capaz de sanar todas las enfermedades, sin embargo ya se ha descubierto el engaño de muchos, que se lucran  a través de estos cultos, sacando grandes dividendos. No dudo que haya personas que son sanadas en estas campañas, por su fe y por la misericordia del Señor, y a lo mejor estaban ahí como el paralítico de la historia, sintiendo un gran vacío por no poder acercarse al estanque y descender en el y poder ser sanos. A lo mejor no consiguieron un buen asiento cerca del “ungido del Señor” pensando que nadie los llevaría hasta él para alcanzar su milagro. Sin embargo “Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras”.
Salmo 145:18.

Hubo ocasiones en las que Jesús alabo la fe de algunas personas, como el caso del centurión, otros como la mujer del flujo de sangre:  “Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva.
Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora”.
Mateo 9:20-22

Dios es Todopoderoso y todo suficiente, en el hay sanidad para nuestras dolencias y además es soberano. Hoy se predica que el estar enfermo es señal de maldición, si esto fuera así Pablo estaba maldito porque en una de sus cartas hace mención a sus enfermedades “Os ruego, hermanos, que os hagáis como yo, porque yo también me hice como vosotros. Ningún agravio me habéis hecho. Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio; y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús”. Galatas 4:12-14 la cual el mismo la define como un “aguijón en su carne”. Es bíblico que los ancianos de la congregación oren por los enfermos, imponiendo manos y ungiendo con aceite, pero no hay poder alguno en los ancianos ni en el aceite, el poder esta en el Señor, en la obediencia a su Palabra y en la fe. “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados”. Santiago 5:14-15. Pero el pretender que unos cuantos llamados “Ungidos” arrebaten para si el monopolio de las sanidades no va de acuerdo con el patrón bíblico.

Tengamos cuidado, no caigamos en el error de alabar a hombres que pretenden tener el poder de Dios. Si estamos enfermos y afligidos hagamos oración y ayuno, busquemos nuestras autoridades, pidamos consejo, creamos a Dios y sus promesas. Pero no vayamos de campaña en campaña buscando las señales que Jesús mismo dijo seguirían a los cristianos. Hay enfermedades que requieren tratamiento de la ciencia y medicina, otras son producto de la vejez y el deterioro natural del cuerpo, otras son por el descuido y la insalubridad, y hay otras donde se hace necesaria la intervención divina pues solo un milagro podrá cambiar las circunstancias. En todo caso Dios tiene el control de todo, siempre y cuando nosotros le hayamos dado a él ese espacio en nuestras vidas como el Rey soberano que haga su voluntad.

No deje de ver estos videos donde se muestra como hay personas que con fe sincera han ido a estas campañas de sanidad pero que ha recibido a cambio de ello la indiferencia de sus organizadores y además de ello estos llamados “ungidos” se hacen millonarios a costa de la fe de sus seguidores.

http://www.youtube.com/watch?v=QfotDVOHFrw&feature=player_embedded

http://www.youtube.com/watch?v=nxyhqeSXvz0&NR=1

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Salud, Sanidad Emocional. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿QUIERES SER SANO?

  1. Gracias Yuri por este artículo.

    DIOS YA NOS DIO TODO EN JESUCRISTO.
    ¡¡¡¡ EL PADRE ENTREGÓ A SU HIJO SANTO!!!! ¡ DIOS ENTREGÓ A SU HIJO SANTO, SANTO, SANTO, A LA CRUZ POR TODOS NUESTROS PECADOS!
    Y DIOS NOS REGALA EL MÁS PRECIADO Y PRECIOSO REGALO;: ¡¡¡¡ UNA CRUZ PARA MORIR JUNTO A CRISTO. LA GRACIA DE, SER SEPULTADOS JUNTO A ÉL Y LA BENDICIÓN DE RESUCITAR JUNTO A CRISTO, NACIENDO DE NUEVO, FRUTO DE UN CORAZÓN VERDADERAMENTE ARREPENTIDO, PARA DECLARAR CON TODO NUESTRO SER: ¡¡¡¡¡¡¡JESUCRISTO, BENDITO SEÑOR, BENDITA ES TU SANGRE, REY DE reyes y SEÑOR DE señores !!!!!!! ¡¡¡¡¡ MI SEÑOR, MI.SALVADOR!!!. .
    SI SOMOS VERDADEROS CRISTIANOS Y ALGÚN DÍA ESTAMOS ENFERMOS PENSEMOS QUE NUESTRA VIDA ES DE DIOS Y QUE ÉL TIENE EL CONTROL DE TODO. LOS VERDADEROS CRISTIANOS ¡¡¡¡VIVEN!!!! BAJO LA BENDICIÓN DE DIOS.

    TODO, TODO, TODO ES ÚNICAMENTE PARA LA GLORIA DE DIOS Y CONFORME A SU VOLUNTAD. NUESTRA FE NOS SALVARÁ, SEA QUE DIOS DISPONGA QUE SIGAMOS EN ESTA TIERRA O SEA QUE DIOS DISPONGA QUE NOS VAYAMOS DIRECTAMENTE A LA PRESENCIA DE JESUCRISTO.

    ¡ QUÉ DIOS BENDIGA A SU IGLESIA, QUE LA INUNDE DEL PODER Y LA FUERZA DE SU ESPÍRITU SANTO! ¡ EN EL NOMBRE SANTO DE JESUCRISTO! AMÉN.

    Bendiciones para todos

  2. suahel figueroa dijo:

    exelente articulo hermana, Dios le bendiga

  3. Herrera pablo dijo:

    Muy buena reflexion, me goze tanto en ella!..que el dios todopoderoso te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .