UN RETO QUE LO DEJO EN VERGUENZA

Alberth EinstenUN PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE BERLÍN PROPUSO UN DESAFÍO A SUS ALUMNOS CON LA SIGUIENTE PREGUNTA:
“¿Dios creó todo lo que existe?”
Un alumno respondió, valientemente:
Si, Él creó …
¿Dios realmente creó todo lo que existe?
Preguntó nuevamente el maestro.
Sí, señor, respondió el joven.
El profesor respondió: “Si Dios creó todo lo que existe, ¡entonces Dios hizo el mal, ya que el mal existe! Y si establecemos que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, ¡entonces Dios es malo!!”

El joven se calló frente a la respuesta del maestro, que feliz, se regocijaba de haber probado, una vez más, que la fe era un mito.

Otro estudiante levantó la mano y dijo: ¿Puedo hacerle una pregunta, profesor?

Lógico, fue la respuesta del profesor.

El joven se paró y preguntó: Profesor, ¿el frío existe?
¿Pero que pregunta es esa?… Lógico que existe, ¿o acaso nunca sentiste frío?

El muchacho respondió: “En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor.
Todo cuerpo o objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía;
el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía”.

Y, ¿existe la oscuridad? Continuó el estudiante.

El profesor respondió: Existe.

El estudiante respondió: La oscuridad tampoco existe. La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz.“La luz la podemos estudiar, ¡la oscuridad, no! A través del prisma de Nichols, se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores,
con sus diferentes longitudes de ondas. ¡La oscuridad, no!

“¿Cómo se puede saber qué tan oscuro está un espacio determinado?
Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio.” “La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre
cuando hay ausencia de luz.”

Finalmente, el joven preguntó al profesor: Señor, ¿EL MAL EXISTE?

El profesor respondió: Como afirmé al inicio, vemos estupros, crímenes, violencia
en todo el mundo. Esas cosas son del mal.

El estudiante respondió: “El mal no existe, Señor, o por lo menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien…De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios.” Dios no creó el mal. … El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos. Es igual a lo que ocurre con el frío cuando no hay calor, o con la oscuridad cuando no hay luz.

El joven fue aplaudido de pié, y el maestro, moviendo la cabeza, permaneció en silencio …

El director de la Universidad, se dirigió al joven estudiante y le preguntó:

¿Cuál es tu nombre?

Me llamo ALBERT EINSTEIN…

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en ALBERT EINSTEIN, Ilustración. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a UN RETO QUE LO DEJO EN VERGUENZA

  1. nelson dijo:

    desde el punto de vista terrenal esta excelente ese articulo, tanto que a mi me impacto la primera vez que lo lei, aunque con otra vesion.. pero me parece que contradice la biblia por que ella nos enseña que Dios puso el mal para que buscaramos el bien, la maldicon y la bendicion, la vida y la merte para que nosotros escogieramos..

  2. [ ] dijo:

    La historia es falsa, en su epoca estudiantil Albert Einstein no hablaba con fluidez. Ademas el genio siempre se declaro ampliamente ateo.

    • maldon dijo:

      Con mucho respeto Pastor Mario, comparto la misma opinión, ya que la historia no pertenece a Albert Einstein, algunas personas o cristianos en su deseo de convertir a las almas usan este tipo de estrategia,buena o mala no lo sé, pero no es correcto mentir. Por ahí hay otra historia acerca de un agujero que encontraron en Rusia, acerca de voces del infierno, totalmente falsa.

    • SERAFINAGORAS dijo:

      DE ACUERDO, ES FALSA Y SI NO DIGAN DE DONDE OBTUVIERON ESA MENTIRA, PUEDEN LEER LA AUTOBIOGRAFIA DE EINSTEIN Y EN NINGUNA PARTE DICE NADA SIMILAR. MENTIRA QUE UTILIZAN A SU CONVENIENCIA. DIOS NO EXISTE

  3. omarjuno1 dijo:

    El decir que Dios pone el mal tambien es un error dios lo unico que hace mediante su palabra es es hacernos ver el mal y al mostrarnos el bien nos da la opcion de escoger entre los dos advirtiendonos de los resultados de nuestra decicion tan sencillo asi y asi de facil y sin enredos.

  4. Mateo dijo:

    Primero quiero decir que lindo intento del pastor por intentar demostrar la existencia de su dios, lindo e IGNORANTE, Einstein no era un genio en la clase como muchos creen, el era bastante distraido y aveces ni llegaba a clases, ademas no hablaba de esa forma tan fluida, otra cosa, Einstein era abiertamente ateo, nunca the cristiano, sus padres eran judios pero se alejo de su religion mediante crecio, esto es una mentira, creada por xenofobos como el pastor Mario Fumero que creen que pueden meter a la fuerza Su religion creyendo que hacen el bien y que odian a sus projimos que no sean evangelicos, es la verguenza de la humanidad.

  5. HP dijo:

    Tengo entendido que él era ateo.

  6. Carlos dijo:

    Einstein no era ateo, pero tampoco era cristiano ni practicaba ninguna religión. Creía que el universo había sido creado por Dios pero concebía a éste como un ser impersonal e inalcanzable.

  7. mountain dijo:

    Según informa Protestante Digital, se ha subastado una misiva escrita por el conocido científico Albert Einstein a su colega italiano Giovanni Giorgi, cuando este último era profesor de la Universidad Sapienza, en Roma. El texto se escribió el 12 de julio de 1925, y en él Einstein señala que «Dios creó el mundo con más elegancia e inteligencia». Además, tras mencionar someramente algunos temas de la física, concluye: «No tengo dudas sobre la validez de la teoría de la relatividad».
    Creencias religiosas

    Estatua de Albert Einstein en la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades.
    Einstein se declaró agnóstico, a la vez que rechazaba la etiqueta de ateo.59 Dijo que creía en el Dios «panteísta» de Baruch Spinoza, pero no en un dios personal, una creencia que criticó.60 61 Einstein distingue tres estilos que suelen entremezclarse en la práctica de la religión. El primero está motivado por el miedo y la mala comprensión de la causalidad y, por tanto, tiende a inventar seres sobrenaturales. El segundo es social y moral, motivado por el deseo de apoyo y amor. Ambos tienen un concepto antropomórfico de Dios. El tercero –que Einstein considera el más maduro–, está motivado por un profundo sentido de asombro y misterio.62

    En una carta a la Asociación Central de Ciudadanos Alemanes de la Fe Judía, en 1920, les escribe:

    Ni soy ciudadano alemán, ni hay nada en mí que pueda definirse como “fe judía”. Pero soy judío y estoy orgulloso de pertenecer a la comunidad judía, aunque no los considero en absoluto los elegidos de Dios.6

  8. maldon dijo:

    Es correcto su aporte Mountain, soy una persona tan común como la mayoría. Pero no logro entender el misterio de estas personas que fueron criadas en el seno de una familia judía; donde les enseñan la Torá el Talmud y han vivido en la tradición oral, ¿por qué desconocen a Dios. Ya que es el fundamento de ésta nación. Esto me confunde porque creo que cada ser humano en la tierra se pregunta: ¿De dónde venimos?, ¿por qué estamos aquí? y ¿Hacia dónde vamos?, la explicación tradicional de la teología Bíblica la conozco; pero en realidad es que la mayoría de personas creemos por fé, no porque hayamos tenido una experiencia palpable o probada: Nuestro Señor Jesucristo dijo: “”Ustedes examinan las Escrituras porque piensan tener en ellas la vida eterna. ¡Y son ellas las que dan testimonio de Mí!. Pilatos le preguntó: ¿Qué es la verdad?.

    Por la fe creemos lo que El dijo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida”, por fe también creemos: “Benditos los que no vieron y creyeron”, sin embargo; no puedo negarlo en el fondo hay una pregunta curiosa, ¿Por qué Dios no nos responde a nuestras inquietudes teológicas?, ¿Cuál es el misterio?, ¿por qué la Biblia no da mayores detalles? Es razonable y justo lo que dijo Einstein, la nación Judía no son los preferidos de Dios. (Ya algunos están alzando sus oídos en tono molesto ¿o no?), la Biblia dice que todos somos de un sólo Linaje, eso quiere decir que toda la humanidad es igual para Dios, porque EL nos creó ¿o es mentira?, eso viene siendo como: ¿Si usted es Padre de familia, ¿solo querría a un hijo y al otro lo odiaría?, ¿le daría todos los beneficios sólo a él o ella?, ¿cómo se sentirían los demás?, no puede haber contradicción en la Escritura. Ya sé, ya sé; Dios es soberano… pero también es amor, y el amor es… ya conocemos el concepto 1 Cor. 13: El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.. Carl Sagan de origen Judío también manifestó no creer en Dios, él fue un estudioso del universo, ¿entonces?, discúlpenme; pero me aturde qué ellos habiendo sido educados con los textos originales hebreos, afirmen que el concepto Bíblico solo es una tradición tribal, hebrea. ¿Quién no quiere conocer la verdad real? ¿o solo se conforma en creer lo que le dicen?, yo quiero. Esto lo he hecho a manera de reflexión, ya que hay situaciones difíciles en nuestras vidas, que como dijo el Pastor Fumero, “Hay momentos que una desea tirar la toalla”, o “Estoy cansado del Cristianismo moderno”.

    Espero no herir sensibilidades; pero seamos realistas.

  9. Don Jorge dijo:

    Temer a Dios
    y
    ateìsmo

    En referencia a Israel en el Antiguo Testamento y a las iglesias en la era moderna, leemos:
    “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado;” (Isaías AT).

    ¿Que es en realidad el santo temor de Dios?
    Segùn las iglesias, temer a Dios es hacer Su voluntad; lo cual implica que todo el que hace la voluntad del Señor, le teme.
    Pero la Escritura corrige a las iglesias, porque nada ni nadie està fuera de la voluntad de Dios. De hecho, si una hoja cae de un àrbol, es por voluntad de Dios. La Santa Biblia nos enseña que aun satanàs està sometido a la voluntad de Dios:
    “… y aunque se escondieren de delante de mis ojos en lo profundo del mar, allí mandaré a la serpiente y los morderá.” (Amós AT).
    “Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá.” (2 Samuel AT).
    “Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.” (1 Crónicas AT).
    En el libro de Amós el Señor dice que la serpiente harà Su voluntad “y los morderà”. El libro 2 de Samuel dice que Jehová “incitó a David contra ellos”; y en 1 Crónicas Jehová incitó a David por medio de satanás, el cual hizo Su voluntad.

    Y si satanàs hace la voluntad de Dios ¿es porque el santo temor del Señor està en èl? Si esto fuera asì, satanàs jamàs se habrìa rebelado contra Dios.
    Todos hacemos la voluntad de Dios, los que le temen como los que lo aborrecen. Todo se hace segùn Su voluntad. Todo està sujeto a Su voluntad.

    Solamente los verdaderos creyentes, los hijos del Reino, temen a Dios porque lo aman: “Si me amàis, guardad mis mandamientos.”
    Ese es el santo temor de Dios: Obediencia.
    Nada que agregar.
    El amor a Dios causa obediencia: Temor de hacer lo desagradable delante de Èl.
    En la otra cara de la moneda està el miedo de Dios o atrición; es decir, el arrepentimiento de haber ofendido a Dios por miedo a las consecuencias, al castigo.
    La desobediencia causa el miedo de Dios. La desobediencia a Dios es el pecado original; ¿recuerdan la desobediencia de Adàn y Eva? Estos, despuès de desobedecer a Dios, sintieron miedo y se escondieron de Su presencia. (Ge. 3:8,10).
    Pero, siendo hijos de Dios, ¿còmo no sintieron temor al desobedecer?
    No lo sintieron porque aún no habían sido abiertos sus ojos; no sabiendo el bien y el mal, carecían de discernimiento. Despuès de cometido el pecado: el terrible miedo de Dios, porque:
    “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (Hebreos NT).

    De la misma manera los hijos del mundo, los pecadores sienten miedo de Dios; muchos de ellos -los mal llamados ateos- tratan inùtilmente de esconderse de Su presencia negando, no la existencia de un Dios todopoderoso, sino Su autoridad, Su juicio.
    Un ateo no es sino un agnòstico desertor. Un agnòstico es alguien de doble moral: Por un lado trata de ‘ocultar el sol con un dedo’; es decir, pone en duda la existencia de un Creador, aduciendo que es imposible demostrar su existencia; ignorando, de esta manera, Su creaciòn. Por el otro, se resiste a negar la existencia de un Dios todopoderoso.
    El agnosticismo niega, al hombre, la capacidad de conocer a Dios; la Palabra en cambio, nos da esa capacidad.
    Son agnòsticos aquellos que en su ignorancia dicen ‘yo no creo ni dejo de creer’; en otras palabras, ‘no creo en Dios, no creo en su promesa; pero no dejo de creer que èl existe’. De ahí el miedo de Dios: De la incertidumbre, de no saber si podremos escapar de su ira.
    “… y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal.” (Sofonías AT).

    Los ateos, en su desesperaciòn, se aferran a sus propios caminos con la convicciòn de que negando la autoridad del Juez escaparàn del juicio.
    De la misma manera Saddam Hussein, rey derrotado de Babilonia, negò la autoridad del ejèrcito vencedor, alegando que: no tienen jurisdicciòn sobre mi persona; pero igual, fue condenado a morir en la horca.

    Los ateos pretenden negar la gracia y la ira, la autoridad y el juicio de Dios todopoderoso; con la convicciòn, en su ignorancia, de que esto los coloca en la misma liga de hombres grandes e ilustres; a la par de grandes nombres de la filosofía y las ciencias políticas; de la matemàtica y la física; o del psicoanàlisis. Nombres como: Marx, Sartre, Bakunin, Galilei, Einstein, Hawking, Freud, Darwin y muchos otros que no creían -segùn los ateos de pacotilla- en la existencia de un Dios todopoderoso.
    Sin embargo Karl Marx, considerado por muchos el padre del comunismo internacional: ‘Proletarios del mundo, uníos’, criticò a aquellos que, segùn èl, profanan el santo temor de Dios.
    ***

    Mikhail (Mijaíl) Bakunin, un filósofo ruso (contemporàneo y antagonista de Karl Marx) considerado uno de los màs grandes precursores del anarquismo, fue un ateo empecinado y consideraba a Lucifer, en el cielo, un revolucionario contra el poder absoluto de Dios.
    Bakunin era un hombre de alto nivel intelectual; no un ateo de pacotilla, sino un científico que como ateo se negó a aceptar la autoridad de un Dios todopoderoso; de ahí su admiración por Lucifer: De su creencia, por convicción, en la existencia de Dios.
    ***

    Albert Einstein, en sus famosas cartas, decía:
    -Mi religiòn consiste en una humilde admiraciòn del ilimitado espíritu superior que se revela a sí mismo en los pequeños detalles que podemos percibir con nuestra fràgil y dèbil mente.-
    Einstein, como científico, aceptaba -por convicciòn- la existencia de un Ser supremo, ante el cual debemos caminar con humildad.
    -Lo que veo en la naturaleza -decía- es una estructura magnífica que podemos comprender solo muy imperfectamente, y que esto debe cubrir una persona pensante con sentimiento de humildad. Este es un sentimiento genuinamente religioso que no tiene nada que ver con el misticismo.-
    En otras palabras, èl creía que Dios existe; pero no aceptaba el misticismo que predican las iglesias. Por eso, muchos aseguran que èl dijo:
    -La ciencia sin fe es inaceptable; la religiòn sin ciencia es ciega.-
    Es decir, nada de lo que científicamente había descubierto tenía validez sin la fe, sin la certeza de que ahí afuera, en el espacio sideral hay alguien, un Espíritu superior que todo lo controla; ese espíritu -dijo Einstein- no juega a los dados con el universo.
    Dicho en otras palabras, nada -absolutamente nada- naciò o se formò al azar ni se mueve por accidente; todo ha sido perfectamente planeado por un Ser todopoderoso.
    ***

    Dos de los científicos màs atacados por las iglesias son: Sigmund Freud, el padre del psicoanàlisis, y Charles Darwin, el padre del “evolucionismo”; sin contar a Galileo Galilei quien fue atacado -con saña- solamente por la iglesia Catòlica Romana.
    Freud acusò a las iglesias de construir el templo con una mano, y con la otra blandir el arma contra el que estorba la construcción.
    Es decir, la iglesia lo atacaba llamàndolo “hereje”, y él se defendía llamàndose -sarcàsticamente- a sí mismo “hereje perverso”.
    En una de sus cartas decía:
    -Estoy muy sorprendido de no haber pensado yo mismo en la ayuda extraordinaria que puede prestar el método psicoanalítico en la cura de almas, pero esto se debe seguramente a que yo, como hereje perverso, estoy muy alejado de esas cuestiones.-
    Tal parece que, aun estando alejado de esas cuestiones, no las ignoraba; por eso dijo de no haber pensado yo mismo; dicho en otras palabras: ‘de no ser solamente yo quien piensa de esa manera’.
    El apòstol Santiago también pensaba de esa manera:
    “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seàis sanados. La oraciòn eficaz del justo puede mucho.” (Santiago NT).

    Respecto a la cura de almas por medio del psicoanàlisis, los ateos de pacotilla alegan que Freud no se refiere a el alma en términos religiosos, sino en términos psicológicos.
    De acuerdo, porque si el alma està en la mente -la psique- lo màs seguro es que Freud no se refiere al alma mística: Unión íntima y espiritual con la divinidad.
    Mas cuando menciona la cura de almas en el contexto de Santiago 5:16, se refiere, sin lugar a dudas, a la salvación de las almas: La salvación de Dios.
    ***

    Charles Darwin, en su autbiografía, sin ninguna base científica escribiò:
    Para aquellos que admiten plenamente la inmortalidad del alma humana, la destrucción de nuestro mundo no aparecerá tan terrible.
    Pero el apòstol Pablo lo corrige:
    “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”

    Charles Darwin escribiò:
    Otra fuente de convicción en la existencia de Dios relacionada con la razón y no los sentimientos, me impresiona como [por] tener mucho más peso. Esto se deduce de la dificultad extrema o más bien imposibilidad de concebir este inmenso y maravilloso universo, incluido el hombre con su capacidad de mirar hacia atrás y lejos en el futuro, como resultado de un azar ciego o necesidad. Al reflexionar de este modo, me siento obligado a mirar una primera causa que tiene una mente inteligente en cierto grado análoga a la del hombre; Y merezco ser llamado teísta.

    En otras palabras, cuanto màs descubrimientos cientìficos, màs fuerte la inclinaciòn a creer en la existencia de un Ser extraordinariamente superior.

    La … imposibilidad de concebir este inmenso y maravilloso universo … como resultado de un azar ciego o necesidad. O, como dijo Einstein: Dios no juega a los dados con el universo.

    Darwin también dijo:

    No puedo pretender arrojar la menor luz a problemas tan abstrusos. El misterio del principio de todas las cosas es insoluble para nosotros; Y yo, por uno, debo estar contento de permanecer un agnóstico.

    Los agnòsticos de pacotilla, en su ignorancia no saben si creer o dejar de creer; Darwin, en su sabiduría declara: ‘yo sòlo sè que no sè nada’; como tambièn lo declara Einstein.

    ¿A hombres como èstos pretenden igualarse los ateos que en su ignorancia caminan delante de Dios en soberbia y jactancia?

    Como podemos ver, estos grandes hombres jamàs negaron la existencia de un Ser infinitamente superior (la comparaciòn, hecha por Darwin, de la inteligencia divina con la del hombre, una mente inteligente en cierto grado análoga a la del hombre, es plenamente respaldada por Gènesis 1:27; no se refiere a la mente finita del hombre); estos hombres se negaron sino a aceptar a Dios de la manera como lo predica nuestro señor Jesucristo; porque segùn algunos de ellos la Biblia nos muestra un dios de venganza; un dios que se vengarà de los que no creen en èl, enviàndolos al infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.