LA CRIONACIÓN

            Esta palabra procede de criogenia[1] y tiene que ver con la idea de congelar un cuerpo con la esperanza de resucitarlo cuando la ciencia avance más en el futuro.

Se cuenta que el famoso dibujante, fundador del impero Disney, Mr. Wald Disney al fallecer, pidió que su cuerpo fuese congelado y guardado en una cámara a una temperatura de 190 grados bajo cero, con el fin de preservar su cuerpo, sin deterioro, hasta un futuro en que la ciencia podría resolver la solución a la muerte ,y curar la enfermedad que le causó la muerte y resucitarlo de nuevo. A este proceso se le conoce como “crionación”.

En Estados Unidos existen varias com-pañías dedicada a la preservación de los cuerpo mediante un procedimiento de congelación acelerada. Para que el método pueda tener valor en el futuro, según afirman los expertos en esta teoría, se deben congelar los cadáveres en las primeras 6 horas de muerto, mediante un procedimiento de enfriamiento en seco, de forma acelerada y llevarlos a una temperatura promedio de 196 grados bajo cero. Actualmente una compañía en California llamada “ALCOR” realiza este trabajo a un costo para el cliente, o sus familiares, de $100,000.00 dólares. Después deberán pagar una alta cantidad mensual o anual para conservar el cuerpo en unos receptáculos especiales, en espera a que la ciencia algún día los pueda resucitar y restaurar el mal que padecían, restituyéndole la salud.

Los defensores y promotores de este procedimiento alegan que preservándose intacto los tejidos por un procedimiento sofisticada hay la posibilidad de que cuando se domine la muerte devolver la vida a estos muertos y restaurarles. Este método garantiza el más mínimo riesgo de descomposición pero ¿será suficiente este para devolver la vida al muerto después de tanto tiempo?

Todo esto parece un absurdo, sin embargo muchos gastan millones en tales teorías y técnicos  y empresa trabajan en este plan fantástico, no sé si con fines lucrativos, o porque están convencido que esto puede ser realidad. Aquí nos enfrena a un hombre queriendo jugar a ser “Dios”, y que piensa que la vida y la muerte son objeto manejables por el capricho humano. Es cierto que hemos logrado en algunos aspecto prolongar, de forma artificial, la vida, e incluso crear una vida partiendo de un clon, pero ¿resucitar muertos” después de tanto tiempo? Esto solo Dios lo puede hacer.

Al analizar este acción nos encontramos con dos razones que determinan que esto es más una ciencia ficción que una posible realidad. Veamos estas:

RAZÓN CIENTIFICA: Cuando el cerebro deja de funcionar, aunque el corazón siga latiendo, los médicos determinan la muerte física[2]. El cerebro es la parte esencial de la vida. En él se almacenan, de forma misteriosa, todas las sensaciones, experiencias, emociones y estí-mulos de la vida, pero cuando este  muere, y los nervios dejan de funcionar, todo lo almacenado se pierde, como un disco de ordenador cuando se daña y pierde la información. Y si la memoria se pierde ¿cómo seremos al volver a la vida? Esto es científicamente imposible.

RAZON TEOLOGICA: La muerte es la separa-ción del alma y el espíritu del cuerpo.  Una vez separada lo eterno de lo transitorio (el cuerpo) la Biblia ensaña que comparecemos al lugar que hayamos escogido: Cielo o infierno. También la palabra declara que habrá una resurrección de los muertos para los que están en Cristo, o ocurra el rapto, y que los impíos también resucitaran en el juicio final. Si esto es así, ¿cómo es posible que después de ir al lugar escogido, volvamos a vivir, dejando el cielo o el infierno?

[1]-(del griego κρύος [kryos], ‘frío’ ,y γενεια [geneia], ‘generación’) es el conjunto de técnicas utilizadas para enfriar un material a la temperatura de ebullición del nitrógeno o a temperaturas aún más bajas. La temperatura de ebullición del nitrógeno, es decir 77,36 K (o lo que es lo mismo −195,79 °C) se alcanza sumergiendo a una muestra en nitrógeno líquido. El uso de helio líquido en lugar de nitrógeno permite alcanzar la temperatura de ebullición de éste, que es de 4,22 K (−268,93 °C).

[2]– La muerte tradicionalmente se ha definido como el cese de todas las funciones corporales, con inclusión de la respiración y el latido cardíaco, pero como ha habido casos en los que fue posible revivir a personas que habían permanecido un tiempo dado sin respiración, actividad cardíaca o cualquier otro signo visible de vida, así como mantener la actividad respiratoria y el flujo sanguíneo artificialmente, se hizo necesaria una mejor definición de la muerte y durante las últimas décadas surgió el concepto de muerte cerebral o muerte encefálica. Tomado de Wikipedia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Muerte_cerebral

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Etica y Religión, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s