REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: TRISTEZA

Mario E. Fumero

Romanos 9:2  “Que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón.

Algunos predicadores extremistas han afirmado que un cristiano no puede estar triste, porque la tristeza es fruto del pecado, y obra de Satanás. Tal afirmación disparatada está totalmente desconectada de la realidad de la naturaleza humana, y de las enseñanzas bíblicas.

La tristeza, como la alegría, están relacionada con la vida emotiva de las personas. Son partes intrínseca de la naturaleza, y no operan por intervención demoníaca, ni por falta de fe, sino por sentimiento, amor o frustración.

Todos los grandes hombres de Dios tuvieron momentos de tristeza. Elías llegó a una tristeza tan grande, que le llevó a una depresión, cayendo debajo de un enebro con deseo de morir (1Reyes 19:4) . De igual forma Jeremías sintió lo mismo, y no hallo descanso (Jeremías 45:3).También los discípulos experimentaron tristeza (Lucas 22:45). El mismo Jesús se entristeció (Mateo 26:38). Tambien Pablo, de forma continua, sufrió tristeza y angustia de forma continua, producto del amor que le tenía por la Iglesia en esos tiempos difíciles de persecución (Romano 9:2, 2 Corintios 2:7).

No podemos satanizar la tristeza, porque es parte aun de la obra del Espíritu Santo, la cual nos produce dolor por el pecado, para arrepentimiento (2 Corintios 7:10), pero es bueno aclarar que hay dos tipos de tristeza, la que nace del amor y el arrepentimiento, que nos lleva al perdón, y la triste del mundo, como fruto del pecado y la rebeldía, el cual trae consecuencias. Además, para valorar el gozo, debemos pasar primero por el dolor y la tristeza y este nos dignifica y purifica.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Reflexiones en Palabras, Tristeza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s