CRISTIANOS CORRUPTOS!

Por David Wilkerson 28 de noviembre de 1994

La iglesia de Jesucristo ha desarrollado un distorsionado punto de vista acerca de lo que es la corrupción. No muchos cristianos comprenden la definición de Dios sobre la corrupción – y pocos admitirán que son culpables de esto!

Cuando pensamos de gente corrupta, pensamos mayormente en pecadores malvados. De acuerdo con nuestra teología, corrupción involucra alcohol o drogadicción, adulterio o fornicación, fraude, juego, homosexualidad, asesinato, robo, incesto u otros actos inicuos como estos. Estrechamos el significado de corrupción relacionándolo con pasiones desordenadas y vidas controladas por la lujuria.

Sin embargo, hemos fallado en comprender como Dios mira la corrupción! La definición de Dios es mucho ms profunda que las pasiones de la carne. La palabra corrupto significa un cambio de lo que es sólido y bueno a algo que es podrido y en decadencia. Corrupción significa alguna cosa que una vez fue completa, integra y buena – pero ahora ya no lo es, debido a la decadencia y la putrefacción que se ha establecido en ella.

Israel fue acusado por Dios de una corrupción que sobrepasaba aun la de sus enemigos idolatras! Mientras Moisés estuvo en el monte con el Señor, los israelitas decidieron construir un altar en honor de un becerro de oro. Comieron, bebieron, bailaron y se deleitaron ante un dolo vaco. Y Dios dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo, el que sacaste de Egipto, se ha corrompido. (Éxodo 32:7). Esta corrupción fue tan grande ante los ojos de Dios, que l trato de consumirlos en el mismo lugar donde se encontraban: Continúo diciendo el Señor a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es un pueblo muy terco. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira contra ellos y los consumir, pero de ti yo haré una nación grande (v.9-10).

Dios cedi, pero que cargo tan serio! Que haba hecho el pueblo para airarlo tanto? Sería su borrachera, su lujuria o su desnudez? Sería su frivolidad y juegos alegres que desarrollaron durante un tiempo solemne? No – fue mucho ms profundo que su misma idolatra.

Solamente unas pocas semanas antes, estos mismos israelitas habían sido libertados de las mismas garras de Faraón y su ejército. Y ellos habían estado a la orilla del Mar Rojo, estupefactos y asombrados, cantando alabanzas al Señor: Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico al Señor: Cantare yo al Señor, porque se ha cubierto de gloria; ha echado en el mar al caballo y al jinete. El Señor es mi fortaleza y mi cántico. Ha sido mi salvación. Este es mi Dios, a quien yo alabare; el Dios de mi padre, a quien yo enaltecer…Tu diestra, Señor, ha magnificado su poder. Tu diestra, Señor, ha aplastado al enemigo (éxodo 15:1-2, 6). Ahora, solo un corto tiempo más tarde, ellos fueron totalmente corruptos – y a punto de ser eliminados por ofender a Dios! El Nuevo Testamento usa este ejemplo para advertirnos: Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia (Hebreos 4:11).

Deseo tomar una mirada a esta corrupción desde el punto de vista de Dios. Quiero que enfrentemos la verdad, que podemos ser tan culpables de corrupción como lo fue Israel, cuando bailaron alrededor del becerro de oro!

  1. Corrupción es decidir olvidarse de la confianza en Dios, debido a la demora!

Al ver el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron a Aarón y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros, porque a Moisés, ese hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos que le haya acontecido. (Éxodo 32:1). Que terrible ceguera haba cado sobre este pueblo! En un momento preciso perdieron la confianza en Dios, ignorando que todo el cielo estuvo en movimiento, haciendo maravillosos planes para su futuro!

Sobre el monte, un tabernáculo haba sido descubierto para Moisés, a través del cual Dios mismo podrá venir y habitar en medio de ellos. Les estaba dando una ley para hacer de ellos un pueblo diferente y apartado de entre todos los pueblos de la tierra. Sus enemigos podrán ser derrotados y destruidos. Gigantes podrán ser muertos.

Dios también estaba trayendo a Israel a un lugar de paz, descanso y abundancia. l estaba planeando darles una gloriosa heredad – casas que no habían construido, huertos que no habían plantado, todas las cosas que habían deseado. Y además de todo esto, una tierra de leche y miel, pasto verde y vegetales.

En ese momento, todo el pensamiento de Dios está centralizado en las actuales necesidades de Israel y sus futuras bendiciones. Pero, mientras el Señor estaba haciendo todas las cosas para su beneficio y herencia, el pueblo estaba clamando, Donde esta Dios? Dónde está su dirección? No vemos evidencia de su fidelidad. Hay solamente silencio. Qué clase de Dios es este que nos deja solos, llenos de miedo, sin una palabra? Ya es suficiente para esperar – suficiente silencio y demora. Tomemos una decisión. Hagamos algo!

As Israel deliberadamente saco de sus mentes todas las cosas milagrosas que Dios haba hecho para ellos. Olvidaron las plagas sobrenaturales que haba enviado sobre Egipto. Olvidaron los milagros del Mar Rojo. Olvidaron las aguas endulzadas de Mara y el alimento de ángeles que les haba dado cada mañana. Aun no tuvieron en cuenta la imponente voz en el Sinaí encenderles a ellos. Todo lo que les importaba era que estaban en necesidad y solamente oían silencio.

Estaban bajo el hechizo de la incredulidad! Nada podrá mover a esta gente de su convicción que Dios no estaba más con ellos. Lo único que les importaba era satisfacer sus deseos internos por acción!

La Biblia dice que este pueblo literalmente se arrancaron sus zarcillos, y de esta manera Aarn pudo empezar a darle forma al dolo: Aarn les dijo: Quitad los zarcillos de oro que estn en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y tradmelos (xodo 32:2). Casi puedo or el excitado clamor de ellos a medida que el becerro tomaba forma: Ahora estamos logrando algo!

Nos parece imposible que un pueblo que recientemente tuvo experiencias sobrenaturales del poder de Dios, pudiera rpidamente sacrificar a un inanimado becerro de oro. Fueron estos israelitas realmente tan estupidos como para mirar sus zarcillos fundidos y decir: Este es el dios que nos sac de Egipto? Que increble ceguera!

Sin embargo, la ceguera y el estupor espiritual es la maldicin que acontece a todos aquellos que se vuelven de Dios para buscar ayuda y direccin en otros recursos. En efecto, podemos ser tan maldecidos y corruptos como los israelitas, cuando nos volvemos a los recursos humanos para alcanzar fuerza y consejo! Como Israel, olvidamos todas las misericordias y bendiciones que han venido de parte de Dios sobre nosotros. Olvidamos las muchas veces que l nos ha liberado de las garras del enemigo. Olvidamos todas sus promesas a nosotros en nuestra cmara secreta de oracin, y su compromiso de guiarnos hasta la muerte.

En vez de refugiarnos en nuestra cmara secreta de oracin, para derramar nuestro corazón ante el Seor de gloria, corremos al telfono para buscar ayuda de un amigo. Descargamos nuestro corazón con pastores, consejeros, miembros de la familia, aun extraos. Buscamos por todas partes por un consejo compasivo. Ponemos mala cara acusando a Dios de no escuchar o no contestar nuestro clamor. Finalmente, lloramos hasta dormirnos, languidecindonos en horribles ataques de soledad.

Amados, esta es la peor clase de corrupción entregarnos a tal temor y desesperacin! Haciendo esto, ignoramos la majestad y fidelidad de nuestro Padre amado! Dios dijo a Israel:

…. os he hablado desde el cielo. ….En todo lugar donde yo haga que se recuerde mi nombre, vendr a ti y te bendecir (xodo 20:22-24).

Se olvidara la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque ella lo olvide, yo nunca me olvidare de ti! He aqu que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mi estn siempre tus muros (Isaas 49:15-16).

Pero Israel contest: …Dios lo olvida; cubre su rostro, nunca ve nada (Salmo 10:11) Me dej Jehov, el Seor se olvido de mi (Isaas 49:14).

Hace poco tiempo atrs, recib una carta de un joven graduado de un seminario Bblico, quien haba pasado aos preparndose para el ministerio. Busc una posicin por todas partes, pero era rechazado cada vez que trataba. Finalmente, escribi a un amigo dicindole que estaba muy desanimado y que ahora estaba tentado a tomar su propia vida.

El amigo me envi la carta de este joven. Lea as: No puedo soportar ms. Solamente deseo dar mis talentos en un ministerio para el Seor, pero todas las puertas ante m estn cerradas. No tengo dinero ahora y estoy desesperado. No hay nada para m. Oro y clamo a Dios, y escucho sermones acerca de confiar en Dios. Pero no veo en mi futuro nada por lo cual valga la pena vivir. No tengo otra opcin sino pensar en tomar mi propia vida.

He orado por este joven y continuare hacindolo. Pero no se equivoque: Su desesperacin es un cuadro de corrupción!

Este joven, en esencia, esta diciendo: Dios me salvo – y entonces, me dejo flotando desamparado como una astilla en el ocano. El ha echado a un lado toda su confianza en el Seor – debido a la demora! El no sabe que Dios esta actuando a su favor detrs de la escena, haciendo que todas las cosas obren para su bien. Y que l esta esperando hasta que este joven diga: Seor, vivo o muerto, yo voy a confiar en ti! Cundo el llegue a ese punto, Dios actuara muy rpidamente!

Cada uno de nosotros se corrompe cuando asumimos cargas innecesarias de culpabilidad, temores, soledad, ansiedad, confusin. Significa que estamos rechazando descansar en las grandes y preciosas promesas de Dios! Dios no pone en ridculo a sus hijos cuando dice:

Sabemos, adems, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propsito son llamados (Romanos 8:28).

Los ojos del Seor estn sobre los justos y atentos sus odos al clamor de ellos…Claman los justos, y el Seor oye y los libra de todas sus angustias (Salmo 34:15,17).

Que increble visin para contemplar! Si el Seor nos permitiera una vislumbre detrs del velo, donde l esta preparando cosas buenas para todos quienes claman a l. Pero, debido a que no podemos soportar la demora, hacemos como Israel hizo y nos volvemos de l – eligiendo, en cambio, confiar en el brazo de la carne!

  1. CORRUPCIÓN ES PARARSE DESNUDO ANTE SUS ENEMIGOS!

Al ver Moisés que el pueblo estaba desenfrenado (desnudo), pues Aarn lo haba permitido, para vergenza en medio de sus enemigos,…. (xodo 32:25). La palabra hebrea para usada aqu como desenfreno, significa, desatados, exponer, sacar a la luz, echar fuera toda restriccin. Esto tambin infiere un nuevo principio. Los israelitas estaban diciendo, Las cosas no sucedieron como deberan haber sucedido. Estamos cansados de esta batalla, cansados de esperar en Dios. Y ahora vamos a disfrutar. Fuera con lo viejo! Deseamos libertad nueva, una nueva estrella – y lo queremos ahora!

Desnudez en la Biblia tambin tiene que ver con no tener su escudo. Cada hombre que no tena su escudo era considerado desnudo. Estos israelitas estaban literalmente as – desguarnecidos y bailando ante el becerro de oro – y as tambin dejaron a un lado sus armaduras.

Puede usted imaginar a sus enemigos, los amalecitas, escondidos en las montanas y mirando toda esta escena? Estos amalecitas temblaron ante la sola vista de Israel. Dios haba puesto un verdadero pavor hacia su pueblo, por lo tanto nunca deberan bajar la guardia.

Pero ahora vieron a Israel abandonando sus armaduras y desguarnecidos. Los amalecitas entonces estaban burlndose y rindose de ellos! Mrenlos – estn exactamente como nosotros! El Dios de ellos no tiene poder. No confan en l. Lo ves? Echaron a un lado todas sus normas estrictas! Desean lujuria, fiesta y juego como nosotros. Que santidad! Que hipocresa!

En ese solo acto de desenfreno, Israel menosprecia a su Dios ante los ojos de los impos! Hicieron que el Seor pareciera sin corazón, cruel, sin preocupacin, impotente. Menospreciaron su honor, su majestad, su omnipotencia. Dejaron de ser ejemplos para el mundo.

Y eso es exactamente lo que nosotros hacemos cuando nos despojamos de nuestros atavos de fe y dejamos nuestra confianza en Dios! Sin confiar en Dios como nios, un cristiano se para desnudo ante el mundo – expuesto a todas las dudas, temores, e incredulidad!

Dios tiene un plan especial para ti y el esta preparando cada detalle –
pero, t puedes ponerlo en peligro!

Israel estaba diciendo al mundo, No deseamos combatir nunca mas con nuestros enemigos. No deseamos resistir por ms tiempo. Hemos tenido suficientes rechazos y sacrificios, esperanzas futuras y bendiciones que nunca llegaron. Lo que deseamos es vivir y disfrutar ahora!

De la misma manera hoy, hay multitudes de creyentes desenfrenados en la iglesia. Estos son cristianos que están cansados de la lucha, de las situaciones difíciles, de la larga espera, de tiempos de soledad, de dolores y penas. Entonces están poniendo a un lado la confianza en Dios. Hablan como si l los hubiese abandonado. Ahora, desean solamente buenos tiempos, divertirse, rer, dejar a un lado la batalla.

Se olvidan de todas sus promesas. Rechazan la cámara secreta de oración. Ponen sus Biblias a un lado. Dejan de ir a la iglesia. Y empiezan a vagar en una busqueda egocéntrica de felicidad. No mas legalismo, no mas pesadez,dicen. Deseamos ser libres!

Estoy asombrado por el número de ministros que hoy estn dejando de pastorear. Nuestro ministerio recibe cartas de pastores que dicen, Estoy tan cansado – ya no puedo seguir manejando mas esta situacin. Algunos sufren crisis nerviosas.

Tambin escucho muchos ruegos de ministros y laicos de un lado a otro de la nacin que llaman a nuestro ministerio por consejos. Al escucharles hablar, cualquiera pensara que Dios es un tirano – qu la oracin no resulta y que la fe es intil!

Ellos, han perdido su confianza en Dios! Estn viviendo en temor y duda, pensando que Dios los ha dejado para solucionar las cosas por s mismos. Eso, mi amigo, es corrupción!

Dios ve esto y debe decir, T me haces aparecer ante todo el mundo, como un cruel capataz, como si te hubiera abandonado. Que clase de testimonio es este? Mi propia opinin es que sera ser mejor que bebas, fumes, maldigas o cometas fornicacin, en vez de hacer que Dios aparezca as ante los ojos del mundo! Has echado a un lado tus vestiduras de fe – su yelmo, sus zapatos, su escudo. Se ha desnudado de toda sus armaduras. Y estas desnudo, ante un mundo que ridiculiza a Cristo!

Un comercial de cerveza anima a nuestra generacin as, Sultalo esta noche. En otras palabras, Eche a un lado sus inhibiciones morales. Librese de todas las leyes y solo complcete a ti mismo. Haz lo que te haga feliz.

Los predicadores de la prosperidad, no estn lejos de esta manera de pensar. Algunos ensean, No esperes un pastel del cielo. T puedes tener tu propio sueo ahora mismo! Persguelo. Solo nmbralo, declralo, y es todo suyo! Hasta Pentecostales estn sosteniendo seminarios con este mensaje: T no tienes que vivir una vida tan restringida. Dios no es as. l desea que t te relajes y disfrutes t viaje al cielo. Es divertido – reljese!

Lo que ms me aterra hoy, es la condicin de nuestra juventud. Estoy alarmado por lo que he odo de algunos estudiantes cristianos. Muchos de nuestros jvenes no tienen relacin ni amistad con el Seor ni sentido de direccin. Y ellos tienen temor del futuro, mas que cualquiera generacin pasada. Pocos dicen, Dios me habla. Y menos aun dicen, Yo hablo con Dios.

En demasiados institutos y seminarios bblicos lo que se escucha es, Afuera con las prohibiciones. Esto es un manojo de legalismo! Cada vez que predico lo que parece un mensaje duro, un creciente numero de estudiantes estn diciendo, No puedo con esta clase de predicacin. Me pone nervioso!

As muchos se estn corrompiendo – no meramente debido a la erosin de la moral, sino ms bien porque no han descubierto o cultivado una confianza profunda en el Seor. No tiene una base de lealtad hacia l. Ellos viven conforme a sus emociones, porque nunca han conocido o experimentado el verdadero descanso en Dios. En cambio, viven en el momento, haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen.

Se han vuelto del Espritu de Dios a la msica del mundo – sus maneras, sus vestimentas, sus fiestas y frivolidades. Y poco a poco han lanzado fuera sus armas espirituales. Esto es desenfreno o desnudez espiritual – un rechazo de los viejos valores y un anhelo por la diversin y el placer.

Agradezco a Dios por esos estudiantes que estn creciendo en el temor y el conocimiento de nuestro bendito Seor. Dios ha prometido mantener una muralla de fuego para todos los que confan en el. Pero, cosas bsicas como la oracin son virtualmente desconocidas hoy para la mayor parte de la juventud cristiana.

Creo que el empuje principal de Satans en estos ltimos das, es corromper a toda la poblacin juvenil cristiana. l esta determinado a aplastar su confianza en la preocupacin de Dios por ellos. l quiere convencerlos que la fe y la oracin ya no son efectivas en esta poca de la ciencia y la razn.

La iglesia necesita caer de rodillas por nuestra juventud! Necesitamos clamar a Dios por un avivamiento de fe y confianza entre ellos hacia Dios. Si no lo hacemos – y si la tendencia continua – algunos de nuestros colegios cristianos pueden convertirse en los lugares ms corruptos de la tierra!

  1. Mientras algunos estaban sacándose sus vestiduras, un remanente santo estaba ponindose sus armaduras!

… se puso a la puerta del campamento y dijo: Quien este de parte del Seor, nase a m. Y se unieron a l todos los hijos de Levi. l les dijo: As ha dicho Jehov, el Dios de Israel: Que cada uno se cia su espada, regrese al campamento y vaya de puerta en puerta matando cada uno a su hermano, a su amigo y a su pariente. Los hijos de Levi hicieron conforme a lo dicho por Moisés, y cayeron del pueblo en aquel da como tres mil hombres. (xodo 32:25-28).

Aqu esta el cuadro: Los hijos de Levi eran los bisnietos de Levi – un hombre que haba sido un debilucho espiritual! Levi fue el hijo de Jacob, quien, con su hermano Simen, haba hecho que su familia hediera ante el mundo gentil que les rodeaba. Estos dos hermanos haban tomado una espada y mataron al hijo de Siquem por haber violado a su hermana Dina. Tambin mataron a Hamor, padre de Siquem, y tomaron todas su ovejas, vacas y asnos -aun sus esposas y sus pequeos. Que repugnante, horrible cuadro de Levi!

Sin embargo, ahora sus descendientes se levantaban para hacer lo correcto ante los ojos de Dios: …y se unieron a el todos los hijos de Levi (v.26). Esta gente no tena ninguna heredad espiritual sobre la cual sostenerse. Pero algo profundo dentro de ellos clamo, No traeremos ningn reproche sobre el nombre de nuestro Dios, como lo hizo nuestro padre. Nos levantamos y estaremos por el Seor!

Moisés les dijo, Si vuestra esposa o hermano o hermana o quien sea que haya bailado enfrente del becerro de oro, terminen con ellos! Esa clase de idolatra no puede ser permitida! La Escritura dice que estos hombres obedecieron, Los hijos de Levi hicieron conforme a lo dicho por Moisés, y cayeron del pueblo en aquel da como tres mil hombres (v.28).

El mensaje aqu es: Usted puede ser el primero de una simiente nueva y santa para Dios – una nueva heredad! Sin importar su origen. Usted puede ser la madre, el padre o una persona joven, que decide levantarse y estar por Dios – y quien recibe hoy su bendicin!

Dios no se preocupa por la forma en que fue criado. Tengo hijos espirituales por todo el mundo, cuyos padres fueron drogadictos, alcohlicos o vendedores de drogas, y cuyas madres vendieron drogas o fueron prostitutas. Cuando esta gente joven vino a Jess, el los acepto y los llamo para ser sus servidores. Y ahora son modelos para sus propios hijos. Se han convertido en madres y padres de Sion!

El Seor solamente desea saber una cosa: Levantara su espada y estar hoy por la justicia, la virtud y la rectitud? Tomara su posicin aun dentro de su familia y amigos – entre todos aquellos que estn desenfrenados y llenos de incredulidad?

Los hijos de Levi estaban comenzando su propia tradicin de piedad. Cada uno de los que ese da tomaron una espada tuvo hijos y nietos que les respetaban y le recordaron por su pasado piadoso. Les pregunto a ustedes padres: Cundo sus hijos empiecen a ser adolescentes, qu pensaran de usted? Le contaran a sus amigos, Mi padre siempre esta sentado en el sof. Todo lo que hace es ver televisin y jugar ftbol o pasar el tiempo. Madres – qu recordaran sus hijos de usted?

Dios le esta llamando ahora mismo para hacer lo que es santo – para pararse contra las tendencias de la poca! l desea que usted sea alguien que la gente respete. l quiere que empieces una nueva tradicin. No importa si es casado o soltero, de una familia distorsionada o una slida. Dios desea poner su fuego santo en usted!

Usted puede decir, Pero, ya he fallado. He perdido mi oportunidad! Hubo un tiempo que serv al Seor con todo mi corazón. Fui ungido, lleno de fe y confianza en l. Todos mis hijos y amigos me admiraron. Pero luego peque y le he fallado a Dios. Lo he perdido todo!

No – nunca es demasiado tarde con Dios! Nunca es demasiado tarde para que tome su espada y sea parte de su sacerdocio levtico. Puede volver a empezar en cualquier momento!

Hay una fuente en la parte baja de Manhattan dedicada a la memoria de un hombre llamado Jerry Macauley. Por aos este hombre fue un alcohlico y un vagabundo por las calles quien se deslizaba una y otra vez. Pero un da Dios dijo, Basta! – y el tomo el corazón de Jerry. Jerry empez una misin en esta ciudad que ha durado muchas dcadas. Cuando fue sepultado, la muchedumbre fue tan grande que pararon el trfico en la parte baja de Manhattan. Este fue un hombre que echo a perder su herencia. Pero, se arrepinti – y Dios le devolvi todo, por encima de lo que tenia!

Entonces, qu va hacer? Va a renunciar? O, va a tomar su espada? Puede preguntar, Qu significa quitar la vida a sus hermanos o hermanas? Cmo puede uno matar a esta clase de gente en estos tiempos? Lo haces viviendo entre ellos con paciencia, esperanza y gozo! Cuando todos a su alrededor comienzan a dejar la lucha, usted esta aumentando cada vez mas la lucha dentro de si mismo. As testifica ms y ms acerca de la fidelidad de Dios, aun cuando no pueda ver su respuesta. Eso matara, a todos a su alrededor con vergüenza por su propia incredulidad.

Oh, la incomparable gracia de Dios – para elegir a los menos dignos de entre la gente para hacer de ellos sus instrumentos: los hijos de Levi! Moisés les prometi: Hoy os habis consagrado al Seor, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que el os de hoy la bendicin. (xodo 32:29). Y Dios los galardono. Les dio un orden semi-sacerdotal llamado los Levitas, a quienes se les encargo el servicio de la casa de Dios.

Querido santo, no importa su origen o su herencia, usted debe dar un paso adelante y declarar, Estoy del lado del Seor! Estar firme contra todo lo que ataque su majestad y fidelidad. Echare fuera todos los temores y dudas. Tratare firmemente contra toda inclinacin hacia los placeres mundanos e idolatra. No me importa si mi familia o mis amigos han fallado; echo mi voto por el Seor!

Hay alguna cosa en su interior que le urge a un lugar ms alto en el Seor? Siente un fuego que se esta encendiendo dentro de usted por el? Siente que se renueva su fe y confianza en Dios? Sea agradecido! Esa es la voz de su Moisés – Jesucristo el Seor – llamndolo para que este de parte de l en estos das malos!

Que Dios le libre de la corrupción de dudar su preocupación por usted. Y que pueda esperar pacientemente en fe para que Dios obre todas las cosas a su favor. Su promesa para usted es mayor y ms preciosa que la promesa dada a los Levitas. l dice: Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio ni odo oy ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. (2 Corintios 2:9).

Tomará su espada por el hoy? Se levantara firme por su nombre en este tiempo tan perverso? ile a l todo su corazón, aun dbil como puede ser. Y l le dar una heredad santa más allá de sus sueños! Aleluya!


Usado con permiso por World Challenge, P. O. Box 260, Lindale, TX 75771, USA.

 

 

 

LA DOCTRINA DE JEZABEL

Por David Wilkerson
18 de enero de 1988
__________

Podría titular este mensaje: “El Peligro de ser seducido por falsa doctrina”.  Lea Apocalipsis 2:18-29 y verá que el mismo Cristo advirtió a la Iglesia en contra de la doctrina de Jezabel: “…porque permites aquella mujer Jezabel, que dice que es profetisa, enseñar y engañar a mis siervos, a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Apocalipsis 2:20).  La palabra griega para Jezabel es sinónimo de falsa maestra.  Claramente representa falsas doctrinas.  Jesús aclara esto continuando: “a cuantos no tienen esa doctrina.” (Ap. 2:24).

Hay una parte del pueblo de Dios lleno de buenas obras y caridad, teniendo fe y paciencia.  Pero los ojos de Jesús aparecen entre ellos ardiendo como llamas de fuego.  Con todo lo bueno y loable que hay, existe algo muy peligroso que se lleva a cabo, algo tan seductor, que Cristo advierte que enviará juicio y hará de ellos un ejemplo a todas las iglesias.  Algunos miembros de las iglesias estaban haciéndole el juego a Satanás.  Sus buenas obras, caridad, servicio, fe y paciencia fueron opacadas por la seducción que estaban envueltos, seducción de una falsa doctrina.  Estaban bajo el encanto de una falsa doctrina, una enseñanza que vino disfrazada como la verdadera Palabra, pero no lo era, de hecho, era maligna.
La seducción de los siervos de Dios.

Cristo dijo que: “Mis siervos están siendo seducidos.”  Ministros, hemos llegado a esta condición peligrosa que Cristo nos advirtió. Hay multitudes de pastores, maestros y evangelistas completamente seducidos por el encanto de la doctrina de Jezabel.  Estos maestros que han sido seducidos están a la vez produciendo “hijos de la seducción”.  Enseñan fornicación y el consumo de la comida de los ídolos.  Esto es fornicación espiritual.  Esto es comer la comida de las doctrinas demoníacas que exculpan el pecado.

Quiero decir en términos precisos que es peligroso estar bajo una doctrina errónea.  Una doctrina falsa puede condenarte ms prontamente que toda la lujuria y pecados de la carne.  Falsos predicadores y maestros están enviando más personas al infierno que todos los vendedores de drogas, alcahuetes y prostitutas juntos.  Esto no es una exageración.  Yo lo creo.  Multitud de cristianos mal dirigidos y engañados están cantando y alabando al Señor en iglesias esclavizadas por falsa doctrina.  Miles están con maestros que enseñan doctrinas de demonios y al oírlos comentan: “¿No es esto maravilloso?”

Cristo no toma este asunto a la ligera.  Sus ojos están otra vez taladrando la iglesia y ha venido a advertir y exponer esta doctrina y a salvar a sus siervos de esta terrible seducción.  Es mejor que reflexionemos seriamente acerca de esto.  Es muy importante la iglesia en la cual usted se congrega.  Es muy importante a quién esta usted escuchando.  Es muy importante la enseñanza que usted tiene en su corazón.

El pueblo de Dios se está acercando y entregando a Satanás en todos los aspectos, al entregarse en las manos de falsos maestros y promotores de falsas doctrinas.  Entregarse a Satanás evoca el pensamiento de adictos, alcohólicos, prostitutas, enfermos de SIDA y de ateos que odian a Dios.  ¡NO!  Esto est pasando en la iglesia, en reuniones evangelísticas, en convenciones religiosas y en los grandes seminarios.

La marca de un cristiano seducido es que es llevado de una parte a otra buscando nuevas y diferentes enseñanzas.  La Biblia advierte: “No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas porque bueno es que el corazón haya sido afirmado en la gracia; no en comidas, que nunca aprovecharon a los que se dedican a ellas.” (Hebreos 13:9).  No te dejes arrastrar de aquí y de allá, llevado de sitio en sitio.  No estamos hablando de esas pocas ocasiones en que un creyente maduro va a escuchar a un verdadero siervo de Dios predicar a Cristo y de arrepentimiento.  Estamos hablando de correr de sitio en sitio, de seminarios a convenciones, de iglesia en iglesia, de servicios evangelísticos a servicios de sanidad divina, sin tener raíces en ningún sitio.  Sus oídos siempre están ansiosos de oír algo nuevo, sensacional, entretenido, y placentero a la carne.  Los tenemos en la iglesia de Times Square aquí en Nueva York – callejeros, semillas humanas caídas, cabalgando en los vientos de las doctrinas.  Esta clase no vuelve mas aquí porque nosotros nos negamos a darle lo que ellos quieren.  Ellos quieren ser halagados, y no reprendidos.  Por lo tanto ellos vuelven a sus maestros – los aduladores, los promotores del pensamiento positivo.  Ellos se asemejan a los atenienses quienes: “en ninguna otra cosa se interesaban, sino en decir o en oír algo nuevo.” (Hechos 17:21).  Pablo advirtió a Timoteo: “Porque vendrá el tiempo cuando no soportarán la sana doctrina; sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias.” (2 Ti. 4:3)

 

La doctrina de Cristo.

La marca de un creyente maduro es la negativa a ser llevado por doquiera de todo viento de doctrina.  (Efesios 4:14)  Estos creyentes no pueden ser manipulados por ningún maestro.  Ellos no tienen necesidad de correr de aquí para allá porque están comiendo de la ROCA; están creciendo en Cristo; están dándose banquete en pastos verdes.  Ellos han circuncidado sus oídos y han pesado a cada maestro, a cada doctrina, de acuerdo a como se ajusta a la santidad de Cristo.  Ellos pueden discernir todas las doctrinas que son falsas y sienten repulsión por todas las nuevas y raras enseñanzas.  Conocen a Cristo.  Ellos no serán conmovidos por la música, los amigos, las personalidades, milagros, pero sí ¡por un hambre insaciable por la pura Palabra de Dios!

Solamente hay dos doctrinas: la de Cristo y la de Jezabel.  Pablo dijo: “…que adornen en todo la doctrina de Nuestro Salvador Dios.” (Tito 2:10).  ¿Cuál es la doctrina de Cristo?  La gracia de Dios nos enseña: “que renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.” (Tito 2:12).  La doctrina de Cristo te hará conforme a la imagen de Cristo.  Desenmascara todo pecado oculto y todo anhelo de maldad.

¿Está tu maestro reprendiendo con autoridad, hablándote y exhortándote a abandonar el pecado y derribar todos los ídolos como él es instruido en Tito 2:7?  ¿Estás aprendiendo a odiar el pecado ardientemente?  ¿O sales de la reunión de tu iglesia sin estar aún convencido?  El mensaje de la doctrina de Cristo es: “Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” (2 Co.7:1).

Muchos nos escriben diciendo: “Nuestro pastor sigue diciendo: “Yo no estoy aquí para predicar en contra del pecado, yo estoy aquí para ensalzar a Jesús.  Nada de ésa prédica de condenación desde éste púlpito, yo estoy aquí para quitar el miedo y la depresión a mi pueblo.”  Aún en los predicadores pentecostales hay dos extremos.  Algunos vociferan un evangelio duro, legalista, sin amor, y de obras; mientras que otros predican acobardados en contra del pecado, mensajes sin contenido.  Falso amor y lágrimas de cocodrilo.

La doctrina de Cristo es una de piedad y santidad: “Si alguien enseña algo diferente y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad, se ha llenado de orgullo y no sabe nada. Más bien, delira acerca de controversias y contiendas de palabras, de las cuales vienen envidias, discordias, calumnias, sospechas perversas.” (1 Timoteo 6:3-4).  Algunos nos dicen: “Mi maestro habla sobre santidad.”  Pero yo no me refiero a meramente usar las palabras “santo” y “piedad.”  Yo me refiero a predicarlas con toda autoridad.  Predicar la doctrina de Cristo te bendecirá, te fortalecerá, y te animará, pero también te convertirá totalmente al extremo que no podrás estar en ella y aún tener algún arraigo por lujurias secretas.

La doctrina de Jezabel.

Vamos a mirar a esta doctrina de demonios y veremos si tu estás en peligro de caer en ella.  Hay tres marcas distinguibles en la doctrina de Jezabel.  Estas se encuentran en la Jezabel del Antiguo Testamento, la madre y la personificación de falsas doctrinas. Jesús hizo su nombre sinónimo de falsa doctrina.  Es una doctrina que enseña que algo malo puede ser bueno, que algo profano puede ser puro.

Jezabel en hebreo significa: “casto, virtuoso, sin idolatría.”  ¡Imagínense!  La más impía, la más idólatra, tramposa, odiosa mujer en toda la Biblia es llamada virtuosa y sin pecado.  Algo muy malo es llamado bueno.  Pero irónicamente, ¿es casta? con signo de interrogación; ¿Cómo?  ¿Cuándo?  ¿Dónde?  ¿Cómo ella vino a ser casta?  ¿Cuándo?  ¿Dónde?

Y mira a Acab: “Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que habían reinado antes de él. Como si le fuera cosa liviana andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, tomó por mujer a Jezabel hija de Etbaal, rey de los sidonios; y fue, sirvió a Baal y lo adoró.” (1 Reyes 16:30-31).  Acab quiere decir: “uno semejante al padre”, o “marcado con la naturaleza de su padre.”  Jezabel representaba la falsa doctrina y Acab es su víctima.  La Biblia nos dice que no fue suficiente que Acab tuviera un corazón inclinado al pecado y a la idolatría.  l trae a su vida la influencia satánica que lo arraiga al pecado.  “No hubo realmente nadie como Acab, que se vendiera para hacer lo malo ante los ojos de Jehová, pues su mujer Jezabel lo incitaba.” (1 Reyes 21:25).

El mensaje es que la tendencia de los cristianos que mantienen pecados y lujurias en secreto es abrazarse y casarse con la doctrina falsa que slo los excitará y los confirmará en sus pecados.  Lo último que necesitaba Acab era una Jezabel.  !Que peligroso!  Ella hizo resaltar de él !lo peor, lo aumentó, y luego lo destruyó (a Acab).  Así es la falsa doctrina.  Si existe en ti algún pecado, lujuria, mundanalidad, lo último que necesitas es una doctrina que saque a relucir lo peor de ti.  Cuando David pecó con Betsabé, él no necesitó un falso profeta con un mensaje alentador para decirle lo mucho que Dios lo amaba.  l necesitó un profeta no comprometido, Natán, con el dedo señalándole y clamando: “T eres el hombre.”  Aquellos que predican la doctrina de Cristo demuestran al pueblo la diferencia entre lo santo y lo profano, lo bueno y lo malo.  No sale mezcla de sus labios.  “Enseñarán a mi pueblo a discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo impuro y lo puro” (Ezequiel 44:23).  Ezequiel denuncia a estos falsos profetas que se enriquecen trayendo mensaje de justificar el pecado.  “Porque en medio de ella hay una conspiración de sus profetas; son como un león rugiente que arrebata la presa.  Devoran a la gente, se apoderan del patrimonio y de las cosas preciosas, y multiplican sus viudas en medio de ellos. Sus sacerdotes violan mi ley y profanan mis cosas sagradas.  No hacen diferencia entre lo santo y lo profano, ni enseñan a distinguir entre lo impuro y lo puro.  Con respecto a mis sábados esconden sus ojos, y he sido profanado en medio de ellos.  Sus profetas les han recubierto con cal. Ven vanidad y les adivinan mentira, diciendo: “Así ha dicho el Señor Jehová’, pero Jehová no ha hablado.” (Ezequiel 11: 25-28).

Como resultado, tenemos toda una generación de jóvenes turbados que ni siquiera pueden reconocer lo maligno cuando lo ven.  Los falsos profetas los han engañado.  Ellos llaman bueno cuando “rockeros” con pelo pintado, vestidos como monigotes, se contonean y menean sexualmente en el púlpito, tocando su “rock and roll.”  A ellos se les dice que el sexo extramatrimonial es bueno siempre y cuando se esté enamorado y se respete a la otra persona.  Predicadores y maestros han venido a ser los grandes defensores del pecado en la nación.

La doctrina de Jezabel promueve la codicia.

“Nabot respondió a Acab: ¡Guárdeme Jehová de darte la heredad de mis padres! Acab se fue a su casa decaído y enfadado por las palabras que le había respondido Nabot de Jezreel, quien le había dicho: “No te daré la heredad de mis padres.”  Se acostó en su cama, volvió su cara y no tomó alimentos.  Jezabel, su mujer, fue a él y le preguntó: – ¿Por qué está decaído tu espíritu, y no tomas alimentos?  ¿Tú actúas ahora como rey sobre Israel?  ¡Levántate, toma alimentos, y alégrese tu corazón!  ¡Yo te daré la viña de Nabot de Jezreel! (1 Reyes 21:1-7).

Escucha la doctrina de Jezabel: Tú eres rey.  El número uno.  Tú tienes derechos.  Que nada te detenga en obtener lo que desees.  Ella le dijo a Acab: “alégrate, regocíjate, yo la obtendré por ti.”  Esta es la doctrina de la prosperidad en síntesis: No te apures.  No te sientas triste o acongojado por esos deseos que te están comiendo por dentro.  Yo lo conseguiré para ti.  Al igual que los métodos engañosos que usa Jezabel, estas doctrinas tuercen y usan incorrectamente la Palabra.

El gran engaño en la iglesia moderna es el uso de la Palabra de Dios para ponerle una etiqueta de aprobado a la codicia.  En su faz, la doctrina de Jezabel trabaja. (véase 1 de Reyes 21:14-16).  Le consiguió a Acab lo que quería.  l se posesionó de sus derechos porque cuando un hombre era apedreado por alta traición al rey, sus derechos revertían al rey.  Nunca ha habido duda que para muchos, esta doctrina de prosperidad funciona.  Como Acab, ellos están disfrutando de sus posesiones.

Pero Acab no podía disfrutarla plenamente porque un impertinente profeta de Dios se lo impedía.  Aconteció que vino la palabra de Jehová a Elías el tisbita, diciendo: “Levántate, desciende al encuentro de Acab, rey de Israel, que reside en Samaria.  He aquí que está en la viña de Nabot, a donde ha descendido para tomar posesión de ella.  Le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿Has asesinado y también has tomado posesión? Luego le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: En el lugar donde los perros lamieron la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre.  Acab dijo a Elías: ¿Así que me has encontrado, enemigo mío?”  l respondió: “Te he encontrado, porque te has vendido para hacer lo malo ante los ojos de Jehová.” (1 Reyes 21:17-20)

Imagínense a Acab paseando alrededor de su nueva posesión, diciendo: ¡No es la vida maravillosa, Ah Jezabel!  Puede que no esté de acuerdo con sus métodos, pero hace lo que dice.  Pero siguiendo inflexiblemente sus pasos está el profeta Elías.  Acab, perturbado, reacciona.  l sabía lo que le venía. Su conciencia le dijo: “Me has hallado enemigo mío.”

Así también es hoy en día, Dios ha enviado profetas a todas partes de esta tierra, clamando a viva voz, denunciando la doctrina del materialismo de Jezabel, haciéndole bien incómodo a los cristianos el disfrute de los entretenimientos y pertenencias.  Estos se han alineado a la doctrina.  No lo pueden ver, pero el pecado esta detrás de todo esto.  Cada vez que trueno en contra de la doctrina de la prosperidad, siento el espíritu y poder de Elías sobre mi.  Vas a oír más y más la exposición de la doctrina de Jezabel.  Por doquiera voces proféticas se oirán claramente clamando: “Pecado.  Estás poseído porque te has alineado al pecado.”

Jezabel odia a los profetas de Dios.

Y Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de como había matado a espada a todos los profetas.  Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero diciendo: “Así me hagan los dioses, y aún me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.” (1 Reyes 19:1-2).

Los cristianos atados por la doctrina de Jezabel no tienen ninguna estima por los profetas de Dios. Están entenebrecidos, como Jezabel lo estuvo, inconmovibles, como cuando Acab le contaba detalladamente el maravilloso despliegue de autoridad sobrenatural en el Monte Carmelo.  Escuchen a Acab: “Pero Jezabel, es posible que nosotros necesitemos oír.  Yo lo vi con mis propios ojos.  Nuestros profetas alborotaban y bailaban por horas, pero no había poder.  Elías solo habló Palabra de Dios y el fuego descendió.  Por todas partes había personas arrepintiéndose.  Le daban la espalda a la idolatría.  Dios envió un avivamiento de santidad.”  Pero Jezabel no fue impresionada.  Al contrario, fue más endurecida.

Así es ahora.  Los maestros de la doctrina de Jezabel y aquellos igual a Acab, que son sus víctimas, no están abiertos a, ni convencidos del Espíritu Santo, ni del mensaje del arrepentimiento y de santidad.  Lo oyen, y entonces siguen su camino, con más determinación que antes, en sus doctrinas.  No hay temor de Dios ante sus ojos.

La señal más elocuente de un maestro falso y de la doctrina de Jezabel es hacer caso omiso a las advertencias proféticas y el rechazo de oír acerca del juicio.  Lo tildan de confusión y perdición.  Se ríen, mofan y lo ridiculizan.  No tienen respeto por señales adversas.  Jeremías dice que esos pastores son ciegos y mudos.  El Señor dice: “Pero no escucharon ni inclinaron su oído, sino que caminaron en la dureza de su malvado corazón, según sus propios planes.  Caminaron hacia atrás y no hacia adelante” (Jeremías 7:24).

Esos que enseñan la doctrina de Jezabel reclaman ser profetas.  Pero hay una prueba para verdaderos y falsos profetas.  Los profetas de Jezabel solo profetizan buenas cosas, paz y prosperidad. “Todos ellos son para mí como Sodoma, y sus habitantes como Gomorra.  Por tanto, así ha dicho y en los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: Cometen adulterio, andan en la mentira y fortalecen las manos de los malhechores, de manera que ninguno se convierta de su maldad.  Por tanto así ha dicho Jehová de los ejércitos acerca de los profetas: He aquí que les hará comer ajenjo y les hará beber aguas envenenadas, porque de los profetas de Jerusalén ha salido la corrupción a todo el país.”  “Así ha dicho Jehová de los Ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan.  Ellos os llenan de vanas esperanzas, hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová.  Continuamente dicen a los que desprecian la palabra de Jehová: tendrán paz. Y a cualquiera que anda tras la porfía de su corazón dicen: No vendrá el mal sobre vosotros.” (Jeremías 23:14-17).  Ellos no ayudan a nadie a salir de la maldad.  Hablan vanidades, y actúan tontamente desde el púlpito.  ¡Son payasos!

El pacto de Acab con el mundo.

Acab se arrepintió por la prédica de Elías.  El mensaje de Elías conmovió profundamente a Acab. Rasgó sus vestidos y caminó en humildad por un tiempo.  Dios lo catalogó de arrepentimiento. “ve como Acab se ha humillado delante de m.” (1 Reyes 21:29).  Desde ese día en adelante él podía mirar atrás y decir: ¿Arrepentimiento?  Sí.  Bajo la predicación de ese gran profeta de Dios, Elías, en mi jardín en Jezreel.  Para él fue una sola experiencia, no un diario caminar.  No duró mucho.  El problema era que él había hecho un pacto con el mundo.  Estaba de acuerdo con el pecado.  l había venido a ser hermano y amigo del mundo.  Hermano quiere decir aquí: afinidad, uno igual a mí; uno al que yo respeto.  l había pactado con lo que Dios había maldecido.  Y hoy en día hay arrepentimiento, aunque verdadero, muy superficial.  Pero volverás atrás si no hay un rompimiento completo con el mundo.

Acab reclamaba que amaba la verdad, pero muy dentro de sí, él odiaba ser reprendido.  Acab y Josafat iban a ir a la guerra con los sirios.  Cuatrocientos falsos profetas estaban prediciendo el triunfo. “Ve y prosperarás.  Tú puedes.”  Y allí estaba el único y solitario profeta en contra de los cuatrocientos falsos profetas.  Escuchen a Acab demandando la verdad: “Y Micaías respondió: Vive Jehová que lo que Jehová me hablare, eso diré.”  Vino pues al rey, y el rey le dijo: “Micaías, ¿iremos a pelear contra Ramot de Galaad, o la dejaremos?”  l le respondió: “Sube y serás prosperado, y Jehová la entregará en manos del rey.”  Y el rey le dijo: “¿Hasta cuantas veces he de exigirte que no me digas sino la verdad en el nombre de Jehová?” (1 Reyes 22:14-16).  Sin embargo, en su corazón, él no la quería oír – la odiaba.  Por lo tanto encarceló al profeta.

Pastores, maestros y la congregación de hoy en día dicen: “Queremos sólo la verdad.  Predicada y enseñada como es.  No importa como duela.”  Pero en su corazón algunos están molestos e incómodos.  La Palabra es muy fuerte, muy dura.  No la pueden resistir.

Acab estaba completamente ajeno al hecho que estaba siendo guiado por espíritu de mentira.  Este espíritu de mentira no era de Dios, pero sí estaba bajo su autoridad.  Espíritus malignos de mentira tienen que obedecer su Palabra.  No son de Dios, pero son enviados por Dios.  “Ahora pues, he aquí que Jehová ha puesto un espíritu de mentira en la boca de todos estos tus profetas, porque Jehová ha decretado el mal con respecto a ti.” (1 Reyes 22:23).

Este espíritu de mentira hizo que Zedequías, un falso profeta, declarara que el espíritu de Dios estaba sobre él.  El espíritu de mentira en él podía honestamente declarar: “El Señor me envió.”  Los espíritus de mentira son muy persuasivos.  “T los persuadirás.” (1 Reyes 22:22).  Acab estaba ahora convencido que estaba oyendo la voz de Dios y que regresaría victorioso.

Cristianos atados por la doctrina de Jezabel están ciento por ciento seguros que ellos están en la verdad.  No pueden ver el engaño.  Acab no se puso a pensar: “Micaías está en lo cierto.  l tiene la mente de Dios.  Los cuatrocientos profetas son falsos, ellos no tienen Palabra de Dios.  No.  l subió completamente convencido, completamente engañado, totalmente seducido.  Estaba convencido que Micaías estaba en un error, y que los cuatrocientos estaban en lo correcto.

¿Por qué caen algunos cristianos en este tipo de engaño?

“He aquí, vosotros confiáis en palabra de mentira, que no aprovecha.  Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, quemando incienso a otros dioses y andando tras dioses extraños que no conocisteis, ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: ‘Librados somos’ para seguir haciendo estas abominaciones? (Jeremías 7:8-10).  He aquí la respuesta: El asirse a algún pecado, a algún ídolo secreto en el corazón.  La justificación para algún pecado.  El caminar con el mundo.  Una hermandad con el mundo.  Entonces vienen a la casa de Dios jactándose: “Yo no estoy condenado.”  Esto es una invitación sin restricciones a los espíritus de mentira.

 

 

La gran apostasía
(The Great Apostacy)

Texto en Archivo + Índice de Sermones en Español + Capilla + Subscripciones + Copyright

Por David Wilkerson
7 de mayo de 1986
__________

 

Antes de que el anticristo sea revelado, habrá un misterio de impiedad funcionando. El que va a venir aparecerá después de una furiosa actividad de apostasía. Satanás y todos los poderes de las tinieblas estarán preparando el escenario – destruyendo la fe de muchos. Debido al desenfreno en el pecado, el amor de mucha gente de Dios se enfriará. Habrá creyentes náufragos por todos lados.

¡La mayor preocupación de Dios no es donde están cayendo los cristianos, sino de donde están cayendo! Hay multitud de cristianos, incluyendo pastores, diáconos y ministros de todas clases, ¡qué están perdiendo la fe y la confianza en el poder del nombre de Jesús! Están cayendo de esa fe como de niño, que cree que la solución a todos los problemas es sólo él. Se están volviendo a métodos psicológicos, experiencias humanas, y a filosofías y doctrinas de hombres.

Todos los profetas previeron esta gran apostasía. A Isaías Dios le dio un mensaje que se refiere especialmente a nuestros días. Habla de los últimos tiempos cuando el pueblo se “volvería a Egipto,” para que les ayudara y rechazarían a Dios como su única fuente de provisión.

Dios se aseguro que no hubiera equivocación hacia quien iba dirigida esta profecía. Él le dijo a Isaías: “Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos… para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre” (Is. 30:8). La traducción literal es: “Para que sea para las generaciones futuras para los últimos días.” El capítulo treinta de Isaías es el mensaje para la iglesia de los últimos tiempos. ¡Cuán exacto y cierto!

¡El mensaje comienza con una revelación del dolor de Dios a causa de la apostasía!

“¡Ay de los hijos rebeldes que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo y no de mí; para cobijarse con cubierta y no de mi Espíritu, añadiendo pecado a pecado! Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto” (Is. 30:1-2).

¿Por qué les llama Dios hijos rebeldes? ¡Porque han cometido lo ultimo en pecado más grande, causándole a Dios la mayor pena! Aquí se introdujo un pecado peor que el adulterio, la fornicación, el robo, la mentira u odiar al hermano. ¡Es el ultimo pecado de rebelión y apostasía! Dios le llama pecado compuesto – de añadir pecado a pecado.

Es una bofetada en el rostro de Dios – es la consumación del pecado más declarado que pueda cometer un hijo de Dios. ¡Es avanzar hacia Egipto antes que consultar al Señor! Esto se les decía a los líderes de Israel en el reinado de Ezequías – pero también es para la iglesia de estos últimos días.

El abuso de drogas, el alcoholismo, el adulterio, el juego, la homosexualidad, la fornicación, la pornografía – todos estos malos actos son pecados contra la carne, contra la sociedad y contra las leyes y mandamientos de Dios. Pero este pecado es contra el Señor mismo ¡es una indignidad personal contra de un Dios santo!

Tenga en mente – este es nuestro Señor apenado que esta hablando:

“¡Ahora haces tus planes sin consultarme a mí!”

“¡Ahora estas con aquellos quienes confían en el brazo de la carne, y no en el Espíritu!”

“Estas volviendo a la misma cosa de donde te libre – volviste a buscar ayuda de lo que una vez te causo tanto dolor y esclavitud.”

“¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos, y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jehová!” (Is. 31:1).

¡Recuerda que todo esto tiene que ver como nos libramos del enemigo! ¡Tiene que ver con liberación! ¿Cómo liberamos al pueblo de Dios de enemigos enfurecidos? Los asirios están a la puerta, amenazando destrucción. Los asirios representan a un enemigo exitoso. ¡Esto representa la impetuosa manera de maldad que parece tener tanto éxito hoy! ¿Cómo van los líderes de Dios – sus pastores – sus ancianos a enfrentar a este formidable enemigo que está a la puerta? El enemigo ha barrido con todo lo que se ha encontrado delante de él y parece imparable.

¡Israel se asustó!

¡En vez de voltear al Señor con confianza, pusieron sus ojos en el enemigo! Se volvieron al brazo de la carne. Ellos enviaron embajadores a Egipto, a los lideres y generales de gobierno en Zoar y Hanes. Ellos tomaron el asunto en sus manos.

Isaías nos hace una vívida descripción del vacío y de la angustia delante de ellos. Al ir a Egipto iban camino a: “…por tierra de tribulación y angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela” (Is. 30:6). Ellos no encontraron nada más que vacío y vanidad. “Por tanto la llamó Rahab quien ha sido exterminada” (Is. 30:7).

Aquí Rahab en hebreo quiere decir: “He llamado a Egipto, bocón, que se sienta tranquilo.” Otros lo interpretan como “Gente fanfarrona que es holgazana” (Keil, Delitzsch).

La escena es terrible: aquí tenemos al pueblo de Dios, ¡regresando por el mismo desierto del que habían sido libertados, volviendo por ayuda a un sistema del mundo, presumido y fanfarrón que no se podía mover! Estaban dispuestos a soportar una vez más el vacío, el dolor y la angustia – en un desierto, buscando que el mundo los ayudara.

Miren a la iglesia de hoy, miren a sus ejércitos de expertos entrenados, mire a sus pastores y trabajadores. ¿Hacia dónde se dirigen la mayoría de ellos? ¡De regreso al desierto, de regreso a Egipto, el bocón! Se están desviando del Hombre de Galilea, del oprobio de la cruz, del poder de la oración, de la fe y de la palabra de Dios. “Porque este es pueblo rebelde… que no quisieron oír la voz de Jehová” (Is. 30:9).

¡Moisés profetizó que esto mismo ocurriría en los últimos días! Él predijo acerca de la gran apostasía del pueblo de Dios. “Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti. “Porque yo conozco tu rebelión y tu dura cerviz; he aquí que aún viviendo yo con vosotros hoy, sois rebeldes a Jehová; ¿cuánto más después que yo haya muerto? “Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal ante los ojos de Jehová, enojándole con la obra de vuestras manos” (Deut. 31:26, 27, 29)

Él advirtió: “Ustedes se apartaran – el mal caerá sobre ustedes en los últimos días. Moisés profetizó: “Porque yo les introduciré en la tierra que juré a sus padres, la cual fluye leche y miel; y comerán y se saciarán y engordarán y se volverán a dioses ajenos y les servirán y me enojarán e invalidarán mi pacto” (Deut. 31:20).

Vamos a unirlo y llegar al punto que están haciendo los profetas. ¿Qué significa desdeñar al Señor – y regresar a Egipto? ¿Qué interpretación tiene esto en estos últimos días? Dios está diciendo: “Cuándo primero te llame – cuando te toqué y te libré de tus enemigos, ¡solo me querías a mí! ¡Orabas por todo! Tenias fe y confianza de niño en mi, que yo te guiara e hiciera provisión milagrosa para todas tus necesidades. Yo era tu gozo – solo yo era tu satisfacción. ¡No te habías consumido, tenías un corazón anhelante por mí!

“Ahora tienes todos tus expertos, tus libros de “como hacer.” Tienes métodos modernos, no me necesitas para que te provea ahora. Tienes expertos que te digan como recaudar dinero, como escribir cartas, como hacer apelaciones. Tienes seminarios, sesiones de entrenamiento, más expertos y más consejo, mucho de los cuales incorporan las enseñanzas de este mundo. Estás aprendiendo como hacer las cosas mejor, ¡pero a mí me conoces menos! Ya no soy el centro de todo, haces las cosas en mi nombre y estás muy ocupado, muy comprometido y trabajas mucho – pero te deja cansado, consumido y vacío, porque estás en el camino a Egipto. Estás encauzado en la dirección equivocada.”

Nuestras iglesias ya no tienen el poder de Dios para atraer a la gente. Ahora bajan a Egipto, toman prestada su música, sus danzas y su entretenimiento, ¡esperando atraer una multitud! ¡No hay pasión por las almas – solo el gentío! ¡Qué la iglesia crezca a cualquier precio! Fíjense en la mayoría de los boletines de las iglesias, parecen más bien un calendario teatral. ¡La iglesia quiere montar los rápidos caballos de Egipto! Es un hedor en la nariz de Dios.

¡Aun los ministerios de ayuda a la iglesia están cayendo en apostasía! Los trabajadores están estacionados enfrente del ídolo de la televisión. Muchos están leyendo libros de sicología. Aunque algunos tienen pasión por las almas, ¡aun esto se convierte en algo mundano y energía humana.

¡Un rechazo seguirá al mensaje de santidad, juicio y arrepentimiento!

“Que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras” (Is. 30:10).

La iglesia apóstata no quiere saber nada de las visiones y las profecías de hombres justos. Ellos no quieren un mensaje que moleste o perturbe su mundo de éxito. Rechazan cualquier clase de corrección. Bajo la bandera del amor todo se disculpa.

¡Van detrás del entretenimiento! Van por millares a conciertos, obras teatrales y reuniones sociales; ellos ridiculizan a los profetas. Se burlan de los que llaman: “¡predicadores del día del juicio!” Viven ilusiones. Ellos no quieren a un predicador o un evangelista que les hable la verdad cruda – o que saque la espada del Señor. Ellos dicen: “¡Predícanos cosas suaves! ¡Bendícenos! ¡Haznos sentir bien!”

Rechazan especialmente el mensaje de santidad y separación Ellos dicen: “Dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel” (Is. 30:11).

Nunca pensé que vería el día en que pastores de la Asamblea de Dios me escribirían cartas, reprochándome y diciéndome que estoy trayendo confusión y tristeza al cuerpo de Cristo. ¿Por qué? ¿Por predicar santidad, juicio y arrepentimiento?

Jeremías fue enviado a profetizar en contra de judíos apóstatas, el mismo pueblo del Señor. Dios le advirtió: “Pelearán contra ti… me dejaron a mi fuente de agua viva, y cavaron para sí, cisternas… el temor de mí no está en (ellos)” (Jer. 1:19; 2:13, 19).

¿Por qué la gente acoge el mensaje de prosperidad y rechaza la corrección y los llamados al arrepentimiento, y a la santidad? Es por sus estilos de vida. Las predicaciones de prosperidad embonan muy bien en sus estilos de vida exitosos. Se amontonan donde aquellos maestros, porque quieren sentirse cómodos en su mundo de materialismo. No están dispuestos a dejar nada o a sacrificarse u oír de cruces y pérdidas. Ellos están por: comprar, adquirir, disfrutar y subir. Se rehúsan a poner atención a las advertencias proféticas de que la fiesta ya se va a acabar.

Una iglesia apostata simplemente soporta la voz profética.

Lo menosprecian con una sonrisa condescendiente. Y eso es peor que un rechazo directo. “Y vienen a ti como viene el pueblo, y están delante de ti como pueblo mío. Oyen tus palabras, pero no las ponen por obra, antes hacen halagos con sus bocas y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. Y tú eres para ellos como un cantor de amores, de hermosa voz y que canta bien. Ellos oyen tus palabras, pero no las ponen por obra.” (Eze. 33:31-32).

Para muchos cristianos, aún para aquellos que sinceramente se llamaban a ellos mismos “su pueblo”, el llamarlos a que quiten de sus casas el ídolo de la televisión, que apaguen el “rock and roll” y la música del diablo, que tomen en serio un sometimiento total, es solo un mensaje nuevo. Les afecta por el lado del entretenimiento – les encanta escucharlo – decir “Amen”, pero no les afecta. Siguen las lujurias de sus corazones. Ves, ellos están liberados, no Están bajo la ley o el legalismo y rehúsan permitirle al Espíritu Santo que escudriñe su hombre interior acerca de la corrupción que se esta infiltrando en sus vidas y hogares.

¡Según la profecía de Isaías, la iglesia apostata de los últimos días rechazara
completamente el llamado al arrepentimiento!

Porque así dijo Jehová, el Señor, el Santo de Israel: En la conversión y en el reposo seréis salvos; en la quietud y en confianza estará vuestra fortaleza. Pero no quisisteis, … sino que dijisteis: No,…” (Is. 30:15, 16).

El mensaje de Dios a la iglesia ahora es este: “Tu ultima esperanza, la única fuerza que te queda, es volver a mi con todo tu corazón; arrepiéntete – ¡confía en mi solamente! ¡Vuélvete de Egipto, del mundo!

¡Dile esto a los ministerios multimillonarios de televisión! ¡Dile esto a los pastores ocupados de prosperidad! ¡Dile esto al gentío loco por dinero! ¡Dile que su única salvación ahora esta en el arrepentimiento y santidad! Ellos ni siquiera tienen el tiempo para considerar el asunto, mucho menos contestar a el. Isaías dice que ellos rechazaran el mensaje de arrepentimiento; rechazaran el pensamiento de quietud, reposo y confianza sencilla – ellos están demasiado ocupados corriendo sobre sus caballos ágiles, huyendo – detrás de sus propios sueños.

Isaías predice un derrumbe repentino de aquellos individuos y ministerios quienes rechazan el mensaje de arrepentimiento. “Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra y confiasteis en la violencia y en la iniquidad, y en ellas os habéis apoyado, por eso, este pecado os será como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene de pronto, repentinamente. Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; …” (Is. 30:12-14).

¡Viene un quebrantamiento repentino, destructor – un derrumbe de ministerios, iglesias, estilos de vida – de aquellos que están cómodos en Sión! ¡He visto lo que Isaías vio! Viene, muy pronto, una calamidad económica, tan repentina, tan inesperada – ¡el flujo de dinero se detendrá! Los ministerios de televisión caerán en bancarrota uno detrás de otro. Muchas iglesias las cuales están cargadas de deudas caerán en bancarrota.

Aquellos que predican prosperidad exclusivamente serán los predicadores mas odiados en la tierra. Ya estamos recibiendo cartas de aquellos que estuvieron en ese campamento, pero ahora en profundos problemas financieros – y los heridos se están volviendo contra sus maestros, gritando, “¡Tu me engañaste! ¿Por que no funciona tu palabrería ahora?” ¡Los maestros mismos estarán en terror, contemplando el derrumbe – de la noche a la mañana!

¡Créeme, todo se quebrara! ¿Esta mintiendo Isaías? Escúchalo: “Porque rechazaste esta palabra de santidad, arrepentimiento y avisos proféticas, tus muros altas desarrollaran un bulto; caerá de repente – ¡todo estará hecho y terminado en un momento!”

¿Quién puede creerlo? ¡Hoy, millones de dólares están fluyendo libremente! Ellos construyen; ellos compran; ellos venden; ¡siguen en sus sueños como que nunca terminara! ¡Pero el día esta por delante – en corto tiempo, viene un terrible derrumbe! ¡Tan despiadado! ¡Tan quebrantador! ¡Tan repentino! ¿Quién iba a creer que el temeroso derrumbe del mercado de petróleo? ¿Quién iba a creer que nuestra nave espacial “Shuttle” iba a explotar?

¡Miles de pastores apóstatas y sus ovejas indefensas temblaran en vergüenza y terror! “Un millar huirá ante la amenaza de uno; ante la amenaza de cinco, huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como un mástil en la cumbre de un monte y como una bandera sobre una colina.” (Is. 30:17).

Esto significa que el temor los abrumara. Ellos correrán de un lado a otro, sin lugar de escondite, sin descanso, sin confianza en quietud, sin fuerza interior – ¡aterrorizados! ¡Ellos se convertirán en una sombra de lo que una vez fueron!

¡El reino del yo, de orgullo, de ambición, se viene abajo! Las advertencias de Isaías no serán escuchadas – mis advertencias serán mofadas. ¡Pero ellos han sido avisados! Cuándo venga, y vendrá, ¿de qué servirá su mensaje entonces? ¿Quién escuchara? ¡Sus sueños e ilusiones serán arrastradas! ¡Sus escenarios de entretenimiento destruidos! Aun los impíos dirán, “¿Cómo puede ser? ¿Por que Dios le ha hecho esto?”

Estas advertencias no molestaran a aquellos cristianos quienes están encerrados con Dios. Las advertencias de Jesús fueron más fuertes que las advertencias que acaba de leer – pero para los confiados él dice, “No temas.” Sigan leyendo santos – ¡hay un lado glorioso a todo esto!

  1. ¡De la iglesia apostata se levantara un pueblo santo y arrepentido quienes
    tendrán ansias tras el Señor!

¡Cómo nuestro Señor anhela tener un pueblo aquí que sólo lo anhele a él! Él se lamenta por esta apostasía, pero su compasión va a levantar un pueblo que se vuelva a él, que se arrepienta – ¡quienes solo lo desean a él! “Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto será exaltado, teniendo de vosotros misericordia. ¡Porque Jehová es Dios justo! Bienaventurados todos los que confían en él” (Is. 30:18).

¡Aquí Isaías se está dirigiendo a un pueblo del futuro! Está hablando a un pueblo que iba a formar a la Sión espiritual – Jerusalén, que nunca se caerá o derrumbará. ¡Es un pueblo santo, cuya principal característica son sus corazones anhelantes tras Dios!

¿Cuál era la señal de la gente apóstata? Ellos no anhelan al Señor; sino que anhelaban tras Egipto, el mundo, la carne y lo mundano. ¡Esta es la triste carencia de la iglesia de hoy! Hay muy poco de este profundo deseo por Cristo. Muy poco de estar encerrado con él, deseándolo a él como la plenitud de vida. Tenemos una generación que trabaja por él, testificaremos, alimenta a los pobres, ayuda a los desamparados y ministra a las necesidades humanas. ¡Pero muy pocos que pasen sus días anhelándolo a él! Dios dijo: “Mi pueblo se ha olvidado de mí por innumerables días” (Jer. 2:32).

Auque todo alrededor habrá un derrumbe y lloro – ¡este pueblo no llorara! ¡Dios va a escuchar su clamor y contestara su oración! “Ciertamente el pueblo morará en Sión, en Jerusalén; nunca mas llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá” (Is. 30:19).

¡Habrá privaciones! Habrá opresión de parte de Satanás, del mundo, de las circunstancias, pero Dios se manifestará en medio de su pueblo. La presencia del Señor será preciosa para ellos. “Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo tu Maestro nunca mas te será quitado, sino que tus ojos verán a tu Maestro” (Is. 30:20).

Vendrá una palabra pura, clara y santa.

Dios le va a dar revelación verdadera a este pueblo. ¡Ellos verán lo que otros no han visto! ¡Ellos serán guiados paso a paso por el Señor! Entonces no va a haber hambre de la Palabra de verdad, ni habrá necesidad de sermones en cintas, ni de lejanos seminarios. El Señor ya tiene en su lugar una fuerza de predicadores de santidad y arrepentimiento que están esperando la hora en que los cristianos estén listos para escuchar. Estos predicadores ya no van a ser censurados, ni excluidos, se van a parar en la brecha y van a proclamar la Palabra santa y pura del Señor ante una nación que tiembla. “Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino; andad por él, y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda” (Is. 30:21).

¡Este pueblo derribara todos sus ídolos! ¡Ansiaran tanto tras el Señor, todos los ídolos tienen que irse! “Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro; las apartarás como trapo asqueroso. ¡Sal fuera!, les dirás” (Is. 30:22).

Ellos disfrutarán de su más grande ministerio cuando todo a su alrededor sea temor, fracaso y ruinas. “Y dará el Señor lluvia a tu sementera, cuando siembres la tierra, y dará pan abundante y sustancioso como fruto de la tierra. Tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en extensos pastizales.” (Is. 30:23).

¡Alabado sea Dios! ¡Este remanente anhelante tendrá una cosecha gloriosa en el día de ruina y calamidad! ¡Ellos no van a estar huyendo o escondiéndose! Ellos oyeron el sonido de la trompeta y se prepararon. Se escondieron en Cristo y la hendidura de la roca.

En los últimos años, y ahora con más intensidad, ¡Dios ha estado y está preparando un pueblo que él va a llamar el día de la matanza! Ellos no van a ser sacudidos cuando todo sea sacudido por Dios. ¡Ellos tendrán esa quietud y fortaleza, van a tener su confianza en él!

¡Ellos no van a ser consumidos! ¡Ellos no se van a desanimar, ni estarán cabizbajos! ¡No habrá confusión en ellos! ¡Sabrán que Dios los ha preparado para esta hora! ¡Estarán bebiendo de los ríos de agua viva! “Y sobre todo monte alto y sobre todo collado elevado habrá ríos y corrientes de aguas en el día de la gran matanza, cuando caerán las torres” (Is 30:25).

¿Crees eso? En el día que Dios eche abajo todas las fortalezas en que confiaban los hombres y la iglesia apóstata, cuando comience la gran matanza de ministerios centrados en hombres, entonces, ¡su pueblo estará bebiendo de los manantiales de agua sobrenatural!

Pero lo mejor de todo es que estos santos heridos, pero confiados y anhelantes, entraran en la revelación más grande y brillante de Jesucristo que alguna vez fuera dada a la humanidad. “Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo y curare la llaga que él causó” (Is. 30:26).

Cada día que reste ates del regreso de Cristo – ¡este pueblo arrepentido, confiado y anhelante lo contemplara con siempre creciente luz! Este cuerpo disfrutara una revelación de Jesucristo siete veces más intensa que todas las revelaciones pasadas. Nos encontraremos con él, como su novia, vestida con su brillantez.

Si este mensaje te asusta o te molesta – ¡es mejor que escudriñes tu corazón! Este no es un mensaje de condena o de tristeza para los vencedores. Aquellos que confían completamente en el Señor se regocijarán – ¡porque el día de nuestra redención se acerca!

¡Yo soy uno de los predicadores más animados del mundo! Casi no puedo contener mi gozo – ¡porque Dios está a punto de echar abajo, sacudir y arrancar todo lo que es del mundo y de la carne!

¡Santos – regocíjense conmigo!

 

¡La mentira de Laodicea!
(The Laodicean Lie!)

Texto en Archivo + Índice de Sermones en Español + Capilla + Subscripciones + Copyright

Por David Wilkerson
Sin Fecha
__________

Hermanos y hermanas – ésta es la GENERACIÓN TIBIA. Usted no necesita ser un teólogo para comprender que hemos llegado a la era de Laodicea de la cual Jesús profetizó que surgiría en los últimos días. Simplemente compare lo que Jesús dijo acerca de la iglesia tibia de Laodicea con la que hoy en día es llamada la Iglesia de Jesucristo. Jesús advierte que es mejor que el que tiene oídos oiga lo que el Espíritu Santo está diciendo acerca de este sistema religioso.

Jesús claramente advirtió que una iglesia surgiría en los últimos días de esta civilización, la cual se jactaría de ser rica, creciente y aumentando en miembros, y autosuficiente. En otras palabras, una iglesia con gran influencia, adquiriendo reconocimiento y poder, y la cual rechazaría toda corrección o escrutinio.

Jesús dijo de esta iglesia, “Tú dices… yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad…” (Ap. 3:17). Cuán triste es que esta iglesia en particular, arrogante y jactanciosa, sea anunciada por cristianos con poco discernimiento como la gloriosa iglesia de poder y dominio de los últimos días y que controlará el mundo haciendo que Jesús regrese como Rey. ¡Esta es la mentira de Laodicea! Un alma querida escribió lo siguiente, “¿No se da cuenta, señor, que nuestro próximo presidente será un hombre lleno del Espíritu y que habla en lenguas? ¿No sabe usted que todos estos proyectos de construcción de grandes edificios por evangelistas, son ordenados por Dios? El Señor está entrenando líderes, desarrollando grandes proyectos para que ellos se puedan colocar en posiciones en el gobierno, habiendo aprendido todo acerca de altos financiamientos y construcción. La iglesia va a tomar posesión del gobierno – líderes llenos del Espíritu van a hacer las leyes, quitando aborto, pornografía y crimen. Dios ha levantado una iglesia poderosa para tomar el dominio ahora”.

El elemento principal del concepto de “El Reino de Dios sobre la tierra” es aquél de un gobierno perfectamente justo, abarcando a todas las naciones; bajo este gobierno cesarán toda injusticia, opresión y lucha, los males de la pobreza no serán más conocidos, y todos los hombres habitarán en paz y prosperidad como hermanos.

Lo que me alarma es que muchos fundamentalistas ahora están compartiendo ideas similares tipo Pollyanna acerca de la función de la iglesia americana moderna. Me parece que se están jactando demasiado, “¡Hemos llegado! Tenemos de treinta a cuarenta millones de evangélicos. Tenemos líderes simpáticos, populares y con mucha facilidad de palabra. Tenemos el dinero, la capacidad, la experiencia y un número creciente de miembros que se unirán a nosotros — ¡tomemos el dominio!”.

He oído a pastores de grandes iglesias carismáticas jactarse, “Voy a construir la iglesia más grande de América, porque los números significan poder, influencia. Debemos tener una iglesia lo suficientemente grande y poderosa para que pueda aplicar con fuerza la moralidad y la voluntad de Dios en nuestra nación y en nuestras comunidades.” ¡Así es de descarada y orgullosa!

Esta iglesia orgullosa, rica y arrogante ahora codicia poder. No el poder de Dios – sino el poder político. Ambiciona la Casa Blanca, el Congreso y la Corte Suprema. Puesto que hemos fracasado en traer un avivamiento de arrepentimiento semejante al de Jonás y un cambio en los corazones de los hombres; tomaremos, según algunos, los reinos del gobierno y legislaremos justicia.

Suena tan piadoso, tan espiritual y vital. Así como Israel, mucho del pueblo de Dios está clamando por un púlpito Imperial – con un líder espiritual quien desarraigará los fuertes poderes del mal y establecerá un nuevo sistema moral. El dedo acusador de la voz profética y el atalaya gimiente están para ser reemplazados por la refinada pluma de congresistas cristianos decretando leyes morales.

Aunque usted no lo crea,
esta es la iglesia que Dios
va a vomitar de su boca.

Dios no está impresionado en lo más mínimo con esta iglesia que tiene una estima hinchado de sí misma. La iglesia tibia de Laodicea no está destinada a dominar, ni a tener poder o autoridad de ninguna clase. ¡Está destinada a juicio! Es la peor clase de ceguera espiritual alinearse con aquellos que presumen que la iglesia americana moderna, carismática u otra, se enfrenta a su mejor época. Qué falta tan increíble de discernimiento espiritual. Yo, por mi parte, debo alinearme con lo que Jesús dijo de la iglesia de los últimos días.

Jesús arranca la máscara y expone la verdad acerca de la iglesia de Laodicea. No es lo que piensa que es – no es lo que dice que es. No es rica — ¡es pobre! No va en aumento – ¡es despreciable y a punto de ser cortada para siempre! No es fuerte y sin necesidad de nada – ¡está desnuda y avergonzada! No es una iglesia con nueva revelación y conocimiento profundo de las Escrituras — ¡Jesús dijo que ESTA CIEGA! No va a ser el vehículo del dominio de Cristo sobre la tierra, sino más bien el objeto de su ira y aborrecimiento.

La iglesia de Dios es un remanente
triunfante, despreciado y perseguido.

Usted puede estar seguro de que Dios tiene su pueblo en estos días finales, pero son un remanente despreciado, santo y separado. Estas personas santas del remanente caminan en la luz y disfrutan de gran discernimiento espiritual. Ellos ven la moderna iglesia de Laodicea a través de los ojos de Jesús y no van a ser engañados por el esplendor, grandeza o pompa de la religión popular. La verdadera iglesia es invisible; existe en ella un gran arrepentimiento; anhela el regreso de Cristo, el Amado.

La verdadera iglesia no puede disfrutar del favor y buena voluntad del mundo. ¿Creemos y temblamos ante la Palabra de Dios o no? ¿Cuándo vamos a enfrentar lo que Jesús dijo que les esperaba a los que se negaban a sí mismos, tomaban su cruz y le seguían? Jesús dijo, “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado” (Jn. 15:18-21).

Hablando de lo que les pasará a los santos en los últimos días, Jesús dijo, “Os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre” (Lc. 21:12).

Jesús continuó advirtiéndoles acerca de traición, y “… matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre” (Lc. 21:16-17).

Pablo declara enfáticamente, “Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Ti. 3:12).

Es absolutamente imposible para la iglesia verdadera, o cualquiera de sus líderes, ser aprobados o aceptados por el mundo. Un hombre piadoso, una iglesia piadosa será perseguida y difamada por el mundo, por sus reyes y sus gobernantes. Jesús no va a permitir ninguna excepción a esta regla – ya que advirtió, “¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! Porque así hacían sus padres con los falsos profetas” (Lc. 6:26).

¡Ay de esta iglesia de Laodicea y sus aspiraciones políticas! Si el mundo los acepta, sólo puede ser el resultado de quitar la afrenta de la cruz. Por casi dos mil años la iglesia de Jesucristo ha sido rechazada y perseguida por el mundo. La sangre de millones de mártires rechazados clama desde la tierra. Por siglos, hombres y mujeres de Dios guiados por el Espíritu han sido quemados en la hoguera, aserrados, perseguidos y cazados como animales. Santos piadosos fueron decapitados; otros fueron ahogados; muchos fueron arrojados a los leones. La Biblia dice que todos murieron en fe y que el mundo no era digno de ellos. ¿Tengo ahora que creer que Jesús ha cambiado de parecer y ha decidido cerrar las edades con una iglesia tibia, rica, mimada, jactanciosa, egocéntrica? ¿Acaso el último ejército de Dios estará formado por promotores políticos en busca de votos? ¿Acaso los ganadores de almas serán reemplazados por solicitantes yendo a las carreteras y a los caminos buscando firmas para alguna causa social?

¡La gran preocupación de Dios es con la iglesia que se dice ser bautizada por el Espíritu!

Hace mucho tiempo que la iglesia muerta, fría y liberal ha sido abandonada a sus caminos pecaminosos – no es la principal preocupación de Dios en estos últimos días. Hay denominaciones completas que se han vuelto paganas – el Espíritu de Dios las dejó hace muchos años. Pero el enfoque de Dios está, tanto en las iglesias evangélicas y carismáticas, en los compañerismos y ministerios organizados como en los no organizados. Es del cuerpo de creyentes carismáticos de donde ha salido toda la predicación de la prosperidad. Aquellos que se dicen ser bautizados y guiados por el Espíritu Santo, son los que andan diciendo: “Dios te quiere rico, lleno de bienes y autosuficiente en todas las cosas.” Es de este cuerpo que las nuevas doctrinas del dominio de la tierra han nacido.

He sido un predicador carismático por más de 30 años y puedo decir con Pablo: “Hablo en lenguas más que todos vosotros.” Pero me aflijo por las seducciones y falsas doctrinas que están ahora barriendo con tantos creyentes carismáticos faltos de discernimiento. Multitudes de ellos están siendo engañados, acribillados, estafados y arrastrados por doctrinas de demonios.

Lo que Dios lamenta es LA MEZCLA siendo introducida en círculos carismáticos. Mezcla es sinónimo de tibieza. Usted encuentra esta mezcla dondequiera que mire en estos días. Asista a un, así llamado, concierto de rock cristiano por ejemplo. Qué mezcla tan increíble. Casi siempre empiezan diciendo, “Estamos aquí sólo para ministrar a Jesús – para glorificarlo.” Escuchará una dulce plática acerca de santidad, arrepentimiento y de renunciar a todo por Jesús. Luego, de repente el espíritu de Elvis Presley parece que cae sobre ellos y son transformados enfrente de sus ojos en rockeros apasionados, descarados, sensuales rockeros endurecidos. Antes que el evento termine, los oirá jactarse, “Vamos a llevar a Jesús a donde la iglesia nunca va. ¡Dentro de bares, conciertos seculares, MTV programa de música en televisión! Estamos orando para que Dios nos dé el oído del mundo. Queremos llegar a la misma multitud que llega el mundo.”

Si voy a creer lo que Jesús dijo – les serian lanzados tomates y serian corridos del escenario por esa gentuza del mundo – eso es, si realmente ministraran en el Espíritu. Entre más canten para Jesús, más serán odiados y despreciados. Los cantantes del evangelio que son alabados y aceptados por el mundo, han perdido la presencia de Jesús – la misma causa del rechazo. El evangelio de Jesucristo es una ofensa al judío y locura al gentil.

La mentira de Laodicea incluye él rechazo al repentino e inminente
regreso de Cristo.

¿Puede usted creer lo que están predicando ahora? Ellos están diciendo: “Jesús no puede venir, sino hasta que dominemos el mundo. El no puede venir hasta que tomemos el dominio y lo traigamos de regreso a un mundo al cual hemos traído a sumisión.” Se burlan de un repentino e inminente regreso de Cristo. Jesús dice que un “siervo malo” es el que dice en su corazón, “Mi Señor tarda en venir” (Mt. 24:48).

Este tipo de enseñanza es el resultado directo del decaimiento espiritual, tibieza y cansancio de cargar la cruz. Cuándo el amor por Jesús está encendido, hay un anhelo por su pronto regreso – hay un anhelo “¡de estar con él, de contemplar su gloria!” Pero ahora, como el pecado abunda, el amor de muchos se ha enfriado; el sacrificio propio y la negación de sí mismo son repudiados; y la iglesia corre en busca del honor y el poder de este mundo.

Ahora se mofan en la idea de que los creyentes serán “transformados en un abrir y cerrar de ojos” (1 Co. 15:51-52). Han colocado la venida del Señor en un futuro remoto y su principal preocupación no es lo que Cristo está haciendo, sino lo que la iglesia está haciendo. El interés actual no es interno, sino externo – alcanzar más miembros, crecer en influencia y establecer un reino terrenal.

Jesús dijo: “He aquí yo vengo pronto” (Ap. 22:12). Pablo escribió: “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche… Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón” (1 Tes. 5:2-4). Pedro también confirmó el regreso repentino del Señor: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche” (2 Pe. 3:10).

Jesús le advirtió a la iglesia de Sardis que fueran vigilantes y expectantes – y que se arrepintieran o serían tomados por sorpresa. “Guárdalo y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Ap. 3:1-3).

¿Por qué debe velar cualquier cristiano y estar alerta si la venida de Cristo ha sido pospuesta para alguna hora lejana? Vamos a creer en predicadores modernos y tibios, o vamos a descansar nuestra fe en lo que Jesús dijo, “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mt. 24:44).

Jesús nos advirtió, “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora” (Mt. 25:13). Esa es la manera en la que los cristianos apostólicos del Nuevo Testamento vivían en el primer siglo. Compartían el deseo intenso de Pablo de “partir y estar con el Señor.” Estaban ocupados haciendo la obra del Señor, ocupados y obedeciendo sus mandamientos – pero así como Abraham, buscaban una ciudad cuyo constructor y creador es Dios.

Los predicadores de la doctrina del reino y del dominio espiritualizan todo lo que tenga que ver con el pronto regreso de Cristo. ¿Pero cómo se espiritualiza el mandamiento de Jesús tan práctico: “Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad” (Mc. 13:35-37)?

La corona de justicia que el Juez dará en aquel día está reservada sólo para “LOS QUE AMAN SU VENIDA” (2 Tim. 4:8). Yo le pregunto a usted, ¿anticipa su pronto regreso? ¿Lo anhela? ¿Es su regreso por sus escogidos todavía su esperanza? Lo era para Pablo quien escribió: “Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).

Las últimas palabras de Jesús en la Biblia son: “Ciertamente vengo en breve” (Ap. 22:20). El Espíritu y la Esposa dicen: “Ven” (Ap. 22:17). ¿Qué dice usted? ¿Quién cree usted que está poniendo dudas en la mente de la novia acerca del regreso de su Amado? ¿Quién es ese que busca tener su mente atada con cosas del mundo – enfocada no en la gloria de Cristo, sino en su propio dominio y lugar en este mundo? ¿Quién haría a la novia sentirse como viuda desamparada – abandonada por su Novio porque todavía no está lista y dominante? Ciertamente no el Espíritu Santo – porque el Espíritu clama, “¡Sí, Señor Jesús, ven pronto!”

¿Acaso el Señor ha mandado a su iglesia a que posponga su venida y en su lugar establezca un reino terrenal de justicia – o el nos ha mandado a poner aceite en nuestras lámparas, despertar y alistarnos en cualquier momento para su regreso? ¡Deje de que la Palabra conteste eso! “Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran enseguida” (Lc. 12:35-36). Luego Cristo añadió estas palabras: “Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando” (Lc. 12:37). ¿Para qué velar, para qué estar alertas, para qué ceñir los lomos, para qué estar listos, para qué buscarlo, si la venida de Cristo está pospuesta al futuro remoto, esperando las acciones militantes de la iglesia?

El Señor sabía lo que pasaría con la iglesia cuando fue dicho: “El Señor retarda su venida.” Habría negligencia; habría gente comiendo y bebiendo, borrachera, no habría una urgencia de prepararse. “Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzara a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y a beber y embriagarse, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles. Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes…” (Lc. 12:45-47).

Tal ignorancia de su condición espiritual real es posible para la iglesia sólo cuando el Espíritu Santo ha sido contristado y su voz silenciada. Si el Espíritu de Dios no puede hablar, ellos fomentan sus propios engaños y se obsesionan con orgullo y se vuelven arrogantes y jactanciosos cuando los juicios de Dios están a punto de estallar.

Gracias a Dios, hay un remanente santificado, separado, escuchando la voz del Espíritu Santo, y no pueden ser engañados o encontrados desprevenidos. Son los atalayas que han detectado los desvíos del enemigo; son valientes para exponer las enmascaradas doctrinas de demonios. Aquellos que oyen lo que el Espíritu está diciendo, saben lo que el Señor está a punto de hacer. Ellos ven la tormenta formándose – oyen el trueno avecinándose – saben que Dios ya está juzgando Su casa y su nación en particular.

La iglesia de Laodicea se ha elegido a sí misma, sin ninguna guía del Espíritu Santo, no para alumbrar al mundo, sino para dominarlo. Se ha convertido en la maestra de mentiras más grande del universo. Está confiada en su propia fuerza y sabiduría, mientras mezcla falsedades anticristo con la verdad del evangelio. Ella ha decidido derribar la gran distinción que Cristo estableció entre la iglesia y el mundo.

Debemos aferrarnos al concepto apostólico del reino de Cristo.

Los apóstoles vieron en la persona sobrenatural del Rey, una sombra de la grandeza y gloria de su reino (2 Pe. 1:16). Como el Hijo de Dios encarnado, y teniendo toda potestad en el cielo y en la tierra, su reino sobre la tierra no podía compararse con otros reinos terrenales. Su símbolo era la Santa Ciudad, que descendería desde el cielo proveniente de Dios. Y, como el Rey era un hombre que había resucitado de los muertos y llegado a ser inmortal, así podía ser el gobernante perfecto de parte de Dios a través de todas las edades, así serán también todos aquellos que le ayudarán en la administración de su gobierno. Sus reyes y sacerdotes deben ser hechos semejantes a Él; solamente bajo este tipo de gobierno celestial podrá establecerse un orden social perfecto, y todas las naciones habitarán en paz bajo Su reinado.

Los apóstoles siempre distinguieron claramente entre la acción sacerdotal actual del Señor en el cielo que comenzó con su ascensión, y su futura función como Rey aquí en la tierra. Él ha ido al Padre para ser el gran Sumo Sacerdote, siempre intercediendo en el Lugar Santísimo. Cuando esta obra de intercesión sea terminada, y la iglesia, Su cuerpo, sea reunido y perfeccionado, entonces y sólo entonces vendrá para sentarse sobre el trono de su gloria y así comenzar Su obra como Juez y Rey (Mt. 25:31). En el momento de su ascensión, fue investido de toda autoridad; sin embargo, la ejecución presente de ella es providencial e invisible. Ahora mismo, Su autoridad es suprema – aunque el mundo todavía no lo conoce ni lo reconoce como Rey. La esfera de Su gobierno visible está actualmente en la iglesia misma, donde Su voluntad es dada a conocer por el Espíritu al escoger a Sus ministros, y a Su completa administración.

Hasta que Él regrese y tome el reino, será su gobierno sobre las naciones revelado, y todos los gobernantes humanos lo reconocen a Él como la fuente de Su autoridad. Entonces, Él “toma para Sí mismo gran poder, y reina.” Hasta ese tiempo, la iglesia deberá estar en el mundo, así como Él lo estuvo, Sus derechos divinos no han sido reconocidos, sino rechazados y expuestos a la enemistad y reproche. La iglesia no puede reinar con Él, hasta que Él venga a establecer Su reino.

Ese es el concepto apostólico del reino de Cristo. Esto difiere en gran manera con aquellos que enseñan que Cristo comisionó a la iglesia para que administrara el reino en su ausencia, y traer a todas las naciones a su obediencia – para traerlo de regreso como rey a un mundo en el que todos los enemigos ya están puestos debajo de sus pies. Ellos enseñan que Cristo puede regresar, sólo después que todas las naciones crean en Él, y justicia y paz llenen la tierra. Esto es un alejamiento radical de lo que los apóstoles enseñaron.

Roma desarrolló totalmente esta doctrina de dominio, siglos atrás. Fue formulado por Agustín en su “Ciudad de Dios.” Entonces la iglesia empezó a reclamar que habían de gobernar a favor de Cristo en su ausencia. Llevaron la enseñanza hasta su lógica conclusión, asegurando la absoluta supremacía de su obispo – el Papa.

Cuándo el primer amor se enfría y el regreso del Señor está retrasado indefinidamente, los de Laodicea se cansan de cargar la cruz y empiezan a preguntar, “¿No son estas palabras descorazonadoras del Señor y los apóstoles, limitadas a sus propios días? ¿Acaso ha de continuar esta hostilidad del mundo hacia la iglesia hasta el final? ¿Cómo puede ser esto conforme a Su misión divina y a Su evangelio de amor? ¿Acaso Él no ha dicho que el evangelio debe ser la levadura fermentando la comida, y como la semilla de mostaza convirtiéndose en un árbol? ¿Acaso Él no ha dicho que “todo el poder es ahora mío”? ¿No se llama a Sí mismo “El Príncipe de los reyes de la tierra?” ¿No debe el hombre fuerte, Satanás, ser atado antes de que nosotros podamos saquear sus bienes?” Y cuando en el cuarto siglo, Constantino, el emperador romano, se convirtió en un creyente y el cristianismo tenía el poder imperial tras él, llegó a ser casi la creencia universal que el día de sufrimiento y persecución había pasado. De todas las bases cristianas se levantó un clamor de júbilo, “¡Satanás está atado; el día de triunfo ha llegado; Cristo está reinando a través de Su iglesia!” Ahora las profecías pueden cumplirse: “Todas las naciones vendrán a Su luz, y los reyes al resplandor de Su nacimiento.” ¡Qué engaño resultó ser!

¡Los de Laodicea no reconocen a Satanás como dios de este mundo!

Existe una negación práctica del poder de Satanás como “el príncipe de este mundo.” Ellos no pueden negar su existencia, ya que ha sido muy claramente testificado por el Señor y sus apóstoles. Tampoco pueden decir que su poder ha sido destruido y que ya no es temible. Pablo lo llamó “el dios de este mundo” (2 Co. 4:4), y Juan dijo, “el mundo entero está bajo el maligno” (1 Jn. 5:19). En Apocalipsis 12:3, aparece bajo el símbolo del dragón, como el enemigo activo de Dios y de su Cristo, y esto durará hasta la derrota del anticristo, hasta que él sea atado (Ap. 19:20). Pero a pesar de todas estas declaraciones claras y el reconocimiento continuo de varias formas de actividad satánica en individuos, los de Laodicea ahora dicen, “Satanás ya no reina; está atado; no puede ofrecer oposición efectiva alguna a nuestra unidad o a nuestra actividad misionera ni va a impedir que nosotros establezcamos el reino.”

Hay muy poco acuerdo en lo que respecta al tiempo en que fue atado. Ellos argumentan, “¿Cómo puede establecerse el reino de Dios mientras Satanás y sus ángeles todavía tienen su poder en la tierra?”

Creyendo que ya no están expuestos a los ataques de este sutil y poderoso adversario, no ven necesidad de estar alertas en forma especial. Estando el hombre fuerte atado, la iglesia puede apoderarse de los bienes de éste; estando expulsado de la tierra, la iglesia ahora puede tomar posesión de ella. ¡Qué perversión tan sutil de la verdad!

Con increíble arrogancia, se jactan que sus obispos hasta pueden tomar sus lugares entre los príncipes de la tierra. La iglesia deja de ser peregrina y extranjera, ella es la novia del Gobernante en el cielo, exaltado para sentarse con Él en Su trono, el mundo debe estar sujeto a ella y por lo tanto todas las distinciones y honores pertenecen a sus lideres como los nobles del Rey. ¡Que arrogancia!

¡El reino de Cristo nunca ha sido–y nunca será– “de este mundo!”

Jesús dijo: “Mi Reino no es de este mundo… mi Reino no es de aquí.” (Jn. 18:36). Eso es suficiente para mí, como debe serlo para todos los creyentes que tiemblan ante Su Palabra.

En cuanto a mí concierne, prefiero estar sentado con Cristo en lugares celestiales, y estar entre aquellos sobre los cuales Enoc profetizo, “Vino el Señor con sus santas decenas de millares.” (Judas 14).

Los de Laodicea pueden quedarse con este mundo presente y todos sus reinos y su gloria. Esta destinada a quemarse, según Pedro. “Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados par el fuego, en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.” (2 Pedro 3:7). Puede estar mas claro? “la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.” (2 Pedro 3:10). Que la iglesia vencedora proclame con Pedro, “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.” *2 Pedro 3:13).

Iglesia de Jesucristo – ¡qué ningún hombre te engañe concerniente al regreso de nuestro Señor! Obtiene consuelo de la promesa de nuestro Señor: “El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. (1 Tes. 4:16-18).

 

Otro Jess, otro Espritu, otro Evangelio
(Another Jesus, Another Spirit, Another Gospel)

Texto en Archivo + Índice de Sermones en Español + Capilla + Subscripciones + Copyright

Por David Wilkerson
7 de octubre de 1991
__________

Hace algn tiempo un ministro llamo a nuestra oficina, muy perturbado. l dijo que l predica santidad y la vida crucificada en su iglesia, y pareca que l tenia un verdadero corazón de pastor. Entonces l dijo que algunos de los miembros de su iglesia asistieron a algn seminario especial y regresaron listos para irse de su congregacin.

Ellos le dijeron, Dios nos ha llevado a una nueva revelacin que ha cambiado nuestras vidas. Escuchamos cosas que nunca habamos escuchado antes. Pensamos que estbamos salvos antes, pero ahora sabemos que no era as. Todo lo que cremos acerca de los tiempos finales era equivocado. Hemos visto una nueva verdad.

Pastor, usted y su iglesia estn en error. Tu gente no esta salva! Usted piensa que predica santidad, pero hemos descubierto lo que es la verdadera santidad. Hemos encontrado algo nuevo!

Hoy, ese mismo grupo de personas ni siquiera asiste a la iglesia, porque no encuentran a nadie que los lleve mas profundo. En vez de eso, se alimentan con casetes o videos de enseanza.

Su pastor me dijo algo que he estado escuchando de iglesias en toda la nacin. l dijo: Qu esta pasando? Hay tantas doctrinas nuevas, tantos maestros con nueva revelacin. Y todos parecen tener un sin numero de escrituras para respaldarlas. Nadie esta discerniendo lo que es de Dios y lo que es de Satans, lo que es necedad y lo que es rectitud o justicia. Nuestra gente s esta confundiendo.

l tenia tanta razn! Nuevas doctrinas, nuevas revelaciones y nuevos evangelios estn saliendo casi a diario. Y se va a poner mucho peor. La Biblia advierte claramente que en los ltimos das saldrn doctrinas extraas presentando otro Jess, otro Espritu, y otro evangelio!

El apstol Pablo reuni a los ancianos de la iglesia de feso, y sus ultimas palabras a estos amados santos fueron: porque yo s que despus de mi partida entrarn en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarn al rebao. Y de entre vosotros mismos se levantarn hombres que hablarn cosas perversas para arrastrar tras s discípulos. (Hechos 20:29-30).

Todo el tiempo que Pablo ministraba a las iglesias que haba establecido, l guardaba un temor que durara hasta el da de su muerte. Es un temor que todo verdadero pastor debe tener en si, y nunca sala de la mente de Pablo: …que por tres aos, de noche y de da, no he cesado de amonestar con lgrimas a cada uno. (Hechos 20:31). Era el temor de la entrada de falsos maestros para engaar.

Pablo dijo a los Corintios: porque os celo con celo de Dios… (2 Corintios 11:2).

Sin embargo, el no estaba refirindose a alguien que fuera a robarle las ovejas. El no estaba diciendo: Oye, estas ovejas son mas! Yo soy su maestro ellos estn bajo mi autoridad. No, mas bien, Pablo estaba indignado al pensar que algn maestro se interpondra entre sus discípulos y su devocin a Jess: pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. (verso 2).

Pablo dijo que tenia un propsito, una meta, un deseo y es el mismo deseo que todos los pastores verdaderos deben tener: pararse ante la propiciacin de Cristo y presentarle cada hijo espiritual puro, sin mancha, santo y recto, arraigado y establecido en la Palabra. El propsito es verlos ante su trono con seguridad, sabiendo que les has dado todo el consejo de Dios… que ellos no fueron movidos por cada palabra de doctrina, que no fueron engaados por doctrinas de demonios… que pasaron toda prueba y tribulacin con la Palabra de Dios escondida en sus corazones!

Amados, mi mayor gozo en la gloria junto con Pablo y cada verdadero ministro de Dios ser escuchar cada uno de sus nombres llamados por el Seor, verlos ante el sobre abundando con devocin y humildad, y escucharle decirles, Bien hecho, buen siervo y fiel!

Ese es verdaderamente uno de los deseos de mi corazón. Y es por eso que predico con fuego y celo. Si Pablo viviera hoy y predicara desde el pulpito de la iglesia Times Square, nos dira lo mismo con lagrimas cada vez que hablara: Cuidado! Se acerca una invasin! Maestros falsos y doctrinas falsas les atacaran de todos lados. Les presentaran otro Cristo. No sern del Espritu Santo, sino de otro espritu. Y no ser el evangelio verdadero ser otro.

Pablo confeso un temor que tenia acerca de ellos: Pero temo que, as como la serpiente con su astucia enga a Eva, vuestros sentidos sean tambin de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo, (2 Corintios 11:3). Pablo sabia que los corintios eran muy susceptibles a falsos maestros. l estaba diciendo, Ustedes son muy abiertos, muy dispuestos a escuchar, muy ansiosos para escuchar algo nuevo!

Muy a menudo, un cristiano slido de buen corazón me da un casete y me dice: Maestro, tiene que escuchar esto. El mensaje es increble, poderoso! Todo el mundo esta hablando de esto. As que escucho y suena bastante bien ungido, nuevo y fresco. Pero entonces el Espritu comienza a revolverse dentro de m.

Te ha pasado esto alguna vez? Mientras escuchas, sientes una incomodidad as que esperas, y sigues escuchando. Tu dices, Todava, no escucho nada malo. Pero algo no suena bien. Y si te mantienes escuchando, de repente, ah esta el error. Un error, craso una hereja espantosa! Interpretaciones que no aparecen en las Escrituras, sueos fantsticos, ideas de hombres, como si descubrieran un misterio. Pero no se alinea con la Palabra de Dios.

Pablo se sorprendi por cuan fcilmente algunos de los Glatas eran influenciados: Estoy asombrado de que tan pronto os hayis alejado del que os llam por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren alterar el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ngel del cielo, os anuncia un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. (Glatas 1:6-8).

Pablo estaba diciendo: No sean tan caballerosos y delicados acerca de esto. Si no es el evangelio que escucharon de m, no es de Dios. Es maldecido, podrido y mortal. Es un asunto serio, y te molestara si se dejan atrapar. As, que no lo tomen ligeramente. No lo soporten ni sean educados. Que sea maldecido aquel que lo predique!

No importa si un ngel aparece y te dice que el mensaje es de Dios. No importa si tu y tus amigos disciernen que esta bien. La Biblia aclara: Si no se alinea con el evangelio de Pablo, es de Satans, maldecido.

Cmo sabremos entonces lo que es el evangelio verdadero y lo es maldecido?

Permteme decir primero que los falsos maestros ms demonacos comienzan con avisos de falsa doctrina. Ellos avisan a toda voz y con fuerza contra ser atrapados en algo que no sea de Cristo. Casi cada falso maestro que he escuchado hace mas ruido acerca de la falsa doctrina, entonces procede a predicar lo que es falso. Pasan mucho tiempo persuadiendo a sus oyentes que ellos no son como los falsos maestros pero los estn preparando para que escuchen su mensaje.

La doctrina no es correcta simplemente porque el maestro parece ser santo, bueno, piadoso y sincero. A travs de la historia de la iglesia las herejas ms dainas han sido enseadas por hombres quienes fueron considerados buenos y sinceros. Eso hace que la falsa doctrina sea mucho ms peligrosa. Muchos cristianos han dicho: Pero l es tan buen hombre, tan sobrio, tan amoroso. Ciertamente, un maestro centrado en Cristo ser santo, sobrio y sincero pero los ngeles de luz del diablo tambin lo parecern. Vendrn como mensajeros de justicia, verdad y revelacin.

Pablo dice que Satans trata de engaarnos como engao a Eva en el jardn. l usa las mismas artimaas, la misma decepcin. Pero temo que, as como la serpiente con su astucia enga a Eva, vuestros sentidos sean tambin de alguna manera extraviados… (2 Corintios 11:3).

Nada ha cambiado desde entonces! El falso evangelio que Satans le presento a Eva es el mismo evangelio que l promueve hoy y todos los falsos evangelios tienen las mismas caractersticas en comn. Dios no dejo este asunto importante para que fuera adivinado. l lo ha hecho claro, y hay claves especificas que buscar, las cuales exponen la enseanza como falsa:

  1. Cualquier enseanza que da poca importancia al temor de Dios es maldecidaes del diablo!

Todos los falsos maestros tienen este mensaje en comn: Reljate, Dios no puede ser severo. El no te har dao el te ama. Un Dios amante quiere que disfrutes la vida. El truco del enemigo es alejarte de la temible reverencia y el temor de un Dios santo que juzga el pecado. Toda falsa doctrina tiene esta meta socavar el temor de Dios en ti.

Solamente el temor poderoso y absoluto de Dios guard a Adn y Eva de desobedecerle. No fue su amor a Dios ni su comunin diaria. Fue esto: Y mand Jehov Dios al hombre, diciendo: De todo rbol del huerto podrs comer; pero del rbol del conocimiento del bien y del mal no comers, porque el da que de l comas, ciertamente morirs. (Gnesis 2:16:17).

Pero Satans vino con un mensaje suave: …No moriris. (3:4). Esto fue una perversin total de la verdad otro evangelio! Pero, era justo lo que Eva quera escuchar. Ves, algo dentro de ella resista el mandamiento de Dios. La restriccin del Seor pareca demasiado como un yugo y ella se impaciento.

Satans sabia que esto estaba en Eva, y l comenz a socavar el temor de Dios en ella inmediatamente. Realmente, dijo Dios esto? Dios no es as. Tu tienes un mal concepto de l. Tu crees que el te negara conocimiento y sabidura, cuando el mismo es el Conocimiento y la Sabidura? Qu clase de Dios crees que es? Seguro que no morirs!

Puedes sentarte bajo una predicacin fuerte que parece como una carga pesada. Puedes ponerte debajo de ella y decir, No me gusta! Pero no te engaes. Es la misma cosa que te trae libertad, paz y gozo. Pero aun as gritas por dentro: No puede servirle a Dios de esta manera! Quiero libertad!

Hay una enseanza que esta circulando ltimamente en el movimiento carismtico acerca de una nueva libertad. Dice, Ven canta y grita y habla en lenguasy entonces sal afuera y vive como el diablo! Eso no es libertad. Es Satans diciendo, No morirs. Dios no es difcil. l es demasiado amoroso, demasiado misericordioso. Satans encontr un evangelio a la medida de la lujuria de la carne de Eva–y l encontrara uno a la medida de los cristianos inquietos con comezn de odos!

He odo de pastores piadosos y quebrantados de corazón quienes han sido despedidos de sus iglesias o renunciaron. Ellos predican santidad y el temor de Dios a los jvenes, pero los pastores y padres estn quejndose que estn trayendo yugo a la juventud. No queremos que les prediquen esas cosas a nuestros jvenes. Estos adolescentes (algunos de los cuales son hijos de predicadores) estn viviendo en complete rebelda. Son irrespetuosos, engaan a sus padres, y andan tras el mundo. Y los mensajes acerca de la santidad y el temor de Dios estn sacudiendo a estos jvenes porque no lo haban escuchado antes.

Hemos criado toda una generacin que esta totalmente falta del temor de Dios. Nunca supieron nada acerca del juicio. Siempre tuvieron lo que quisieron. Ellos dicen, Queremos rock and roll, y sus padres dicen, no los molestemos. Traigamos el rock a la iglesia y les daremos lricas cristianas. O, como quiera van a tener sexo, as que vamos a darles proteccin.

Estos jvenes nunca han conocido el temor de Dios, porque los pastores y los padres han hecho de Dios el gran apacentador en el cielo. Solo una manada de jvenes cristianos camina en santidad hoy. Por qu? Porque los pastores son muy dbiles para predicar el evangelio en el pulpitoy porque los padres estn viviendo doble vidas, y sus hijos lo saben!

Algunos cristianos me han escrito, Hermano David, usted predica tan duro. Predica usted de esa manera todo el tiempo en su iglesia? Lo soporta la gente?

La respuesta es esta: Somos llamados a predicar la Palabra con tal poder y autoridad que producir un temor de Dios constante en cada oyente. Aquellos que no dejan su pecado no se quedaron, porque se ofendern. Volvern sus odos de la verdad y buscaran maestros que acomoden sus lujurias (ver 2 Timoteo 4:1-4).

La Palabra de Dios dice, … con el temor de Jehov los hombres se apartan del mal. (Proverbios 16:6). Esto es lo que yo creo que un mensaje del evangelio verdadero debe producir en nosotros:

Un odio al pecado que no permite excusas ni salidas.

Una conviccin por toda vagancia y compromiso espiritual.

Un conocimiento interno de que Dios no guia a nuestros pecados.

Una conviccin de que cosecharemos lo que sembramos.

Un temor de Dios santo y recto.

6) Una confianza en que l nos librara de cada pecado que odiemos y resistamos.

Estas inseguro o no estas convencido acerca de la necesidad de caminar en el temor de Dios? Para terminar con esto de una vez por todas, mira a Isaas 11:1-3. Este pasaje profetizo de Aquel sobre quien el Espritu del Seor descansaraUno que se le dara rpido entendimiento en el temor del Seor. Este pasaje esta hablando de Jess! Y si Jess camino en el temor del Padre y se deleito en l, cuanto ms nosotros!

Ten cuidado de cualquier mensaje que rompe la conviccin del pecado, que produce un espritu exento de vigilancia, que te acomoda suavemente y te susurra, Todo esta bien. Todos los tranquilizantes como estos son evangelios falsos!

  1. Cuidado de cualquier evangelio que te aparta de la devocin exclusiva a Jesucristo.

Pablo nos advierte solemnemente que Satans se transformara a si mismo en un ngel de luzque el levantara sus propios falsos maestros, todos ellos hacindose pasar por ministros de justicia.

La luz representa la verdad, evangelio, revelacin. Satans vendr usando el precioso nombre de Jess, y el tratara de engaar aun a los elegidos. que se disfrazan como apstoles de Cristo. (2 Corintios 11:13). Piensa en el terror de tal cosa! Enfrentar los ltimos das bajo el poder de apstoles falsos, aceptando una doctrina del diablo, estando bajo el control de un espritu falso.

Cmo puede suceder tal cosa? Cmo puede alguien sentarse bajo la clase de evangelio pervertido que Pablo describe e ignorarlo? Hay solo una formanegndose a dejar la lujuria o codicia y continuar caminando en patente desobediencia. La codicia es el imn que atrae a la persona a los apstoles falsos. Te puedo prometer, si te ases de la codicia o lujuria, caers bajo falsa doctrina. Es inevitable la encontraras, y te encontrara a ti. Y estars tan ciego que no lo sabrs.

En el siglo 18, otro evangelio fue presentado llamado antinomianismo, que significa, contra la ley. Este evangelio esta con nosotros hoy, y esta mas fuerte que antes. Socava el temor de Dios al sugerir que una vez que crees, puedes pecar y nunca ser condenado, porque Jess lo ha cubierto todo.

El Dr. Tobins Crisp fue uno de los maestros de esta nueva doctrina, la cual barri a travs de Alemania. Sus proponentes usaban el nombre de Jess como sinnimo.

Hablan mucho sobre la gracia y examen profundo, pero dame a Cristo! No busco promesas, sino a Cristo! No busco santificacin, sino a Cristo! No me hables de meditacin o deber–dime de Cristo!

Suena como una devocin pura a Cristoun evangelio centrado en Jess. Pero Jess mismo nos dijo que no todos los que dicen Seor, Seor, entraran en Su reino. No todos los que esparcen el nombre de Jess estarn predicando el evangelio verdadero.

La doctrina de antinomianismo sigue siendo predicada hoy, y el movimiento carismtico esta tragndose el anzuelo. Escucha el resto de esta doctrina:

Un creyente puede estar seguro del perdn tan pronto como comete un pecado, aunque sea adulterio o asesinato. Ya Dios no esta disgustado aunque un creyente peque a menudo. No hay pecado que un creyente pueda cometer que puede causarle dolorpor lo tanto, no hay razn para temerle al pecado. El pecado esta muerto y no tiene mas terror. Si le decimos a los creyentes que debe andar en santidad y hacer buenas obras o Dios se enojara con ellos, estamos abusando las Escrituras. Entonces estamos mintiendo en la cara de Dios. Dios ha hecho todo en Cristo–no hay nada que temer!

Es como si los cristianos que aceptan esta doctrina estuvieran sentados en una fosa oscura, esperando que Jess aparezca. Ellos estn diciendo: Seor, tu sabes donde estoy. Si me amas, ven y scame de aqu. No! La Biblia nos manda a resistir al diablo y l huir de ti!

Hemos hecho que los cristianos parezcan un grupo de invlidos incapacessin poder ni autoridad, atados por vicios pecaminosos, esperando por alguna liberacin milagrosa. No hay conmocin santa contra el pecado, no hay temor de Dios.

  1. No puede haber devocin a Cristo sincaminar de santidad

Esta es la forma como toda doctrina debe ser juzgada: te conforma a la imagen de Jesucristo? No puedes llamar puro a un evangelio simplemente porque el maestro predica contra el pecado, o porque hacen referencia frecuente de Cristo. El movimiento de la Nueva Era habla mucho sobre el Espritu de Cristo.

He escuchado a predicadores rprobos gritar el nombre de Jess en un micrfono, tronando contra la homosexualidad, drogas y los pecados de la sociedad. Pero mientras ms escucho, mas me doy cuenta que este hombre no esta realmente quebrantado. Sus mensajes no son convincentes. l esta hablando acerca del pecado de otro, no de los suyos.

Tales predicadores juegan con la gente, entusiasmndolo. Ellos no tienen una conviccin real, ningn deseo consumidor por conformar a la gente a la imagen de Cristo. A los cristianos les encanta ir a reuniones donde escuchan al predicador hablar de la ausencia de oracin en las escuelas. Quizs mencione algo acerca de nuestra avaricia, orgullo, y adulterio; las cosas que estn en nuestros corazones. Pero luego sale la palabra relajante y suavizante. Y una vez que ganan la confianza, el temor de Dios es menospreciado.

Existe una prueba segura para la predicacin de santidad verdadera. Se encuentra en 2 Timoteo 2:19: Pero el fundamento de Dios esta firme, teniendo este sello: Conoce el Seor a los que son suyos; y: Aprtese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.

Me siento como Pablo debi sentirse, un grito que exprime el corazón por avisarle al pueblo de Dios de lo que viene. Hay grandes guerras teolgicas adelante. Todo el movimiento carismtico se dividir en diferentes campamentos, reunindose detrs de sus doctrinas, maestros y libros, acusndose unos a otros de error y falsa profeca. Y todos creern que estn defendiendo la fe!

Ellos no estarn peleando con el diablo, porque estarn muy ocupados llamndose herejas unos a otros. Ser un tiempo de gran confusin, y los cristianos ignorantes no sabrn a quien creer.

Amados, quiero pelear al verdadero enemigo. Y ese enemigo esta en las callesy en nuestros corazones! No voy a discutir acerca de profeca. Quiero estar al lado de cualquier hermano o hermana que camina en el temor de Dios y cuyo corazón es dado a la pura devocin de Jesucristo.

Debemos quitar nuestros ojos de los maestros y evangelistas, y convertirnos en estudiantes de la Palabra de Dios. Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. (2 Timoteo 2:15). No busques por un pastor o evangelista aprobado. Iras de un hombre a otro, y todos te fallaran, hasta que finalmente perders la esperanza. Quita tus ojos de los predicadores y ponlos en Jesucristo!

  1. El verdadero evangelio esta preocupado por tu corazón porque de l mana la vida!

Los fariseos vieron a algunos de los discípulos del Seor comiendo pan sin lavarse las manos, y los condenaban (Marcos 7:2). Porque los fariseos y todos los judos, aferrndose a la tradicin de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen. (Verso 3).

Estos hombres le preguntaron a Jess porque sus discípulos no andaban en esta clase de santidad. Sin embargo, la suya solo era una tradicin ceremonial. Todo era de afuera, solo tenia que ver con las obras de la carne. Jess les contesto: hipcritas, bien profetizo de vosotros Isaas, como esta escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón esta lejos de m. (verso 6). Jess dijo, en esencia, sus enseanzas son todas en vano. No cambia tu corazón. Es todo espectculo, palabras, obras falsas!

l nos esta diciendo a nosotros en esto, Si un evangelio no me da nada sino servicio de labios y no trata con el corazón, no pierdas tu tiempo con eso. La verdadera doctrina tiene que llegar a los asuntos del corazón. Jesús expone el problema con todos los evangelios falsos: Ellos no alcanzan lo que contamina al hombre no convencen de pecado ni cambian el corazón. Ofrecen una forma de piedad, sin corazón. Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. (Mateo 15:18).

Pablo dijo: sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio (2 Timoteo 2:22). No me cuentes de milagros en tu iglesia la alabanza, la adoración, o cuan bien predica tu pastor. No cuéntame de un pueblo que clama a Dios de un corazón puro! Cuntame eso, aunque aun no han llegado, estn siendo provocados en esa direccin. Ellos estn permitindole a Dios que escudrie y pruebe sus corazones, que exponga sus actitudes pecaminosas.

Ese es el verdadero evangelio de Jess. Es un evangelio que convence el corazón, trata con el corazón y cambia el corazón! Es este el evangelio que se te esta predicando? Te convence de pecados internos y escondidos? Malos pensamientos? Adulterio? Fornicacin? Asesinato? Robo? Codicia? Maldad? Orgullo? Necedad?

Si no es as, entonces busca y qudate en una iglesia con un pueblo donde tu corazón es expuesto, sacudido – y cambiado para la gloria de Cristo!

 

 

Protegiendo el rebaño: Cuidado de los lobos en la iglesia
(Protecting the Sheep: Beware of the Wolves in the Church)

Texto en Archivo + Índice de Sermones en Español + Capilla + Subscripciones + Copyright

Por David Wilkerson
15 de noviembre de 2004
__________

Como Pablo, en Hechos 20, va camino a Jerusalén, se detiene en Efeso. Allí convocó a los líderes de la iglesia para una reunión especial. Solemnemente les dijo a esos creyentes efesios: “Y ahora, yo sé que ninguno de vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro” (Hechos 20:25).

Pablo, entonces, entregó su último mensaje a los efesios. En esencia les dijo: “He estado con ustedes antes y conocen todo lo que he hecho. Les he servido con humildad y lagrimas. He predicado en vuestra iglesia, como asimismo casa por casa. Todo lo he cumplido bajo las más grandes tribulaciones y persecuciones. Pero, nada he guardado de vosotros.”

Entonces, con lágrimas, les dio esta sobria advertencia: “… por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hechos 20:31).

¿Qué es lo que Pablo vio que iba a venir? ¿Qué es lo que tanto le afligió para pasar tres años gimiendo sobre la iglesia? ¿Acerca de cual tragedia venidera les había advertido tantas veces, tanto pública como privadamente, ya sea en la iglesia como en sus hogares? ¿Qué asunto pudo sacudir tan profundamente a este hombre piadoso y de oración.

La preocupación de Pablo no era una explosión de lujuria, adulterio, divorcio o borrachera. Sus advertencias no eran acerca de persecuciones o restricciones venideras, ya sea de parte de la sociedad o del gobierno. No les amonestó sobre alguna explosión de depravación u  homose-xualidad en el púlpito, o alguna decadencia moral, desempleo y pobreza, terrorismo y guerras.

En cortas palabras, las advertencias de Pablo no fueron acerca del caos que ocurren fuera de las puertas de la iglesia. No, la preocupación de Pablo fue por lo que él vio venir dentro de los muros de la casa de Dios. El amonestó a los efesios acerca de lo que venía sobre el ministerio, sobre los pastores, en particular. Y estas advertencias fueron acerca de la destrucción que viene en las manos de impostores que se desbordarían dentro de la iglesia.

En este mensaje final, la mente de Pablo no estaba en el crecimiento de la iglesia, los problemas personales de los pastores, o las circunstancias difíciles y tentaciones de los creyentes. No, el clamor profundo del corazón de Pablo era: “Ustedes obispos, ustedes pastores, pongan atención. Mirad por vosotros y por su gente.

“El Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor” (20:28). En otras palabras: “Ustedes sobreveedores, ustedes obispos, ustedes líderes – alimenten sus ovejas, prepárenlas. Susténtenlas con la pura Palabra de Dios, sálvenlas de los lobos rapaces e impostores que atacarán las ovejas débiles.”

“Porque yo sé que después de mi partida entrarán lobos en medio de vosotros que no perdonarán al rebaño. Y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar tras sí discípulos. Por tanto, velad,…” (20:29-31).

Sobre este punto, Pablo les remarcó: “Ahora mismo, ustedes son una iglesia bendecida. Son un pueblo fiel, un poderoso cuerpo de creyentes. Tienen un fundamento sólido.” Mas tarde también Cristo diría lo mismo acerca de los efesios en el libro de Apocalipsis. Él les dijo: “Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.” (2:2).

Sin embargo, según Pablo, “Tan bendecidos como son, su iglesia no será escatimada, a menos que presten atención a mis advertencias. Van a ver levantarse un ministerio impío y perverso que hará comercio o mercancía del rebaño.” Cristo dio a los efesios la misma advertencia en Apocalipsis 2: “Dejaste tu primer amor. Arrepiéntete, sino quitare tu candelero, tu testimonio brillante ante el mundo.”

¿Cómo perdieron su primer amor estos creyentes efesios? ¿Cómo empieza a morir cualquier iglesia? Claramente se debió a que sus pastores y líderes no estuvieron protegiendo las ovejas. No fueron cuidadosos y permitieron que los lobos rapaces tuvieran acceso al rebaño. Cuando estos lobos entraron, devoraron las ovejas, sin dejar una.

En resumen, un evangelio pervertido infiltró la iglesia y fue enseñado el error. Pronto, creyentes de corazón puro se descarriaron por horrible decepción. Por años, esta iglesia fiel había sido cuidadosa en juzgar lo que era el evangelio y lo que era de la carne. Pero, ahora estos mismos creyentes fueron encausados en un evangelio fácil que mitigaba la carne. Y fueron apartados de Cristo.

Hoy Pablo no esta, y los rapaces y perversos han entrado.

Estos lobos y lo perverso ha invadido la casa de Dios. Y están engañando a pastores y congregaciones alrededor de todo el mundo. Por todas partes donde viajo, veo predicadores perversos dividiendo al rebaño y esparciendo las ovejas.

El profeta Ezequiel habló de estos lobos: “Hay conjuración de sus profetas en medio de ella, como de león rugiente que arrebata la presa. Devoraron vidas, tomaron haciendas y honra, multiplicaron sus viudas en medio de ella….Sus jefes en medio de ella son como lobos que arrebatan la presa; derraman sangre para destruir las vidas, para obtener ganancias injustas…al afligido y necesitado destruía…” (Ezequiel 22:25, 27, 29).

Muéstreme un predicador que nunca expone el pecado – quien no muestra a la gente la diferencia entre lo santo y lo profano, quien no hace mención del arrepentimiento y el juicio, y que en cambio dice que Dios desea hacerlo rico y próspero –y calificaré a ese hombre por lo que es. Es un lobo rapaz. Y ha sustituido la Cruz por el dinero.

Permítame describir esta clase de lobo moderno. El hombre en quien estoy pensando es uno de los más conocidos predicadores de la prosperidad en América. Hace unas pocas semanas, este fue su mensaje: “Ustedes han oído acerca de la venida de Jesús. Han oído que él puede regresar en cualquier momento. Yo les digo, eso es imposible. El no puede venir hasta que haya prosperado – hasta que tenga su hermoso auto, hasta que tenga la casa soñada. Simplemente, no puede venir hasta entonces.”

Recientemente vi un video que me fue enviado de una conferencia de prosperidad. Esta fue la teología declarada en esa conferencia: “Encuentre al predicador más próspero que conozca, y déle su dinero. Las bendiciones de él fluirán sobre usted.”

Un pastor de prosperidad estuvo en la plataforma y describió sus autos, su avión, su casa, sus diamantes, y un perro que compró en 15,000 dólares. Declaró además: “Voy a construir una casa de la cual Salomón podría estar orgulloso. Entonces, cuando la gente en mi ciudad vea mi mansión y mi Rolls Royce, conocerá que hay un Dios en el cielo.”

Mientras hablaba, la gente se acercaba y llenaban sus bolsillos de dinero. Otros se dirigieron a la plataforma para dejar allí su dinero. Aún otros lanzaron dinero sobre él. Entonces, empezó un canto titulado “Corre por el Dinero.” Algunos cayeron postrados mientras otros corrieron por el auditorio cantando: “Corre por el Dinero.”

Amados, esto me choca y me espanta, cómo pastores y cristianos creyentes de la Biblia, pueden ser tan engañados. Aún en nuestra iglesia, algunos feligreses distribuyen mensajes grabados por el lobo rapaz que enseña: “Jesús no puede venir hasta haya prosperado.” ¡Qué horrible blasfemia! Jesús mismo dijo que busquemos su manifestación, que él vendrá en un abrir y cerrar de ojos, cuando menos le esperemos.

Oh, cuán ciega se ha vuelto la iglesia. Y cuán ciegos son ahora muchos pastores. Iglesias que una vez creyeron en el sacrificio, negarse a si mismo y cargar la cruz, se han corrompido por la carne. Están totalmente concentradas en si mismo, en las cosas materiales, en la buena vida, y no en la vida santa.

El profeta Jeremías describió a los lobos rapaces quienes vienen cargando este engaño: “Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se han hecho poderosos y ricos. Engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo. No juzgaron la causa, la causa del huérfano, y sin embargo, prosperaron. ¡La causa de los pobres no juzgaron!

Dice el Señor: ¿No juzgaré esto? ¿De tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en el país: los profetas profetizan mentira y los sacerdotes dominan por manos de ellos. ¡Y mi pueblo así lo quiere! ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin? (Jeremías 5:27-31).

Según Jeremías, estos lobos rapaces hacen sus fortunas sobre las espaldas de los pobres y necesitados. Un prominente evangelista está vendiendo “Sanidad del Cáncer” por $1,000 dólares. Por $500 dólares, una persona puede pasar al frente y recibir oración para cualquier clase de males. Pero, la oración por cáncer cuesta $1,000 dólares.

Todo esto es una hediondez en las narices de Dios. Y permítame decirle donde va a terminar. Servimos a un Dios paciente, quien no desea destruir o juzgar a nadie que es inducido en las redes del engaño por ignorancia. Él previene y corrige sus ovejas. Pero el día viene cuando el dirá a estos lobos rapaces: “¡Suficiente! No robarán más a las viudas. No usarán la Sangre de mi Hijo como tarjeta de crédito para satisfacer vuestra lujuria. Ya no les será permitido ir por todo el mundo y predicar un Cristo materialista. A cada lobo rapaz vestido de oveja lo desenmascaro y lo llevo a la banca rota. Muy pronto el dinero que está fluyendo en ustedes, se secará completamente.”

Cada pastor del Señor, tiene la responsabilidad de cuidar su rebaño de los lobos rapaces.

¿A quiénes siguen los lobos rapaces? Ellos toman como presas, a las ovejas débiles y mal alimentadas. Buscan a quienes no conocen su Biblia y están atrapados en un evangelio centrado en si mismo. Es por esa razón que la amonestación de Pablo es tan clara: “Pastores y líderes, cuídense a si mismo. Cuiden el rebaño al cual han sido llamados a supervisar. Alimenten la iglesia de Dios.” Nosotros los pastores estamos llamados a llenar el rebaño con la pura Palabra de Dios. Solamente entonces podrán discernir lo que es del Espíritu Santo y lo que es del lobo.

Le pregunto: ¿Cuál debería ser la preocupación de cada pastor en esta nación? Esta no debe ser una manera nueva para atraer a la gente para que venga a la iglesia. ¡No! Los pastores deben ser abrumados con la preocupación que quebrantó el corazón de Pablo. Dios puso la misma preocupación en el corazón del profeta Amós: El peligro de una carestía de la Palabra de Dios.

En los días de Amós, Israel empezó a obsesionarse con el dinero y el materialismo. Mientras tanto, los pobres eran despreciados. Cualquiera que no fuera exitoso era mofado. En consecuencia, Amós exclamó: “Oíd esto, los a que explotáis a los menesterosos y arruináis a los pobres de la tierra, diciendo: … achicaremos la medida, subiremos el precio, falsearemos con engaño la balanza, compraremos a los pobres por dinero y a los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo. El Señor juró por la gloria de Jacob: No olvidaré jamás ninguna de sus obras” (Amós 8:4-7).

Amós vio lobos rapaces tomando como presas a las viudas y los pobres, quitándoles su plata o su sustento. Les exclamó: “Están quitando los zapatos a las viudas. Están robando a los pobres.”

Veo que la misma cosa está sucediendo hoy. Un lobo rapaz – un ministro consultante – le dijo a nuestro administrador financiero: “Si alguien envía una donación a su ministerio, remítanle de inmediato otra apelación.” En otras palabras: “No importa quien envía el dinero. Permitan a las viudas y a los ancianos que les apoyan, que den aún más, si es que ellos lo prefieren. Obtengan las más grandes donaciones que les sean posibles.” No, ¡Esto nunca será así! Hoy, ese ministro consultante está cerca de la ruina.

¿Cómo reaccionó el Señor ante tal avaricia en Israel? Le dijo a Amós: “Ciertamente vienen días, dice el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír la palabra del Señor. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente andarán buscando palabra del Señor y no la hallarán. En aquel tiempo, las muchachas hermosas y los jóvenes desmayarán de sed” (Amós 8:11-13).

Dios, en esencia, está diciendo: “Adelante, vayan por el dinero. Desprecien a los pobres, los necesitados, las viudas, los justos. Pero yo enviaré carestía sobre ustedes y su rebaño. Ustedes se morirán de hambre por una palabra celestial. Correrán del este al oeste, tratando de encontrar una palabra de mí, pero no la encontrarán.”

De la misma manera, hoy, el Señor cerrará el cielo a cada pastor materialista. Cada bendición que les fluye, pronto se secará. Y en los tiempos difíciles, el rebaño sediento que siguieron a esos lobos rapaces, se esparcirán mientras corren buscando una palabra de Dios.

Amados, la única preocupación de nuestro Padre celestial, es que ningún otro evangelio nos aleje de la Cruz. Conozco a muchos cristianos cuya fe ha naufragado debido a que hace años atrás se les pronuncio una palabra aduladora: “Tendrán un gran ministerio. Ganarán miles de almas para el Señor.” Ninguna palabra de estas se cumplió. Y ahora esas ovejas están totalmente descorazonadas, su fe sobre un montón de ceniza.

Si usted va a recibir una palabra del Señor, deje que sea de la Escritura. Que venga de su precioso tiempo de oración en la cámara secreta con Jesús. Permita que sus amigos creyentes prueben y confirmen la palabra con usted. De otra manera, si permite que cualquier cosa lo saque del verdadero evangelio, terminará en carestía y hambre.

Pablo advierte de una innovación aun más peligrosa contra la iglesia de Cristo.

Pablo dijo a los Efesios: “Y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar tras sí discípulos” (Hechos 20:30). En el Griego la palabra ‘perversa’ aquí significa obstinada persistencia en promover un error.

Pablo estaba advirtiendo: “Algunos de ustedes que están en autoridad, se levantarán y traerán un evangelio distorsionado. Introducirán una corrupción del evangelio puro.” ¿De qué podría Pablo estar hablando? ¿Cómo podría ser posible que esto ocurriera entre los líderes de su iglesia?

Note, Pablo ahora no está hablando de lobos rapaces o ladrones de viudas. El no estaba fijando la mira sobre aquellos que desprecian a los pobres. No, Pablo está haciendo alusión a los ministros que se acobardan y se encogen de predicar a todo el consejo de Dios. Estaba hablando de aquellos que presentan un evangelio liviano, un medio evangelio, solamente una parte de la Palabra de Dios.

Pablo declaró a estos hombres: “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios” (Hechos 20:27). Por lo tanto, les dijo: “yo os declaro en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos” (v.26). En otras palabras: “Soy inocente ante el Señor, debido a que no he retenido nada al predicar a ustedes toda la verdad de Dios.”

Por tanto, ¿qué es “todo el consejo de Dios” a lo cual Pablo aquí se refiere? En pocas palabras, todo el consejo de Dios incluye las duras materias de la Escritura, no solamente las bendiciones. Incluye la predicación sobre la excesiva perversidad del pecado. Esto implica predicar sobre el infierno, la venida de Cristo y el juicio que se aproxima. Significa predicar sobre la tristeza piadosa por el pecado, el arrepentimiento y dejar el pecado. Es la predica de un evangelio ofensivo de la sangre de Cristo. Es un mensaje de tomar la cruz, negarse a sí mismo, de sacrificio y de morir con Cristo. Es un evangelio de santidad y separación del mundo.

Ciertos ministerios están dedicados hoy, a promover lo que ellos llaman un evangelio “amigable”, dando a entender de uno que no ofenda. El diccionario define “amigable” o “amistoso,” como calido, confortable, no perturbador. Por supuesto, yo creo que el evangelio de Jesucristo es de consuelo, y sanidad. Es buenas nuevas – con seguridad, las más grandes noticias que el hombre puede haber escuchado. Y como mensajeros del evangelio, estamos llamados a predicar ánimo, esperanza y fe.

Pero, si atendemos a las exhortaciones de Pablo, entonces, estamos llamados a predicar todo el evangelio. Y “todo el evangelio” incluye un mensaje ofensivo, una palabra que provoque y constriña cualquier corazón lleno de pecado, tanto de creyentes como no creyentes. Según Pedro, el evangelio de Jesucristo es “Piedra de tropiezo y roca que hace caer. Ellos, por su desobediencia, tropiezan en la palabra” (1 Pedro 2:8).

Pero el evangelio “amigable” que es presentado hoy, se niega a hacer eso. Tales predicadores rara vez llevan a su gente a un lugar de convicción del Espíritu de Dios por el pecado. ¿Puede imaginarse a Pablo predicando un mensaje que excluya el llamado a negarse a sí mismo? ¡Nunca!

El evangelio “amistoso” no es nada más que un mensaje pasado por agua y tibio, que intenta alcanzar las más grandes multitudes que pueda. No obstante, trágicamente, nunca trata los asuntos que conducen a los hombres hacia la Cruz: el pecado. En cambio, esconde la verdad, la misma verdad que libera a la gente.

Al leer la advertencia de Pablo, tiemblo por lo que veo que va a suceder en nuestro tiempo.

He determinado predicar todo el consejo de Dios hasta el día que yo me vaya con el Señor. Y lo haré debido a la exhortación de Dios para todos los predicadores, que está en Ezequiel 33:

“Y él (el centinela) vea venir la espada sobre la tierra, y toque la trompeta y avise al pueblo, cualquiera que oiga el sonido de la trompeta y no se prepare, y viendo la espada lo hiera, su sangre será sobre su cabeza. El sonido de la trompeta oyó, pero no se preparó; pero el que se prepare, salvará su vida. “Pero si el centinela ve venir la espada y no toca la trompeta, y el pueblo no se prepara, y viniendo la espada, hiere a alguno de ellos, este fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del centinela.

“A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por centinela de la casa de Israel; tu oirás la palabra de mi boca y los amonestarás de mi parte. Cuando yo diga al impío: “¡Impío, de cierto morirás!”, si tú no hablas para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero yo demandaré su sangre de tu mano.

“Pero si tu avisas al impío de su camino para que se aparte de él, y el no se aparta de su camino, él morirá por su pecado, pero tu libraste tu vida” (Ezequiel 33:3-9).

Como un predicador de la Palabra de Dios, debo avisar al impío, o el Señor me hará responsable por su sangre. Con razón Pablo dijo a los efesios: “Soy inocente de la sangre de todos los hombres.” Él sabía acerca de la advertencia de Dios a los predicadores en Ezequiel 33.

Predico en una iglesia donde la gente viene de todos los caminos de la vida: travestís que viven en un infierno personal, actores y actrices que ahogan su desesperación en el alcohol y las drogas, desesperados hombres de negocio al borde del suicidio. Al mirar las caras de estos sufridos pecadores, ¿cómo puedo estar atemorizado de darles la verdad? ¿Cómo podría ser posible que yo retuviera de ellos alguna Palabra de Dios, sabiendo que la única verdad que les hablará es la sangre de Jesús y la cruz de Cristo?  Mi mensaje algunas veces puede ofender a pecadores y los que se comprometen con el pecado. Pero, no tendré ninguna sangre en mis manos en el día del juicio. Puede pensar: “Todo lo que usted señala viene del Antiguo Testamento. Esto no se aplica en este día de gracia”. Si esto es verdad, entonces Jesús estuvo equivocado cuando citó a Isaías y los otros profetas. Y lo mismo es válido para Juan el Bautista y el apóstol Pablo. Pedro escribe: “De este [Jesús] dan testimonio todos los profetas,….” (Hechos 10:43).

Aquí están las propias palabras de Jesús sobre este asunto: “Yo soy el buen pastor, el buen pastor su vida da por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa” (Juan 10:11-12).

Jesús dice que el buen pastor entrega su vida por las ovejas. ¿Qué exactamente significa esto hoy, para un ministro de Dios? Esto incluye dejar el orgullo, todo temor al hombre, y toda cobardía cuando se trata de predicar todo el consejo de Dios. Esto es un requisito para cualquier pastor que está llamado a alimentar el rebaño.

Ahora, permítame darle algunas buenas nuevas.

Veo a Dios levantando un remanente santo, de buenos pastores.

Estos pastores están buscando a Dios con diligencia fresca. Son ministros devotos, jóvenes y ancianos, quienes no permitirán que ningún lobo rapaz toque a sus rebaños. Mientras que estos pastores miran alrededor de la iglesia de hoy, están enfermos y cansados de todas las deserciones que ven. Gimen al ver que las ovejas son esparcidas a la derecha y a la izquierda, porque no tienen un pastor verdadero.

Estos piadosos pastores tienen una profunda inquietud: Han determinado alimentar a sus rebaños con la pura Palabra de Dios. Se niegan a edificar sus propios sueños sobre las espaldas de los pobres y las ovejas débiles. En cambio, vienen al púlpito con una palabra fresca y encendida del Espíritu Santo. Saben que esa es la única cosa que mantendrán a sus ovejas en los días difíciles por venir.

Mi hijo Gary y yo, nos reunimos con estos pastores devotos alrededor del mundo, mientras sostenemos asambleas de ministros. Están cansados de los conceptos hechos por hombres y artefactos para el ministerio. Todo lo que ellos desean es oír de Dios. Ellos saben que este mundo está corriendo al juicio, por lo tanto predican con el fuego del Espíritu Santo. No están compitiendo con otros, tratando de ser estrellas religiosas. No quieren ser hallados corriendo tras sueños estúpidos, cuando Dios esté sacudiendo, todo lo que puede ser sacudido.

Creo que pronto, en un solo día – un día de terror y pánico – Dios hará caer todos los evangelios falsos y perversos. Él cerrará todas las iglesias que complacen la carne. El Apocalipsis dice que en una hora caerá Babilonia. Es cuando veo a Dios quebrando a cada “ministerio rapaz.”

En su lugar se levantará un cuerpo de vencedores. Estos siervos de Dios serán audaces, santos, totalmente preparados debido a que fueron plenamente advertidos. Es entonces cuando veremos la gloria de Dios volver a su iglesia. ¡Aleluya!

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en David Wilkerson. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s