FALSA ENSEÑANZA JUDAIZANTE DEL “MESIANISMO DE RAÍCES HEBREAS” (MRH)

LPara los judíos mesiánicos, creer en Jesús no significa dejar de ser judíos - Protestante digitala confusión reinante en las redes sociales sobre distintos tipos de movimientos “mesiánicos” está alcanzando cotas difícilmente superables. Por eso se impone la necesidad de hacer algunas aclaraciones al respecto.

El judaísmo mesiánico no tiene nada que ver con el movimiento de las raíces hebreas. Existen profundas diferencias históricas, bíblicas y teológicas entre los dos, si bien en alguna ocasión puntual pueden existir ciertas áreas de solapamiento.

De hecho, se hace muy difícil hacer generalizaciones, ya que, por un lado, existen diversas tendencias dentro del judaísmo mesiánico, mientras que la cantidad y variedad de grupos que podemos encontrar bajo el paraguas de “raíces hebreas” es muy grande.

Desde el punto de vista histórico, los judíos mesiánicos tienen como precursores a los cristianos hebreos de los siglos XIX y XX, aunque fue a partir de los años 60 del siglo pasado, como uno de los efectos de la aparición del movimiento de la Gente de Jesús (Jesus People), cuando surgió el judaísmo mesiánico que conocemos hoy en día. Sintetizando mucho, los judíos mesiánicos son, en el sentido estricto del término, personas de ascendencia judía que reconocen a Jesús como el Mesías de Israel, aceptan la autoridad de las Escrituras del Nuevo Pacto y comparten sustancialmente las doctrinas cristianas fundamentales, aunque mantienen su cultura y legado como judíos.

Dentro del judaísmo mesiánico hay una proporción muy importante de gentiles (no judíos) que, por lazos familiares u otros motivos, forma parte de congregaciones mesiánicas.

En cuanto al movimiento de raíces hebreas o hebraicas (a partir de ahora MRH), hay una cuestión previa que debemos tener en cuenta antes de proceder a su definición. A partir del final de la Segunda Guerra Mundial, tras el Holocausto judío (Shoá), la búsqueda del Jesús histórico, los descubrimientos de los Rollos del Mar Muerto y el establecimiento del moderno estado de Israel, como factores más destacados, se fueron dando importantes pasos en el reconocimiento de la profunda judeidad de Jesús, el apóstol Pablo y todo el Nuevo Testamento en general. Este enfoque de los eruditos cristianos se tradujo popularmente en un renovado interés por conocer más a fondo las raíces de la fe cristiana, recurriendo especialmente a elementos lingüísticos, históricos y culturales para comprender mejor los textos bíblicos.

Pues bien, este fenómeno, aunque también se conoce como “raíces hebreas” (o judías), no es lo mismo que el MRH propiamente dicho. Dicho de otro modo, estudiar el contexto hebreo de las Escrituras, defender la vigencia de los pactos de Dios con el pueblo de Israel o denunciar la teología del reemplazo, por poner tres ejemplos, no equivale al MRH.

Entonces, ¿qué es el MRH? Se trata de una manifestación casi exclusivamente gentil que se nutre de cristianos de diferentes denominaciones (sobre todo de corte neopentecostal y carismático) y que surge con fuerza entre finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo XX. El MRH carece de estructuras o jerarquías como tales, por lo que es sumamente heterogéneo, aunque sí existe una marcada lealtad al autoproclamado maestro de turno.

Las creencias más características son el deber de guardar la Torá (la Ley), con especial énfasis en el sábado, las fiestas solemnes y las leyes dietéticas. Casi todos los grupos comparten una indisimulada aversión al cristianismo (por su supuesto paganismo), y muy especialmente al Concilio de Nicea.

Preconizan una “restauración” de los nombres y terminología hebrea (al punto de utilizar versiones bíblicas ad hoc) y, en muchos casos, se consideran descendientes de las tribus “perdidas” de la casa de Israel (de ahí el apelativo de efrainitas). También es muy frecuente que adopten todo tipo de simbología netamente judía, que denigren el texto griego original del Nuevo Testamento y que incluso lleguen a negar la plena divinidad de Jesús o la doctrina de un Dios trino.

En cualquier caso, el MRH se caracteriza, invariablemente, por una interpretación alegórica/tipológica de la Biblia y una clara tendencia gnóstica. Sus seguidores se muestran muy activos en la difusión de sus creencias a través de las redes sociales.

Personalmente, llevo bastante tiempo estudiando el MRH desde un punto de vista académico, pero lo que me preocupa especialmente son las implicaciones pastorales de esta corriente.

Al fin y al cabo, tanto si es herética (indudablemente lo es en algunas de sus expresiones) como si se trata meramente de una “denominación” o grupo religioso más, lo que no se puede ignorar es el hecho de que nos encontramos ante un movimiento agresivamente proselitista que crea multitud de divisiones y conflictos en congregaciones evangélicas. En España ha afectado especialmente a los creyentes gitanos (Iglesia de Filadelfia).

De hecho, los hermanos Miguel Palacios y Paco Correas, escribieron hace algún tiempo un Tratado contra los judaizantes para intentar encauzar esta cuestión. También lo hizo en 2014, en un contexto eclesial distinto, el pastor Juan José Gil González al publicar su libro La última seducción. Por mi parte, una sección de mi próximo libro estará dedicada, Dios mediante, al MRH.

Vuelvo a decir que las posturas extremas de algunos practicantes del MRH están haciendo mucho daño y le prestan un flaco servicio a aquellos que, como yo, nos sentimos en la necesidad, cuando no hay obligación, de tender puentes entre creyentes judíos y creyentes gentiles. La solución nunca pasó por judaizar a los gentiles ni por gentilizar a los judíos, y mucho menos por pretender usurpar una identidad que no nos corresponde. De ahí que urja denunciar los abusos y contrarrestar las falsas enseñanzas. Y en eso estamos, con la ayuda del Señor.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mesianismo Cristiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .