ULTIMAS NOTICIAS.

(Los artículos publicados en esta web no representan necesariamente la opinión del editor, la cual solo se expresa en los escritos con el nombre de Mario E. Fumero)

VISITE  ESTE SITIO:   https://www.facebook.com/500-A%C3%B1os-De-La-Reforma-1634538676854188/

mensaje 022

Seguir leyendo

Publicado en Noticias | Etiquetado | 57 comentarios

REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: EL DOMINIO DE DIOS

Mario E.  Fumero

Santiago 4:7   “Sometidos, pues, adiós; resistir al diablo y huirá de vosotros”.

El sometimiento a Dios es una decisión personal, voluntaria y consciente. Es por ello que en la Biblia existen muchos pasajes en donde se nos llama para que le busquemos el Reino de Dios (Lucas 12:31), y para que llamemos, y se nos habrá (Mateo 7:7), y para buscar y poder encontrar (Lucas 11:9), y en todos estos pasajes se deja ver que aunque Dios es soberano, el apela a nuestra voluntad y respeta nuestras decisiones, porque somos hechos a su imagen, y debido a ello tenemos libre albedrío. No somos un robot, ni un títere en las manos de Dios, somos “semejante a él” (Génesis 1:27) y esto nos da un margen de libertad que no le permite al Soberano imponernos su dominio, a menos que nos sometamos voluntariamente a su Señorío (2 Crónica 30:8).

Es por ello que a la hora de aceptar al Señor, tenemos más luchas, porque tristemente nuestra naturaleza quedó viciada por el pecado, y al acudir a él, es como el hecho de tener que nadar contra la corriente, porque el príncipe de este siglo es Satanás (Juan 14:30), y tristemente es más fácil ser esclavo del pecado, que ser santo y aceptar la soberanía de Dios porque nuestra naturaleza está viciada (Efesios 4:22).

Dios todo lo puede, pero en cuanto a nosotros, el apela a nuestra voluntad, y nos llama para que le aceptemos y nos sometamos voluntariamente a su Señorío (Marco 1:17). Todo sometimiento a Dios requiere una lucha continúa contra Satanás. Para ello necesitamos someter nuestro ego (voluntad y capricho) a la obediencia de Cristo (2 Corintios 10:5), para no vivir yo, sino que Cristo viva en mí (Gálatas 2:20)

Publicado en Dios, Mario Fumero, Reflexiones en Palabras | Deja un comentario

¿VOLUNTAD DE DIOS?

José Daniel Espinosa Contreras

Durante estos últimos días, no he dejado de meditar en la conocida plegaria enseñada por Jesús a sus discípulos y universalmente conocida como el «Padrenuestro». A pesar de su sencillez y de la ausencia de pomposas alabanzas, su contenido es realmente profundo y digno de toda reflexión. Por tal razón, y animado por los últimos acontecimientos de terrorismo y sufrimiento humano, me dispongo a escribir esta breve reflexión sobre la siguiente petición contenida en el Padrenuestro:

«Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra» (Mateo 6:10). Seguir leyendo

Publicado en José Daniel Espinosa Contrera, Voluntad | Deja un comentario

SILENCIO

Dr. Cesar Vidal

Finalmente, en ese largo viaje aéreo de dieciséis horas que une Shanghai con Chicago pude ver Silencio, la adaptación cinematográfica de la novela de Shusaku Endo dirigida por Martin Scorsese.

El novelista japonés atrajo mi atención ya hace décadas. De confesión católica, Endo se manifestó una y otra vez crítico con la iglesia a la que pertenecía y más cercano a la visión de las iglesias evangélicas. Sea como fuere, supo escribir una serie de novelas en que planteaba problemas espirituales muy serios y lo hizo además desde una perspectiva mucho más cercana a un existencialismo de origen protestante que al catolicismo. Es el caso de Silencio. Seguir leyendo

Publicado en César Vidal, Silencio | 2 comentarios

REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: EL DOMINIO DEL PECADO

Mario E.  Fumero

Romano 6:12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias;

¿Qué es el pecado? Toda acción contraria a la ley. Es desobediencia a lo establecido, lo cual genera la ira de Dios (Colosenses 3:6) porque trae consecuencias, ya sea en lo biológico, espiritual o natural. En el mundo secular al pecado le llama infracción o delito. Para que haya pecado, es necesario que haya ley y conciencia de la misma (Santiago 2:17). El pecado tiene dos dimensiones, una es la herencia pecaminosa procedente de Adán (Romanos 5:12), manifestada en la rebeldía y orgullo, y la otra dimensión que nace por satisfacer los deseos de la carne, lo cual le llama Santiago “concupiscencias” (Santiago 1:15).

¿Cuándo aparece el pecado? Cuando nace la conciencia. Cuando no sabemos discernir entre lo bueno y lo malo, y rechazamos lo bueno. Es por ello que para poder ser libre del pecado, necesitamos tener discernimiento por la Palabra para alcanzar madures entre lo bueno y lo malo (Hebreo 5:14).

Tristemente el pecado es como un imán, una vez ejecutado, nos atrae y esclaviza. El mismo se vuelve una costumbre que marca nuestro comportamiento, enfermando todos nuestros miembros. La Biblia lo cataloga como una esclavitud, la sociedad le llama vicio o adicción, y solo hay una salida “el nacer de nuevo2 (Juan 3:3).

Publicado en Mario Fumero, Pecado, Reflexiones en Palabras | 1 Comentario

CARACTERÍSTICAS DE UNA «SECTA» RELIGIOSA. AUTO-EXAMEN.

José Daniel Espinosa Contreras

Al hablar de «sectas» entramos en un terreno pedregoso. El concepto de secta varía desde la perspectiva en que se estudie (lingüística, sociológica, teológica, etc.), de aquí la multiplicidad de definiciones. Por esta razón, nos centraremos en las características que suelen darse en una secta religiosa.

A menudo, hemos criticado otras organizaciones religiosas por tener características sectarias, no obstante, ¿alguna vez hemos hecho un auto-examen? Aquí resumo algunas de las características de una secta, según la unanimidad de la mayor parte de especialistas. Seguir leyendo

Publicado en José Daniel Espinosa Contrera, Sectas destructivas | 1 Comentario

REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: EL DOMINIO DE SATANÁS

Mario E.  Fumero

Juan 8:34  “Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, es siervo de pecado

Es una realidad innegable que es más fácil hacer lo malo, que lo bueno. Por naturaleza, siempre estamos inclinado al mal, y esto se debe a que traemos en nosotros una herencia pecaminosa que nos hace esclavos del pecado, y por ende, atados a Satanás, el cual incluso nos conoce, y manipula nuestros deseos carnales convirtiéndose en el príncipe de este siglo(Juan 14:30).

Se hace patente en nosotros el dominio del mal cuando el apóstol San Pablo afirmó; “qué si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí” (Romano 7:20), lo cual evidencia la vulnerabilidad nuestra de naturaleza para hacerlo malo sin querer, lo cual es mucho más difícil que la obediencia a Dios, porque para obedecer a Dios, tenemos que negarnos a nosotros mismo.

Es por ello que para ser cristiano tenemos que aceptar una lucha continua y fuerte con los deseos de la carne, porque el vivir rectamente es costoso y difícil, máxime en un mundo dominado por el mal. Esa lucha es semejante a tener que subir una cuesta, sin embargo, el descender al pecado es fácil, porque para bajar no se requiere mucho esfuerzo.

Es por ello que mucho oye la Palabra, pero no la pueden atesorar, porque al están bajo el dominio del diablo, requieren hacer un gran esfuerzo para poder liberarse de sus ataduras porque dicha Palabra cayo entre espinos y se ahogó (Mateo 13:22). Es por eso que Jesús afirma que somos esclavos del pecado, y esa esclavitud sólo se puede romper con un sometimiento total y absoluto a la soberanía de Dios, porque si el hijos os libertare, seremos verdaderamente libres (Juan 8:36).

Publicado en Mario Fumero, Reflexiones en Palabras, Satanás | Deja un comentario

DE LA FALSA SANTIDAD

Ángel Bea

LA FALSA SANTIDAD generalmente, está divorciada del amor y de la misericordia hacia el prójimo, así como una falta de discernimiento para reconocer el mal allí donde está y denunciarlo aunque afecte a nuestros propios intereses. La falsa santidad se reviste de “rectitud” y “piedad” cuando no se ha entendido nada acerca de que la verdadera santidad está esencialmente unida a la justicia y a la verdad; no “mi verdad” sino la de Dios, tan frecuentemente mal entendida. No que yo la entienda y otros no; soy consciente de mis limitaciones para poder conocerla en toda situación.

La falsa santidad se aprecia cuando al que la porta no le importa romper lazos familiares y de amistad por desacuerdos en asuntos que no son esenciales; aunque ellos creen que sí. No entendieron, ni la gracia de Dios ni la Escritura a la cual tanto apelan; pero así, enarbolando la bandera de “la separación” se sienten “importantes”. Seguir leyendo

Publicado en Ángel Bea, Santidad | Deja un comentario