EL HOLOCAUSTO: ENCONTRÁNDOSE CON EL HORROR

Por Dr. David R. Reagan

Hay un recuerdo relacionado con el antisemitismo que aún conmueve lo más profundo de mi corazón. Ocurrió en uno de los lugares más tristes de todo el mundo, un lugar en Jerusalén llamado Yad Vashem. En español, lo llamamos el Museo del Holocausto. Como su nombre indica, es una colección de artefactos históricos que autentican cada aspecto de uno de los crímenes más horribles del hombre.

Si usted tiene algo de sensibilidad, es un lugar difícil de recorrer. Está organizado en orden cronológico. La primera habitación registra, en fotografías gráficas, el ascenso de Hitler.

MILES DE FOTOGRAFÍAS LLENAN EL SALÓN DE NOMBRES DEL MUSEO YAD VASHEM.

La siguiente habitación muestra los comienzos de las persecuciones nazis contra los judíos. Así sigue y sigue, paso a paso sangrientos. Las tiendas judías son cerradas. Los judíos son arrestados y burlados en público. Vehículos para el ganado son llenos con cargas humanas destinadas para los campos forzados y hornos. Hay filmes de las ejecuciones. La ropa de prisioneros de adultos y niños es exhibida, junto a ladrillos de oro hechos de empastes dentales extraídos de cadáveres.

UN LUGAR DIFÍCIL DE ENFRENTAR

No se deja nada a la imaginación. Sin embargo, la imaginación no puede comprender tal bestialidad. Es insoportable. He visto a grupos enteros atravesarlo sin decir una sola palabra. He visto a personas desmayarse. Otros se han puesto histéricos. Algunos casi corren, no queriendo ver nada del horror.

Cuando llevo a un grupo ahí, nunca trato de mantenerlos unidos como un grupo. Es un lugar demasiado personal. Sólo les doy una introducción general afuera y luego los dejo libres para que se movilicen a su propio nivel de velocidad. Normalmente asigno hora y media para que regresen al autobús.

Si finalizan antes, les insto a que caminen por el Paseo de los Justos, un bonito jardín exterior donde han sido plantados árboles en memoria de los gentiles justos que arriesgaron sus vidas para salvar a judíos del Holocausto. Uno de esos árboles está dedicado a Corrie ten Boom.

UNA HIJA PERDIDA

En 1984, cuando visité Yad Vashem con un grupo que incluía a miembros de mi familia, todo parecía ir bien hasta que llegó el momento de partir. Contamos cabezas, y mi hija, Ruth, de 23 años, faltaba. Empecé a buscarla, pero no la podía encontrar en ninguna parte – dentro o fuera del museo. Recorrí el museo por segunda vez pero no la vi todavía.

Mientras estaba a punto de salir, noté que una escalinata, que raramente había visto abierta durante las horas regulares de visita, estaba abierta. Sabía a dónde conducía debido a que había estado ahí muchas veces. Conducía a una larga, estrecha y oscura habitación donde están almacenados registros individuales concernientes a cada persona que pereció en el Holocausto. Este es un centro de investigación que raramente es visitado por los turistas.

Fui saltando por las escaleras y mire dentro de la oscura habitación. En el lejano extremo pude distinguir la forma de una persona en la penumbra. Nunca nadie habla más alto que un susurro en esta habitación, así que no pude gritar para ver si era Ruth.

UN DESCUBRIMIENTO BRUTAL

Caminé hacia el extremo. Era Ruth. Ella estaba de pie aferrándose a un estrado de exhibición con ambas manos. El estrado tenía una luz tenue sobre él. La luz iluminaba un documento de muestra bajo el vidrio. Mostraba la fotografía de una pequeña niña de diez años de edad. El documento contenía sus estadísticas vitales – lugar de nacimiento, padres, dirección del hogar, lugar de arresto, lugar de encarcelamiento, fecha y lugar de ejecución. Se leía en un estilo realista.

Ruth estaba llorando. Puse mi brazo alrededor de ella y la abracé.

“Papi”, susurró, “¿cómo pudo pasar esto?”

No pude hablar. Nos quedamos ahí, tomados del brazo, llorando juntos, mirando la imagen de un niño que representaba a seis millones del Pueblo Escogido de Dios.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Holocausto judio. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a EL HOLOCAUSTO: ENCONTRÁNDOSE CON EL HORROR

  1. Myriam dijo:

    ¡ Cuánto dolor!
    Nací en Buenos Aires y cuando estaba en tercer grado ( año 1967) participé de un hecho aberrante. En mi clase habia una nena muy buena llamada Irene y alguna vez habrá comentado que era judía.
    Un día, uno de los peores alumnos de mi grado tuvo la idea de levantarle la pollera del uniforme y con un marcador negro ¡le dibujó una esvástica en el muslo!.
    Recuerdo como si fuera hoy, el dolor y la furia que sentí. Salté del banco y me enfrenté a este chico que tenía reflejado el odio en su rostro (¡ estoy hablando de chicos de siete años!) mientras me daba vuelta y trataba de contener a mi compañerita Irene que lloraba desconsoladamente. Este compañero comenzó a hostigarme por haber defendido a Irene y cada vez que íbamos al recreo me buscaba para pegarme. Pero DIOS me ayudó porque hizo que mi primo que ya estaba en séptimo grado me defendiera y no tuve más problemas.
    En el secundario sucedió lo mismo con dos de mis compañeros que por sus apellidos tuvieron que “”admitir” que eran judíos ( los chicos se la pasaban preguntado quién era o no era judío). A uno de ellos, la MAYOR PARTE DE LOS CHICOS, lo hostigaban todo el tiempo, llenos de maldad,. Sin embargo, Carlos soportaba todo con mansedumbre y era el MEJOR ALUMNO de todo el grado.
    Yo me había hecho muy amiga de la otra chica pero su familia no la dejaba venir a mi casa (ahora imagino que ya estarían hartos de tener problemas y seguramente trataban de evitar que su hija sufriera).
    Desde muy chica he tenido que escuchar a muchos adultos hacer comentarios¡ A FAVOR! de hitler ( ni siquiera puede poner su apellido con mayúscula).
    Sin olvidar JAMÁS los repugnantes atentandos a la Embajada de Israel en Buenos Aires, el pasado 17 de marzo de 1992 y el atentando a la Amia ( Asociación Mutual Israelita Argentina) el 18 de julio de 1994. Nunca voy a olvidar el día que fui a la marcha en conmemoración de las víctimas .

    EL ODIO HACIA EL PUEBLO DE ISRAEL NO TIENE LÍMITES DE TIEMPO NI FRONTERAS,

  2. que bueno fuese que todos pudieramos visitar ese lugar para tener aun mas conciencia de la historia y a los que simpatizan con ideas neonazis vean las atrocidades de una mentalidad tan apartada de Dios

  3. wendy dijo:

    Dios bendiga a todos los judios

  4. Marisa Gonon dijo:

    Soy una estudiosa de la II guerra mundial y del Holocausto. Lo que me sorprende es como todo un pueblo que ya tenía antecedentes antisemitas solo bastó un enfermo mental, llegará al poder para encender la chispa que detonó en uno de los hechos mas vergonzosos que la humanidad ha vivido.

    • Piedad Duque dijo:

      Muy cierto varona del Altisimo, pues la maldad ya habia sido engendrada por Satanas en sus mentes y solo faltaba una disculpa, una razon ( un lider diabolico ) para poder dar a luz.

  5. pau dijo:

    Hashem bendiga al pueblo de Israel.

  6. eliseo escobar dijo:

    En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
    1 Corintios 15 vers. 52

  7. Piedad Duque dijo:

    Yo bendigo a los Judios, benditos al entrar y al salir de la ciudad, bendito el fruto de sus vientres, bendito todo lo que pongan en sus manos, YHVH hara’ que sus enemigos sean derrotados delante de ellos, por un solo camino saldran contra ellos, pero por siete caminos huiran de delante de ellos, YHVH los confirmara’ como pueblo santo suyo, tal como se los juro’ cuando guarden los mandamientos de YHVH su Dios y anden en SUS caminos y todos los pueblos de la tierra veran que el nombre de YHVH es invocado sobre ellos y tendran temor de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .