JESUCRISTO Y LA YIHAD ISLÁMICA

Ángel Bea

Hola a todos. He estado leyendo las distintas contribuciones al tema del cristianismo y el Islám y me ha llamado la atención. Entonces recordé que hace algunos años, escribí un artículo sobre este tema, pues el conocido ex-alcalde de nuestra ciudad, escribiendo en un semanario a nivel nacional, comparó las palabras de Jesucristo con la Yihad islámica, como anoto en el siguiente artículo. Un verdadero disparate. Por eso escribí el mismo. Dicho lo cual, creo que el debate debería ir más bien por analizar la persona de Jesús y de Mahoma; sus enseñanzas y el libro donde cada una de ellas quedaron consignadas. Luego, ver qué justificaciones han tenido sus supuestos seguidores para hacer lo que hicieron y lo que hacen. Al parecer, los supuestos seguidores de Cristo nunca estuvieron justificados para hacer guerras contra nadie. Al menos, Jesús no lo justifica, ni con su ejemplo ni con sus enseñanzas. ¿Y Mahoma? Eso es harina de otro costal y en mi escrito digo algo al respecto

En el semanario La Clave, del 7 de Mayo, Nº 163, en la sección en la que comúnmente escribe D. Julio Anguita González, leí bajo el título, “Complacencia y desazón” el siguiente comentario: “Deducir a la ligera que el término `Yihad` conlleva la apología del terrorÍsmo es lo mismo que atribuir la misma intención al cristianismo en virtud de las palabras de Jesús recogidas en S. Mateo, capítulo 10, versículo 34: `No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No traigo la paz sino la guerra’ y lo mismo en S.Lucas, capítulo 12, versículo 49: `¿Pensáis que he venido para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro.

Ahí es nada y se queda tan tranquilo el autor de la citada frase. Nadie con sentido común se atrevería a hacer una interpretación literal de las palabras de Jesús sin caer en una gran extravagancia exegética, pero comparar como lo hace el Sr. Anguita, las enseñanzas de Jesucristo con la vida del fundador del Islam y el Corán eso también es un verdadero disparate. Para los que no conocen el Nuevo Testamento y, mucho menos el Corán y quién fue Mahoma, les puede colar la comparación y es por esa razón, precisamente, que es necesario precisar algunos puntos.

Que el Señor Jesucristo no se está refiriendo con sus palabras a una guerra literal, sino espiritual, se entiende por el contexto más inmediato y en general por toda la enseñanza del Nuevo Testamento, comenzando por el Sermón del Monte, donde no hay ningún asomo de violencia ni ninguna llamada a “la guerra santa” sino todo lo contrario, el amor a los enemigos, el orar y “bendecir a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (S.Mateo 5.38-48) Todo lo cual, aunque con otras palabras está recogido por el apóstol Pablo en su epístola a los Romanos, 12.17-21 y también por el apóstol Pedro, poniendo a Jesucristo como ejemplo a seguir: “quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba…” (1ªPedro 2.21-24) ¿Y qué decir de las palabras de Jesús, con ocasión del uso que hace Pedro de la espada para defenderle?: “Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que empuñen la espada, a espada morirán” (S.Mateo 26.51,53; Lucas 22.49-51) La “guerra” a la cual se refiere Jesucristo, la harían los “lobos” que estarían entre las ovejas a las cuales serían enviados sus discípulos, como atestigua la Historia en los dos siglos siguientes. (S.Mateo 10.16)

Sin embargo, no es lo mismo con el Corán y su fundador, pues además de que Mahoma mismo guerreó contra sus enemigos –nada que ver con la persona de Jesucristo- en sus escritos tenemos referencias a la “guerra santa” bajo los siguientes títulos: a) Manifiesto de guerra: 9.38,39,41,49; b) Obligación de acudir a la guerra santa: 8,40/39; c) Incitación a la guerra santa: 9,66/65; d) Recompensas por participar en la guerra santa: 9,20 y Azora LXI, 11-12; e) Respuesta ante las persecuciones de las que fueran objeto: 2, 187/191. Además, encontramos contra los cristianos, algunas lindezas como esta: “Los cristianos dicen: `El Mesías es el Hijo de Dios` Esas son las palabras de sus bocas: imitan las palabras de los que no creyeron. ¡Dios los mate! ¡Cómo se apartan de la verdad! (9,30,30) (1)

Por otra parte, que nadie se le ocurra ir a un país islámico a evangelizar –predicar el evangelio- lo mismo que ellos vienen aquí predicando su mensaje islámico pues de forma inmediata, será arrestado, expulsado del país o encarcelado, posiblemente torturado y/o, dependiendo del país, muerto. Esto está ocurriendo hoy día en muchos países musulmanes, de acuerdo a 4.93/91 del Corán. En los países islámicos no hay los actos ecuménicos que con tanto candor solicitan aquí.

Pero además, tenemos que tener en cuenta que “…entre el Corán y su aplicación práctica tanto cotidiana como a lo largo de la historia existe un elemento de enorme importancia denominado HADIZ o “narración”. El hadiz no cuenta con el mismo valor canónico que el Corán, pero en la práctica pesa enormemente en la vida de millones de musulmanes del mundo” “…el hadiz mantiene la pretensión de remontarse al mismo Mahoma” “Estos –los hadizes- de hecho, parten de la base de que cualquier acto del profeta tiene un carácter no solo ejemplar sino normativo, aunque no se encuentre recogido como sucede a menudo en el Corán. Esta altísima consideración, de hecho, comenzó en vida de Mahoma y fue potenciada directamente por él mismo” (2)

Pues bien, es precisamente en esos escritos –además del botón de muestra expuesto anteriormente- donde encontramos, entre otras muchas cosas la siguiente afirmación antisemita que parece estar sirviendo como caldo de cultivo del conflicto en Oriente medio: “Narró Abu Hraira. El enviado de Allad dijo: ‘No quedará establecida la Hora hasta que combatáis con los judíos y la piedra detrás de la que se esconda un judío diga: ¡Oh, musulmán! Hay un judío que se esconde detrás de mí, así que mátalo’” (4, 110, 52.94.177) Esto explicaría muchas cosas y daría para otra exposición acerca del conflicto “árabe/israelí” que la mayoría de la gente simplifica en base a un juicio apresurado y aparente. Si no me falla la memoria, son décadas en las que cada generación de niños palestinos están siendo enseñados desde la cuna, en el odio y a la posibilidad de ser “mártires” en esa Yihad Islámica, de acuerdo a las escrituras recogidas más arriba. Escritura que entendida desde la escatología Islámica, al parecer está siendo usada a través de los libros de texto para enseñar el Islám a millones de escolares musulmanes en todo el mundo, incluidos –al parecer- los Estados Unidos de América. (3)

La gran diferencia entre el Cristianismo y el Islam es que no podemos encontrar nada, ni en la persona de Jesucristo ni en sus enseñanzas, ni en sus discípulos ni en las enseñanzas de ellos –que eran las mismas- por lo menos en los dos siglos siguientes que justifique la guerra, la violencia y mucho menos el terrorismo, (Otra cosa es lo que haría posteriormente la cristiandad “profesante”) mientras que en la misma base del Islam, su fundador fue un guerrero cuando así le convino y llamó a “la guerra santa” a sus seguidores, los cuales siguieron su ejemplo y sus enseñanzas. Con esa base solo hace falta el caldo de cultivo propicio para que en vez de un Ben Laden, surjan unos cuantos más. Solo será cuestión de tiempo que la tela de araña quede bien tejida, como ya hace unos seis años anunció el mismo Ben Laden con respecto a la conquista de Occidente y en especial todo cuanto en otro tiempo “les perteneció a ellos” (no reparan en que ellos, antes se lo arrebataron a otros, que estaban en su propia casa). Ellos no necesitan violar ninguna regla de interpretación del Corán, cuando de “la guerra santa” se trata –como unos y otros han hecho con Jesús y sus enseñanzas a lo largo de la historia. Sus escrituras están ahí, claras como el agua clara. Y, como diría Jesús: “El que tiene oídos para oír, oiga” (S. Mateo 13.43)

Así que, en mi modesta opinión, el Sr. Anguita no está nada acertado al hacer tales comparaciones entre las enseñanzas del fundador del Islam y el Señor Jesucristo. Cada uno fue quien fue y dijo lo que dijo e hizo lo que hizo y el Sr. Anguita no ha acertado aún a ver la diferencia.

 

1.- El Corán. Introducción, traducción y notas de Juan Vernet. Planeta S.A. 1983

2.- Cesar Vidal, “España frente al Islam” La esfera de los Libros. Págs.45-47

3.- w.w.w.libertadigital.com/ opiniones/Pablo Molina- La yihad en internet

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Islamismo, Yihad. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a JESUCRISTO Y LA YIHAD ISLÁMICA

  1. El Problema es que algunos en Europa vivieron la epoca de la santa inquisicion en la cual se mataba en el nombre de Jesus, tambien el tiempo de las “Cruzadas” donde se conquistaba en el nombre de Dios y Jesus.

    Por eso ellos tienen un concepto malo de lo que puede llegar a ser el Cristianismo y aun mas de Los Evangelicos ya que nos llaman sectas y es aun mas dificil.

    Que el señor nos continue bendiciendo en su soberana voluntad

    • Andres Bermeo dijo:

      jajajajaja solo de las inquisicion? no mijo, que me dice de las masacres promovidas por los protestantes, de los fanaticos bautistas liderados por juan de leyden? que, pura mentira? la cazeria de brujas? el fenatismo gringo? el Ku Kux Klan, los paises mas raciastas han sido por lo general, donde en sus bases se halla la reforma, EUA, ALlemania, Sudafrica, etc.. asi que no sea hipocrita, han sido todas las denominaciones cristianas las que han perseguido y matado en nombre de Dios. Lea un poco de historia y no los panfletillos que le dan en su iglesia, que son puras mentiras, es como leer el rastro de sangre, que desperdicio de arboles, escrito por un pastor aficionado a la historia, mas no historiador.

  2. gracias Pastor ROSELL por sus videos son verdaderamente una enseñanza y cada vez estar mas alertas a lo que esta aconteciendo en el mundo DIOS LE BENDIGA y lo siga usando conforme a su perfecta voluntad

  3. José M. Santiago Cardona dijo:

    Paz hermanos

    Comienzo

  4. José M. Santiago Cardona dijo:

    Paz hermanos

    Comienzo felicitando a mis hermanos cristianos en sus fiestas. Estamos a pocos días de la Navidad. Que las enseñanzas de Paz y Justicia que comparten musulmanes y cristianos nos guíe a la sana convivencia.

    Expondré varios argumentos corrigiendo y redirigiendo lo dicho sobre el Islam en el escrito. Tómenlo como una oportunidad de entendernos y no como una oposición a sus creencias. Hubo momentos donde cristianos, musulmanes y judíos vivieron en paz y armonía. Ustedes estan obligados a buscar la paz incluso con sus enemigos al igual que nosotros. Mahoma dijo: “Tu enemigo, antes de serlo, es tu hermano porque ambos son hijos de Adán”. Enemigos son los criminales que buscan la violencia indiscriminada, sea musulmán, cristiano, etc.

  5. José M. Santiago Cardona dijo:

    Comentario 1

    Dejaré que sea una Cristiana quien comience mi argumentación. Es tomado de la biografía de Mahoma escrita por Karen Armstrong.

    “Hasta aquel momento Mahoma había sido un personaje conocido que, tras haber soportado años de persecuciones y derrotas, no había obtenido reconocimiento como profeta en su propio país. Es una imagen que los que se hayan educado en la tradición cristiana podrán comprender y respetar. Pero después de la hégira (emigración a Medina) Mahoma triunfó de forma espectacular, tanto en el ámbito espiritual como en el político, y el Occidente cristiano siempre ha desconfiado de este aspecto de su trayectoria. Dado que se convirtió en un líder político brillante y carismático que no sólo transformó Arabia, sino que cambió la historia del mundo, sus críticos en Europa lo han rechazado como un impostor que se valió de la religión para alcanzar el poder. Puesto que el mundo cristiano está dominado por la imagen del Cristo crucificado, quien dijo que su reino no era de este mundo, solemos considerar el fracaso y la humillación como principales características de un líder religioso. No esperamos que nuestros héroes espirituales triunfen de forma espectacular en la vida cotidiana.

  6. José M. Santiago Cardona dijo:

    Continuación cita comentario 1

    “El cristianismo es, ante todo, la religión del sufrimiento y la adversidad y, al menos en Occidente, siempre ha contado con más adeptos durante épocas difíciles. Los siglos de persecución en los primeros tiempos de la Iglesia reafirmaron la imagen del Cristo crucificado y causaron profunda impresión en el espíritu cristiano. Por consiguiente, los cristianos creyeron desde el principio que debían rechazar ‘el mundo’, por lo que el desafío al sistema político o la desvinculación de éste se convirtieron de manera natural en virtud en tiempos de los mártires. Sufrir y morir por Cristo constituiría la experiencia religiosa suprema, asi como una demostración muy gráfica del rechazo a los cristianos por parte de los poderes terrenales. La idea cristiana de que el hombre puede verse deificado y transformado por el sufrimiento resulta estimulante y ha proporcionado consuelo a miles de personas desesperadas, pero también se ha abusado de ella: se les ha dicho a los cristianos que tienen el deber de soportar la opresión y la injusticia; que Dios apoyaba un órden jerárquico en el que el hombre rico se sentaba en su palacio mientras que el pobre lo hacía junto a las puertas; que el sufrimiento y la persecución en este mundo tendrían su recompensa en el cielo. Incluso hoy, ciertos sectores del orden establecido estadounidense están alentando a los fundamentalistas cristianos para que prediquen este evangelio en América Central y del Sur. Pero también hay cristianos que creen que su deber consiste en vivir junto a los oprimidos y los indigentes, y por ello se entregan con gran dedicación a luchar por una sociedad justa y decente. Es desde esta perspectiva como deberíamos considerar la yihad islámica, que los occidentales suelen traducir por ‘guerra santa'”.

  7. Ramón dijo:

    Los discípulos de Jesús también llevaban espadas.

  8. albert dijo:

    Creo que a este señor no solo es poco acertada la comparación, y de hecho irresponsable, decir cosas de tanta trascendencia, de manera tan inconsciente, cuando el fanatismo es caldo de cultivo para tantos problemas en el mundo como son el político y religioso, señor debería fundamentarse mas para emitir un concepto y saber un poco mas de historia o del acontecer mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.