LOS PERROS ESTARAN AFUERA -X-

MATEMOS AL PERRO QUE HAY EN NOSOTROS

“No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.” (Romanos 12:21)

Lamentablemente la religiosidad es algo que esta por naturaleza en nosotros. La religiosidad es muy conveniente para el hombre natural (hombre que no tiene a Jesucristo) y para muchos creyentes que les es más conveniente cumplir con una serie de ritos que acercarse a Jesucristo en espíritu y verdad. Por estas razones debemos estar consientes que todos tenemos y podemos llegar a tener algo de religiosos. Debemos entender que aun los evangélicos y pentecostales, cuando nos conformamos a una rutina sin propósito alguno, nos podemos convertir en religiosos, o como diría el apóstol Pablo en “perros”. Cuando dejamos de tratar de hacer la voluntad de Dios y seguimos jugando a la iglesia de seguro que nos convertiremos en religiosos y desobedientes a Jesucristo.

Cuando nuestra ambición de poder y gloria nos ciega y perseguimos las cosas, no para glorificar a Jesucristo, sino para engrandecernos a nosotros mismos y para jactarnos de nuestros logros, ya de seguro nos hemos convertido en religiosos; y para salvaguardar nuestra posición ante el pueblo de Dios no reconoceremos a Jesucristo como hicieron los escribas y fariseos. (En otras palabras, lo amamos de labios pero nuestro corazón esta lejos de El.) Nicodemo y otros líderes de los fariseos, conocían que Jesús era más que un profeta pero su tradición religiosa no les permitió seguirlo en un principio. En el relato que habla de Nicodemo (Juan 3:1-15) vemos que el visitó a Jesús porque tenía una inquietud. Nicodemo reconoció que Jesús era un enviado de Dios como Maestro, pues le dijo “Rabí”. Sin embargo, el hecho de que él visitara a Jesús de noche refleja el temor que Nicodemo tenía de ser visto compartiendo con Jesús. Nicodemo podía perder su posición religiosa como principal de la sinagoga.

Tenemos que decidirnos por Jesucristo por encima de toda tradición y religión. La religión ha sido el arma más efectiva que Satanás ha utilizado para entorpecer la obra de Dios. Por algo el Espíritu Santo dice en Apocalipsis 3:9: “He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que  mienten”. Al igual que los que dicen ser judíos y no lo son, existen algunos que dicen ser cristianos pero no siguen las enseñanzas y el ejemplo que Jesucristo dejó. Es por ello que recuren a tradiciones religiosas para aparentar que sirven a Dios. Es muy lamentable el hecho de que se engañan a sí mismos y a los que los siguen. Hermanos, no seamos como los fariseos, religiosos de aquel tiempo, enemigos de Jesús que lo persiguieron hasta la cruz. No persigamos a nuestros hermanos sino sigamos la regla que dicto Jesús cuando dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35).

Sólo los que tienen el Espíritu de Jesucristo tendrán la capacidad de amarse los unos a los otros y no solo se amarán entre ellos sino que también amarán aun a sus enemigos. Por naturaleza todos tenemos algo de religiosos. Debemos matar el “perro” que hay en nosotros. Como dijo Pablo: “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:21).

Mi Experiencia Personal

Como mencionamos en la parte inicial de este capítulo la religiosidad es parte de la naturaleza humana y éste que escribe no es la excepción. Cuando el Señor comenzó a usarme, para el año 1993, inmediatamente el enemigo de las almas comenzó a tratar de contaminar mi vida espiritual con el espíritu de religiosidad. Como ya hemos mencionado anteriormente, a la naturaleza humana (en especial a nuestra mente carnal) se le hace mucho más fácil seguir unas pautas o reglas establecidas por hombres que vivir cada segundo de nuestra vida bajo la dirección de Dios. Pero esto último fue lo que dijo Jesús cuando dijo que a Dios hay que adorarle en espíritu y verdad (Juan 4:23-24).

En mí caso yo comencé a tratar de imitar a aquellos ministros que ante mis ojos tenían éxito en sus ministerios. Muchas veces el resultado de mí proceder resultaba en aparentes victorias espirituales. Esto comenzó a afectarme de forma tal, que sin darme cuenta, la vanagloria tomo lugar en mi vida espiritual. El efecto de la vanagloria tomo dimensiones mayores al asociarme con otros hermanos que también se contaminaron con el mismo espíritu de vanagloria. Dicha vanagloria se manifestó en forma de altanería espiritual, menosprecio de los hermanos débiles en la fe, ínfulas de superioridad y llegar a pensar que nuestro grupo tenía el monopolio en cuanto a la comunicación con Dios. Estaba predispuesto a exigirle a los demás lo que Dios me exigía a mí, sin considerar que Dios demanda de nosotros conforme a las capacidades que El nos ha dado. Dichas capacidades no son las mismas para todos y por lo tanto Dios no nos exige lo mismo a todos. Pero gracias a Dios y a hermanos, incluyendo a mi pastor, mi madre y mi tía, que no dejaron de orar por mí para que el Señor me libertara del lazo del enemigo.

Yo estaba a punto de caer en condenación como dice el verso 6 del capítulo 3 de 1 de Timoteo (“no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo”). Mi experiencia de liberación fue como sigue. Como en el caso de muchas otras ataduras que Satanás usa para que no seamos útiles en las manos de Dios, la liberación debe comenzar en nuestra mente o entendimiento. Pues seduciendo nuestra forma de pensar y convenciéndonos por medio de la mentira es que, voluntariamente, el diablo nos pone ataduras.

Lo primero que el Señor hizo para libertarme fue hacerme consciente de mi condición. Esto lo hizo por medio de varias visiones y la reflexión en su Palabra. Como ha principios del año 2000, durante un viaje a Miami, Florida por causa del ministerio, mientras oraba vi en visión a un perro grande que estaba muerto y en estado de descomposición. Me quede asombrado y no entendí el significado de aquella visión. Luego de regresar a Puerto Rico, varias semanas después, se repitió exactamente la misma visión mientras viaja, en el lugar del pasajero del frente, en un automóvil que era conducido por uno de mis compañeros de ministerio. En ese momento tampoco entendí la visión, pero el hecho de se repitiera dos veces de la misma forma me dío a entender que Dios me intentaba comunicar algo de suma importancia. Entonces comencé a humillarme a Dios en ayuno y oración suplicándole que me permitiera entender tan extraña visión. El Señor comenzó a hablarme, mayormente por su Palabra. El primer verso que el Señor uso fue el que contiene el título de este escrito que dice: “Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.” (Apocalipsis 22:15). Luego continúe estudiando la Palabra y todos los versos que se relacionan con los “perros” hasta darme cuenta que los “perros” a los que hace referencia la escritura no son los animalitos que andan en cuatro patas y ladran, sino que son los religiosos que no adoran a Dios en espíritu y verdad, ni tampoco siguen a Jesucristo. Luego de tener mi mente clara con relación a la visión una hermana anciana oro por mi y esa misma noche recibí la liberación de la atadura del “perro” el espíritu de religiosidad que anda en muchas iglesias y ministros. Doy gracias a Dios por su amor y glorifico su nombre.

Un auto-análisis nos puede ayudar a determinar si estamos siendo afectados por el espíritu de religiosidad. Preguntémonos: ¿Estoy siguiendo a Jesucristo y sus enseñanzas o sigo doctrinas de hombre? ¿Quiero agradar a Dios o agrado al hombre? ¿Prefiero que alguien me diga lo que debo hacer o no hacer o me gusta buscar la dirección de Dios?

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en LOS PERROS ESTARAN AFUERA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS PERROS ESTARAN AFUERA -X-

  1. Esperanza Lombana dijo:

    Gracias por ser tan claros y tan llenos de la verdad, sus publicaciónes nos dan la confirmación de que no debemos dejarnos guiar por todo lo que escuchamos, leemos o vemos.todo lo tenemos que pasar por la palabra de Dios.
    Mil y mil gracias, Dios los continúe llenando de luz en medio de tanta mentira y falsedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.