SECTAS DESTRUCTIVAS. GENERADORES DE TRASTORNOS DE PERSONALIDAD -4-

  @Red de Apoyo, Inc. (RAVICS) Por: MS. Myrna García, Dra. Liliana Miranda, MD

TRASTORNOS DISOCIATIVOS

Según el DSM-IV, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Desórdenes Mentales, los Trastornos Disociativos (tan comúnmente observados en los adeptos que han desarrollado el Síndrome de Adoctrinamiento Sectario) resultan de la alteración de las funciones integradoras de la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción del entorno (con síntomas como la pérdida de memoria de eventos traumáticos, sensación de distanciamiento de los propios procesos mentales y del propio cuerpo, hasta el control del comportamiento por varios estados de personalidad sucesivos). Esta alteración puede ser repentina o gradual, transitoria o crónica. En estados extremos, el delirio que desarrollan estas personas puede inclusive llevarles a creer que otro ser o entidad les controla y se identifican entonces con otro nombre (seres iluminados o posesiones, etc.). Sabemos que cualquier experiencia real o ficticia, inducida por medio de sugestiones o autosugestiones, puede ser impactante o traumática; no necesita ser cierta para no olvidarla e impactarnos fuertemente, siempre que nuestra mente consciente la asimile, incorpore y acepte como experiencia real. Según nuestra experiencia atendiendo adeptos, al desarrollar éstos percepciones alteradas sobre el mundo social, igualmente desarrollaron en cadena, miedos hacia amenazas irreales y reacciones de ansiedad que se desencadenaron posteriormente en el desarrollo de la ‘fobia social’, porque su constante rechazo y menosprecio hacia el mundo exterior les llevó a desarrollar grandes conflictos, que terminaron por transformar su visión sobre éste en la de uno totalmente amenazante. Como consecuencia, sin darse cuenta, la persona desarrolla un ‘estado alterado de consciencia’. El estado alterado de consciencia es una característica destacada que se da en las personas que desarrollan el ‘Síndrome de Adoctrinamiento Sectario’. La persona provoca un desbalance mental, al controlar sus procesos de pensamiento, tratando de rechazar los pensamientos lógicos que le ayudan a interpretar la realidad del mundo exterior, según la percepción de sus sentidos. Su esfuerzo por rechazar inicialmente y luego por bloquear la función de su capacidad de razonamiento le lleva a desarrollar una auto-conciencia de sí mismo y conciencia social completamente alterada. Imagínese qué pasaría si usted se convence de que para poder superar cualquier problema en la vida tiene que rechazar todo pensamiento que le lleve a cuestionar lo que sea contradictorio a lo que su guía personal y espiritual le dice sobre sus amigos, familiares, sobre el mundo visible y el invisible. Estaría analizándolo todo a través de la mente de su guía y se arriesgaría a desarrollar un posible delirio, si lo toma demasiado serio, si rechaza toda posibilidad o duda, por temer un grave error o peligro. En otras palabras estas personas aprenden a vivir dentro de un mundo de fantasía que resulta ser en la mayor de las ocasiones aterrador. Rechazan la realidad para sumergirse a vivir dentro de un mundo utópico. Desarrollan un verdadero delirio y toda su conducta y reacción responderá a su fantasía mental. Esto es lo que sucede con los adeptos que desarrollan el “Síndrome de Adoctrinamiento Sectario”. La persona comienza a engañar su mente, al desasociarla de la realidad exterior. Para mantenerse en un estado completamente disociativo de la realidad; para ello acuden siempre al enajenamiento social. Su ambiente controla lo que ven y escuchan. Todo material impreso o digital que pudan leer y lo que ven o escuchan por cualquier medio de comunicación tiene que estar autorizado por sus líderes sectarios. La información controlada mantiene viva su ilusión. Aprenden a sobrevivir, adaptándose a ese nuevo ambiente cargado de demandas altamente hostiles. Sin embargo, tenemos que tener cuidado con los síntomas dependientes de la cultura, puesto que la despersonalización y desrealización inducidas de forma voluntaria forman parte de las prácticas de meditación y de trance existentes en muchas religiones y culturas, y no deben confundirse con el trastorno de despersonalización. Por otro lado, no debe dejar de considerarse el que algunas prácticas y ejercicios mentales podrían ser muy peligrosas, puesto que podrían producir episodios de despersonalización, los cuales pueden ser muy breves, unos cuantos segundos o muy persistentes, durar inclusive por años. Los adeptos en las sectas son expuestos a un estilo de vida altamente estresante y de sometimiento esclavizante, que les pone a riesgo de frecuentes crímenes en contra su dignidad, tales como abuso sexual, fuertes humillaciones y castigos capaces de generar graves traumas en el individuo. Surge el trastorno de la despersonalización en respuesta y como consecuencia a acontecimientos que ponen en peligro la vida del individuo, como los que podrían experimentarse dentro de un ambiente sectario. El episodio de despersonalización podría aparecer de manera repentina durante la situación traumática. El curso del trastorno es a veces crónico, aunque marcado por remisiones y exacerbaciones. En la mayoría de las ocasiones las exacerbaciones están relacionadas con acontecimientos estresantes reales o subjetivos.

Como consecuencia de la técnica de Persuasión Coercitiva, de Reforma de Pensamiento o de Lavado de Cerebro, se va generando en el adepto una nueva personalidad que entra en competencia con su personalidad anterior. El hecho de que ambas personalidades convivan en un mismo individuo provoca el que familiares y amigos del adepto se sorprendan por la nueva e inexplicable transformación en la manera de comportarse el adepto. La transformación suele ser muy marcada al punto de parecer otra persona, un extraño en algunas situaciones y en otros momentos “es la misma persona de siempre”.

El trastorno disociativo es frecuentemente diagnosticado en adeptos y ex-adeptos de las sectas destructivas. El mismo describe la convivencia de dos personalidades en un mismo individuo, la que tenía el individuo antes de entrar en el grupo y la personalidad desarrollada después de entrar al grupo sectario, la cual se desarrolla como resultado del sometimiento a las técnicas de manipulación psicológica.

En el individuo se va desarrollando lo que se conoce como la instauración definitiva de la dependencia, lo que se conoce con el nombre de secta dependencia. Factor presente durante todo el período de pertenencia al grupo, pero que va incrementando en la medida en que va pasando el tiempo, lo que produce una personalidad nueva y diferente, adquirida definitivamente. Dentro de este nuevo estado mental aparece el proceso de regresión y de infantilización, generado mediante el bloqueo del sistema de razonamiento y la anulación de la toma de decisiones individuales. La capacidad de razonamiento y la mentalidad del adepto queda significativamente afectada, éste acaba pensando y razonando u obedeciendo como un niño. En algunos casos, incluso cambian los rasgos físicos de la cara de los adeptos, luciendo ingenuos y aniñados. El adepto es despojado de todo tipo de responsabilidad, está obligado a darle cuentas a su líder y a lo que él a internalizado como voluntad de Dios; tiene que obedecer y hacer lo que se le manda y nada más. Desarrollan frases repetitivas que internalizan tales como: “El que obedece no se equivoca“, desarrollan términos exclusivos con mensajes subliminales que les ayudan a controlar sus conductas y respuesta, que repiten, constituyendo así un nuevo lenguaje típico en la secta. Por lo tanto, el adepto se acaba convirtiendo en una persona inmadura, sin responsabilidad ninguna e incapaz de tomar cualquier decisión por sí solo porque su deber y mayor responsabilidad moral es obedecer. El desarrollo de la personalidad individual y única ha quedado devaluada.

A través de las técnicas de persuasión coercitiva se logra aumentar significativamente en el adepto el aspecto emocional y se logra disminuir al máximo su capacidad de razonamiento o crítica. El adepto no debe pensar ni razonar por sí mismo, tan solo obedecer sin objetar, estar deacuerdo o entender; y mucho menos debe discrepar o llevarle la contraria al líder del grupo. Las técnicas de persuasión coercitiva son más eficaces cuando están acompañadas por reglas estrictas, sacrificios corporales y especialmente sometiendo a los adeptos a prácticas, ejercicios y tácticas productoras de ansiedad y tensión sobre un período continuo de tiempo.

Tal estado mental de sumisión y obediencia ciega al líder sectario puede conseguirse debilitando significativamente la energía física de los adeptos y sus defensas psíquicas al mayor grado posible. La capacidad de razonamiento quedará reducida, así no se da cuenta de lo que le sucede y queda incapacitado para de impedir o detener lo que le están haciendo. Por tal razón, forman parte del programa de una organización sectaria las estrictas dietas y/o ayunos; en adición al excesivo trabajo diario impuesto, las pocas horas de sueño, las extensas charlas, sesiones de meditación o de oración, los trabajos repetitivos y el estar por horas cansando el organismo con la misma postura, sentados o parados. (Ver los tipos de técnicas de persuasión coercitiva comúnmente utilizadas por los líderes sectarios) .

Al adepto cada vez le va siendo más difícil razonar coherentemente, como lo hacía antes de su ingreso en la secta destructiva debido a la presión psicológica, al estrés y tensión continua, a la escasa y mala alimentación, al aislamiento parcial o total con el mundo ajeno a la secta, a la adquisición de un nuevo “lenguaje” dentro del grupo sectario, al cansancio físico, a la incapacidad de tomar decisiones, la manipulación emocional, y a la disminución y el control del razonamiento.

En la mayoría de los casos el adepto desarrolla una seria y gran dificultad para desenvolverse independientemente de las directrices del grupo. Los individuos quedan incapacitados para mantenerse mentalmente separados del grupo y quedan completamente incapacitados para evaluar su conducta o sus sentimientos de modo independiente a la doctrina o las normas del grupo.

Los trastornos mencionados en el DSM-IV que podrían suscitarse más fácilmente en los adeptos son los siguientes:

  1. 1.    Trastornos Disociativos
  2. 2.    Trastornos de Ansieda
  3. 3.    Trastorno Somatoforme (Somatomorfo; molestias fisiológicas sin aparente explicación; no hay evidencia de enfermedad orgánica o sustancia)
  4. 4.    Trastornos del Estado de Animo (inducidos por hipnosis, por substancias y no especificado)

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud recomienda el uso del Sistema Internacional denominado CIE-10 y recoge en una sola categoría a los Trastornos de Ansiedad con los Somatomorfos, llamándola “Trastornos Neuróticos, Secundarios a Situaciones Estresantes y Somatomorfo”. A los Trastornos Disociativos, los clasifica como “F44 Trastornos Disociativos (de conversión)” y a los Trastornos del Estado de Animo los clasifica bajo la categoría “F30-39 Trastornos del Humor (Afectivos)”. El término “conversión” que le añade a los Tratornos Disociativos implica que se suscitan sentimientos no satisfactorios originados por los problemas y conflictos que el enfermo no puede resolver y se transforman de alguna manera en síntomas. Los ‘estados o trastornos disociativos’ que pueden desarrollar las personas expuestas a períodos de prolongada e intensa persusasión coercitiva (p. ej., lavados de cerebro, modificación del pensamiento o indoctrinación en sujetos cautivos) son varios; entre estos los más comúnmente explicados por los ex-adeptos que atendemos son el ‘Trastorno de Despersonalización‘ y el ‘Trastorno Disociativo No Especificado‘. El ‘Trastorno de Identidad Disociativo‘ y la ‘Amnesia Disociativa‘ son los menos comunes, pero su manifestación pueden ser provocadas en individuos con la predisposición o en víctimas de experiencias altamente traumáticas o estresantes. Todos los ex-adeptos que han sufrido graves consecuencias, como resultado de haber sido miembros de sectas destructivas, manifiestan haberse valido de un ‘mecanismo de represión mental’ que rechaza el pensamiento lógico y la realidad del mundo exterior, manteniendo fuera de la conciencia toda información analítica. El patrón de conducta que relatan algunos ex-adeptos de sectas destructivas, dentro de la cual practicaban el desconectarse de la realidad para recordar sus vidas anteriores, reportan haber utilizado métodos de meditación o alucinógenos. Tal estado de conciencia era auto-inducido persiguiendo el fin de que un espíritu, poder, deidad o alma especial tomase control de su cuerpo, para poder cumplir su importante misión, ya fuese asignada por Dios, el Cosmos Universal o por espíritus superiores. Algunos practicantes de estas técnicas que han salido de estas sectas reportan que debido a su obsesión se mantenían en un estado de total negación hacia toda información percibida del mundo externo; tan solo aceptaban lo que les era transmitido por sus directores sectarios. Estas personas reportan no tener historial alguno que cumpla con los criterios del diagnóstico de la ‘esquizofrenia’. Aunque algunos recurren a alucinógenos, la mayoría logran este estado, sin tener que incurrir a la intoxicación con alcohol o con drogas. Los ex-adeptos que hemos atendido manifiestan haber experimentado un estado alterado de consciencia debido a la sugestión, reportando que experimentaba olvidar detalles específicos de lo que hacía cuando otro ser tomaba control de sí. Este tipo de experiencias es mayormente manifestado por personas que han entrado en sectas que promueven la doctrina de George Ivanovich Gurdjieffel, un esotérico muy renombrado entre diversos movimientos sectarios y categoriza a las personas según siete niveles de perfección, dentro de los cuales tan solo los que se encuentran en un nivel cuarto o superior, son los que logran desprenderse de sus sentimientos y emociones. El presenta su escala como un medio para alcanzar un estado de integración perfecta entre la consciencia intelectual, sentimental y física y quien pasa al quinto nivel se convierte en un observador de sí mismo, en un testigo.

Trastorno Disociativo- “F48.1 Trastorno de Despersonalización [300.6]” La característica esencial de este trastorno consiste en la presencia de episodios persistentes o recidivantes de despersonalización, caracterizados por la sensación de extrañeza o distanciamiento de uno mismo:

  1. A.   El individuo se siente como si fuera un autómata o estuviera viviendo en un sueño o en una película. Puede existir la sensación de ser un observador externo de los procesos mentales, del propio cuerpo o de una parte de él. Asimismo, hay diversos tipos de anestesia sensorial, ausencia de respuesta afectiva y sensación de pérdida de control de los propios actos (incluido el habla). En enfermo con trastorno de despersonalización mantiene intacto el sentido de la realidad (p. ej., es consciente de que se trata sólo de una sensación y de que no es un autómata)
  2. B.   La despersonalización es una experiencia común, su diagnóstico debe realizarse sólo cuando la sintomatología sea lo suficientemente grave como para provocar malestar o deterioro de la actividad normal de la persona
  3. C.   Debido a que la despersonalización puede darse en muchos otros trastornos mentales, no se debe realizar un diagnóstico de trastorno de despersonalización si la alteración aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental (p. ej., esquizofrenia, trastornos de angustia, trastorno por estrés agudo u otro trastorno disociativo). Además, este trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a una enfermedad médica
  4. D.   Síntomas y trastornos asociados Características descriptivas y trastornos mentales asociados.

Son personas que manifiestan experiencias persistentes o recurrentes de distanciamiento o de ser un observador externo de los propios procesos mentales o del cuerpo (p. ej., sentirse como si se estuviera en un sueño). Es exactamente lo que sucede con estas personas, durante el episodio de despersonalización, el sentido de la realidad permanece intacto; pero la ‘despersonalización’ provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Obviamente estas manifestaciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., epilepsia del lóbulo temporal); sino a la sugestión provocada por la necesidad que sienten de superarse psíquica y espiritualmente. Los adeptos dentro de las sectas sufren de gran ansiedad producida por la constante presión social que sobre ellos ejerce el líder, respaldado por su grupo sectario. F44.9 Trastorno Disociativo No especificado” (Código DSM-IV-TR 300.15) – es sumamente común, es el ‘Trastorno Disociativo por Trance’. La característica predominante de este trastorno es un síntoma disociativo (alteración de las funciones, por lo general concatenadas de la conciencia, memoria, identidad y la percepción del entorno) que no cumple con los criterios para el diagnóstico del trastorno disociativo específico. Son los individuos que durante su estadía en la secta experimentaban con frecuencia el trance milagroso y los síntomas de ‘posesión’. Ellos explican que espíritus y seres ajenos entraron en sus cuerpos y tomaron posesión de ellos, controlando todos sus actos. El ‘mecanismo disociativo’ en estos trastornos se caracteriza por inhibir la integración de la percepción, memoria y la identidad. Los siguientes ejemplos incluyen:

  1. 1.    Cuadros clínicos similares al trastorno de identidad disociativo que no cumplen todos los criterios para este trastorno. Los ejemplos incluyen los cuadros en los que a) no aparecen dos o más estados de identidad distintos, o b) no existe amnesia de alguna información personal importante.
  2. 2.    Presencia, en adultos, de desrealización no acompañada de despersonalización
  3. 3.    Estados disociativos que pueden presentarse en individuos que han estado sometidos a períodos de prolongada e intensa persusasión coercitiva (p. ej., lavados de cerebro, modificación del pensamiento o adoctrinación en sujetos cautivos
  4. 4.    Trastorno disociativo de trance: alteraciones únicas o episódicas de la conciencia, identidad o memoria propias de ciertos lugares y culturas concretas. Los trances disociativos consisten en una alteración de la conciencia con respuesta disminuida al entorno, o en comportamientos o movimientos estereotipados que se encuentran fuera del control de la persona. El trance de posesión consiste en la sustitución de la identidad personal por otra, atribuida a la influencia de un espíritu, poder, deidad u otra persona, y se encuentra asociado a movimientos estereotipados de tipo involuntario o a amnesia. Los ejemplos incluyen: amok (Indonesia), bebainan (Indonesia), latah (malasia), pibloktoq (Ártico), ataque de nervios (América Latina) y posesión (India). Este trastorno forma parte de prácticas religiosas o culturales ampliamente aceptadas en la población (v. pág. 743 para los criterios de investigación).
  5. 5.    Pérdida de conciencia, estupor o coma, no atribuibles a una enfermedad médica.
  6. 6.    Pérdida de Ganser: en este trastorno el individuo da respuestas aproximadas a las preguntas (p. ej., 2 y 2 suman 5), y no hay asociación con amnesia disociativa o fuga disociativa

El desorden disociativo atípico se caracteriza por (Galper, 1983):

  • o    La pérdida de la identidad
  • o    La regresión psicológica
  • o    El campo fenomenológico de la atención consciente intensa queda extraordinariamente reducido
  • o    Quedar devaluado el desarrollo de la personalidad individual y única como consecuencia de las dinámicas propias del grupo

F44.81 Trastorno de Identidad Disociativo [300.14]” (antes personalidad múltiple) – La característica esencial de este trastorno es la existencia de dos o más identidades o estados de la persnalidad. Puede presentarse, aunque no muy a menudo, de manera repentina. Las características diagnósticas son las siguientes:

  1. A.   Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo).
  2. B.   Al menos dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo.
  3. C.   Incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.
  4. D.   El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., comportamiento automático o caótico por intoxicación alcohólica) o a una enfermedad médica (p. ej., crisis parciales complejas).

Nota: En los niños los síntomas no deben confundirse con juego fantasiosos o compañeros de juego imaginarios. El trastorno de identidad disociativo refleja un fracaso en la integración de varios aspectos de la identidad, la memoria y la conciencia. Cada personalidad se vive como una historia personal, una imagen, una identidad e incluso un nombre distintos. Generalmente hay una identidad primaria con el nombre del individuo, que es pasiva, dependiente, culpable y depresiva. Las identidades alternantes poseen habitualmente diferentes nombres y rasgos que contrastan con la identidad primaria (p. ej., son hostiles, dominantes y autodestructivas). En circunstancias muy concretas el individuo puede asumir determinadas identidades, que podrían diferir en edad, sexo, vocabulario, conocimientos generales y estado de ánimo. Las identidades alternantes se presentan como si se controlaran secuencialmente, una a expensas de la otra, pudiendo negar el conocimiento entre ellas, ser críticas unas con otras e incluso entrar en conflicto abierto. Ocasionalmente, una o algunas de las identidades más poderosas pueden planificar el tiempo ocupado por las otras. Algunas veces, las identidades hostiles o agresivas pueden interrumpir las actividades o colocar las otras en situaciones desagradables. Presentan frecuentemente lapsos de memoria que afectan a su historia personal; estos lapsos pueden ser de memoria remota o de memoria reciente. Las identidades más pasivas tienden a mostrar recuerdos más limitados, mientras que las más hostiles controladoras y «protectoras» son capaces de recuerdos más completos. Una identidad que no esté actuando puede llegar a la conciencia (mediante alucinaciones visuales y auditivas; p. ej., una voz que da instrucciones). Familiares y amigos pueden dar fe de la amnesia del individuo por comportamientos observados o la persona misma por sus propios descubrimientos (p. ej., encuentra algo que no recuerda haber comprado). Son las víctimas que generalmente expresan haber padecido abusos físicos y sexuales. Son mayormente personas más vulnerables a ser hipnotizadas y especialmente vulnerables a todo lo que puede provocar sugestión. Parte de los ejercicios comúnmente practicado en las sectas destructivas llevan al individio a desarrollar el delirio de sobrenaturalidad e insensibilidad hacia el dolor; muestran capacidades poco habituales para soportar el dolor u otros síntomas físicos. Obtienen puntuaciones altas en los tests de hipnotizabilidad y de capacidad disociativa. En los diversos estados de identidad se han descrito alteraciones de las funciones fisiológicas (p. ej., diferencias en la agudeza visual y en la tolerancia al dolor, síntomas propios del asma, sensibilidad a los alergenos y respuesta de la glucosa a la insulina). Se ha sugerido que la alta incidencia de este trastorno en Estados Unidos indica que se trata de una enfermedad ligada a la cultura.

F44.0 Amnesia disociativa [300.12]” (antes amnesia psicógena)- Se caracteriza por una incapacidad para recordar información personal importante, generalmente de naturaleza traumática o estresante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario. La persona no puede recordar acontecimientos completos de su vida. Son experiencias relacionadas a acontecimientos traumáticos o situaciones muy estresantes, tras ocurrir el evento. Algunas personas presentan este tipo de amnesia en episodios de automutilación, de explosión de violencia o de intentos de suicidio:

  1. A.   En este trastorno se produce una alteración reversible de la memoria que impide al paciente recordar verbalmente experiencias previas (o que, en el caso de recordarlas temporalmente, no pueden retenerse por completo en la conciencia). La alteración no se presenta exclusivamente en el transcurso de un trastorno de identidad disociativo, de la fuga disociativa, el trastorno por estrés postraumático o el trastorno por estrés agudo, y no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia o a otra enfermedad neurológica o médica
  2. B.   Los síntomas deben provocar malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otro tipo
  3. C.   La amnesia disociativa consiste, la mayor parte de las veces, en uno Trastorno Psicótico Compartido

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Sectas destructivas, Trastornos disociativos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a SECTAS DESTRUCTIVAS. GENERADORES DE TRASTORNOS DE PERSONALIDAD -4-

  1. Woao, es increíble lo que Satanás hace a través de hombres controladores y manipuladores, tuve la mala experiencia de visitar una iglesia que se dice es cristiana evangélica en donde el Pastor es una persona manipuladora, que controla a sus seguidores de tal forma que a la mayoría les ha quitado su identidad. Esa iglesia esta en Panamá y se llama Ministerio Apostólico Internacional Camino de Esperanza, para que y oren por los que allí se congregan para que Dios haga un milagro porque en ese lugar el mal llamado apóstol que los dirije, les enseña otro evangelio.

  2. juan2 dijo:

    Gracias este lo entendi mejor y esta muy explicado excelente pastor Mario

  3. arimatea dijo:

    No se vaya muy lejos , CCI tiene un loco llamado Rene Peñalba. No entiendo como le celebran sus locuras, tiene una mente perversa y supermanipulador. Maneja el control mental y manipula las mujeres a su antojo. Ese hijo de satanas lo conoceis por sus frutos

  4. hector dijo:

    http://www.mai.com.es

    Miren los videos, audios y escuchen la radio…diganme por favor que creen que son, temo por una persona que esta metida de lleno en esto. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.