EL PRECIO DE LA VERDAD

Mario E. Fumero

En un mundo dominado por la mentira y el engaño, el decir la verdad tiene un precio, y muchas veces es bastante alto. Por decir la verdad Jesucristo fue crucificado ya que los líderes judíos no querían escuchar sus reproches. Es imposible en el mundo que vivimos  poder decir la verdad sin que suframos las consecuencias negativas del medio.

Es por esta razón que la gran mayoría de las personas honestas prefieren callar antes de decir algo que tiende a crearles problemas. Estos problemas causados por decir la verdad nos puede llevar al ostracismo social, o el desprecio de aquellos que viven en base del engaño, o el rechazo de los que no aceptan ser confrontados con la verdad, y en algunas ocasiones nos pude conducir hasta la muerte.

Mi querido amigo Alfredo Landaverde fue uno de esos hombres que por atreverse a decir la verdad, fue asesinado vilmente, sin que hasta este momento no se sepa que mente criminal estuvo detrás de este atentado. Él se atrevió a denunciar una corrupción latente, y para los promotores de la mentira, su verdad era muy fuerte, pues los desnudaba, y para callarlo optaron por mandarlo a matar. Y es que muchas veces debemos callar, porque el precio de la verdad puede equivaler a la misma vida.

Cuantos engaños, mentiras y acciones corruptas conocemos, pero al pensar en hablar o denunciarlo, tememos miedo. Tememos y callamos porque sé que nuestra verdad no resolverá nada. Porque los que engañan tienen el poder y con facilidad nos pueden borrar del mapa. Porque en un mundo construido sobre mentiras, el ruido del engaño no deja escuchar el grito de la verdad.

En mi trabajo como pastor evangélico he visto a muchos líderes religiosos que me han dado la espalda por el simple hecho de denunciar sus abusos religiosos, al ser descarados explotadores de la fe, al proclamar una teología de la prosperidad que solo les beneficia y prospera a ellos mismos. En lo político he visto como antes de ser electos, muchos de estos “hombres y mujeres de la patria” me prometieron apoyo para nuestro trabajo rescatando a jóvenes de las drogas y maras, y después, asentados en el poder, ni lo conocen a uno. Algunas veces ha habido personas que con ofertas indecorosas han tratado de ayudarme, y pero para ello me han pedido a cambio algunas condiciones que jamás podría aceptar como cristiano. Recientemente y por años le pedí al actual alcalde de Tegucigalpa un apoyo para el programa de rehabilitación, y pese al envío de más de cinco cartas, y habar con él, lo único que me dice es “vuélvemela a mandar la nota”  y nada….por años he vivido esperando falsas promesas y sufriendo el engaño del sistema, y saben algo “si denunciara a los falsos profetas y políticos mentirosos, el marginamiento que tendría seria mayor” porque la verdad duele, y produce reacción.

Esto me recuerda una enseñanza dada por un antiguo predicador norteamericano llamado Dwight Lyman Moody (5 de febrero de 183722 de diciembre de 1899) el cual en una clase de teología le dijo a sus alumnos: “Cuando uno predica el evangelio solo pueden ocurrir dos cosas, al decir la verdad,  o se arrepientes de sus pecados y cambian de actitud, o se enojan con el predicador, pero si se que quedan contento, y no ocurre ninguna de las dos cosas, es porque no predicaste la verdad”. Necesitamos valor para decir la verdad, aunque ello nos cueste el desprecio del mundo. Pero reconozco que muchas veces esto cuesta trabajo y preferimos callar, porque la verdad tiene un precio.

Email   mariofumero@hotmail.com

Web    http://www.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Verdad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL PRECIO DE LA VERDAD

  1. Hilda Amaya dijo:

    Que triste, pero tiene razon mi hermano. Sin embargo lo mas importante es contar con el respaldo del Señor, a su tiempo estos cosecharan la lo que han sembrado . El evangelio de ahora es un evangelio ligth porque a la gente no le gusta la verdad y el sistema esta corrompido por todos. Esto pasa aun aqui en Los Estados Unidos, donde esta lleno de hombres llamados de “dios’ pero sirven a este de la d minuscula, porque ellos prosperan cada dia, pero el pueblo sigue empobrecido. y sufriendo miles de situaciones adversas. Gracias a Dios por los que no han inclinado su corazon y su culto a los baales de este tiempo. Bendiciones mi hermano y adelante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.