PREGUNTAS IMPORTANTES ACERCA DE LA CAÍDA

Paul  David Washer.
El relato bíblico de la “Caída” provee la única explicación adecuada del actual estado del hombre y la maldad que nos rodea. También es sobre este trasfondo tan oscuro que la gloriosa misericordia y gracia de Dios resplandecen. Solo a la medida que comprendemos la tragedia de Adán y su condenación, podemos comprender algo de la gloria de Cristo y Su Evangelio.

En nuestro estudio de la Caída, nos enfrentamos con algunas de las más importantes y complejas preguntas teológicas en todas las Escrituras – el origen de la maldad, la naturaleza del libre albedrío humano, la soberanía de Dios y Su propósito eterno. Aunque nunca podremos sondear las profundidades de estos temas, es necesario y nos conviene esforzarnos a entender todo lo que podamos. En lo siguiente, consideraremos tres preguntas:

  • ¿Como puede caer moralmente un ser santo y justo?
  • ¿Ordenó [predestinó] Dios la Caída?
  • ¿Cuál es el propósito eterno de Dios en la Caída?

¿Cómo Pudo Caer Adán? Las Escrituras afirman que la Caída no fue el resultado de alguna falla en el Creador. Todas las obras de Dios son perfectas (Deuteronomio 32:4), Él no puede ser tentado (Santiago 1:13), tampoco Él tienta a otros con el pecado (Santiago 1:13). La Caída fue la culpa de Adán. Como Eclesiastés 7:29 declara, “He aquí, solamente he hallado esto: que Dios hizo al hombre recto, mas ellos buscaron muchas perversiones.

” A la luz de esta verdad se encuentra uno de los más grandes problemas teológicos en todas las Escrituras – ¿Cómo fue posible que dos criaturas creadas a la imagen de Dios llegaran a escoger el mal sobre el bien? Adán y Eva tenían una verdadera inclinación hacia el bien, y no había nada corrupto y malo en ellos que podría ser atraído por la tentación.

Su caída va más allá de la comprensión humana. A través de la historia ha habido muchos intentos de explicar la caída de Adán, pero ninguno sin limitaciones o problemas. Por lo tanto, debemos contentarnos con la simple verdad de las Escrituras que aunque Dios hizo al hombre justo y santo, él era todavía finito y mutable [i.e. sujeto a cambios] y capaz de escoger de una manera contraria a la voluntad de Dios.

¿ORDENÓ DIOS LA CAÍDA?

La palabra “ordenar” significa poner en orden, arreglar, o nombrar. Otras palabras que llevan un significado parecido son: “decretar,” “determinar,” “predeterminar,” y “predestinar”. ¿Determinó de ante mano Dios que la Caída sucediera? La respuesta es “sí,” pero es sumamente importante que entendamos lo que esta respuesta significa y lo que no significa. Al decir que Dios ordenó la Caída no significa que Dios forzó a Satanás a que tentara a nuestros primeros padres, o que Dios los manipuló para que desobedecieran Su mandamiento.

Lo que ellos hicieron, lo hicieron voluntariamente. Dios es santo, justo, y bueno. No es el autor del pecado, no peca, no puede ser tentado por el pecado, y no tienta a nadie para que peque. Al decir que Dios ordenó la Caída significa que esta iba a suceder sin duda.

La voluntad de Dios fue que Adán fuera probado, y que se mantuviera firme o cayera sin la ayuda divina que podría haberlo protegido para que no hubiera caído. Dios podría haber prohibido a Satanás que tentara a Eva, o podría haberles dado a Adán y Eva la gracia necesaria para resistir y triunfar sobre la tentación. Por medio del testimonio de las Escrituras entendemos que Dios no lo hizo. Finalmente, al decir que Dios ordenó la Caída significa que fue parte de Su eterno plan. Antes de la fundación del mundo, antes de la creación de Adán y Eva y la serpiente que los tentó, antes de la existencia de Edén y el árbol de la ciencia, Dios ordenó la Caída para Su gloria y para el bien de Su creación. Dios no permitió que nuestros primeros padres fueran tentados y luego esperó para responder en base de la decisión que ellos tomaran. Él no miró hacia el futuro y vio la Caída. Más bien, la Caída fue parte del eterno plan de Dios y Él predeterminó o predestinó que sucediera. La pregunta que inmediatamente se presenta es:

 ¿ES DIOS EL AUTOR DEL PECADO?

Debemos contestar esta pregunta con un fuerte “No.” Dios no es el autor del pecado, y tampoco manipula a los hombres para que pequen contra Él. Aunque Él predestinó que la Caída sucediera, Él también predestinó que sucediera a través de las acciones voluntarias de Satanás, Adán, y Eva. Aunque nuestras mentes finitas no pueden comprender plenamente como Dios puede ser absolutamente soberano sobre cada evento de la historia y sobre cada acto del individuo sin destruir la libertad individual, las Escrituras abundan con ejemplos que demuestran que es verdad. José fue vendido como esclavo como el resultado del pecado voluntario de sus hermanos, pero al final, José declaró, “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Génesis 50:20). El Hijo de Dios fue crucificado como el resultado del pecado voluntario y hostilidad de los hombres contra Dios, pero aún así, Dios había ordenado o predestinado la muerte de Cristo antes de la fundación del mundo (Hechos 4:27-28; I Pedro 1:20).

En las Escrituras, leemos: “A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole” Hechos 2:23 “Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer lo que tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera” Hechos 4:27-28

En las Escrituras, vemos que Dios ordena o predetermina que un evento ocurra, pero a la vez, Él lo lleva acabo a través del pecado voluntario de los hombres sin ser el autor de su pecado o sin manipularlos en contra de su propia voluntad. Los hombres impíos voluntariamente clavaron a Jesucristo a la cruz y fueron responsables por sus acciones, pero a la vez, todo este evento se llevó a cabo según el plan predestinado de Dios. La Caída de Satanás y la Caída de la raza humana a través de Adán y Eva fueron el resultado de su propio pecado por el cual fueron responsables, y aún así los eventos sucedieron según el ordenado, predeterminado, y predestinado plan de Dios. Dios ha decretado un plan grande y eterno para Su creación y ha ordenado cada evento de la historia por medio del cual este propósito se llevará a cabo. Nada, ni aún la Caída del hombre o la muerte del Hijo de Dios sucedieron a parte del decreto soberano de Dios. “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio á él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea gloria por siglos. Amén.” Romanos 11:33-36

 ¿CUÁL ES EL PROPÓSITO ETERNO DE DIOS EN LA CAÍDA DEL HOMBRE?

Habiendo demostrado que la Caída fue el resultado de la desobediencia libre de la criatura, y a la vez, según el eterno propósito de Dios, ahora es necesario que busquemos entender cual fue aquel propósito. A la luz de la maldad y sufrimiento que han sido el resultado de la Caída, podría ser difícil aceptar que hay un propósito bueno, sin embargo el decreto de Dios nos garantiza que es así. Sabemos por medio de las Escrituras que la creación del universo, la Caída del hombre, la nación de Israel, la Cruz de Cristo, la Iglesia, el juicio de las naciones, etc. tienen un propósito grande y final – que la plenitud de los atributos de Dios se revelen a Su creación y que Su creación puede conocerlo, glorificarlo, y gozarse plenamente de Él como Dios.

La Revelación Plena de los Atributos de Dios

Dios creó el universo para ser un escenario sobre el cual Él pueda demostrar la infinita Gloria de Su persona y atributos, y para que Su creación pueda conocerlo, adorarlo, y gozarse en Él. Muchos han dicho que la Caída del hombre es el cielo oscuro sobre el cual las estrellas de los atributos de Dios resplandecen con más grande intensidad de gloria. Es solo a través de la Caída y la manifestación de la maldad que el carácter de Dios puede ser conocido en su plenitud.

Cuando el cristiano adora a Dios, ¿Cuáles son los atributos de Dios que le son más apreciados? ¿No son la misericordia, gracia, y amor incondicional de Dios? ¿No son estos atributos divinos los que se encuentran con más frecuencia en los grandes himnos de la Iglesia? Pero, ¿Cómo podríamos conocer estos atributos sino a través de la Caída del hombre? El amor incondicional solo puede ser manifestado a hombres que no cumplen las condiciones; la misericordia solo puede ser manifestada a hombres que merecen condenación; y la gracia solo puede ser concedida a hombres que no han hecho nada para ser dignos de ella. Nuestro estado caído es nuestra culpa, por la cual debemos asumir plena responsabilidad. Pero a la vez, es en el oscuro escenario de nuestro estado caído que la gracia y misericordia de Dios toman el centro del escenario y alumbran a un público de hombres y ángeles. Es en la salvación de hombres caídos que la sabiduría, gracia, y misericordia de Dios se revelan, no solamente a los hombres, sino a cada criatura en el cielo, la tierra, y el infierno (Efesios 2:7; 3:10).

La Revelación Plena de las Glorias de Cristo

La obra más grande de Dios es la muerte y resurrección del Hijo de Dios para la salvación de Su pueblo. Si alguna vez hubiera un caso en el cual el remedio valiera la pena de la enfermedad es en este caso. Un tenue resplandor de la gloria de Dios en la Cruz de Jesucristo vale diez mil caídas en diez mil mundos. Pero si el hombre no hubiera caído, entonces nunca habría habido ningún Calvario y ningún Salvador. El evento que más explica a Dios (Juan 1:18), que nos atrae más a Él (Juan 12:32), y que más nos mueve a amarle (I Juan 4:10, 19), se nos habría quitado. ¿Qué podría tomar su lugar? ¿Qué otros medios podrían haber sido usados para demostrar la infinita misericordia de Dios? Cristo crucificado es el gran tema de cada himno, sermón, conversación, y pensamiento. Sin la Caída, la redención nos sería desconocida. Seríamos como los ángeles, anhelando mirar algo que nunca habríamos experimentado (I Pedro 1:12). Es un error, aún blasfemia sugerir que la Cruz de Cristo fue un mero Plan “B” que fue empleado solo porque Adán tomó una decisión equivocada en Edén. La Cruz es el evento principal al cual todas las otras obras de la providencia de Dios señalan. Todo se encuentra a la sombra de la Cruz. En un sentido, la Cruz era necesaria por causa de la Caída, pero en otro sentido, la Caída fue necesaria para que las glorias de Dios pudiesen ser plenamente conocidas en la Cruz de Cristo.

La Revelación Plena de la Dependencia del hombre

Una de las más asombrosas verdades acerca de Dios es que Él es absolutamente libre de necesidad o dependencia. Su existencia, el cumplimiento de Su voluntad, y Su felicidad no dependen de nada o nadie fuera de Sí mismo. Él es el único ser que es verdaderamente auto-existente, auto-sustentador, auto-suficiente, independiente, y libre. Todos los demás seres derivan su vida y bienestar de Dios, pero todo lo que es necesario para la existencia y perfecta felicidad de Dios se encuentra en Él mismo. El universo no solamente fue creado por Dios, sino que también depende del poder continuo de Dios para sostenerlo y preservarlo. Si Él retirara Su poder por un momento, el mundo se convertiría en caos y destrucción. Esta misma verdad se aplica al carácter de los seres morales, ángeles y hombres. Adán en el paraíso y Satanás en el cielo, aunque fueron creados justos y santos, no pudieron continuar en tal estado sin la gracia sustentadora y preservadora de Dios. ¿Cuánto menos podríamos nosotros estar firmes y cuán rápido caeríamos sin la misma gracia. La Caída provee el ejemplo más grande de nuestra necesidad constante de Dios. Si no podemos continuar existiendo más allá que el próximo respiro excepto por la providencia de Dios, ¿Cuánto menos podemos perseverar en los caminos de justicia y santidad apartados de Su gracia?

FIN DE ESTA SERIE

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Paul David Washer, Pecado. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a PREGUNTAS IMPORTANTES ACERCA DE LA CAÍDA

  1. Dionisio M. dijo:

    LA RELIGIOSIDAD ES LA MADRE DE LA IGNORANCIA ESPIRITUAL

    Satanás es astuto (que El Señor lo reprenda), gran parte de su astucia siempre ha sido decir mentiras “disfrazadas” de verdades. Y tales artimañas, en boca de los hombres se les conoce comúnmente como “especulaciones”.

    Este pobre hombre, Paul David Washer podrá argumentar que Dios no es el autor del pecado, solo porque el diablo y Adán pecaron voluntariamente. Sin embargo, cuando él afirma que Dios “si” determinó de ante mano la caída para que esta sucediera, no hay forma que Washer se escape de acusar a Dios, (automáticamente) de ser el “autor intelectual del pecado”.

    EXAMINEMOS ESTAS LINEAS DE David Washer CON MUCHA ATENCION:
    “Finalmente, al decir que Dios ordenó la Caída significa que fue parte de Su eterno plan. Antes de la fundación del mundo, antes de la creación de Adán y Eva y la serpiente que los tentó, antes de la existencia de Edén y el árbol de la ciencia, Dios ordenó la Caída para Su gloria y para el bien de Su creación.”

    Como podemos ver, esta es la mentira más grande que Satanás ha logrado hacerles creer a muchos hombres, como por ejemplo, Agustín de Hipona, Calvino, y todos aquellos que “abrasan” estas doctrinas calvinistas.

    ¿Cómo es posible que alguien se atreva a decir, que todo lo que ha sucedido con respecto al pecado, la caída del diablo y la caída de Adán solo haya sido parte de un supuesto “plan eterno” de Dios? ¿Se le podrá llamar gloria a algo que haya sido “forzado” a terminar en un lago de fuego acompañado de “tormentos eternos”? ¿Acaso no hemos leído en las sagradas escrituras que Dios se duele del castigo? “Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que SE DUELE DEL CASTIGO.” Joel 2: 13

    ¿Será que Dios podrá ser feliz y deleitarse de gloria ficticia? Definitivamente es un rotundo NO, su servidor lo niega.

    Sin embargo Miqueas, exclama: “¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, PORQUE SE DELEITA EN MISERICORDIA .” Miqueas 7: 18

    Al menos que El Señor tenga planeado en el futuro perdonar al diablo, los demonios y a los hombres que serán condenados, tales conjeturas de Washer no son más que puras especulaciones. Ya que si Dios decidiera en el futuro hacer dicho perdón universal, entonces el supuesto “eterno plan” que propone Washer finalmente vendría a glorificar a Dios con alabanzas, (COSA QUE NO ES VERDAD).

    PENSEMOS POR UN MOMENTO:
    Si fueran ciertos los argumentos que propone Washer y el calvinismo, que Dios pre ordenó un plan “macabro” para sacar gloria de este, entonces, ¿a cuál de los dioses si no hay otros, Dios estaría en la eternidad demostrándoles que solo Él es Dios de dioses, y que por lo tanto, todos le deben de temer y obedecer?…

    ————

    Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 1 Corintios 2:12-13
    __________________________________________________________________
    © Dionisio M. (la copia del texto no es permitido para usos comerciales) 02/03/2012

    • Bernardo dijo:

      LALABERDA TODO LO QUE DISE ES MUY SIRTO ME ALEGRO ENCONTRAL ESTA PAJINA ME A ABIERTO LOS HOJOS LOS FELISITO POR ESTA PAJINA QUE DIOS LOS BENDIGA

  2. Eduardo dijo:

    Mi estimado estos cuestionamientos del hombre acerca de lo que pasa por culpa del pecado, son misterios que no pueden caber en nuestras cabecitas, como entender el porque usted aun existe cuando deberia estar muerto por causa del pecado ya vivieras en los tiempos de los antiguos padres judios Abraham o Moises cuando el pueblo se escondia de Dios, deberias estar temblando por pretender acusar a alguien que entrega su vida por estudiar las sagradas escrituras y llegar a un conocimiento del Señor, es mas cercana su respuesta que lo que usted esta diciendo, Hay misterios insondables es mejor leer aprender y si no estamos de acuerdo, pedirle sabiduria a Dios para dar respuestas acorde a un estudio concienzudo. Lo exhorto en el Amor de Dios y que bueno estas lecturas para parender.

  3. Enriquez dijo:

    Hay teologías que no podemos entender completamente por el grado de madurez en el cual estamos emocionalmente hablando,pero el Espíritu todo lo escudriña,aun lo profundo de Dios y en su momento nos mostrará esas verdades reveladas en su Palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .