LA SOLUCIÓN ABSOLUTA

Julie Graciela Reyes

Podría escribir páginas y páginas sobre reformas y leyes que ayudaran a mejorar nuestro país. Podría crear millones de negocios y empresas de todo tipo. Sin embargo, no escribiré sobre estas cosas, porque aunque Honduras tuviera un sistema capitalista nítido y transparente, aunque la corrupción se erradicara por completo, aunque ya no existiera ni un tan solo pobre y todos tuvieran un trabajo digno, nuestro país no estaría completo. Es más, ni siquiera el país más poderoso y millonario del mundo está completo si no tiene una cosa; y esta cosa es la esencia de la vida y la felicidad del ser humano.

Hay una solución absoluta para todos los problemas que enfrentamos actualmente y los que hemos enfrentado a lo largo de la historia mundial y hondureña. Si todas las naciones del mundo se dieran cuenta de que están luchando en vano, por riquezas y poder terrenales que no valen la pena, probablemente podrían ver claramente de lo que en realidad se trata esta vida. Estoy muy de acuerdo en que cada ser humano debe ser autosuficiente y no depender de los demás económicamente; sin embargo, me parece que todo ser humano depende de los demás a la hora de buscar su felicidad, pues fuimos creados para compartir unos con otros. Como dice un dicho, nadie es una isla.

La solución de la que hablo no es algo que se pueda encontrar tan fácilmente, ya que, a decir verdad, no es algo físico, sino espiritual. Por supuesto, estoy hablando de Dios. Ciertamente, Él es la solución absoluta para todos los problemas que los seres humanos enfrentan. No ignoro el hecho de que un país no se puede mejorar tan sólo con creer en Dios o confiar en Él; tampoco ignoro que la mayoría de las personas rechazarían la idea de poner todo en manos de un Ser que no pueden ver, tocar ni sentir. No obstante, a su vez, hay personas que podrían asegurar Su existencia. No voy a discutir la existencia de Dios, por la simple razón de que Dios es una verdad absoluta; en realidad interesa muy poco que las personas crean o no en Él, ya que independientemente de si lo hacen o no, Dios no dejará de existir ni de regir el universo.

Entonces, ¿Qué propongo para mejorar el país? ¿Qué puedo hacer yo para realizarme profesionalmente y aportar algo bueno a Honduras? La verdad, no mucho, a menos que esté en los planes de Dios. Quien sí puede hacer algo al respecto es Él; por supuesto, sólo si la nación se vuelve hacia Él y se lo pide. Trabajando juntos bajo el mandato de Dios, el éxito sería indiscutible: Honduras saldría adelante. Ahora me referiré a la primera nación del mundo: Israel. En el libro de 1 Samuel, en el capítulo 8, se narra la transición de Israel como nación bajo el mandato estricto de Dios a una nación bajo el mandato de un rey terrenal. Israel era regido por jueces, quienes eran dirigidos por  Dios y hacían Su voluntad. No obstante, las personas podían hacer lo que se les viniera en gana, ya que los jueces sólo intervenían cuando se necesitaba un consejo o la nación era atacada por otro país. Pareciera que vivían en una anarquía, pero no era así; era, más bien, una teocracia. Las personas hacían lo que querían, pero obedecían las leyes de Dios. Si en  Honduras se hiciera lo mismo, la delincuencia y la corrupción no existirían.

Cuando las personas no obedecían las leyes de Dios, Él se los hacía saber de forma clara y precisa: enviaba a los Filisteos o los Madianitas u otros pueblos a que los atacaran. De esta forma, las personas sabían que debían obedecer las leyes de Dios. Hasta ese momento, en Israel no existían todos los problemas que existen ahora en Honduras. Pero los israelitas decidieron que querían un rey terrenal en lugar de Dios. Querían ser “como las otras naciones.” (1 Samuel 8: 20) Dios, en su inmensa sabiduría, le dijo al profeta Samuel que les diera el rey que querían, pero no sin antes advertirles todos los problemas que tener un rey les traería. En 1 Samuel 8:11-18, Samuel les advierte a los israelitas lo siguiente: —Esto es lo que hará el rey que va a ejercer el poder sobre ustedes: Les quitará a sus hijos para que se hagan cargo de los carros militares y de la caballería, y para que le abran paso al carro real. Los hará comandantes y capitanes, y los pondrá a labrar y a cosechar, y a fabricar armamentos y pertrechos. También les quitará a sus hijas para emplearlas como perfumistas, cocineras y panaderas. Se apoderará de sus mejores campos, viñedos y olivares, y se los dará a sus ministros, y a ustedes les exigirá una décima parte de sus cosechas y vendimias para entregársela a sus funcionarios y ministros. Además, les quitará sus criados y criadas, y sus mejores bueyes y asnos, de manera que trabajen para él. Les exigirá una décima parte de sus rebaños, y ustedes mismos le servirán como esclavos. Cuando llegue aquel día, clamarán por causa del rey que hayan escogido, pero el Señor no les responderá”. ¿No es verdad que ahora clamamos a Dios para que quite a un Presidente o ponga a otro en el poder? Un ser humano no puede regir una nación de la forma correcta, a menos que esté bajo el mismo mandato de Dios. Por esta razón, la solución absoluta a nuestros problemas políticos, sociales y hasta económicos, es el ser regidos por Dios, tal como lo era la nación de  Israel antes de pedir un rey. No necesitaríamos una persona que nos castigara o abusara de nosotros, sino que viviríamos acorde a las leyes de  Dios, que no tienen error. Si somos regidos por un Dios perfecto, su voluntad perfecta se cumplirá en nuestras vidas. Si esto sucediera con todas las personas de un país, ese país sería extremadamente bendecido. Todos los países del planeta lo envidiarían y querrían ser como este país. Y entonces, todos se volverían a Dios.Puede que suene un poco utópico, o quizá demasiado fantasioso, pero ésta es la realidad. Esta es la realidad que la realidad en la que vivimos no comprende ni comprenderá jamás. Esta realidad es la realidad que podemos escoger vivir o escoger dejar atrás. Pero tenemos que estar conscientes de que Dios nos advierte las consecuencias de nuestros actos. Lo que Dios le dijo a los Israelitas por medio de Samuel, es lo mismo que nos dice ahora a nosotros. No tenemos que dejarnos engañar, robar o regir por una persona que no merece tener tanto poder. Ahora, lo mejor que podemos hacer, es elegir a la mejor persona que lo haga, siendo así responsables de lo que nos pase al elegirla.

Cada ser humano tiene el derecho de decidir qué hacer con su vida. Cada ser humano tiene la obligación de hacer con su vida lo mejor que pueda. Cada ser humano tiene su destino en sus manos. Siendo autónomos, éticos, morales, pero sobre todo humildes y cayendo de rodillas ante Dios, quien tiene el verdadero poder, podremos salir adelante. Si todas las personas de este país se vuelven a Dios, no estaremos hablando de más problemas económicos, políticos y sociales. Pero que quede claro: no estoy hablando de una religión, sino de una forma de vida espiritual y no terrenal. Debemos recordar, o a veces aprender, que en esta vida no debemos buscar un reino terrenal, sino el Reino de los Cielos.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Consejeria, Honduras. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA SOLUCIÓN ABSOLUTA

  1. aprenndamos dijo:

    Importante reflexión, solo con la mano poderosa de Jehová es que se pueden regir eficaz y eficientemente los destinos de nuestra nación, tan desordenada y abandonada a la voluntad de unos pocos que solo piensan en sus mezquinos intereses. Confiemos en Dios que algún día las cosas cambiaran. ¡Poderoso Dios Extiende tu mano sobre nuestra nación!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.