¿ENSEÑA LA BIBLIA QUE EL RAPTO DE LA IGLESIA SUCEDE ANTES DE LA TRIBULACIÓN? -IV- Parte

Tomado de; http://www.raptureready.com/translation/spanish/pretrib_spanish.html

 jinetes de apocalipsisDESCRIPCIÓN DE LA TRIBULACIÓN

Los siguientes versos dan otros nombres por la cual se llama aquel inminente acontecimiento que sorprenderá al mundo:

¡Giman, que el día del Señor está cerca!  Llega de parte del Todopoderoso como una devastación. … ¡Miren! ¡Ya viene el día del Señor día cruel, de furor y ardiente ira; convertirá en desolación la tierra  y exterminará de ella a los pecadores! … Por eso haré que tiemble el cielo y que la tierra se mueva de su sitio, por el furor del Señor Todopoderoso en el día de su ardiente ira  (Isaías 13:6, 9, 13).

¡Ay! Será un día terrible, un día que no tiene parangón. Será un tiempo de angustia para Jacob, pero será librado de ella (Jeremías 30:7).

Y él me respondió: Sigue adelante, Daniel, que estas cosas se mantendrán selladas y en secreto hasta que llegue la hora final (Daniel 12:9).

…porque ha llegado el gran día del castigo! ¿Quién podrá mantenerse en pie? (Apocalipsis 6:17)

Gritaba a gran voz: “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales.” (Apocalipsis 14:7)

“Así como se recoge la mala hierba y se quema en el fuego, ocurrirá también al fin del mundo (Mateo 13:40).

¡Anda, pueblo mío, entra en tus habitaciones y cierra tus puertas tras de ti; escóndete por un momento, hasta que pase la ira! El Señor está enojado con todas las naciones, airado con todos sus ejércitos… (Isaías 26:20; 34:2).

Entonces se levantará Miguel, el gran príncipe protector de tu pueblo. Habrá un período de angustia, como no lo ha habido jamás desde que las naciones existen (Daniel 12:1).

1.  Será como en tiempos de Noé…

El primer comprobante que sucederá el rapto de la iglesia antes de la tribulación se encuentra en el discurso sobre el monte de Olivos. Anteriormente no había caído en cuenta, pero ahora si lo entiendo claramente.

“Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, “él sol se oscurecerá y la luna no dará su luz; las estrellas caerán del cielo y los cuerpos celestes serán sacudidos’. “La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria (Mateo 24:29-30). Esta es la gloriosa segunda venida de Jesucristo. A primera vista parece que este verso demuestra que el rapto de la iglesia ocurrirá después de la tribulación. El verso 31, hasta se refiere a la reunión de los elegidos. “Y al sonido de la gran trompeta mandará a sus ángeles, y reunirán de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo.”

Según esto parece que al descender del cielo, Jesús usa a los ángeles para rapturar a la iglesia durante su segunda venida. Parece más bien que esto demuestra un rapto que sucederá después de la segunda llegada de Cristo, no antes.

Pero más adelante en el mismo capítulo 24, la Biblia dice “Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. La venida del Hijo del hombre será como en tiempos de Noé” (versos 36 y 37). De esto podemos acatar dos cosas: 1) que nadie sabe el día ni la hora cuando regresará Jesús y 2) que ese tiempo será comparado como durante el  tiempo de Noé. No tenemos que tratar de adivinar como fueron los tiempos de Noé porque el verso que sigue nos dice “Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no supieron nada de lo que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos. ASÍ SERÁ EN LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE (versos 38 y 39).

“La venida del Hijo del hombre” en los versos 37 y 39 se refiere a la primera etapa del segundo advenimiento, ósea Jesús viene a llevarse a la iglesia al cielo antes del comienzo de la tribulación como lo prometió en el evangelio según San Juan 14:2-3.

A) Nuestro Señor enumeró las señas que ocurrirán antes de se segunda venida, acontecimientos que incluyen ocurrencias cataclísmicas, conflictos internacionales, hambres, epidemias y terremotos. Y también Él dio la seña especifica de que se “cometerán horribles sacrilegios sobre una de las alas del templo” de la cual profetizo Daniel (9:27). Cuando la gente vea que están ocurriendo estas señas pueden confiar que esta pronto la segunda venida; incluso apenas a tres años y medio de cuando se cometan aquellos sacrilegios en el templo. “Igualmente, cuando vean todas estas cosas, sepan que el tiempo está cerca, a las puertas” (Mateo 24:33).

Pero Jesús también dice en el verso 44, “Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.” ¿Como se puede reconciliar estos dos versos que parecen ser contradichos? Por supuesto ¡Cristo no se contradirá! En un verso nos dice que nos fijemos en las señas de su venida y en otros versos nos dice que no habrá ninguna seña de su venida.

Tenemos que concluir que Él esta hablando de dos acontecimientos distintos. Parece que habrá dos venidas en el futuro. La primera no necesita ninguna seña par avisar que ocurrirá y la otra será precedida por muchas señas. Ósea que primero Él regresará para llevarse a Su iglesia y después de siete años (de acuerdo a la profecía de las 70 semanas) volverá a concluir la gran tribulación (Mateo 24:22) y después a rescatar a los judíos durante la guerra del Armagedón (Apocalipsis 19).

B) El rapto no podrá suceder después de la tribulación porque como en los días de Noé, todos seguirán viviendo su vida “común y corriente” antes de “la venida del Hijo del hombre” (Mateo 24:39) – “comiendo, bebiendo y casándose y dándose en matrimonio.”  Esa no va hacer la situación durante la gran tribulación cuando millones morirán de guerras, hambre, etc. Si seguimos lo que nos dice el libro de Apocalipsis, al culminarse el tiempo de la gran tribulación habrán muerto billones de personas; los días de Noé no fueron así antes de entrar al arco él y su familia. Si Jesús va regresar durante un tiempo semejante aquel de los días de Noé cuando el mundo estaba relativamente en paz, esta venida tiene que ocurrir antes de la tribulación. Ósea que Él vendrá por su iglesia durante de aquel tiempo – la primera etapa de su “parousia.”

C) La segunda venida en gloria puede ser señalada al día exacto por aquellos creyentes que estará vivos durante la tribulación. ¿Cómo será posible? Se puede descubrir el día por simplemente contar los días desde que ocurra aquel horrible sacrilegio en el templo de acuerdo a las referencias en el libro de Daniel 12:11-12. Pero aquella venida de que se refiere San Mateo 24: 36-44 será imprevista e inesperada. Esta “venida del Hijo del Hombre” no puede ser la misma que se refiere en el verso 30 donde dice que “todas las razas de la tierra verán al Hijo del hombre” después de haberse ocurrido una serie de señas.

D) ” Estarán dos hombres en el campo: uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo: una será llevada y la otra será dejada” (versos 40 y 41). Estos versos inmediatamente siguen la comparación de aquellos tiempos de Noé. Personas van a ser “llevadas” – rapturadas – antes de aquel tiempo caticlismico mundial. Este rapto de los Cristianos al cielo sucederá antes de la tribulación (Juan 14:2-3).

Contrario a los que se crea, la reunión de los elegidos de que se hable en evangelio de San Mateo 24:30-31, no comprueba que el rapto ocurrirá después de la tribulación. Durante la segunda venida de Cristo Él regresará del cielo a la tierraacompañado de sus elegidos; los fieles habrán estado en el cielo por siete años antes de aquel tiempo (Zacarías 14:5; Judas 1:14; Colosenses 3:4; 1 Tesalonicenses 3:13; 4:14; Apocalipsis 19:14). La iglesia, la novia celestial, ya estará en el cielo cuando el Señor regresará a la tierra en toda Su gloria (Apocalipsis 19:7-9). Dondequiera que vaya el novio ahí también irá la novia.

Entonces ¿quienes son aquellos “elegidos” que los ángeles reunirán de los cuatro vientos? El evangelio de San Marcos 13:27 nos dice, “Y él enviará a sus ángeles para reunir de los cuatro vientos a los elegidos, desde los confines de la tierra hasta los confines del cielo.” La Biblia nos enseña en Isaías 45:4 que Dios dijo “Por causa de Jacob mi siervo, de ISRAEL mi escogido,…. “Ósea que el vestigio que queda de Israel en los últimos días serán aquellos escogidos que serán reunidos de alrededor del mundo cuando Cristo establezca su reino milenial. Dios profetizó en el libro de Isaías 65:9, “De Jacob sacaré descendientes, y de Judá, a los que poseerán mis montañas. Las heredarán mis elegidos, y allí morarán mis siervos.” También dice en el libro de Ezequiel 20:33, “Yo, el Señor omnipotente, juro por mí mismo que reinaré sobre ustedes con gran despliegue de fuerza y de poder, y con furia incontenible.” El lenguaje de esta profecía indica firmemente que será cumplida a poco tiempo después de la tribulación.

Los versos en el libro de Mateo 24:31 y en Marcos 13:27 se entienden mejor al compararlos contra los versos de la profecía del libro de Ezequiel 20:34-38 que dice, “Los sacaré de las naciones y de los pueblos por donde estaban esparcidos, y los reuniré con gran despliegue de fuerza y de poder, y con furia incontenible. Los llevaré al desierto que está entre las naciones, y allí los juzgaré cara a cara. Así como juzgué a sus antepasados en el desierto de Egipto, también los juzgaré a ustedes. Yo, el Señor omnipotente, lo afirmo. Así como el pastor selecciona sus ovejas, también yo los haré pasar a ustedes bajo mi vara y los seleccionaré para que formen parte de la alianza.  Apartaré a los rebeldes, a los que se rebelan contra mí, y los sacaré del país donde ahora viven como extranjeros, pero no entrarán en la tierra de Israel. Entonces ustedes reconocerán que yo soy el Señor.”

El libro de Daniel 12:1-2 fuertemente indica que la reunión de los elegidos durante la segunda venida también incluirá los creyentes del viejo testamento. La primera resurrección y el arrebatamiento de aquellos cristianos vivos durante el rapto apenas incluirá la novia celestial, ósea la iglesia. Note que dice en el libro de 1 Tesalonicenses 4:16 que ” El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.” Pero la reunión de los elegidos, ISRAELITAS, incluyendo aquellos fieles del viejo testamento ocurrirá durante la segunda venida de Cristo después de la tribulación. Ellos serán reunidos “de los cuatro vientos desde los confines de la tierra hasta los confines del cielo;” aquellos que quedan los sacarán de las naciones por donde están esparcidos y también traerá los espíritus del cielo que serán reunidos con los cuerpos de aquellos Israelitas fieles que murieron durante los tiempos del viejo testamento.

2.  Los Tesalonicenses nos Enseñan una Lección acerca del Rapto

Las cartas a los Tesalonicenses fueron las primeras cartas escritas por el apóstol Pablo. Él apenas paso cuatro semanas en Tesalónica durante su segundo viaje misionario. En menos de un mes él les enseño a los Tesalonicenses varias doctrinas importantes, incluyendo la doctrina del rapto. Él menciona el rapto en cada capitulo de su primer carta (1 Tesalonicenses 1:10, 2: 19-20; 3:12-13; 4:13-18; 5:1-11); pero la enseñanza que nos interesa para esta lección del rapto esta en la segunda epístola a los Tesalonicenses.

Es desafortunado que muchos cristianos de hoy en día no creen que Cristo regresara por su iglesia antes de la tribulación. De repente, muchos aún ni esperan su regreso, ellos proclaman que estamos en el milenio y posiblemente el día de juicio aún se demorará miles de años. Ellos se llaman amilenialistas. He escuchado sus enseñanzas de que el reino milenial está ocurriendo al presente pero me quedo asombrado a pensar como ellos pueden situar el reino milenial en medio de este mundo tan maldito. Me imagino que San Augustine de Hippo es aquel responsable. Me parece que aquellos que consideran que el rapto ocurrirá después de la tribulación quieren que Jesús espere hasta después de la tribulación por su curiosidad en ver con sus propios ojos y saber lo que le sucederá a los que quedan durante ese tiempo tan terrible. Su curiosidad los ha enceguecidos a la luz de la verdad. Pero lo que me asombra mas que todo son aquellos que viendo las pruebas en la santa escritura para un rapto que ocurrirá antes de la tribulación aún no lo quieren aceptar. Me imagino que será un poco de inercia doctrinal sino es simplemente falta de fe. Pero hasta en esto me corrijo y acato lo que dice en el libro de 1 Corintios 4:5 que dice, “no juzguen nada antes de tiempo; esperen hasta que venga el Señor. Él sacará a la luz lo que está oculto en la oscuridad y pondrá al descubierto las intenciones de cada corazón.”

Durante los tiempos apostólicos no había la oportunidad de elegir entre varias creencias. La iglesia original apenas creía que el rapto ocurriría antes de la tribulación en preparación para la segunda venida milenial como lo enseño el apóstol Pablo. Fue en el cuarto siglo que las iglesias comenzaron a rechazar esta creencia y comenzaron a interpretar las profecías alegóricamente. Por medio de la influencia y las enseñanzas de Augustine la doctrina de amelianismo fue aceptada.

Los creyentes en Tesalónica creían en el rapto antes de la tribulación. Pero el verso en 2 Tesalonicenses 2:2 fue escrito porque estaban alarmados de que las profecías aún se estaban cumpliendo durante aquel tiempo. El apóstol Pablo les escribió para asegurarles que el rumor que habían escuchado que el día del Señor había llegado era solamente eso, un rumor. Capítulo 2:1-2 presenta el tema de aquella epístola “Ahora bien, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, les pedimos que no pierdan la cabeza ni se alarmen por ciertas profecías, ni por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros, que digan: “¡Ya llegó el día del Señor!”  Es posible que anduviera en circulación alguna otra carta falsificada diciendo que las persecuciones que estaban sufriendo a las manos de sus enemigos eran porque se estaban cumpliendo aquellas profecías y que aún había llegado el tiempo de la tribulación. Pero ellos estaban alarmados no porque estaban sufriendo persecuciones sino más bien porque creían que ya había ocurrido el rapto y ellos se habían quedado atrás; ósea que ¡ya estaban por entrar en la septuagésima semana y en la gran tribulación! ¿Si ya había ocurrido el rapto, porque todavía estaban en la tierra? Ósea que se angustia y alarma era porque ellos pensaban que Dios los había dejado atrás por algún pecado que hubiesen cometido y pronto se tendrían que enfrentarse con el anticristo y sufrir durante la gran tribulación.

Consideren que si el apóstol Pablo le hubiera enseñado a los Tesalonicenses que el rapto iba a suceder después de la tribulación ¿que razón tendrían para estar preocupados y alarmados de tener que sufrir durante la tribulación? En vez de estar alarmados y angustiados estarían regocijando que el rapto llegaría en apenas siete años; lo que les quedaría por hacer sería preparar alguna defensa civil para protegerse y esperar hasta la segunda venida. Pero ese no era el caso. Los creyentes Tesalonicenses estaban asustados porque el apóstol Pablo les había enseñado que el rapto ocurriría antes de la tribulación porque Dios los protegería del castigo venidero (1 Tesalonicenses 1:10). Pero ellos se imaginaron que estaban en medio de la tribulación y todavía en la tierra, que no habían sido rapturados y por eso estaban confundidos y alarmados.

Como anteriormente se explico la confusión sobre la época que ocurrirá el rapto es basado en la traducción errónea de la frase – “¡Ya llegó el día del Señor!” (2 Tesalonicenses 2:2). El apóstol Pablo no les estaba avisando en contra del día del Señor cuando los estaba consolando y tratando de calmar sus miedos, de hecho él enseñaba que la segunda venida de Cristo era inminente (1 Corintios 15:51-52). Él estaba consolando a los creyentes Tesalonicenses diciéndoles que “no se preocupen por lo que estaban diciendo aquellos detractores, porque todavía no estamos en el periodo de la tribulación. Recuerden que primero ocurrirá el rapto y durante el rapto todos los creyentes serán incluidos. Si Dios rescataría a los creyentes de Corintio que aún son inmaduros en su fe, pueden estar seguros que Dios no dejara a ninguno atrás. Algunas cosas tienen que suceder en el mundo antes de que ocurra el día del Señor y ustedes no estarán presentes para observar la manifestación completa de aquellos acontecimientos. Como anteriormente les enseñe, EL RAPTO OCURRIRÁ PRIMERO.”

El apóstol Pablo estaba asegurando a los creyentes que el rapto todavía estaba por suceder en futuro tiempo aunque aún todavía era inminente. El misterio de la enseñaza del rapto fue revelado a él y al apóstol San Juan. El hecho de que él aún no había sido rapturado era comprobante para los Tesalonicenses que todavía no había ocurrido aquel arrebatamiento. Sin embargo, él les revelo aún otra cosa.

3.   Al Quitar el que Detiene, la Iglesia será Rapturada

En el libro de 2 Tesalonicenses 2:3 dice, “No se dejen engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios  y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza.” Durante aquel tiempo del apóstol Pablo la rebelión de las iglesia contra Dios y estaba en proceso porque “el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder” (verso 7a). Esta rebeldía contra Dios se intensificará hasta que todo el mundo abandone a la verdad de Dios (Mateo 24:11; 2 Timoteo 4:3). Al momento sabemos “que el mundo entero está bajo el control del maligno” (1 Juan 5:19), pero antes de aquel tiempo de la tribulación y del rapto, el mundo entero y aquellos que profesan ser Cristianos cometerán la gran denunciación y renunciarán la verdad por disfrutar en el mal, como la Biblia dice, “no creyeron en la verdad sino que se deleitaron en el mal” (2 Tesalonicenses 2:12). Conjuntamente con la gran renunciación llegará el ascenso del anticristo.

Pero el otro acontecimiento que sucederá antes del día del Señor (la cual la tribulación constituirá la primera parte de aquel tiempo) será EL RAPTO. El anticristo no será revelado hasta que aquel quien lo detiene termina su trabajo de detenerlo. La Biblia nos dice que, “es cierto que el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder; pero falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene. Entonces se manifestará aquel malvado” (2 Tesalonicenses 2:7-8). Aquel que detiene al anticristo es el Espíritu Santo. Nada o nadie en todo el mundo puede hacer el trabajo de detener a Satanás, quien es el poder detrás del anticristo. El Espíritu Santo ha desempeñado el trabajo de detener al anticristo desde la época del apóstol Pablo. Solo un ser omnipotente, omnisciente y omnipresente puede desempeñar aquel trabajo. Cuando será removido el Espíritu Santo de aquella capacidad del quien detiene al anticristo, Dios entonces dejará que se sea revelado el anticristo. Al quitar de en medio “el que lo detiene” es lo mismo que decir que la iglesia será rapturada porque es por medio del poder del Espíritu Santo en la iglesia que se ha controlado la propagación de la renunciación de la verdad en aquellos que profesan ser cristianos y en el mundo.

El rapto de la iglesia culminará la gran renunciación de la verdad y el anticristo reinará supremo sobre toda la tierra.

4.   El Rapto es aquella Bendita Esperanza

La Biblia nos enseña lo siguiente “enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,” (Tito 2:12-13). Muchos creen que este verso apenas se refiere a la gloriosa segunda venida. He leído aquel libro del titulo “Bendita Esperanza” escrito por George Ladd quien cree la ocurrencia del rapto pero después de la tribulación. Él usa aquel verso como comprobante de que el rapto ocurrirá después de la tribulación. Pero la sintaxis de aquel verso contradice esa posición. El verso dice que estamos esperando “la esperanza bienaventurada” y“la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.”  Estos son dos acontecimientos distintos separados por siete años de tribulación.

¿Porque los cristianos dicen que al rapto es la bendita esperanza? La respuesta se puede encontrar en el libro de 1 Juan 3:2-3, “Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” El primer y primordial propósito del rapto es de cambiarnos completamente. La Biblia nos dice que “En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas (Filipenses 3:20-21). El rapto es aquel tiempo cuando los creyentes vivos y muertos al fin recibirán su cuerpo celestial (1 Corintios 15:51-54). Con razón el rapto es considerado esperanza bendita.

Pero aún hay una segunda razón por la cual el rapto es considerado la “esperanza bendita.”

5.  El Rapto nos Libra de la Tribulación

No hay razón por la cual llamar el rapto de la iglesia una esperanza bendita si ocurrirá después de la tribulación. Imaginase, ¿si el rapto ocurrirá después de la tribulación que clase de esperanza podrá tener la gente, si también les tocará sufrir las dificultades que ocurrirán en la tribulación? Con toda seguridad sufran martirio. El anticristo tendrá oportunidad de matar a los creyentes que quedan como lo revelo Jesús, Daniel, el apóstol Juan y otros. La “esperanza” del rapto se echa a perder si es de suceder después de la tribulación. Afortunadamente ese no es el caso. Dios promete a librar a sus hijos y transportarlos al cielo antes de la tribulación. Considere lo que dice la Biblia:

A)   “…y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero” (1 Tesalonicenses 1:10). “…pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:9). El “castigo” venidero es la tribulación la cual esta descrita exhaustivamente en el libro de Apocalipsis capítulo 6 -18. Cuando aparezca el primer jinete en el caballo blanco (Apocalipsis 6:2) la iglesia (Apocalipsis capítulos 2 y 3) ya habrá sido transportada al cielo (Apocalipsis 4:1).

B)    Cristo le dice a la iglesia, “Ya que has guardado mi mandato de ser constante, yo por mi parte te guardaré de la hora de tentación, que vendrá sobre el mundo entero para poner a prueba a los que viven en la tierra” (Apocalipsis 3:10). Esa es la promesa que Jesús les da a los fieles creyentes de la iglesia de Filadelfia. Sabemos que aquella iglesia es un iglesia de los últimos días, la sexta de siete iglesias. La época Filadelfiana de la iglesia cubre un periodo del año 1750 hasta el tiempo del rapto. La promesa que Dios da es clara: Yo “los guardaré de la hora de tentación que vendrá sobre el mundo entero.” “La hora” se refiere aquel corto tiempo de siete años cuando Dios derramará su juicio sobre una humanidad pecadora. ¿Como es posible poder malentender el significado de ese verso? Dios rescatará a la iglesia de la tribulación y la transportará al cielo, como dice en Apocalipsis 4:1, “…Y la voz me dijo: “Sube acá….”

C)    En el libro de 2 Pedro 2:4-10 el apóstol dijo que Dios salvo a los justos cuando Él derramó su juicio sobre los impíos del mundo en los días de Noé y de Lot. “Todo esto demuestra que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven como Dios quiere, y reservar a los impíos para castigarlos en el día del juicio” (verso 9). De esto podemos concluir que Dios va a rescatar a sus fieles – los justos – como lo hizo con Noé y Lot, antes de permitir el comienzo del día de su ira contra los impíos del mundo – la tribulación. Ósea que estamos asegurados que Dios no dejará a la iglesia pasar por la tribulación. Las promesas de Dios nunca fallarán. Estamos obligados a creer esto. ¿Porque desearíamos creer al contrario?

Sin embargo hay algunas personas que razonan que Dios nos protegerá de los problemas en aquel tiempo futuro. Pero al razonar esto no seria justo a las millones de personas que han padecido en martirio durante los siglos pasados por la causa del evangelio. Sí Dios dejó que ellos murieran, no tenemos razón por la cual pensar que a nosotros nos esperara el mismo destino. Este tipo de pensamiento es más bien sadomasoquista en vez de Bíblico. ¿Quienes somos nosotros para cuestionar a Dios? La Biblia nos dice en el libro de Génesis 18:25, “¿Matar al justo junto con el malvado, y que ambos sean tratados de la misma manera? ¡Jamás hagas tal cosa! Tú, que eres el Juez de toda la tierra, ¿no harás justicia?” No hay duda que Dios es justo. Debemos más bien dar gracias que tenemos la bendición adicional de ser protegidos de la ira venidera por Su llamamiento divino durante el rapto.

6.  La Doctrina de Inminencia

El erudito Bíblico William Barclay comento que el apóstol Pablo si había equivocado cuando declaro “…No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:51-52). El Señor Barclay insistió positivamente que el apóstol Pablo se había equivocado en pensar que Cristo podría regresar durante aquel tiempo. ¿Estaba equivocado el apóstol Pablo en pensar que la venida de Jesucristo por su iglesia era inminente? Por supuesto que no. Cristo había podido venir en el primer siglo si lo hubiese deseado. Recuerde que no fue dada ninguna señal para mostrar cuando se acercara el rapto. Cristo simplemente prometió, “Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté” (Juan 14:3). Tiempo tras tiempo Jesús les advirtió a los discípulos que se mantuvieran listos porque Él podía venir a cualquier hora (Lucas 12:34-40; 21:34-36; Marcos 13:32-37; Mateo 24:36-44).

Otro argumento avanzando en contra de la doctrina de inminencia ha sido el argumento que Cristo no hubiese podido regresar antes de que las condiciones en el mundo se hubiesen deteriorado de tal manera que seria posible para el hombre extinguir toda la humanidad sobre la tierra, como lo profetizo Jesús mismo en el libro de Mateo 24:21-22. Aquel tiempo apenas a llegado después de hace dos mil años. Me parece que este argumento no anula la inminencia de la venida de Cristo por su iglesia. Recuerden la torre de Babel. Dios mismo no subestima al hombre. La Biblia nos dice, “y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr” (Génesis 11:6). Como hemos visto el Espíritu Santo es el único que detiene al anticristo y lo previene de ser activo en el mundo. Si en algún momento desde la época de los apóstoles Dios hubiera querido quitar el que detiene al anticristo, las condiciones mundiales se hubiesen deteriorado al mismo nivel que están a hoy en día por medio del “talento” del hombre. Nada lo hubiera restringido en lograr la manera de rápidamente destruir la humanidad dentro de siete años. Al comenzar la septuagésima semana, todas las profecías que se refieren a ese tiempo tendrían que cumplirse a pesar de cuando durante los últimos 20 siglos hubiese comenzado. Al momento estamos exactamente en esa situación; ósea que el rapto aún esta más inminente ahora que antes.

Esto es fuerte comprobante para la validez de la teoría del rapto. La doctrina de inminencia apenas puede ser aplicada a un rapto que ocurrirá antes de la tribulación, que sucederá como un ladrón en la noche. Un ladrón no le anuncia a sus victimas cuando los va a robar. De igual manera, el rapto siendo inminente tampoco requiere anuncio. Vendrá a una hora cuando la humanidad – incluyendo muchos cristianos – menos lo esperan. Inminencia no se refiere a la gloriosa segunda venida porque esta venida de Jesucristo será precedida por ciertas señales las cuales Jesús les dijo a sus discípulos que estuvieran buscando.

De las dos etapas del segundo advenimiento apenas la primera – el rapto de la iglesia – es inminente. Jesús, y los apóstoles Pablo, Pedro y Juan hablaron de la inminencia del rapto. Entonces por su puesto tenemos que aceptar que la inminencia del rapto es verdad. Sino, entonces Jesús y los apóstoles fueron mentirosos.

7.  El Libro de Apocalipsis lo Describe

Aunque el comprobante lógico e inexpugnable que presenta las santas escrituras a favor de un rapto que ocurrirá antes de la tribulación debiera de ser suficiente prueba de este acontecimiento, sin embargo les presento el comprobante más concreto que existe – el libro de Apocalipsis.

El libro de Apocalipsis no es tan misterioso como muchos suponen. La palabra “Apocalipsis” significa revelación. Este es la revelación de Jesucristo (Apocalipsis 1:1) ósea que es un libro que se trata de la persona de Jesucristo, su deidad, su testimonio, la segunda venida y los acontecimientos que siguen. Este libro da detalladamente los acontecimientos del futuro que preceden el establecimiento del reino.

De todos los libros de la Biblia el libro de Apocalipsis es el único libro que tiene una bendición especial para aquel quien lo lee: “Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca” (1:3). Una vez más esto demuestra inminencia. Se repite la bendición cerca del fin del libro en Apocalipsis 22:7, “¡Miren que vengo pronto!  Dichoso el que cumple las palabras del mensaje profético de este libro.”

El apóstol Juan escribió el libro de Apocalipsis en el año 96. Este hecho debe de ser notado por aquellos quienes creen que los acontecimientos que se describen en los primeros 19 capítulos se refieren a la destrucción de Jerusalén que ocurrió en el año 70.  Yo sigo la interpretación futurística tanto como la interpretación literal de aquel libro. La interpretación literal permite interpretaciones alegóricas o simbólicas cuando el texto lo demanda. Aparte de eso tomamos la principal interpretación ordinaria y de sentido común para el significado literal de las palabras que uso el apóstol Juan, y los otros escritores bíblicos.

Desde el cuarto siglo San Agustín ha dominado el pensamiento teológico de las iglesias. Sus enseñanzas continúan siendo la base de doctrina amilenial de profecía solo por la interpretación alegórica. No podemos comenzar a entender el daño tan grave que estas enseñanzas le han hecho a Cristiandad y al mundo en general. (Por ejemplo, esta doctrina es la base del anti-semitismo). Espiritualizando el libro de Apocalipsis ha causado que millones de personas no crean en la venida de un reino milenial. También espiritualizaron la advertencia del juicio de Dios en el capitulo 22:18-19: “A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. Y si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro.” Con toda sinceridad no veo como alguien pueda interpretar este verso en alguna forma distinta de lo literal. Por supuesto la frase “quita palabras de este libro de profecía” no significa literalmente que alguien copie el libro de Apocalipsis y después le omita varias palabras o frases o desechar las últimas páginas del aquel libro.

La frase “quitar palabras” simplemente significa que ser incrédulo ósea no creer lo que dice en el libro. Por ejemplo amilenialistas dicen que porque la única mención del milenio aparece en Apocalipsis 20:1-7, que entonces no es verdad que habrá un reino milenial. Eso es a lo que se refiere quitando palabras en el libro de Apocalipsis. Debemos de acatar la advertencia. No hay duda que el verso que dice “Dios no puede mentir” (Tito 1:2) significa que Él dice lo hace y hace lo que dice. Es algo muy temeroso intencionalmente rechazar al libro de Apocalipsis.

Si seguimos la secuencia de los acontecimientos que suceden en el libro de Apocalipsis nos damos cuenta que el rapto de la iglesia ocurrirá antes de la tribulación. El capitulo 1:19 presenta un resumen del libro de Apocalipsis “Escribe, pues, lo que has visto, lo que sucede ahora y lo que sucederá después.” El libro se divide en tres partes: 1) Aquellas cosas que has visto; 2) Las cosas que están sucediendo; y 3) Las cosas que sucederán después. En el griego original, la palabra traducida “después” es la palabra “meta tauta.” Esta palabra tiene significado especial en ayudar a descubrir el tiempo oportuno en cuando ocurre el rapto en el libro de Apocalipsis. Más adelante veremos la importancia de esta palabra. Lo que aprendí de esa lección del griego original se lo debo a Chuck Smith.

A)    El Rapto Termina la época de la Iglesia y Precede la Hora de Tentación

La frase “la hora de tentación” se refiere al verse en el libro de Apocalipsis 3:10, “Ya que has guardado mi mandato de ser constante, yo por mi parte te guardaré de la hora de tentación, que vendrá sobre el mundo entero para poner a prueba a los que viven en la tierra.” Otra lección del griego es que la palabra “de” antes de la frase “la hora de tentación” es la palabra “ek” en el griego original. Esta palabra es una preposición que significa “[sacar] fuera de [algo].” A los fieles de la iglesia de Filadelfia tanto como a todos los fieles desde Tyatria hasta Laodecia, Dios les ha prometido un escape ó a sacarlos fuera del tiempo de la tribulación para que no les toque pasar por medio de aquel tiempo tan terrible. Ósea, antes de que comience la tribulación ellos serán evacuados de la tierra.

La frase “lo que has visto” se refiere a la visión de Cristo que tuvo el apóstol Juan en Apocalipsis 1: 8-20. La frase “lo que sucede ahora” se refiere al mensaje a las siete iglesias en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis, que le corresponde a la época de la iglesia entera. La frase “lo que sucederá después” se refiere por supuesto al tiempo de la tribulación y después (capítulos 4 a 22).

Los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis cubren la época entera de la iglesia desde el día de Pentecostés hasta el día del rapto. Apocalipsis 4:1 señala el rapto de la iglesia. Noten que el verso comienza, “Después de esto miré, y allí en el cielo había una puerta abierta…” ¿después de que? ¿A que se refiere esta frase inicial? Por supuesto que se refiere al tema del capítulo anterior, ósea lo que se discutió en los capítulos 2 y 3 – la época de la iglesia. La palabra  “después” que se usa aquí es la misma palabra traducida del griego original, “meta tauta” que se uso en el verso 1:19. Entonces la traducción de aquel verso 4:1 nos da a entender que “después de que se termino la época de la iglesia, miré, y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: “Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto.” Una vez más aquí se tradujo el griego original “meta tauta” para que al leer este verso no sean confundidas las cosas que van a suceder en la tierra después de que se termine la época de la iglesia ósea, después del rapto, con lo que va a suceder en el cielo.

En la visión, el apóstol Juan es trasladado al cielo. En esto el representa cuando la iglesia será rapturada al cielo al final de la época de la iglesia y antes de comenzar el tiempo de la tribulación. El lenguaje del verso en Apocalipsis 4:1 es semejante aquel verso en 1 Tesalonicenses 4: 16-17. Personas que creen que el verso en Tesalonicenses se refiere a la segunda venida de Cristo en gran gloria están equivocadas. Noten bien que aquel acontecimiento dice que los fieles que serán arrebatados se “encontraran con el Señor en el aire.” En ese instante los fieles no descienden al monte de Olivos como pasará durante la segunda venida, sino más bien ascienden al cielo. “Con voz de mando” Cristo nos dirá, “Sube acá.” Regresaremos a la tierra con en Señor de Señores y el rey de reyes después de siete años (Apocalipsis 19), después de que la hora de tribulación como es descrita en los capítulos 6 a 18 se haya terminado. (Los acontecimientos descritos en el libro de Apocalipsis con ciertas pausas y escenas retrospectivas, pasaran cronológicamente como esta escrito).

La orden que Dios da en Apocalipsis 4:1, “Sube acá” claramente se refiere a entrar al cielo. Sabemos que los dos testigos durante el tiempo de la tribulación serán rapturados al cielo. La Biblia nos muestra en Apocalipsis 11:12 lo siguiente:”Entonces los dos testigos oyeron una potente voz del cielo que les decía: “Suban acá.” Y subieron al cielo en una nube, a la vista de sus enemigos.” De igual manera cuando se llegue el tiempo apropiado Dios le dirá a la iglesia “Sube acá”(Apocalipsis 4:1).

B)    La Iglesia estará en el Cielo Mientras la Furia de la Tribulación Comenzará en la Tierra

Los capítulos 4 y 5 describen lo que sucederá cuando lleguemos al cielo después del rapto. Es algo que sinceramente anhelamos. Comprendo porque aún hay muchas personas piadosas que todavía rechazan la idea de ir al cielo. Por tantos años nos han bombardeado con enseñanzas poco ortodoxas e iconoclastitas diciendo que “Nadie ira al cielo.” Que tragedia que nos han enseñado a no creer la Biblia, porque en la Biblia dice que si podemos entrar al cielo. El ministro de propaganda de Hitler, Joseph Goebels, dijo que si una mentira se repite suficiente veces, eventualmente la gente creerá que es la verdad. Este es lo que ha sucedido con nuestro entendimiento de la ida al cielo. Parte de la culpa cae en que no aceptamos lo que dice la Biblia literalmente, entonces nos han engañados en creer que no hay oportunidad para la humanidad llegar al cielo. También lleva la culpa nuestro deseo de ser diferentes de aquellos quienes la gente consideran cristianos rebeldes (poco tradicionales), que muy rápidamente acatamos la idea que nadie llegara al cielo.

El siguiente verso del rapto comprueba sin duda ninguna que las personas si pueden ir al cielo: “¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él” (1 Tesalonicenses 4:14). Al momento no es importante distinguir si Dios llevará al cielo los que murieron en unión con Jesús ó si Dios los traerá del cielo con Jesús. Lo importante es que las personas si pueden entrar al cielo porque Jesús ascendió al cielo (Hechos 1:9-11).

El libro de Apocalipsis (4:1) demuestra que la iglesia estará en el cielo glorificando a Dios después del rapto. El apóstol Juan vio en una visión la gloria de Dios. En verso 4 la Biblia nos dice, “Rodeaban al trono otros veinticuatro tronos, en los que estaban sentados veinticuatro ancianos vestidos de blanco y con una corona de oro en la cabeza.” Creo que estos veinticuatro ancianos son personas no ángeles porque los ángeles nunca serán coronados. Probablemente el juicio de las recompensas ya habrá pasado porque aquellos ancianos han sido recompensados con sus coronas (Santiago 1:12; 1 Pedro 5:4). “Y entonaban este nuevo cántico: “Digno eres de recibir el rollo escrito y de romper sus sellos, porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación. De ellos hiciste un reino; los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra” (Apocalipsis 5:9-10). Claramente esto demuestra que los fieles esperan el tiempo del regreso de Cristo a la tierra cuando ellos podrán regresar con Él para reinar sobre la tierra.

Mientras la iglesia estará en el cielo alabando a Dios, en la tierra la tormenta de la tribulación estará sucediendo, como lo esta descrito en los capítulos del libro de Apocalipsis del 6 hasta el 18.

C)    Después de la Tribulación Cristo Regresará con su Iglesia

La Biblia dice en el libro de Apocalipsis 19:1, “Después de esto oí en el cielo un tremendo bullicio, como el de una inmensa multitud que exclamaba: “¡Aleluya! La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios.” La boda del cordero y su novia, la iglesia, será en el cielo (versos 7 y 8), pero la sena matrimonial y la luna de miel será en la tierra cuando sus fieles reinarán con Cristo por mil años (capítulo 20). Pero el novio y su novia celestial tienen que destruir a sus enemigos primero. Dos veces en el libro de Apocalipsis se abre una puerta. Primero en Apocalipsis 4:1 para recibir la iglesia durante el rapto. “Miré, y allí en el cielo había una puerta abierta…”  Después para que Cristo y su iglesia – la novia celestial – regresen a la tierra. “Luego vi el cielo abierto, y apareció un caballo blanco. Su jinete se llama Fiel y Verdadero. Con justicia dicta sentencia y hace la guerra.” (Durante el rapto, Cristo no andará sobre un caballo blanco, Hechos 1:9-11). “Lo siguen los ejércitos del cielo, montados en caballos blancos y vestidos de lino fino, blanco y limpio. De su boca sale una espada afilada, con la que herirá a las naciones. “Las gobernará con puño de hierro.” Él mismo exprime uvas en el lagar del furor del castigo que viene de Dios Todopoderoso. En su manto y sobre el muslo lleva escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. (Apocalipsis 19:11, 14-16). Esta es la segunda venida de Cristo en poder y gran gloria. El viene con su esposa, la iglesia. Con razón dice la Biblia en el libro de Judas 1:14-15, “…Miren, el Señor viene con millares y millares de sus ángeles para someter a juicio a todos y para reprender a todos los pecadores impíos por todas las malas obras que han cometido, y por todas las injurias que han proferido contra él.”

Después del juicio de las naciones (Mateo 25:31- 46) comenzará el reino milenial. El Señor no reinará el mundo solo porque la Biblia nos dice que “reinaremos sobre la tierra” (Apocalipsis 5:10). “Y así estaremos con el Señor para siempre” (1 Tesalonicenses 4:17b).

D)    Más Comprobantes del Rapto en el Libro de Apocalipsis

Para aquellos quienes no están convencidos del rapto en el libro de Apocalipsis 4:1, los reto a que encuentren la iglesia en la tierra durante la tribulación. Recuerden que los capítulos 6 a 18 les corresponden lo que sucederá durante la tribulación. Con seguridad aquellos que creen que el rapto ocurrirá después de la tribulación señalarán a “la mujer” en el capítulo 12. Miremos aquel verso. “Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza” (Apocalipsis 12:1).

Muchos rápidamente concluyen que la mujer en el capítulo 12 es la verdadera iglesia porque la Biblia se refiere al sistema de religiones falsas durante la tribulación como “una mujer” en el capítulo 17 como una prostituta. Pero están equivocados. Como ya se ha comprobado en las escrituras, la iglesia no participará en la tribulación. La verdad es que la mujer en el capítulo 12 no es la iglesia. Es ISRAEL. Para comprobarlo, en el libro de Génesis el patriarca José se soñó el mismo acontecimiento que sucedió en el libro de Apocalipsis 12:1. “Después José tuvo otro sueño, y se lo contó a sus hermanos. Les dijo:   Tuve otro sueño, en el que veía que el sol, la luna y once estrellas me hacían reverencias” (Génesis 37:9). El verso en Apocalipsis 12:2, “Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto,” se refiere al Mesías que nació de Israel, “Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las naciones con puño de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios que está en su trono” (verso 5); ósea Jesús ascendió al cielo. Aquellos que creen que el rapto ocurrirá después de la tribulación creen que el mencionar de un “lugar donde sería sustentada” la mujer en los versos 6 y 14, está diciendo que la iglesia será protegida en la tierra durante la tribulación. Pero estos versos, “Y la mujer huyó al desierto, a un lugar que Dios le había preparado para que allí la sustentaran durante mil doscientos sesenta días… Pero a la mujer se le dieron las dos alas de la gran águila, para que volara al desierto, al lugar donde sería sustentada durante un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la vista de la serpiente” no se refieren a la iglesia, se refieren a Israel.

Es irrefutable que durante tres años y medio Dios protegerá al vestigio de fieles de Israel de la ira de Satanás. Entonces la pregunta es ¿si este vestigio de fieles de Israel son literalmente descendientes de judíos o de la iglesia? El Señor Jesús mismo da la respuesta en el libro de Mateo capítulo 24. Hablando acerca del comienzo de la gran tribulación, sus instrucciones son para los judíos. “Los que estén en Judea huyan a las montañas. El que esté en la azotea no baje a llevarse nada de su casa. Y el que esté en el campo no regrese para buscar su capa. ¡Qué terrible será en aquellos días para las que estén embarazadas o amamantando! Oren para que su huida no suceda en invierno ni en sábado” (versos 26-20). Esta es la misma huida a la cual se refiere el libro de Apocalipsis 12:14. Estas instrucciones para huir a las montañas adonde habrá un sitio especialmente preparado para ellos (probablemente en Petra) son para los judíos no para la iglesia. Noten que Cristo se preocupaba que les tocara huir en un día sábado. La ley del día sábado le pertenece a los judíos no a los cristianos. Mientras el vestigio de fieles judíos estarán en su sitio de refugio (Isaías 20:26), la iglesia estará en el cielo preparándose para regresar a la tierra a reinar con Jesucristo por mil años.

¿Encontraremos la iglesia en la tierra durante los siete años de la tribulación? Si es posible debemos de encontrarla mencionada en los capítulos 6 a 18 del libro de Apocalipsis. Yo hice el intento pero en esos 13 capítulos yo no encontré ninguna mención de la iglesia.

En el libro de Apocalipsis “la iglesia” ó “las iglesias” están mencionadas 19 veces. Después, la iglesia es mencionada una vez más en el verso 22:16, pero solo en retrospectiva. En el capítulo 19, se refiere a la iglesia, ya en el cielo, como la novia ó la esposa del cordero. (Contrario a lo que algunos creen del capítulo 12, en la Biblia la iglesia nunca se refiere como “la mujer.”

Hay una formula en la carta que el apóstol Juan les escribió a las siete iglesias para amonestar a los lideres y miembros de la iglesia, “El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7,17, 29; 3:6, 13,2).  Pero en el capítulo 13:9 la formula de amonestamiento ha sido editada para conformarse con el nuevo tema y la nueva situación – “El que tenga oídos, que oiga.” Se puede notar en la diferencia entre este verso y aquellos anteriores, la amonestación no es hacia la iglesia porque la iglesia se fue, y el Espíritu también. La amonestación es solamente para aquellos individuos quienes pueden oír y entender lo que esta sucediendo. Este verso esta dirigido a los judíos y a los fieles de la tribulación. Se puede notar la advertencia sombría,  “El que deba ser llevado cautivo, a la cautividad irá. El que deba morir a espada, a filo de espada morirá. Santos!”(verso 10). La advertencia a los fieles de la tribulación es que se aguanten con paciencia y fe. Es mejor ser un creyente ahora y ser rapturado al cielo cuando se llegue el tiempo que convertirse en creyente después y tener que aguantarse lo que sucederá durante la tribulación. En aquel tiempo la evaluación de una voz del cielo será –”¡alégrense, cielos, y USTEDES QUE LOS HABITAN!” – ósea la iglesia porque Dios la salvo de la tribulación. “Pero ¡ay de la tierra y del mar! El diablo, lleno de furor, ha descendido a ustedes” – aquellos quienes se quedaron atrás – “porque sabe que le queda poco tiempo” (Apocalipsis 12:12). ¿Adonde prefiriera estar durante ese tiempo?

Un comprobante más que la iglesia no estará en la tierra durante la tribulación se encuentra en el capítulo 7 de Apocalipsis. Después de que el apóstol Juan vio a los 144,000 siervos judíos sellados, “Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. Gritaban a gran voz: “¡La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!” (versos 9 y 10). Estos son recién llegados al cielo. El apóstol Juan no sabe quienes son. Uno de los ancianos le pregunto, “–Esos que están vestidos de blanco, ¿quiénes son, y de dónde vienen?” (verso 13). Noten la respuesta del apóstol Juan, “–Eso usted lo sabe, mi señor” (verso 14). Si estas personas hubieran sido parte de la iglesia, el apóstol Juan lo hubiera sabido. El anciano le da la explicación a Juan. “–Aquéllos son los que están saliendo de la gran tribulación; han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero” (verso 14b). Estas personas son aquellos que se convirtieron durante la tribulación. Ellos pagaran el precio por su fe atrasada con martirio. Me imagino que entre estos incluirá aquellos quienes los fieles siervos “molestaban” con el evangelio ó información del rapto venidero. Para aquella clase de persona primero tienen que “ver para creer.” Pero esta filosofía será cambiada a una en donde al “no ver, entonces creerán.”  Ósea cuando sus familiares, amistades y enemigos cristianos desaparezcan durante el rapto y no se podrán encontrar en toda la tierra, entonces ahí si creerán. Ellos al fin aceptarán que lo que les decía aquellas personas que los “molestaban” con el evangelio era la verdad.

Durante la tribulación la salvación aún todavía será ofrecida a todos quienes la quieren recibir; pero será un tiempo muy terrible para los creyentes. Preferible ser creyente ahora que después.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Escatologia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿ENSEÑA LA BIBLIA QUE EL RAPTO DE LA IGLESIA SUCEDE ANTES DE LA TRIBULACIÓN? -IV- Parte

  1. Enrique dijo:

    Pregunta, numeral 1c ,dice que habrán creyentes que podrán decir con exactitud ….
    Qué tipo de creyentes ? No nos amos todos,? Luego por qué y para que se quedarán ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.