EL FONDO Y LA FORMA DEL DECIMO MANDAMIENTO

CODICIAMario   E. Fumero

Tristemente son pocos los cristianos evangélicos que no conocen de memoria los diez mandamientos. Es por eso que cuando en reuniones que tengo les preguntó “qué dice el decimo mandamiento”, la gran mayoría de los asistentes no sabe que contestar, desconociendo este mandamiento, razón por lo cual el mercantilismo y materialismo domina hoy en un gran sector de las iglesias cristianas.

El decimo mandamiento de la ley de Dios dice textualmente: “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” Éxodo 20:17. Y como podrán ver prohíbe drásticamente la codicia en todas sus formas. Podemos decir sin lugar a errores, que este último mandamiento de la ley de Dios es un resumen de todos los anteriores. Cuando aparece la codicia, entonces existe el adulterio, el robo, el asesinato, la calumnia, el tráfico de influencia y el engaño. La violación al decimo mandamiento representa la acción de violentar todos los anteriores. Es por ello este mandamiento reviste una importancia tremenda en la actualidad, principalmente al vivir en una sociedad hedonista, materialista y ambiciosa, en donde muchos llamados pastores han tomado el evangelio para lucrarse y esquilmar a sus ovejas.

¿Cómo definir la codicia desde una perspectiva bíblica y lógica? Es el deseo de tener lo que otro posee, y acaparar más de lo que necesito. Es una forma de  avaricia. Una inclinación o deseo desordenado de sentir placer por tener algo que no me pertenece, o que otro tiene y yo no tengo. Cuando una persona es codiciosa, automáticamente cae en el afán excesivo por tener riquezas, y buscar por medio de ella el poder. Es por la codicia que nace la envidia, el despotismo, la usura y la corrupción. Por tratar de obtener lo que deseo y no necesito se acude a mentir, matar, engañar y manipular a las personas para alcanzar los fines deseados. Toda codicia desencadena el mercantilismo, el abuso de autoridad, el soborno, y el trueque y la explotación. Tristemente cuando la codicia la aplicamos en la iglesia, despertamos deseos impuros de buscar todo lo contrario de lo que Jesús y sus discípulos enseñaron.

La inconformidad de no aceptar lo que tenemos es la que nos lleva a la codicia. Una vez que nace en nuestros corazones el deseo de tener para “ser” caemos en el afán. El termino afán expresa un estado anímico de desesperación por lograr algo que deseo vehementemente. Cuando estamos afanados, lentamente nuestra parte emocional es socavada por la ansiedad, que nos conduce lentamente a la desesperación, y por ende a la depresión, lo que nos quita la paz.

Jesús advierte del peligro del afán cuando enseño; Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?  Mateo 6:25 .  En el verso 34 volvió a ratificar el peligro del afán y la preocupación por el día de mañana, afirmando que “cada día tiene su propio afán o fatiga”. Es por ello que Jesús no busco riquezas, e incluso demando a sus seguidores que se despejaran de todo, para no dar cabida a la codicia. Si estudiamos detenidamente los evangelios, veremos que por la codicia y el deseo de poder, Judas Iscariote vendió a su maestro.

La codicia es fuertemente combatida en toda la Biblia. Santiago 4:1-2 la cataloga como la causa de muertes, guerras y contiendas, generando la terrible envidia: ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís”. Después el apóstol nos enseña a estar contento con lo que tengo cuando dice “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. (Filipenses 4:12). Esta expresión no representa una resignación cristiana a la pobreza, sino una aceptación de la realidad, sin estar motivado a codiciar o desear lo que otro tiene, y estar conforme, es el vivir sosegadamente, sin caer en el afán.

El apóstol Pedro enfoca la codicia desde otra perspectiva, la presenta como un peligro latente dentro de las iglesias, en donde los falsos maestros y apóstoles entraran para hacer mercadería de nosotros con la Palabra de Dios, arrastrando tras de sí a los incautos creyentes, que son explotados por estos fraudulentos  apóstoles que se enriquecen a costilla de engañar a las incautas ovejas o feligreses. Al respecto escribe 2 Pedro 2:2-3: “Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”.

El arma preferida del enemigo (Satanás) es seducirnos a servirle ofreciéndonos riqueza y poder, pues se atrevió a ofrecerle esto al mismo Jesús cuando lo tentó en el desierto: “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,  y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás) Mateo 4:8-10.

Nuestra naturaleza pecaminosa es vulnerable a la comodidad, riqueza y poder. Es por ello que somos seducidos y atraído a la codicia, ambición, envidia y deseo de poder, siendo estos los deseos de la carne, contra los cuales tenemos que luchar. Espero que el Señor nos ilumine y aceptemos tener lo que tenemos contento y en buena lid.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ambición, Codicia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a EL FONDO Y LA FORMA DEL DECIMO MANDAMIENTO

  1. ileana dijo:

    Y el no cumplir el 10mo mandamiento de “no codiciar lo que tiene el prójimo” se debe a que no cumplimos tampoco el 2do mandamiento de ” amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”.

  2. Julio César Castellanos Salamanca dijo:

    Excelente Mi Hermano ! Así es. Señor Dios Todopoderoso ayúdanos cada día a seguirte como tu nos enseñas, ya que “Tu justicia es justicia eterna, Y tu Ley, verdad.”(sal 119.142) por eso “He observado tus preceptos y tus testimonios, Porque todos mis caminos están delante de ti. Llegue mi clamor a tu presencia, oh YHVH, Dame entendimiento conforme a tu palabra. Llegue mi oración a tu presencia, Líbrame conforme a tu palabra. Profieran mis labios alabanza, Porque Tú me enseñas tus estatutos.Mi lengua hablará de tus dichos, Porque todos tus mandamientos son justos.Sea tu mano para socorrerme, Porque tus preceptos he escogido. Anhelo tu salvación, oh YHVH, Y tu Ley es mi delicia. ¡Viva mi alma y te alabe, Y ayúdenme tus juicios! (Sal.119.168-175). Elohim te continúe bendiciendo mi hermano Mario, este artículo ha sido de edificación para mi vida, porque me ha ayudado a comprender el porqué de lo que vivimos actualmente, a darle una explicación desde arriba de lo que veo alrededor y que junto a otros decimos “que tanta cosa sucede hoy en este país o en el mundo” y se me viene a la mente: 2 timoteo 3.1-5 , sin embargo todos estos tipos de personas sin lugar a dudas han sido producidas por la codicia, (forma de avaricia) de la cual Ud ha hablado. Gracias y Pa’lante.

  3. MARKO J. MASCHERATO dijo:

    el problema que la LEY fue dada solo al puevlo de DIOZ y no a los gentiles. Los gentiles inventaron la falsa dotrina de la GRACIA 300 anhos despues para justificar sus pec ados por eso no kieren valer ninguno de los 613 mandamientos ETERNOS que nos justifican. el SENHOR lo dijo si me AMAS cumple mis mandamientos y nunca hablo de ninguna gracia. SOLO EL ANTICRISTO cambiara la LEY Y los TIEMPOS . ( la LEY ETERNA DE DIOZ POR LA GRACIA y el CALENDARIO DE DIOZ por el ROMANO GREGORIANO.) cosa que EL VERDADERO Y UNICO DIOZ DE ISRAEL dijo que su palabra saldra de ZION no de ROMA O GRACIA.

  4. Monica dijo:

    ¿ Que habla este Sr Marko ? No se entiende nada. Paselo en limpio, por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.