POCOS QUE HACEN RUIDO, Y MUCHOS SILENCIOSOS

Mario E. Fumero

protesta-cartelEn el mundo político y social nos encontramos con el hecho de que muchas veces unos pocos son los que hacen mucho ruido, y son tan aguerridos, que ganan espacios en la sociedad con su actitud, opacando a una mayoría que siendo más, son silenciosos y pasivos. Es por ello que una minoría logra imponerle a la mayoría sus demandas o creencias.

Esta influencia y ruido de la minoría, se hace visible en algunos partidos políticos, y últimamente, se hace más patente en los grupos minoritarios que quieren imponer sus criterios a una mayoría, la cual tristemente permanece callada, dividida y enclaustrada. Un ejemplo de ello lo vemos en la agenda de los movimientos gay, así como en los socialistas del siglo XXI, y en el poder de las maras y los grupos antisociales, que tienen arrinconada a la mayoría de la población. En el mundo delincuencia, por ejemplo, los malos son menos, pero tienen amedrentados a la mayoría buena y honesta. Esto ocurre en el caso de la inseguridad que vive Honduras.

No cabe duda que los no violentos son mayoría. No cabe duda que lo que defienden la moral y los valores, son mayoría, No cabe duda que los cristiano somos mayoría. No cabe duda que lo que defiende el matrimonio heterosexual de un hombre con una mujer son mayoría, sin embargo, el concepto de la minoría negativa predomina sobre el de la mayoría positiva.

¿Acaso no aprueba el Congreso leyes que favorecen a la minoría, ignorando a la mayoría y atentando contra los valores para imponer los antivalores?. Tristemente la sociedad moderna va irreversiblemente hacia una terrible decadencia familiar. Esto ocurre ante la mirada pasiva y el silenciosa de un 90% de cristianos que se quedan callados. Si el mal se impone y la inmoralidad controla la sociedad, la culpa la tenemos todos los honestos, y principalmente, la mayoría que no actúa de la misma forma que la minoría.

¿Cuál es la estrategia  de la minoría? Salir a las calles, gritar para dejarse escuchar. Se presentan como víctimas para llamar a la compasión. Buscar acciones que capten la atención de los medios, y así obtener propaganda gratis. Se toman una calle y bloquean la libre circulación, manchan las pareces, se inventan excusas para hacer una protestar callejera y armar alborotos. Muchas veces lo hacen con actitudes agresivas. Bloquean  puentes, fabrican mártires para señalar lo que ellos denominan “injusticia social”. Siembran la división como fórmula de crear el caos, y se aprovechan de esos error, para iniciar un pleito jurídico, acogiéndose a lo que denominan derechos humanos.

No hay mejor caballito de batalla que usar los denominados “derechos humanos” para defender muchas veces acciones contrarias a la libertad y la moral. Es por ello que los diputados, sin darse cuenta, le hacen el juego a esta minoría bulliciosa  y amedrentadora, para cercenar valores históricos y tradicionales, formulando leyes que  en su afán de proteger a la minoría, atenta contra la mayoría. No estamos hablando de raza o religión, sino de caprichos y tendencias que se tratan de imponer.

En lo político, se usa la técnica de la calumnia, el descredito, la agresión verbal o física al contrario. Se habla de olvido y perdón, pero se hacen señalamiento del pasado, para atacar al contrincario. En fin, siempre la  minoría se aprovecha de su debilidad para tratar de imponer sus ideas a la mayoría de forma arbitraria, y esto tristemente ocasiona decadencia, división y enemistades.

A la minoría, defiendan sus derechos de forma correcta, pero no impongan sus creencias o costumbres a los demás. A la mayoría, no callen cuando se actué contra los valores y principios cristianos o tradicionales, porque el que calla, otorga. Respetemos el derecho de la minoría, siempre y cuando actúen apegado a la ley y al respeto a los demás.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Protesta. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a POCOS QUE HACEN RUIDO, Y MUCHOS SILENCIOSOS

  1. ANTONIO TABORA dijo:

    Tristemente todo en este articulo es una gran verdad, Seguidores de Maduro en Venezuela son minoria pero se imponen por la fuerza, por el fraude, por la intimidacion, y lo mismo aplica para Ortega en Nicaragua y otros y en el caso de los movimientos gay es de igual manera son minoria pero se imponen a travez de la fuerza y como lo dice usted valiendose del apoyo de los medios de comunicacion acostumbrados ya a vivir engañando por que en las noticias nunca nos dicen la verdad, y tambien apoyados por la organizacion mal llamada derechos humanos.

  2. ileana dijo:

    Tiene toda la razón don Mario, ya solo falta que las piedras hablen, porque los cristianos nos quedamos callados “para no caer mal”, preferimos quedar bien con el diablo “para no herir sus sentimientos”, que defender nuestra fe, preferimos quebrantar el corazón de Dios, antes que desagradar a los hombres. No podemos seguir así. No queremos padecer por causa de Cristo, no queremos llevar la cruz cada día. Esa es la cruz que Dios quiere que llevemos, la carga de él, la pasión por las almas perdidas. Nuestros problemas personales están en manos de Dios, él tiene el control, pero la verdadera carga que tiene Dios es que ninguna persona se pierda y venga a sus pies. Proclamemos la verdad, con amor. pero LA VERDAD:

  3. ileana dijo:

    Juan, mi comentario es ante lo que nos quedamos callados en general, tiene toda la razón en cuanto a la injusticia social y la opresión de los ricos hacia los pobres; y los cristianos debemos luchar al lado del pobre (no con violencia-sino con amor), esto es justo lo que Jesús mandó a hacer, amparar al huérfano y a la viuda, a eso me refiero en cuanto al silencio de la iglesia, que en lugar de estar en 4 paredes muy cómodos, debemos salir a ayudar el necesitado y al desamparado. Si los cristianos compartiéramos un poco más de lo que Dios nos da, las cosas serían diferentes. En cuanto al resto, ya di mi opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.