¿POR QUÉ PERMANECER VIRGEN HASTA EL MATRIMONIO?

Will Graham

A gift for you Imaginaos que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y respondéis, “Bueno, cariño, porque no quiero contraer enfermedades sexuales, ni tener un bebé no deseado o que te enfades”. ¿Qué pensaría vuestra pareja? Cuando os preguntáis sobre por qué guardar vuestra virginidad, supongo que las mismas viejas respuestas que surgen en mi cabeza aparecen también en las vuestras, es decir, que deberíais guardar vuestra virginidad para prevenir embarazos no deseados o que deberíais manteneros vírgenes para evitar las enfermedades de transmisión sexual o que deberíais guardar vuestra virginidad porque si vuestros padres se enterasen tendrían un tremendo disgusto con vosotros. ¿Os suena familiar?
Sin embargo, yo creo que merece la pena puntualizar que este tipo de razonamiento no da en el clavo. Me parece extremadamente superficial cuando un cristiano solo se preocupa por las enfermedades sexuales, los embarazos y los padres enfurecidos. En esa escena, la preocupación no es tanto el pecado de acostarse fuera del matrimonio tanto como las consecuencias de hacer tal cosa. ¿Qué clase de lógica retorcida es esa? Dejadme que lo ilustre.
Imaginaos por un momento que estáis casados. Vuestro cónyuge os pregunta: “¿Por qué me eres tan fiel?” Y vosotros respondéis, “Bueno, cariño, te soy fiel porque no quiero contraer enfermedades sexuales, no quiero tener un bebé no deseado o no quiero que te enfades”. ¿Qué creéis que pensaría vuestra pareja? ¿No le sentarían esas palabras como una bofetada en la cara y le harían sentirse como un montón de basura? ¿No es el motivo real para la fidelidad el amor por vuestro cónyuge? ¿No le deberíais de haber respondido, “Te soy fiel, mi vida, porque te amo con toda la fuerza de mi corazón”? Cuando amas a alguien, no le engañarás. Tal idea ni siquiera pasa por tu imaginación. Incluso los no creyentes saben esto.
La misma regla es aplicable a Dios. Alguna gente no peca contra Dios por miedo a ser descubiertos. Otros no pecan por temor a las consecuencias. Pero la verdadera razón para no pecar es el amor a Dios. La ética cristiana se basa en el amor. Cualquier otra cosa es legalismo y religiosidad. Los verdaderos santos obedecen a Dios porque les encanta obedecer a Dios, no porque tienen que hacerlo. Es su deleite y no un simple deber. Esa es la razón por la que guardan su virginidad con tanto celo y pasión. Porque quieren, porque desean, porque se regocijan en hacerlo. Están consagrados y son soldados fieles, no pobres bobos y enclenques. Hay que tener agallas, agallas de verdad para mantenerte firme en tus convicciones. Los memos y débiles siguen la corriente.
El amor por Dios es la verdadera raíz de todo lo que estamos llamados a hacer como seguidores de Jesús. Por eso no me gustan para nada muchos talleres que se dan a los jóvenes hoy día sobre el tema del sexo. Muchas veces los exponentes intentan asustar a los jóvenes citándoles estadísticas, encuestas y porcentajes para que los chicos (y las chicas) no se acuesten antes del matrimonio. Lo que la gente joven necesita desesperadamente es pasión por Cristo y celo por la santidad en lo más profundo de su ser. Eso es lo que los sacará de la impiedad. No miedo. Exactamente así es como Pablo razonaba con los tesalonicenses. Él les decía que la voluntad de Dios era la santificación de sus cuerpos. Su vida sexual ya no podía ser como la que vivían los paganos que les rodeaban (1 Tesalonicenses 4:3-5). Notad que el apóstol no les dio una conferencia acerca de las enfermedades sexuales o de niños no deseados o sobre los enfados de los padres. Pablo sabía que quienes aman a Dios guardarían sus cuerpos en santidad para la gloria de Dios.
¿Así que, por qué deberíais guardar vuestra virginidad? Respuesta: porque amáis a Dios. Es así de simple. Cualquier otra razón es secundaria y completamente indigna del Dios de amor quien os ha entregado vuestra virginidad. Honradle. Amadle. Servidle. Y que Él os dé agallas, verdaderas agallas que glorifiquen a Dios.
Traducido por: Antonio Espin

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Castidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿POR QUÉ PERMANECER VIRGEN HASTA EL MATRIMONIO?

  1. Yehobe dijo:

    Así es, no queremos que el ES que les ha sido dado pose en una casa inmunda, como cuando un familiar o amigo muy estimado va a posar en tu casa tan sólo una noche, quieres que se sienta a gusto en una casa ordenada y limpia. También porque es el mayor regalo que el cristiano puede llevar a su cónyuge en la noche de bodas, el valor de la virginidad no se compara al de las cosas materiales, porque los regalos los valoramos más cuando a la persona que nos lo da le ha costado mucho trabajo conseguirlos y la virginidad costará para el cristiano grandes esfuerzos, sangre, sudor y lágrimas, muchas horas de oración y ayuno, disciplina física, etc… para al final llegar al lecho matrimonial y decirle a tu espos@: Amor, tu serás el primero y el único en mi vida para siempre, el decir y el escuchar esto es en verdad algo muy hermoso y esto es en realidad una gran prueba de amor verdadero, no como el mainstream mundano quiere hacernos ver hoy en día, que la prueba de amor es el fornicar, para que al rato las jóvenes terminen abandonadas y heridas y los hombres infravalorizen a la mujer hasta el punto de tenerla como un pedazo de carne barata. Esto es fruto de la degeneración de nuestra sociedad, el que los jóvenes ya no valoren la virginidad como algo especial que vale mucho la pena, y en el ambiente cristiano las cosas son aún peores, muchos jóvenes de las iglesias han caído en el engaño creyendo que fornicar es sólo a través de coito, todo lo demás está permitido, por lo que los fajes eróticos, masturbación e incluso hasta el sexo anal están permitidos en el noviazgo “cristiano”. Lo cierto es que la fornicación abarca todo tipo de estimulación sexual (incluso visual, por lo que el vestir adecuadamente es también importante, sobre todo para la mujer, porque la tentación en el hombre entra por los ojos) y no solamente el coito, de ahí que en verdad sea muy difícil para el joven que no tiene intimidad con el Adón permanecer firme hasta el matrimonio. Los jóvenes necesitan orientación en estos temas, porque es causa de caída de la gran mayoría y la cosa va de mal en peor, la virginidad está igual de desvalorizada en los “cristianos” que en los seculares y esto debería de llenarnos de verguenza.

    Aunque como dice el artículo, lo más importante es que al joven se le exhorte a tener pasión por su Maestro y celo por la santidad, porque la juventud “cristiana” de hoy en día va de cabeza directo a la perdición, embaucados por un cristianismo “light” sin profundidad y sin sinceridad, sin sacrificio y donde todo es prosperidad y bendiciones, fruto de que no se les confronta directamente con el pecado y no se les incita al arrepentimiento verdadero y a mostrar los frutos de una conversión genuina en la vida diaria.

    Un saludo hermanos.

  2. ileana dijo:

    Muy buen artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.