“LA DELINCUENCIA” BUSCANDO SUS RAICES -5-HIJOS SIN PADRES

Mario E. Fumero

 HIJOS ABANDONADOSHonduras ocupa el primer lugar a nivel mundial en asesinatos por habitantes. La mayoría de los crímenes y actos violentos son ejecutados y asesinados por menores de dieciocho años. Esto se debe a varios factores. Por un lado el proteccionismo jurídico que gozan los menores con la defensas extrema de los llamado derechos humanos y de la niñez, y por otro lado, el serio problema de los hogares disfuncionales, victimas de una desintegración familiar galopante.

Para poder entender la raíz del problema que genera la delincuencia juvenil basta con analizar las estadísticas, las cuales revelan una situación alarmante. Veamos algunas realidades: El 45% de niños que nacen son hijos de madres solteras. La migración del padre o madre hacia el norte afectan a aproximadamente al 40% de las familias más pobres del país. Dos de cada tres matrimonios confrontan problemas de divorcio, alcoholismo, violencia y adulterio. En nuestras estadísticas dentro del Proyecto Victoria vemos que un 96% de los casos que atendemos proceden de hogares disfuncionales, sin considerar otros problemas subyacentes como es el maltrato, abuso, trata etc..

Si analizamos el problema de la formación emocional de los hijos, descubriremos que tanto el padre, como la madre, desempeñan un papel muy importante. Cuando por cualquier motivo uno de los dos falta en la infancia y adolescencia, los problemas que el joven puede confrontar son impredecibles. La madre transmite ternura, afecto y sensibilidad, mientras que el padre transmite disciplina, orden, firmeza y seguridad. Son dos elemento indispensables para la formación emocional de los hijos. Cuando este equilibrio se rompe, los niños que nazcan vivirán dentro de un marco desequilibrado, porque difícilmente una madre puede desempeñar el  rol del padre o viceversa.

Es tan necesaria la imagen de una madre como la de un padre dentro de la estructura del hogar. Cuando por cualquier razón faltara alguno de ellos, los riesgos de los conflictos emocionales de los menores les puede llevar a ser candidatos para actitudes incorrectas.

Cuando se rompe el equilibrio emocional del niño, y no hay valores que rijan  la vivencia familiar, estamos creando las condiciones para vivir en un estado de inseguridad, corrupción y delincuencia. Si queremos prevenir la delincuencia, tenemos que fortalecer la unidad familiar y revisar las leyes al respecto. Esta unidad familiar debe tener claro los parámetros de valores y conducta de dentro de los cuales se vayan a formar a sus hijos, a eso yo le llamó “las reglas del juego familiar” y se encuentran expuesta en Deuteronomio capítulo 6.

En las sociedades orientales se le da mucha importancia al núcleo familiar y los valores tradicionales, por eso han podido subsistir a través de la historia, pese a las influencias del modernismo y liberalismo. Un ejemplo de ello lo tenemos en el pueblo judío, los pueblos árabes y los asiáticos. El concepto de familia y de identidad es tan fuerte, que no importa qué dirán los demás, ellos mantienen sus costumbres aun en los países occidentales y liberales, tanto en su forma de vestir, como en el respeto a las personas mayores. Tristemente no ocurre lo mismo en occidente, en donde por la falta de valores y la vulnerabilidad de la familia frente al divorcio y postmodernismo, ha llevado a la juventud a caer en la vorágine de la violencia.

Si un Estado quiere vivir en paz y detener la violencia y delincuencia, deberá retornar a la importancia de la solidez del núcleo familiar, y evitar por todos los medios la existencia de madres solteras, la proliferación del divorcio, la migración que divide a la familia y lo más importante, la restauración  de los valores correctos en la convivencia familiar. En este último punto puede ejercer un papel preponderante las iglesias cristianas, la cual debe dejar de mercadear con la Biblia, para concentrar todo sus esfuerzos en la educación cristiana de los padres frente al matrimonio y a la posterior venida de los hijos.

Sociológicamente hablando, la estabilidad de un pueblo, barrio o nación va a depender de los valores de la familia que forman dicho poblado. En la medida en que los hogares en desestabilicen, el entorno se volverá conflictivo, y cuando los hogares se desintegran, y se pierde el respeto, el temor se desvanecerá y entraremos a vivir en una sociedad decadente, anárquica y sentenciar al más rotundo fracaso.

 

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Delincuencia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “LA DELINCUENCIA” BUSCANDO SUS RAICES -5-HIJOS SIN PADRES

  1. nohegarcia dijo:

    Gjt
    Enviado desde mi dispositivo BlackBerry® de Tigo

  2. Perdon si es que falle en algun momento, con ustedes pero ya no he recivido ningun correo a partir del 19 de agosto, si huviera algo de mi parte haganmelo saver por favro gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .