EL MITO DE PALESTINA

palestinaPor FRANCIS NADIZI,  (islamólogo y árabe)

La autoría de este análisis es de Joseph Farah

La situación en Medio Oriente parece fácilmente comprensible para todo el mundo: los palestinos quieren una patria y los musulmanes quieren controlar los lugares que consideran sagrados. ¿A que es fácil?

Pues bien, en mi condición de periodista árabe y estadounidense que ha acabado conociendo a fondo la situación en Medio Oriente a punta de comentar lanzamientos de piedras y disparos de mortero, hoy en día puedo afirmar que el origen de tanta violencia y revueltas nada tiene que ver con la reivindicación de una patria por parte de los palestinos, ni tampoco con la decisión de los musulmanes de controlar un puñado de lugares que consideran sagrados.

¿Indignados por mis comentarios?

En ese caso, ¿cómo explican ustedes que, antes de la Guerra de los Seis Días, en 1967, no se manifestara en serio ningún movimiento a favor de la independencia de los palestinos?

¿Antes de 1967?, pensarán algunos. “Pero si los israelíes no habían ocupado aún Cisjordania y la ciudad vieja de Jerusalén…”. Y con razón. Pero durante aquella guerra, la razón de que Israël conquistara Judea , Samaria y Jerusalén Este no tuvo que ver con los palestinos o con Yasser Arafat. La verdad es que esos territorios habían sido ocupados por el rey Hussein de Jordania en 1948. En el tiempo transcurrido desde entonces, ¿quién le ha pedido al soberano hachemita que devuelva a los palestinos esos territorios? ¿Acaso las Naciones Unidas han aprobado una sola resolución sobre este tema?

La respuesta es, llana y simplemente: NO.

De paso: ¿por qué nadie se pregunta por qué tantos palestinos descubrieron entonces su identidad de la noche a la mañana, justo después de que Israel hubiese ganado aquella guerra?

¡La única verdad es que Palestina es un mito !

El nombre “Palestina” fue utilizado por primera vez en el año 135 de la actual era por el emperador romano Adriano, a quien no le bastó con borrar al pueblo judío de la faz de Judea (¡su patria desde hacía nada menos que un millar de años!), ni tampoco con destruir su Templo en Jerusalén, y que, después de prohibir a los judíos hollar de nuevo su tierra natal, quiso borrar todo rastro de la civilización judía bautizando su antiguo hogar con un nombre acuñado por los filisteos.

Los filisteos eran ese pueblo al que perteneció Goliat, que siglos antes vencieron los hebreos. Con aquel gesto, los romanos buscaban agraviar aún más a sus enemigos. También quisieron ponerle otro nombre a Jerusalén -“Alea Capitolina”- pero el invento no tuvo éxito. Lo cierto es que Palestina, considerada como entidad autónoma, nunca ha tenido existencia histórica. ¡Nunca!

La región ha caído sucesivamente bajo el dominio de romanos, cruzados cristianos, musulmanes (quienes, por cierto, nunca hicieron de Jerusalén su capital), otomanos y, durante un breve periodo, británicos, poco después de la Primera Guerra Mundial. Después de la Declaración Balfour , en 1917, los británicos se mostraron favorables a una cesión al menos parcial de la región al pueblo judío, para que en ella pudiera establecer un Estado soberano.

No existe nada parecido a una lengua palestina. Ni siquiera existe una cultura específicamente palestina. Nunca ha existido una Palestina gobernada por palestinos. En realidad, los palestinos son árabes, y son inseparables de los jordanos (Jordania también fue creada recientemente, en 1922, por los británicos).

Ya va siendo hora de que comprendamos que el mundo árabe controla el 99,9 % del territorio de Medio Oriente, y de que Israel apenas representa el 0,1 % de su superficie total. Pero por lo visto, con esto los árabes no tienen suficiente. Lo quieren TODO. Y precisamente esto es el fondo de su rechazo a Israel.

La avidez. La arrogancia. Y la envidia. La codicia. Por eso da igual que Israel haga concesiones: el mundo árabe nunca se dará por satisfecho.

Pero, ¿y los santuarios del Islam? Pues resulta, sencillamente, que no hay ni uno solo en Jerusalén. ¿Que es escandaloso lo que digo? Ya lo creo. Y es que ningún medio de comunicación internacional se ha atrevido jamás a proferir esta verdad, porque es políticamente incorrecta. Y sí, me sé de memoria el argumento: ” la mezquita Al-Aqsa y el Templo de la Roca en Jerusalén, después de La Meca y Medina , son el tercer lugar sagrado de peregrinación para el Islam”.

Y bien, ya va siendo hora de decirlo: ¡Es falso! En realidad, Jerusalén no aparece mencionada en el Corán, mientras que La Meca es citada más de un centenar de veces. Pero lo que es Jerusalén, ni una sola (por contraste, su nombre aparece mencionado hasta ¡699 veces! en la Torá. De hecho, no hay ninguna prueba histórica de que el profeta Mahoma haya estado en Jerusalén.

Siendo esto así, ¿cómo es posible que Jerusalén se haya convertido en el tercer lugar de peregrinación para los musulmanes? Actualmente, éstos suelen remitir a un pasaje impreciso del Corán, la sura 17, que lleva por título “El viaje nocturno” (1). Donde se evoca la vez que en sueños Mahoma fue llevado ” del templo sacro al templo más lejano que hemos consagrado a nuestro culto.

En el siglo VII, los musulmanes identificaron los dos templos mencionados en esta sura como La Meca y Jerusalén. Esta tenue base es el único vínculo entre el Islam y Jerusalén que actualmente pueden aducir los musulmanes. En otras palabras, un vínculo basado en sueños, imaginación, interpretaciones y mitos. Por el contrario, el pueblo judío puede demostrar que su arraigo en Jerusalén se remonta a los tiempos del patriarca Abraham.

La más reciente oleada de violencia que ha padecido Israel se originó, supuestamente, en una visita del líder del Likud, Ariel Sharon, al Monte del Templo, donde se hallan los cimientos del Templo construido por Salomón. Por tanto, el lugar más sagrado del judaísmo. Sharon y su séquito fueron recibidos a pedradas e insultos. Sé de lo que hablo, porque estuve ahí. ¿Quién no es capaz de imaginar lo que sienten los judíos cuando son amenazados y maltratados, y cuando se les impide el acceso al lugar de culto más importante del judaísmo?

Llegados a este punto, alguien podría preguntar: ¿cómo llevar la paz a Medio Oriente? Francamente, pienso que nadie es capaz de aportar una solución duradera a esta situación. Pero si de algo estoy convencido, es que el primer paso debería consistir en decir la verdad. Seguir prodigando mentiras sólo puede agravar el caos actual. Seguir alegando reivindicaciones espurias para despreciar el legítimo derecho que 5.000 años de historia otorgan a los judíos -un derecho cimentado, además, en pruebas históricas y arqueológicas irrefutables- sólo conduce a agravar la pésima reputación de esta diplomacia de mentirosos.

*Nota*

(1) Los musulmanes basan en el Corán sus pretensiones sobre Jerusalén, pero

resulta que Jerusalén no aparece mencionada en el Corán ni una sola vez. La sura 17 contiene una vaga alusión a “la mezquita más lejana”: “Infinito en Su gloria es Aquel que transportó a Su siervo en la noche de la Casa Inviolable de Adoración a la Casa Lejana de Adoración”. ¿Acaso hay alguna prueba sólida de que se trata de Jerusalén? La respuesta es: ¡No!*

En tiempos de Mahoma, muerto en 632 de la era cristiana, Jerusalén era una ciudad cristiana del reino bizantino. No fue conquistada por el califa Omar hasta seis años después. Durante ese periodo, la ciudad sólo albergaba iglesias, y en el Monte del Templo se levantaba la iglesia bizantina de Santa María. Hacia el año 711, es decir 80 años después de la muerte de Mahoma, la iglesia fue transformada en mezquita y bautizada Al-Aqsa para así sustanciar la incomprensible sura 17 del Corán. Cuando redactó el Corán, por tanto, Mahoma no podía referirse a esta mezquita, fundada tres generaciones después de su muerte. Por lo demás, Mahoma no manifestó nunca especial simpatía por Jerusalén. En una oportunidad, autorizó a sus seguidores a

rezar en dirección a Jerusalén durante unos meses, con la idea de convencer a los judíos de convertirse al Islam. Al ver que fracasaba su iniciativa, el 12 de febrero de 624 impuso la prohibición de rezar en dirección a Jerusalén.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Palestino (conflicto). Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a EL MITO DE PALESTINA

  1. Gilberto Arauca dijo:

    Que monton de chachara para justificar una masacre de 500 niños.
    “Un día estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas. En ese momento llegó Aristipo, otro filósofo que vivía con lujo adulando al rey Alejandro Magno (Israel) y le dijo:
    Mira, si fueras sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas
    Diógenes le contestó:
    Si tú aprendieras a comer lentejas, no tendrías que que degradarte adulando al rey”

  2. Hector Maximino Franco Cruz dijo:

    Excelente articulo, es un panorama amplio de lo que sucede en el medio Oriente.

  3. Henry dijo:

    Muy Buen articulo, no porque el artículo hable en favor al pueblo judío si no porque he repasado la historia del pueblo de Israel,la Guerra de los Seis Días, el Islam, los musulmanes, Mohammed, un poco del corán y de más, y el artículo va en tono con la historia y la verdad. Gracias por tomarse el trabajo en escribir este artículo que es de mucha educación para aquellos que desean escuchar la verdad.

  4. Omar dijo:

    Excelente análisis‼ Yo siempre he dicho que la nación palestina es solo una excusa para justificar los musulmanes su antisemitismo.

  5. Yehobe dijo:

    El mismo autor menciona el origen del conflicto que desde luego tiene puramente raíces políticas:

    “Después de la Declaración Balfour , en 1917, los británicos se mostraron favorables a una cesión al menos parcial de la región al pueblo judío, para que en ella pudiera establecer un Estado soberano.”

    El problema aquí es que los países que tenían el mandato sobre aquella región tuvieron gran culpabilidad en encender el polvorín pues fueron muy injustos y desiguales al otorgarles a los judíos, que eran una minoría, la mayoría de las mejores tierras aún en donde sus comunidades no eran muy numerosas. ¿Acaso el pueblo palestino que era mayoría y había habitado esas tierras sin problemas por siglos, no tenían derecho a un reparto más justo y equitativo de la tierra?. Justo antes de Balfour, en la que el alto comisionado de la sociedad de naciones se había comprometido a crear un “estado judío” en Palestina, los británicos habían prometido también a Lawrence de Arabia el crear un estado árabe que abarcaría gran parte de las tierras que estaban bajo mandato británico, esto es Palestina, Siria y Jordania, pues el apoyo árabe para la derrota del imperio otomano fue fundamental para el Reino Unido. Estos planes se vinieron abajo con la firma del tratado de Sykes-Picot, en la que secretamente se dividieron las tierras entre dos esferas de influencia, la inglesa y la francesa, y más tarde los británicos dieron una puñalada en la espalda a los árabes al firmar Balfour bajo el auspicio de poderosas familias de judíos sionistas que habían estado cabildeando con grandes cantidades de dinero e influencias a favor de la creación de su “hogar nacional”, tal era eso que ya tenían la Histradut (uno de los primeros lobbys sionistas), lo que se podría considerar como el abuelo del estado de Israel, una organización de gran peso político que por cierto todavía existe.

    El que los británicos hayan estado negociando tanto con sionistas como con árabes la creación de dos estados diferentes en casi las mismas porciones de territorio (con excepción de Transjordania), y que al final se decantaran por dar un trato más favorable a los judíos, fue una de las principales causas que comenzaron a encender la bomba de Oriente Medio, los árabes protestaron por la injusticia que se les había cometido y por el hecho de que la inmigración judía favorecida por la Histradut y la recientemente creada agencia judía para Israel, había incrementado exponencialmente, haciendo que miles de judíos se volcaran hacia Palestina creando sus “kibutzim”, comunidades rurales que no tenían la misma administración que las comunidades palestinas en aquél entonces, pues los inmigrantes judíos eran capitalistas y compraban las tierras para hacerlas propiedad privada, cuando los árabes estaban acostumbrados no a la tenencia de la tierra, sino al aprovechamiento del usufructo de ella, y cuando los judíos vinieron y se adueñaron de grandes porciones de terreno impidiéndoles a los árabes seguir explotando el fruto de la tierra, esto creó una gran ola de descontento masivo que desembocó en los primeros altercados violentos entre judíos y palestinos, tanto así que los judíos fundaron el Irgún, un grupo paramilitar encargado de la lucha contra los árabes radicales que protestaban con el uso de la violencia y el terrorismo, usando ellos también tácticas violentas y terroristas, lo que fue el antecedente de la Haganá y de las IDF hoy en día. Los árabes se extrañaban de que los inmigrantes judíos introdujesen lo que para ellos era una cultura extraña, y como sabemos el miedo a los desconocido es algo propio del hombre pecador, algo que se combinó con el deseo de proteger su forma de vida y la incertidumbre de ver oleadas de miles de inmigrantes llegar a esas tierras sin saber verdaderamente sus intenciones. Aquí la reacción árabe fue desfavorable, pues el uso de la violencia no vino a traer soluciones que luego repercutieron gravemente en su contra, pero no por ello se justifica el también uso de la violencia por parte de los sionistas, quienes pretendieron amedrentar a los árabes utilizando campañas terroristas que se cobraron cientos de vidas civiles, como vemos el terrorismo y la violencia es algo propio del pragmatismo sionista que se ha mantenido hasta hoy en día.

    Lo cierto es que casi 700 años de ocupación extranjera en Palestina, siendo que los árabes significaron el 92% de la población en aquél entonces a lo largo de esos 7 siglos, significaban un derecho mucho más justo que los lejanos enlaces que tenían los judíos – por lo menos a una repartición más justa de la tierra y con el respeto de sus derechos por parte de los inmigrantes judíos – , remontados antes de la época de los romanos, tiempo en el que su presencia no fue significativa, y en el que sus descendientes de los pocos que quedaron, moraban en relativa paz con sus vecinos árabes. Aunque de verdad sabemos que esas tierras fueron otorgadas a la descendencia de Abraham, esto es la “nación” de Israel (o sea, el pueblo) por parte de Dios mismo, lo cierto es que el otorgamiento de esa tierra es puramente fruto de su soberana voluntad, no por estrategias de hombres pretendiendo reclamar lo que si bien es suyo, no les ha sido entregado por el verdadero Dueño de todo. Esto enfatizan mucho las comunidades ortodoxas quienes están en contra del sionismo, al que consideran antagónico al judaísmo piadoso y verdadero, la diáspora a la cual el Señor envió a su pueblo fruto de su pecado y su rebelión, no ha terminado aún hasta que el Espíritu Santo produzca un avivamiento genuino en la nación de Israel, esto implica arrepentirse de todo corazón, aceptar a Yeshúa como Salvador y Mesías y guardar fielmente sus mandamientos creciendo en santidad, lo mismo que nos es requerido a nosotros para heredar la vida eterna.

    El análisis de este conflicto implica más allá que meras declaraciones poco fundamentadas, es necesaria mucha investigación y sobre todo ser cautelosos, pues es un conflicto entre dos naciones incrédulas en el que nosotros no tenemos ni parte ni suerte, y que mucho menos es voluntad de Dios que nos pongamos y defendamos a un bando en específico. En esto hago yo mucho énfasis, sobre todo por la gran influencia judía que estoy viendo entrar a las congregaciones “cristianas” quienes parecen amar más al estado de Israel que a su prójimo que tienen al lado. Las profecías hay que examinarlas y tomarlas con cautela, siempre con un anhelo de esperanza en lugar de división y apoyo a la iniquidad queriendo forzar los tiempos proféticos que sólo están en manos de Dios.

    Un Saludo.

  6. Jonathan dijo:

    Tanta palabreria para contradecir el mandato de Dios…esa tierra es de Israel, y siempre lo sera. No importan lo que se diga. El remanente ahi estara hasta que sea salvado por nuestro Dios. Los “palestinos” no son mas que el enemigo de siempre. No se trata de “dos naciones incredulas”…eso es tonteria, inocencia, desconocimiento de la Palabra de Dios.
    Dios quiere que defendamos a Israel, sin dudas.

    • Frank Latimer dijo:

      Los israelíes o son de religión judaica que niega a Cristo y espera a otro mesías o aceptan a Jesucristo Y EN ESE CASO SON CRISTIANOS o son ateos .
      Quien no cree en evangelio no es creyente sino incrédulo , andar matando gente porque Dios te haya prometido la tierra es una conducta propia de quienes vuelven a construir un velo que fue roto desde arriba por el sacrificio de Cristo y con eso arrastrar a condenación eterna a quienes incluso conociendo las profecías nieguen la resurrección y el único sacerdocio que es el de la iglesia nacida de la obra de Cristo , el único y verdadero mesías .Quienes trabajan y apoyan la construcción del templo no es que sean incrédulos, es que combaten contra el evangelio ,como todo aquel que sea de religión judaica, lo cual no es otra cosa sino negar la divinidad de Cristo y su resurrección mediante las mismas escrituras que les fueron dadas para proclamar a Jesucristo como verdadero mesías resucitado, y negar el evangelio es negar en consecuencia …la salvación que solo es posible mediante entrar en el nuevo pacto, que la religión judaica niega usando las escrituras .
      ¿ Como puede la iglesia defender eso ?
      NO HAY NADA QUE PUEDA SER MAS IMPOSIBLE
      Todo este esfuerzo de negar la verdad de Dios es con el fin de construir un templo y restaurar el sacerdocio levítico para recibir a un falso mesías que está profetizado claramente , no es incredulidad , sino trabajar para el templo donde se sentará la bestia , eso es lo escrito , luego opinar es otra cosa y cada uno dice lo que le parece , pero ya en el 2014 las cosas están tan claras que es absurdo discutir lo que se ve sin ser profeta , es lo escrito cumpliéndose y los rabinos pactando con el Vaticano para unirse en la Babilonia que se sentará sobre la bestia , se ve y se lee en las noticias también ,después de verlo en la palabra de Dios.
      NO HAY OTRO EVANGELIO .,CON UN TEMPLO DE PIEDRA HECHO DE MANOS Y MENOS AÚN UN SACERDOCIO LEVÍTICO YA QUE QUE FUÉ ANULADO POR EL NUEVO PACTO.
      La iglesia es columna y baluarte de la verdad , no de la mentira , por tanto solo defiende el evangelio y predica al mesías RESUCITADO …Jesucristo …denunciando como nos fue ordenado por LAS ESCRITURAS todo ataque a la verdad del evangelio ,sea con la táctica que sea ,y por muy piadoso que parezca quien niegue a Cristo como mesías .
      Quien defiende y predica a otro mesías y otro sumo sacerdocio que no sea el de Jesucristo RESUCITADO es anatema …es decir :
      Maldito por la misma palabra escrita :

      —-GÁLATAS——–CAPÍTULO 1—————————————————————————-
      6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.
      7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
      8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
      9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.
      ———————————————————————————————————————- … Y eso es todo
      DIOS BENDIGA A LOS HERMANOS

    • Yehobe dijo:

      Nadie dice que la tierra no sea suya, lo que se dice es que no les ha sido entregada aún, pues por su rebelión e incredulidad permanecen aún alejados de la herencia:
      “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;
      y luego todo Israel será salvo
      , como está escrito:
      Vendrá de Sion el Libertador,
      Que apartará de Jacob la impiedad.
      Y este será mi pacto con ellos,
      Cuando yo quite sus pecados.” Ro 11:25-27

      Lo que nos indica la Biblia es que el pueblo de Israel volverá al centro del plan de salvación de Dios hasta que “haya entrado la plenitud de los gentiles”, o sea, hasta que sea completado el número de los santos que habrán aceptado la gracia inmerecida del Señor por medio de Jesús Cristo, podemos interpretar esto como el tiempo después del arrebatamiento de la iglesia, no antes, y sólo hasta entonces se habrá de cumplir la profecía de Ez 37, pues el Señor quitará el pecado de ellos por medio de la fe en Jesucristo, algo que desde luego no ha sucedido. Ez 37:21-28 nos habla de un sólo tiempo que habrá de acontecer en el futuro, no de un periodo como algunos piensan, que va desde 1948 hasta que Cristo vuelva, eso es pretender forzar el tiempo profético y ajustar la Palabra a su propio interés. Dios quiere que defendamos a los humillados, a los abatidos, a los oprimidos por el diablo, a los necesitados de la gracia del Señor, no a un país que para nada es nuestra patria y con el cual no tenemos nada que ver y que permanece como todos en pecado y rebeldía contra Dios y sus santas leyes y que a lo que se encamina es a un doloroso tiempo de juicio por ello.

  7. Jonathan dijo:

    Jeremías 3:7-15La Biblia de las Américas (LBLA)

    7 Y me dije: “Después que ella haya hecho todas estas cosas, volverá a mí”; mas no regresó, y lo vio su pérfida hermana Judá. 8 Y vio[a] que a causa de todos los adulterios de la infiel Israel, yo la había despedido, dándole carta de divorcio; con todo, su pérfida hermana Judá no tuvo temor, sino que ella también fue y se hizo ramera. 9 Y sucedió que por la liviandad con que fornicó, profanó la tierra, y cometió adulterio con la piedra y con el leño. 10 A pesar de todo esto, su pérfida hermana Judá tampoco se volvió a mí de todo corazón, sino con engaño —declara el Señor.

    11 Y el Señor me dijo: Más justa ha probado ser la infiel Israel que la pérfida Judá.

    12 Ve y proclama estas palabras al norte, y di:
    “Regresa, infiel Israel” —declara el Señor—,
    “no te miraré[b] con ira,
    porque soy misericordioso” —declara el Señor—;
    “no guardaré rencor para siempre.
    13 “Sólo reconoce tu iniquidad,
    pues contra el Señor tu Dios te has rebelado,
    has repartido tus favores[c] a los extraños bajo todo árbol frondoso,
    y no has obedecido mi voz” —declara el Señor.

    14 “Volved, hijos infieles” —declara el Señor—, “porque yo soy vuestro dueño, y os tomaré, uno de cada ciudad y dos de cada familia, y os llevaré a Sion.” 15 Entonces os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con conocimiento y con inteligencia.
    DIOS SIGUE ESPERANDO, BUSCANDO Y AYUDANDO A ISRAEL. EL DEFIENDE A ISRAEL. BIENAVENTURADOS SON LOS QUE LA AMAN!

    ME GUSTA MUCHO DONDE DIOS DICE: YO SOY VUESTRO DUEÑO….

  8. Jonathan dijo:

    Aun asi, Dios es el dueño de Israel, El mismo lo ha dicho. Jeremias 3:14 “Volved, hijos infieles” —declara el Señor—, “porque yo soy vuestro dueño, y os tomaré, uno de cada ciudad y dos de cada familia, y os llevaré a Sion.” (Sion, la tierra de Israel por siempre.)
    Seran infieles, alejados, incredulos, pero Dios ha dicho que El es el DUEÑO DE ELLOS. No les ha dado CARTA DE DIVORCIO.¿ACASO DIOS NO AMA AL MUNDO?…SI, DE TAL MANERA…ASI QUE AMA A ISRAEL TAMBIEN, EL ES EL DUEÑO DE ISRAEL.

  9. Roderic dijo:

    Una excelente exposición de la realidad. Buena parte de los argumentos esgrimidos ya eran conocidos por mí, pero desconocía el detalle del DESFASE en las fechas que existe en la argumentación islámica sobre la “santidad” de Jerusalén. Un dato muy interesante que pienso contrastar ahora mismo. Solo puedo hacer una puntualización al artículo, quizá y sólo quizá la desafección entre jordanos y sus hermanos del “west bank”, tenga su origen en la que liaron los queridísimos y pacíficos palestinos en Jordania allá por finales de los 70… Dícese Septiembre Negro, a los jordanos no les gustó una pizca… Lógicamente.Luego repetirían la jugadita en Líbano dando lugar a la Guerra Civil Libanesa… Que “buenos” que son los palestinos… Buenísimos oiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .