SOMOS ESPIADOS, DETECTADOS Y ESCUCHADOS

celularesUn sofisticado teléfono es el responsable de un increíble descubrimiento, al detectar al menos 17 torres telefónicas falsas que interceptan las comunicaciones en Estados Unidos.

El CryptoPhone 500, que comercializa en Estados Unidos EDS America a un costo de 3.500 dólares y funciona dentro de un Samsung Galaxy SIII, cuenta con cifrado de alta potencia y fue creado para clientes preocupados por su privacidad a raíz de las revelaciones del ex analista de la NSA, Edward Snowden.

Para demostrar la superioridad de CryptoPhone 500, Les Goldsmith, president ejecutivo de ESD America, reveló a la publicación Popular Science que sólo en julio el teléfono detectó 17 misteriosas torres telefónicas conocidas como “interceptores”.

Para un teléfono típico lucen como una torre común y corriente, pero no pertenecen a ninguna compañía telefónica. Una vez que el teléfono se conecta con el interceptor, posibilita una serie de “ataques”, que van desde el espionaje de llamadas y textos hasta colocar software maligno (spyware) en el celular.

“Uno de nuestros clientes viajó por carretera desde Florida hasta Carolina del Norte y se encontró 8 interceptores diferentes en ese viaje. Incluso encontramos uno en el Casino South Point en Las Vegas “, dijo Goldsmith.

torres celularLos interceptores son ordenadores equipados con radio y un software que puede utilizar protocolos de red celular y descifrarlos. Varían en costo y sofisticación -pero para instalarlos habría que comprar un hardware especial para bajar las ondas electromagnéticas y tratar de averiguar lo que significan. Un equipo así costaría poco menos de 100.000 dólares. Adquirirlos e instalarlos “es muy poco realista para la comunidad en general”, opinó Mathew Rowley, un consultor de seguridad de Matasano Security.

¿Cómo saber si tu teléfono está siendo interceptado?

Algunos indicios de que el teléfono está siendo interceptado serían si muestra 2G en lugar de 3G o 4G, pero algunos interceptores dicen ser “indetectables.”

El VME Dominator, por ejemplo, se vende solo a las agencias gubernamentales y permite interceptar, bloquear, rastrear, grabar y escuchar las comunicaciones utilizando la triangulación única y otras tecnologías avanzadas y no se puede detectar. Además con el VME se puede manipular la voz, enviar mensajes de texto en lugar del dueño del teléfono y ubicar direccionalmente a un usuario de celular durante un control aleatorio de llamadas.

Goldsmith sospecha que fuerzas poderosas están detrás de la colocación de esas torres.

“Nos parece sospechoso que muchos de estos interceptores están justo en la parte superior de las bases militares estadounidenses. Así que comenzamos a preguntarnos – ¿son algunos interceptores del gobierno de Estados Unidos? ¿O son algunos de ellos interceptores chinos? ¿Quiénes escuchan las llamadas alrededor de las bases militares? ¿Es sólo el ejército de Estados Unidos, o son gobiernos extranjeros quienes lo están haciendo?”, reflexionó en voz alta.

Las principales sospechas recaen sobre la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), de la que fue empleado Snowden. Pero algunos expertos, como Andrew Jaquith, ejecutivo de la firma de seguridad en la nube digital SilverSky, son escépticos.

“La NSA no necesita una torre falsa”, dijo a la publicación Venture Beat. “Ella puede ir directamente a la compañía telefónica” para espiar una línea.

Para acrecentar el misterio, La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) anunció el mes pasado que puso en marcha una investigación sobre el uso de interceptores de red celular por parte de bandas criminales y de inteligencia extranjera.

“Estamos seguros de que hemos observado el uso de esta técnica en apoyo a otro de sus usos – ciberdelincuencia [para] obtener beneficios económicos”, señaló Stephen Ellis, gerente de inteligencia para amenazas cibernéticas de la firma de seguridad iSIGHT Partners.

La policía también estaría interesada en esas técnicas de espionaje.

Documentos divulgados recientemente por la ciudad de Oakland revelan que es una de varias jurisdicciones estadounidenses que tratan de actualizar un sistema de vigilancia celular existente, comúnmente conocido como un Stingray (raya).

Otras ciudades que estarían interesadas en esta tecnología son Tacoma, en el estado de Washington; Baltimore en Maryland; Chesterfield en Virginia y Sunrise en Florida además del condado de Oakland, en Michigan. Hay probablemente muchos más, pero esas compras están a menudo rodeadas de secreto.

Stingray es una marca del fabricante, Harris Corporation, un contratista de defensa que cotiza en bolsa, pero “raya” también ha llegado a ser utilizado como término genérico para dispositivos similares.

No sólo las “rayas” pueden determinar la ubicación de un teléfono, sino que también pueden interceptar las llamadas y mensajes de texto.

Ninguna de las agencias de seguridad de Estados Unidos se ha atribuido todavía la responsabilidad de las misteriosas torres telefónicas.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Celulares, Control Electrónico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.