LA DISCIPLINA DEL SILENCIO

Ángel  Bea

silencio“Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.” (Luc. 1.20) (Publicado ya, hace más de dos años)

Una de las disciplinas más difíciles de llevar a cabo es la del silencio. Muchas veces tenemos una necesidad imperiosa de hablar y luego, lo que decimos no tiene la sustancia que debía corresponder a tal urgencia. Hablamos a destiempo, soltamos por nuestra boca “palabras ociosas” (Mat. 12.36) e inoportunas;  adornamos nuestras conversaciones con el consabido y manido lenguaje “religioso-evangélico” y nos queda en nuestro interior el convencimiento íntimo de que somos muy “espirituales”. También solemos expresar incredulidad y negativismo a través de nuestro lenguaje y, muchos van más allá usando la crítica, la ironía y el sarcasmo en su relación con los demás. El análisis sobre el uso de la lengua cuando hablamos se haría infinito.

Cuando el sacerdote Zacarías, padre de Juan el Bautista, recibió las buenas nuevas del nacimiento de su hijo Juan a través del ángel Gabriel, a él le pareció que era una cosa muy difícil que eso sucediera (¡imposible!) puesto que él y su esposa eran bastante mayores de edad. Con su pregunta al ángel, Zacarías puso de manifiesto su incredulidad, y esa falta de fe y de respeto ante las evidencias  -por la presencia del ser celestial- le valió la imposición de la disciplina del silencio, todo el tiempo que duró el embarazo de su esposa, Elisabeth.

Debió ser duro para Zacarías no poder hablar en nueve meses. Para comprenderlo  podríamos  tomarnos sólo un día de “descanso” sin proferir ninguna palabra. ¡Qué horrible! A lo largo del día hablamos (unos más, otros menos) cientos y cientos (¡y hasta miles!) de palabras. No, no sería nada cómodo, ni para Zacarías ni tampoco para nosotros; acostumbrados a hablar tanto, difícilmente no romperíamos en algún momento la disciplina del silencio impuesta.

Pero tal disciplina divina, tenía el propósito de enseñar algo a Zacarías y por extensión también a nosotros mismos, dada la amplia enseñanza bíblica sobre el tema del uso de la lengua. Según mi apreciación, Dios quería  mostrarle la importancia de que, a la hora de hablar, no fuese ligero ni incrédulo, poniendo en duda las palabras de Dios. Así, cada vez que tuviera el impulso de hablar para intervenir en una conversación o contestar a alguna pregunta, Zacarías podía recordar la razón de su imposibilidad para llevarlo a cabo. Ese fue un ejercicio difícil, pero muy útil. Cuando pasaron los nueve meses, Zacarías había aprendido la lección. Luego, pasado ese tiempo, “Al momento le fue abierta su boca y suelta su lengua y habló bendiciendo a Dios…. y lleno del Espíritu Santo, profetizó…”  (Luc. 1.64-66) Lección aprendida. Notemos que cuando “le fue abierta su boca y suelta su lengua” (lo cual nos indica de quién procedía la disciplina) lo primero que hizo fue bendecir a Dios. Y en esa condición, luego pudo proferir palabras que por su naturaleza profética, relacionadas con su hijo Juan y con el Salvador Jesucristo, quedaron registradas en las Sagradas Escrituras.

Ahora bien, no hemos de pensar que por tan sólo permanecer callados durante poco o mucho tiempo, que vamos a aprender lección provechosa alguna, porque, “de la abundancia del corazón habla la boca”, dijo Jesús. Pero el aplicar la disciplina del silencio tiene la ventaja de permitirnos  “mirar” hacia dentro de nosotros, para ver y examinar la fuente  de nuestro corazón, si está limpia o si está contaminada. Así, ayudados por la luz de las Sagradas Escrituras y la asistencia del Espíritu Santo, que “todo lo escudriña” (1ªCo.2.10) podemos proceder a limpiar la fuente para que el “agua” que salga de ella, sea limpia. Solo así podremos dirigirnos a Dios de forma correcta y hablar con provecho, a fin de que nuestra “palabra… sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Ef.4.29)

«El verdadero silencio es descanso de la mente. Es para el espíritu lo que el sueño es para el cuerpo: alimento y refrigerio. Es una gran virtud: cubre la locura, guarda los secretos, evita disputas e impide el pecado.» (William Pem)

“En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, mas el que refrena sus labios es prudente” (Prov. 10.19)

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Disciplina, Silencio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA DISCIPLINA DEL SILENCIO

  1. Frank Latimer dijo:

    MUY OPORTUNO PARA MI VIDA Y MI CARÁCTER …el caso es que estaba orando …pidiendo dirección en cuanto a la situación que me rodea .
    Ayer asistí a una reunión de todas las iglesias por…
    ……. supuestamente….
    oración por la iglesia perseguida …
    bien …me alegro de que se haga ,pero un motivo tan bueno y tan noble no se veía respaldado por el calor y la intuicíon guiada por Espíritu santo … ¿ impresión subjetiva ?…MUY EXTRAÑA LA IMPRESIÓN QUE RECIBÍ DE ALGO QUE SEGÚN LO OIGO MENCIONAR ME LLENA DE GOZO Y DE ESPECTATIVAS BUENAS …pero no salí con buen sabor de la reunión ….
    ¿ andaré yo mal ?……
    …muy posible …¿ porque no ? …no soy buena persona….
    pero no creo que el sentir fuera por eso en este caso ,porque dos días antes asistí a una reunión en el mismo local y de una sola iglesia y los motivos de oración eran muy personales …y …digamos ” egoistas ” …(entrecomillas para entendernos )…oración normal…muy… como siempre y…LA PRESENCIA Y EL CALOR Y LA CALIDEZ ERAN EVIDENTES… SIN EMOCIÓN NI NADA PARECIDO …debería de haber sido al revés …digo yo …como siempre en años ha ocurrido …
    (NO ERA UNA IGLESIA PENTECOSTAL y se estaba en paz y muy dirigido en comunión ) …
    Estoy preocupado por mi actitud y por estas cosas que “siento “…no creo que sea subjetivo …PERO CUANDO VEO QUE LLAMAN REUNIÓN DE ORACIÓN a un acto donde solo los pastores leen un papel con la lista que les ha sido asignada y se turnan entre ellos y luego el resto de los “laicos “….dicen amen …y el mensaje consiste en que somos uno por el amor …no por la doctrina y etc etc …y se que la organización de apoyo interdenominacional misionero pide oración por sacerdotes católicos, y esto como si fueran hermanos, en sus listas de oración que recibo …
    (Y USTEDES TAMBIÉN…MAS DE UNO …ES INTERNACIONAL Y LA MAS CONOCIDA AHORA)
    Creo que hay algo que no funciona como tiene que funcionar y es asunto serio , no de sutilezas y sentimientos ….
    ¿una organizción ecuménica dirige la unidad de las iglesias evangélicas ?

    ….TODOS LOS PASTORES DE LA CIUDAD DICIENDO AMEN ….excepto uno que compartió de arrepentirse por hacer las cosas superficialmente y me sentí uno con él ….
    ORABA PREGUNTÁNDOME COMO ENFOCAR ESTO PARA SOBREVIVIR .ESPIRITUALMENTE ..SIN CAER EN EL ENGREIMIENTO …NI NADA PARECIDO …
    Y LEO….
    EN EL ACTO….
    EL ARTÍCULO …..
    LO TOMO PARA MÍ …
    Y A VER ..
    SI PUEDO CAMINAR VERDADERAMENTE EN LA VOLUNTAD DE DIOS .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .