DE AMORES APASIONADOS CON UN TRUNCADO FINAL

Ángel Bea

Pastor Ángel Bea

Pastor Ángel Bea

Era tiempo de primavera. Yo tenía unos 8 años y estando fuera de casa, fui sorprendido  por lo que los niños llamábamos “una pelea de pájaros”. En realidad no era tal sino que en ese tiempo, como bien dice el refrán “en primavera, la sangre altera”. Es el tiempo cuando el macho corteja a la hembra con su insistente piar y la sigue y la persigue… A veces, en ese juego, la hembra vuela y huye en una especie de juego amoroso como “resistiéndose” mientras que pareciera sugerir al macho: “¡Lo tuyo te va a costar pillarme!”.  Sin embargo el macho no la deja ni un segundo y si ella vuela, él vuela mucho más. Unas veces la persecución es tan insistente y con tanta algarabía que pasan como un relámpago y otras, cuando el macho alcanza a la hembra, se juntan en el aire en pleno vuelo, “discutiendo”,  de tal manera que pierden el sentido del tiempo y del espacio. Entonces, ambos van descendiendo hasta llegar al suelo, donde prosigue tan escandaloso y discutido cortejo.

Pero antes de que la tan encendida pareja tocara el suelo, ahí estaba yo, parado y mientras caían perdido el sentido de todo peligro, con un movimiento rápido de mi mano, pude coger a uno de los dos. El otro al ser consciente del peligro, huyó asustado. Así, todo aquel cortejo de amor terminó con uno de los dos en las manos de un extraño. Luego, después de un buen rato solté al que había atrapado; después de 60 años, no recuerdo si fue la hembra o el macho. Qué más da.

Cuarenta y tantos años después se volvió a repetir la misma historia, pero con final diferente. Fue al poco de venirnos a vivir al campo. Me encontraba yo al lado de una palmera de unos tres metros, que habíamos plantado. De pronto, la misma insistente persecución por parte del gorrión macho; la misma e intensa algarabía del piar sin cesar, mientras volaban lo más rápido que podían, de tal manera que fueron a dar con la parte alta del tronco de la palmera. De pronto, un repentino y siniestro silencio. Miré hacia arriba y mientras el gorrión macho huía despavorido, vi a la hembra clavada por el pecho en una de las largas espinas de la palmera. Un hilo de sangre que salía del diminuto cuerpo del ave, daba suficiente fe de cual había sido su trágico final.

Así fue cómo, al igual que la supuesta fábula del “pájaro espino” -título de la serie televisiva que pasaron hace más de veinte años- el gorrión hembra pagó con su vida tanta alborotada pasión.

Las dos historias, me han llevado a pensar en cuántos seres humanos,  por causa de una pasión desmedida, desbordada, ciega y sin control, han perdido el sentido y han acabado, unos, en los brazos de un extraño/a,  mientras otros han sido traspasados/as por alguna larga espina que los han hecho sangrar; a ellos y a los que tuvieron que sufrir los “daños colaterales” de sus desvaríos.  Otros, sencillamente se cegaron de tal manera que sólo vivieron para la pasión y dejaron de hacer lo que debieron y cuando quisieron darse cuenta, se les fue la  preciosa oportunidad…

(La historia de la tonadillera, con alguna larga espina clavada en su corazón, es solo un ejemplo entre miles)

Bien estaría recordar aquí lo dicho por el apóstol Pablo al joven Timoteo:

“Huye también de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz con los que de corazón limpio invocan al Señor”(2ªT.2.22)

Y sin ánimo de enmendar la plana al apóstol Pablo, sólo quiero señalar que nadie piense que “las pasiones juveniles” son patrimonio exclusivo de los jóvenes. A cualquier edad se puede caer en alguna de ellas.

Por eso, “el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1ªCo. 10.12)

Un saludo

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Pasiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE AMORES APASIONADOS CON UN TRUNCADO FINAL

  1. Alex dijo:

    Ficcion que se vuelve realidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.