LA PROBLEMÁTICA DE LOS MENORES INFRACTORES

Mario  E. Fumero

SUGERENCIA PUBLICA EL SEÑOR PRESIDENTE:

delincuencia 1Desde la creación de la Junta Nacional de Bienestar Social para convertirlo en el IHNFA, traspasándole los mismos empleados y sin un cambio de política, el fracaso se hizo evidente. Actualmente se convirtió en el DINAF, sin embargo, se eliminaron los empleados, pero no se creó una metodología acorde con la realidad actual del menor. La mayor problemática de esta institución ha sido demasiados empleados que consumían el presupuesto, Además que no ha existido una estructura de trabajo en el área de la adopción correcta, e  igualmente un programa para los menores en riesgo, y  una estructura pésima en la política rehabilitativa para los infractores, la cual no se ajusta a la vialidad de la niñez, ni tampoco existe un sistema jurídico correcto, y  menos, una metodología psicológica y sociológica que ayude a manejar la problemática  de los menores detenidos.

El cambiar  nombre, despedir empleados, contratar a otros y delegar  a las ONG privadas la protección de los menores, no es suficiente para resolver el serio problema que por más de 20 años afecta a este organismo oficial del Estado para los menores infractores y en riesgo social.

En el pasado realice estudios, di sugerencias y propuestas para mejorar los centros de asistencia a los infractores, tanto en el gobierno de Ricardo Maduro, como en el de Manuel Zelaya, sin embargo, no se hizo ningún cambio estructural en la metodología de trabajo, tanto en lo legal y psicológico, ni en la prevención de los menores en riesgo. Es por ello que elevó el siguiente análisis a las autoridades respectivas, porque para poder hacer un trabajo preventivo y rehabilitativo, activo y positivo, necesitamos estructurar una metodología jurídica, psicológica y sociológica adaptada a la realidad de los menores en la actualidad.

Para evitar la delincuencia juvenil debemos restablecer la autoridad de los padres sobre los hijos, y crear mecanismos jurídicos que puedan proteger al menor en el abuso producido por una libertad extrema, que llevar a la delincuencia. Hay que partir de aquellos menores con conducta irregular, que por regla general en su adolescencia se rebelan contra sus padres buscando la calle, abandonando sus hogares y refugiándose con amistades y lugares no deseables. Cuando los Padres no pueden controlar a sus hijos, se necesita un programa del Estado para reorientarlos, y evitar que sigan en las calles, entrando en lo que denominó “grupo de riesgo” para la delincuencia. Se pueden crear centros especiales educativos para menores en riesgo, lo que equivale ofrecerles dentro de una estructura de asistencia psicológica y educativa, un programa de internamiento temporal para capacitarlos. Recordemos que los menores confrontan muchos problemas que los coloca en riesgo social.

¿Pero qué hacer con los menores infractores? Antes de analizar este tema, debemos considerar el análisis del menor que infringe la ley,  clasificándolo en tres factores importantes:

1- Las causas que le llevan a cometer un delito y el marco histórico de procedencia. Aquí hay casos de menores que por ser abandonados, tener alguna necesidad básica o encontrarse en suma pobreza, cometen actos delictivos que son originados por una necesidad humana que se considera delincuencial. Por ejemplo, el caso de un menor que por hambre, roba comida, o frustrado por el rechazo social, mancha las paredes, o invade una propiedad para dormir, o consume pegamento para disminuir su ansiedad de hambre, o tiene algún familiar enfermo y en su desesperación, roba para conseguirle la medicina. Este menor comete delito leve,  originado por los factores de su marco histórico familiar.

2- La otra causa que tenemos que tomar en cuenta para evaluar a un menor infractor es su edad biológica. Sin embargo, puede haber una diferencia entre su edad biológica, su constitución física y su conducta mental.

3- El otro factor a tomar en cuenta es su edad psicométrica.  Esto es su capacidad de inteligencia para discernir, saber y actuar en los delitos que comete. Conforme hay niños retrasados mentales, también existen menores que pueden tener un elevado consiente intelectual como adulto. Para ello tenemos los recursos psicológicos y psiquiátricos que pueden determinar este aspecto a la hora de juzgarlo, para integrarlo en un programa de rehabilitación. Partiendo de los puntos citados, y excluyendo a los menores en riesgo social, podemos determinar que existen tres categorías de delito en los menores de edad:

Delitos leves: aquellos que por causa de una necesidad, situación especial o una conducta psicológica, originada por adicciones o de un problema como es ser cleptómano, cometen robo, mancha paredes, o actúan con violencia, inducida por las drogas etc. A estos  se les debe aplicar un criterio de oportunidades para reparar el daño, en vez de ser recluido, o se le envía a un centro de rehabilitación de régimen abierto, con oportunidades para que estudie y se le ayude  en su problema.

Delitos Graves: Son aquellos en cometen  robo con violencia, de forma repetitiva, y que no tienen que ver con necesidades básicas. Venta de drogas, uso o portación de armas, agresión física sin muerte. Estos casos serán estudiados sociológica y psicológicamente para determinar la gravedad de su proceder. Estarán internados en centro de menores en régimen cerrado.

Delitos muy grave: Esto envuelve acciones delictivas de violación, muerte, sicariato, secuestro o extorción. Deberán seguirse el mismo procedimiento que los casos graves, y hacérsele un estudio más profundo para determinar si no existen algunas psicopatías. Para estos casos deberá haber un centro de máxima seguridad. También podrán ingresar a este nivel los delitos graves repetitivos.

Toda esta dinámica requerirá un personal capacitado, sensibilizado y con un conocimiento pedagógico y psicológico sobre las características  de los adolescentes, para poder manejar sus conflictos. Se necesitara hacer una ficha sobre todo los antecedentes del marco histórico del menor, incluyendo la problemática que vivió en su infancia, de forma regresiva, hasta donde sea posible.El control de los centros de menores deberá estar a cargo de una policía de seguridad juvenil, con recursos persuasivos. Deberá existir un método correctivo que abarque disciplina, estímulos y formulas de modificación de conducta. Los castigos deben ser morales, sin violentar los derechos humanos, pero estableciendo medidas claras y bien definidas que no envuelvan agresión ni suspensión de alimento. Algunos casos requerirán tratamiento psiquiátrico, porque posiblemente padezcan  fobias o psicosis.

Los centros para los delitos leves podrán ser concertados con  diversas Ong que trabaja en esta área, y deberán tener un programa alternativo de educación en los mismos .Los delitos graves serán en centros especiales con terapias diversas,  bajo un control estricto, y deberán tener un proceso de niveles dentro del tratamiento, con los cuales podrían ser reducida sus sentencias o ser trasladados a los centros de delitos leves, según la actitud evolutiva de cada caso. Los delitos graves requerirán unos centros más cerrado y controlados, con limites en sus movimientos y bajo estricta medidas de seguridad.

Todo los centros deberán contar con un sistema de control por cámaras y el personal deberá ser seleccionado por su sensibilidad social hacia este trabajo. Deberá haber por lo menos un psicólogo por cada 80 internos y un medico, además de un pedagogo y un trabajador social.

Espero que los responsables de estos problemas tomen nota de lo sugerido.

Email   mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Delincuencia, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .