¿DIOS, UN PADRE FRACASADO?

por Felix Ortíz

JESUS Y LOS ANCIANOSLa Biblia nos presenta a Dios como un padre fracasado y, consecuentemente, de su experiencia podemos aprender muchas lecciones importantes para nuestra paternidad.

LA HISTORIA DEL GÉNESIS
La historia desplegada en los capítulos 1 al 3 del libro de Génesis nos hablan acerca del modelo de paternidad que Dios estableció y que Él mismo llevó a cabo con sus dos hijos, Adán y Eva.

Del mismo se deducen algunos principios importantes. El primero, que Dios proveyó para su familia el mejor entorno posible, desde el punto de vista físico, emocional y espiritual. El propio relato de Génesis indica que cuando el Señor acabó todo el proceso creativo lo valoró y afirmó que era muy bueno.

El segundo, es que el Padre proveyó para ellos el mejor ejemplo posible. En el mismo relato vemos que la relación entre el creador y sus criaturas era franca, abierta, libre y significativa. Adán y Eva estaban expuestos al mejor referente posible de Padre, Dios mismo, tenían un buen modelo que imitar en todo momento.

El tercero, es que el Padre proveyó para ellos la mejor instrucción posible. Dios les enseñó acerca la libertad, el bien y el mal y las consecuencias destructivas de optar por este último. Ambos hijos, Adán y Eva eran total y plenamente conscientes de cómo debían vivir y cuáles serían las potenciales consecuencias de decidir no seguir la instrucción del Padre.

Al observar este modelo paternal ya sacamos una primera aplicación práctica para nuestra tarea como padres, debemos, somos responsables y hemos de ser totalmente intencionales en ofrecer a nuestros hijos el mejor entorno posible, el mejor ejemplo a nuestro alcance y, finalmente, la mejor instrucción que seamos capaces de transmitirles.

Es importante, en mi opinión, tener en cuenta estos tres aspectos. Los padres, no únicamente somos responsables de proveer para las necesidades físicas de nuestros hijos, sino también de asegurarnos que los tres aspectos antes mencionados están presentes en nuestra paternidad, tomamos responsabilidad por ellos y somos intencionales en desarrollarlos. Pero aunque linda, la historia del Génesis no acaba aquí. Tristemente esa historia acaba en un fracaso, el fracaso de Dios como Padre y la opción de Adán y Eva por un estilo de vida de autodestrucción al margen de Dios.

EL FRACASO PATERNAL DE DIOS
A pesar de haber provisto de entorno, ejemplo e instrucción, los dos hijos de Dios optaron por vivir al margen de Él. Decidieron por un estilo de vida de desobediencia y rebelión. Apostaron por un proyecto de vida al margen del Padre, un proyecto que afectó a todo lo creado por Dios, comenzando por la relación entre el Señor y sus hijos y acabando por la relación de estos con el resto de la creación.

¿Puede alguien acusar a Dios de ser un mal Padre? ¡Por supuesto que no! Entonces ¿Cómo podemos explicar lo que pasó? Creo que no sólo podemos explicarlo, sino que es preciso, para consuelo de muchos padres, que debamos explicarlo.

Dios nos creó para que pudiéramos tener una relación significativa con Él. Para que una relación pueda ser de esta categoría tiene que ser deseada, querida y anhelada por ambas partes. Una relación significativa nunca puede ser impuesta, tiene que ser ofrecida y aceptada, pero nunca forzada. Una relación significativa implica la libertad y la posibilidad de decir ¡NO! Y justamente eso es lo que sucedió con Adán y Eva, dijeron un gran ¡NO! Al deseo del Señor de tener una relación de esas características con ellos. Dios nos creó con la libertad de escoger y esa elección implicaba la posibilidad de volverle la espalda a Él y eso fue, precisamente, lo que sus hijos hicieron.

Soy consciente de que en la mente de muchos lectores cuesta asimilar este concepto de Dios como un Padre fracasado. Entiendo que produzca reacciones y una necesidad de justificar al Señor ¡Cómo si Él lo precisara! Produce tensión en nuestra visión e imagen de Dios como santo y perfecto ¿Cómo es posible que Dios fracase? Pero al margen de la tensión que esto pueda producir ahí está el relato de la Biblia que el mismo Dios inspiró y nos legó.

Y de aquí sacamos una segunda aplicación importante para nuestra paternidad, a pesar de que proveamos a nuestros hijos con la mejor instrucción, entorno y ejemplo, eso no garantiza de que seguirán al Señor y escogerán sus caminos. Eso implica que nosotros habremos cumplido con la que es nuestra obligación hacia nuestros descendientes y podremos tener ante nuestra conciencia y ante el Señor la paz de haber hecho todo aquello que estaba a nuestro alcance y de lo que éramos responsables y deberemos rendir cuentas.

Y no hay garantía porque nuestros hijos han sido creados libres por Dios, quien sigue buscando una relación significativa con ellos, y les ha dado como nos dio a nosotros, la oportunidad de aceptar o rechazar su invitación paternal.  Nosotros debemos proveer los tres elementos ya descritos y descansar en que Dios haga su trabajo sobrenatural en la vida de ellos. Trabajar, ser intencionales y proactivos en aquello que constituye nuestra área de influencia y descansar en Dios para todo aquello que es nuestra área de preocupación, es decir, aquella en la que no tenemos control.

APRENDIENDO DE UN PADRE FRACASADO
Hay más lecciones que podemos aprender de la paternidad de Dios. El Padre fracasado puso en marcha un plan para reconquistar a sus hijos extraviados y ese plan se llama gracia.

Dios nos perdió pero estaba dispuesto a hacer todo aquello que estuviera a su alcance para volver a ganarnos, siempre respetando nuestra libertad, siempre invitando y no forzando, pero quiso recuperarnos por medio de su gracia, de su amor incondicional hacia nosotros.

Juan 3:16, ese versículo tan conocido de la Escritura, nos revela detalles muy profundos de ese plan de Dios para recuperarnos emocionalmente, para salvarnos. Primero, nos enseña que tomó la iniciativa, dando el primer paso y enviando a su hijo único para que nos rescatara. Segundo, su amor hacia nosotros no se quedó en palabras y bellas frases, se plasmó en acciones, dio a su hijo. Tercero, lo hizo de forma incondicional, no porque lo mereciéramos, sino a pesar de que no lo merecíamos. Cuarto, su amor hacia nosotros fue costoso, tuvo que pagar un gran precio para que nosotros pudiéramos volver a tener una relación con Él. La gracia siempre es gratuita para el que recibe, pero costosa para aquel que la ofrece.

De aquí se deduce otra aplicación importante para nuestra paternidad. La gracia, el amor y la aceptación incondicional es la única manera de rescatar y redimir a nuestros hijos cuando deciden organizar su proyecto de vida al margen del Señor. La ley, la condena, el rechazo, el amor condicional nunca han redimido a nadie. Si Dios optó por esta estrategia para volvernos a una relación con Él, me parece ingenuo el pensar que a nosotros nos puede funcionar mejor y tener éxito con una alternativa.

A MODO DE RESUMEN
Mi tesis, que animo a considerar una vez superada la primera impresión de concebir a Dios como un Padre fracasado, es que Él es un buen modelo de paternidad. Aprendemos sobre la necesidad de proveer entorno, ejemplo y enseñanza o instrucción. Aprendemos que las cosas no siempre salen como uno espera y desea a pesar de todo lo bueno que podamos hacer. Finalmente, aprendemos que la gracia, el amor incondicional, es la mejor estrategia para recuperar, redimir, salvar a un hijo perdido. Esta ha sido mi experiencia –a mi me salvó la gracia- y ha sido la experiencia de mis dos hijos –a los que únicamente la gracia redimió-.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Dios y el mal, Fracaso. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿DIOS, UN PADRE FRACASADO?

  1. PEDRO Y PABLO dijo:

    FELIX ORTIS ESCRITOR FRACASADO Y SIN DIOS.
    RELATIVISTA, HUMANISTA Y DANDO OPINIONES PERSONALES QUE NO SON INSPIRADOS POR EL ESPIRITU SANTO.

  2. Yosef Daniyel dijo:

    Amigo Félix:
    NO ESTOY DE ACUERDO tu interpretación no es en lo absoluto BIBLICO, te pregunto:
    1.-Si tu DIOS FRACASADO no pudo con ADAN y EVA que garantía tienes tu?
    2.-Entonces Dios ya conoció la derrota?

    No se trata de acomodarnos la BIBLIA a nuestra manera. Tu crees que a Dios le sorprendió que ADAN y EVA cayeran, claro que no y desde el principio se mostro la GRACIA ¿como? No se realizo el primer sacrifico de un cordero por la culpa de ellos, eso es la gracias que ese animal haya muerto por ellos dos.

    Hablas de educación a los hijos y que no hay garantía alguna, entonces PROVERBIOS 22:6 esta mal?, esta equivocado? por que claramente dice INSTRUYE el niño, FELIX creo TU BIBLIA no trae este pasaje.

    A los que leyeron este ARTICULO:
    NO SE CONFUNDAN, EL PADRE NUNCA HA FRACASADO, NUNCA SE HA EQUIVOCADO

    • carmela dijo:

      Estimado Felix nuestro PADRE NO HA FRACASADO ,Crees que EL no sabia lo que iba a pasar,ALLI EL EMPEZO A MOSTRAR SU AMOR,Y SIGUIO CON SU PLAN lo que te paso’es que viste el final de la pelicula cuando apenas empezaba,DIOS es eterno y el en su soberania trazo su plan en 7000 años para terminarlo y despues LA ETERNIDAD………ES EN EL REPOSO DE DIOS CUANDO TODOS VOLVEREMOS A SER COMO EL PRINCIPIO y digo volveremos porque todos trabajamos con la esperanza desobrevivir a este mundo.el proposito de DIOSes llegar a tener compañerismo con gente que el halla moldeado que lleguen a revelar el FRUTO DEL ESPIRITU GAL.5,22 AMOR,PAZ,PACIENCIAGOZO BENIGNIDADBONDAD FE MANSEDUMBRE YTEMPLANZA, CONTRA TALES COSAS NO HAY LEY O SEA NADIE TE PUEDE OBLIGAR A SER O A DEJAR DE SER YA ERES ASI CON TALES PERSONAS CONVIVIRA DIOS.

  3. ANTONIO TABORA dijo:

    Pienso que estan siendo muy duros con Felix, talvez el titulo del enunciado no fue muy sutil, pero hay mucho de verdad en el, por ejemplo a todos nos gustaria que nuestros hijos fueran obedientes independientemente si somos cristianos o no, y si cristianos con mucha mas razon anhelamos obediencia por parte de nuestros hijos pero no siempre es asi. Lo causante de esta situacion es el libre albedrio y es por eso que despues de la etapa de la enseñanza nuestros hijos eligen seguir las reglas del padre o sus propias. en resumen quiero escribir estas palabras que un dia me dijo la esposa de mi pastor una mujer sabia que ya esta con el Señor “preocupemonos por enseñar bien, y si en el camino se pierden ya es su responsabilidad” ” LIBRE ALBEDRIO RECUERDEN”

  4. Triny dijo:

    puras contradicciones es este artículo.

  5. leo dijo:

    Dios no es un padre fracasado, me parece que no debe publicarse nada sin la guía, revelación y mandato del Espíritu Santo. Si Félix se equivocó entónces sabrá reconocer que se equivoco y con temor a Dios se arrepentirá de lo contrario no hay más nada que decir porque ante Dios toda rodilla se doblará. Pero el Espíritu Santo no trae confusión, y si de padres se trata la biblia tiene todos los ejemplo en cuanto a padres e hijos, siervos de Dios, sacerdotes de Dios cuyos hijos no anduvieron es sus caminos, y eso tiene que ver con ser obedientes o no a Dios y solo Él sabe el porque….pero no es un padre fracasado. Es más el hizo como padre lo que ningúno haría y es entregar un hijo por la salvación de un mundo lleno de maldad

Responder a leo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .