DE FALSAS ESPIRITUALIDADES Y OTROS DISPARATES

ANGEL BEA

espiritualidad 1Hace más de 30 años, conocimos una serie de grupos que estaban dentro de lo que ellos llamaban “el verdadero mover del Espíritu”. Ya te puedes imaginar que los que no estábamos en ese “mover” no sabíamos lo que era la verdadera espiritualidad.[i]

Pues bien, gran parte de estos grupos vivían en comunidad. Ellos habían renunciado a vivir para sí mismos y lo tenían todo en común. En aquel tiempo se dio mucho eso en otros grupos más “normales”: “Eso es lo que se ve en los primeros capítulos del libro de los Hechos de los Apóstoles; eso es el verdadero discipulado”, decían. Bueno, eso no estaba mal, siempre que no miraran a los demás que no lo hacían como que “no-están-en-el-mover-del-Espíritu”, como acostumbraban a decir. Luego, en sus reuniones también habían recuperado “el ejercicio pleno de los dones espirituales”. Entonces en cada reunión, cada uno/a expresaba si había tenido algún sueño, alguna visión o palabra profética “del Señor”. Daba la impresión de basar la espiritualidad, frescura y unción del movimiento sobre esas abundantes manifestaciones.

En uno de los grupos había una “profetisa” y enseñadora que tenía cinco hijos, los cuales le eran cuidados por hermanas de la comunidad. Ella solo se dedicaba a “leer la Biblia, orar, profetizar y enseñar…” Por lo visto eso era mucho más espiritual que cuidar de sus propios hijos… Y, por supuesto, las predicaciones en esos grupos se basaban no en una exégesis-histórico-gramatical del texto, sino en una suerte de espiritualizaciones y alegorizaciones del mismo. Podemos recordar que a estas personas, líderes y no líderes, ya nos les satisfacían las predicaciones de tipo exegético expositivo del texto bíblico. Ellos catalogaban de “profundo” al que lo espiritualizaba todo y veían lo que otros no veían en el texto. Lo otro, ya lo tenían más que superado: “hay que buscar el verdadero sentido espiritual de la Palabra; porque la letra mata, pero el Espíritu vivifica”, decían. El verdadero “sentido” del texto era el que le daban ellos, claro; y eso, al margen de lo que aquel dijera. La mayoría de esos creyentes –incluidos los pastores y líderes- no eran de gente nueva, sino de otras iglesias de donde salían para juntarse con ellos. Como suele suceder en estos casos, a estos creyentes les parecía que en sus iglesias y denominaciones no había la “vida” que veían en ese “mover del Espíritu”.

Luego descubrimos que los tales grupos formaban parte de un movimiento más amplio que venía de EEUU (parece que todo lo extraño viene de aquellas latitudes -¿?-) y tenía algunas doctrinas peligrosas, entre las cuales una, un tanto “especial”. El líder máximo decía en uno de sus escritos que llegó a mis manos: “Por fin ha llegado el día que unos hombres y mujeres, puestos en pie por la fe, pueden decir: ¡no tenemos que morir¡”. La idea era que por la fe, ellos adelantarían la segunda venida de Jesucristo a la tierra y en ese momento se produciría el rapto (la marcha de ellos con el Señor) los demás quedarían aquí y pasarían “la gran tribulación”. De esa manera, “los fieles” en esa doctrina-creencia no morirían, sino que serían transformados (esa idea la basaban en, 1ªCo.15.51-52)

El primer y principal revés que recibió el movimiento parecía venir directamente de parte de Dios, pues el primero en morir, poco tiempo después de la declaración mencionada fue el fundador del movimiento. Cuando iba a visitar a algunos grupos a un país Latinoamericano, su avión se estrelló perdiendo la vida junto con los demás pasajeros. Los demás líderes, comenzaron a dar las “explicaciones pertinentes” a los seguidores del movimiento, ante lo que parecía ser un revés divino a “su fe”. Eso es lo que siempre suele suceder con los movimientos proféticos falsos.

Pero el tiempo ha ido pasando y que sepamos, el Señor no ha venido y, por tanto, nadie ha sido “transformado” ni “raptado” al cielo. Todos los del liderazgo del movimiento, (que se les suponía con más fe y en un nivel “superior” de espiritualidad que los demás) así como miles de seguidores de tan “maravillosas” doctrinas, también han ido desapareciendo… Lo cierto es que hace unos 6 años, preguntábamos a quien podía darnos alguna información veraz de aquellos grupos que había en España y personas con nombres y apellidos, y lo que nos contó acerca de la fe (más bien, no-fe) y vida de aquellos que con tanto “fervor” defendían su forma de ver la vida cristiana, era para echarse a llorar. Nada nuevo bajo el sol, que diría “el Predicador”. Solo basta leer un poco la historia y ver que, de tanto en tanto se suele repetir con bastante frecuencia lo mismo.

Cuando ha pasado tanto tiempo, también podemos recordar el “profundo conocimiento” que se derivaba de sus escritos y predicaciones, la “superior espiritualidad” y la “santidad” que irradiaban esas personas…

Como Moisés dijo: “Enséñanos –Señor- de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría” (Sal. 90.12)

 

[i] Al movimiento le llamaban –o se hacían llamar- “los hijos manifestados” y tuvo poca trascendencia, al morir el líder máximo.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE FALSAS ESPIRITUALIDADES Y OTROS DISPARATES

  1. Cartur dijo:

    Buen articulo, por casualidad aquel líder que murió en su avión ¿no fue Myles Munroe? extraña no seria la coincidencia. Por otra parte, es triste ver a través de un análisis, que de 100 comunidades cristianas, solo 5 son de sana doctrina (quizás menos), el resto están en esta onda del “mover del espíritu”; desechando la biblia y su preciosa forma de estudio (hermenéutica, exegesis, etc)

    BENDICIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s