PARÁBOLA DEL TRIGO Y LA CIZAÑA

trigo y zisaña24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; 25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. 27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? 28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? 29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. 30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. 

El trigo es el evangelio, la Palabra de Dios, la semilla del reino de Dios que se asienta en este mundo en el corazón de los hijos del reino, la iglesia de Cristo, osea, los que hacen su voluntad, y no las religiones que en el nombre de Cristo traspasan los mandamientos.

Por eso ahora el estado de la iglesia ha llegado a ser una mezcla, porque Satanás, el enemigo del Señor Jesucristo, sembró la cizaña mientras los hombres dormían.

En la presente era de la gracia, el enemigo ha utilizado la noche espiritual que vive el mundo y lo que el mundo ve como iglesia, la iglesia visible, para introducir falsos maestros, los cuales han entrado a escondidas por la poca vigilancia de los responzables, pastores y maestros que Dios ha puesto para salvaguardar al rebaño. Esto ha dado como resultado, que hoy enseñan en el nombre de Jesús, falsos y verdaderos, de manera que al igual que en la semejanza del trigo y la cizaña, coexisten sin que aparentemente haya un dique de contención contra la falsa enseñanza.

MATEO 24

3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? 4 Respondiendo Jesús, les dijo:

Mirad que nadie os engañe. 5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

Hace un tiempo vi un programa de la naturaleza, donde ocurrió un hecho poco común, que una leona comía la misma presa con un grupo de hienas. El hecho sorprendía grandemente a los que filmaban este hecho increíble. Normalmente, los leones y las hienas son enemigos a muerte, de manera que cada vez que un león puede, mata a las hienas que se cruzan en su camino, y si un grupo grande de hienas encuentran a un león solo, ocurre el mismo drama.

Al continuar en sus observaciones, descubrieron que la leona estaba herida, razón por la cual no tenía la fuerza para rechazar a las hienas, por lo que comían del mismo plato.

¿No ocurre o mismo en la iglesia? … porque el pecado se ha enseñoreado, hiriendo y debilitando a los creyentes, que no han tenido fuerza para resistir la marea malígna, el cardumen de falsos profetas que enseñan el error, utilizando la misma fuente para sus propósitos .. “en el nombre de Jesús” !!!

La cizaña es una hierba parecida al trigo en sus primeras etapas de crecimiento, pero con el tiempo, da un fruto que no es trigo, sino una semilla venenosa.

Los siervos perciben esta mezcla, por lo que preguntan al padre de familia si deben sacar la cizaña. La respuesta es negativa, ya el daño está hecho, y no es del ministerio terrenal dicho trabajo, pues Dios ya se lo ha asignado a los ángeles para el día de la cosecha. Por ahora deberán crecer juntos, lo que da una falsa confianza a los que practican la injusticia. Pero va a llegar el momento, en que el trigo será puesto en el granero, y la paja arde, allí será el lloriqueo y el crujir de dientes.

La buena semilla son los hijos el reino y la cizaña los hijos del malo. Al fin de los tiempos, los ángeles quitarán a todos los que practican la iniquidad:

“Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”.

Entonces los justos resplandecerán como el sol, bendito sea el Señor.

Es importante notar que ambos crecen juntos en el campo, esto es el mundo, pero no en la Iglesia o Asamblea, pues esta no incluye a los incrédulos. Aunque por el momento está en un estado de mezcla y corrupción visible, la iglesia es algo espiritual, que solo el ojo espiritual ve, y será limpiada completamente al final del siglo, como aseverara el Señor:

MATEO 15

Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada.

Dios te aumente

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Parábola. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a PARÁBOLA DEL TRIGO Y LA CIZAÑA

  1. Cartur dijo:

    En todo estoy de acuerdo, menos ese: “Dios te aumente”, se presta para lo material, además que ni es bíblica esa salutación
    Que tanto es decir: DIOS TE BENDIGA
    Tampoco es pretexto para decir que es una firma personal (y sí que lo es), pero sería una inmadurez.
    ¡¡¡vaya que locura!!!

    BENDICIONES

  2. Cenaydo dijo:

    En que parte de la Biblia dice que la iglesia es Espiritual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .