“MAS EL JUSTO VIVIRÁ POR LA FE”

Ángel Bea

Jesus y el mundo “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: mas el justo vivirá por la fe” (Ro.1.17; Hb.10.38)

Parece que siempre ha habido una tendencia en muchos, dentro del pueblo cristiano a no reconocer la realidad de la vida cristiana vivida en el día a día, dentro del marco de la fe a la cual los creyentes hemos sido llamados. Muy a menudo olvidamos que es Dios es que por su gracia obra en nosotros, produciendo “así el querer como el hacer por su buena voluntad” (Fil.2.13).

De una o de otra manera, se ha magnificado la fe cristiana haciendo de ella algo totalmente ajeno a lo que enseñan las Escrituras. Eso ha hecho que a lo largo de la historia, muchos trataran de vivir la fe de acuerdo a su entendimiento, pero no necesariamente conforme a lo que la Biblia nos enseña.  Unos optaron por escaparse del mundo y se fueron a vivir una vida ascética: los ermitaños, frailes y monjas en monasterios y conventos, etc. Ellos no se percataron de que “el mundo” del cual pretendían escapar, lo llevaban con ellos, en sus propios corazones. Otros sin embargo, han tratado de vivir en una contínua búsqueda del poder de Dios para poder realizar “obras extraordinarias”; pero a la postre, se dieron cuenta de que los resultados nunca estuvieron a la altura de tanta búsqueda del poder de Dios. Otros, optaron por vivir en comunidad, pensando que esa era la mejor forma de vivir y expresar  la vida de fe cristiana. “Nada nuevo bajo el sol”, que diría el Predicador. (Ecl.1.9)

Sobre los primeros, nos parece oír la voz de nuestro Señor Jesucristo  orando al Padre a favor de sus discípulos: “No te ruego que los quites del mundo, sino que lo guardes del mal” (J.17.15); sobre los segundos, el Señor mismo hizo que sus discípulos fijaran su atención en lo que tenía prioridad sobre los mismos milagros de sanidad y de liberación: “Pero  no os regocigéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres está escritos en los cielos” (Luc. 10.17-20); y sobre los terceros, en ninguna parte de la Escritura se  nos ordena que tengamos que vir en comunidad para expresar la fe cristiana. Eso no quiere decir que llegado el momento, si fuera necesario, no pudiéramos hacerlo; pero no es imprescindible para expresar la fe y el amor de Dios entre los hermanos.

La fe que enseñan las Escrituras, incluyen varios aspectos que no deberíamos perder nunca de vista. El primero es que “somos salvos por medio de la fe y esto no es de vosotros, pues es don de Dios…” (Ef. 2.8-9). Dicha salvación, “por medio de la fe” nos fue otorgada de una manera sencilla, cuando entregamos nuestra vida a Jesucristo. En esos momentos no hubo truenos, ni relámpagos, ni visiones de ángeles del cielo… Nada de eso pasó; pero pasó algo grande aunque aparentemente no lo fuera así al ojo humano. De inmediato supimos que nos fue dado el Espíritu Santo y que ese mismo  Espíritu “dio -y da- testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Ro.8.14-16). Todo muy sencillo, aunque quizás dramático en muchos casos; pero nada espectacular. Se produjo un cambio de vida y unos  nuevos  sentimientos, deseos y unas nuevas obras comenzaron a producirse en nosotros. Luego, a eso también hay que añadir que toda nuestra vida es una vida de fe o el llamado así cristiano, no lo es.  Eso quiere decir que, habiendo entrado por medio de la fe a la esfera de “esta gracia en la cual estamos firmes” (Ro.5.2) no habrá nada en nuestra vida que no realicemos por medio de la fe. Las palabras, “mas el justo vivirá por la fe”, no se refieren a que el justo hará obras extraordinarias, ni tampoco que viva una vida ascética renunciando a las cosas normales de la vida, como el matrimonio, la familia, el trabajo, etc.

Al contrario, es precisamente en esas cosas normales que Dios nos concedió para nuestra bendición, que hemos de vivirlas y enfrentarlas cada día con fe.  La rutina de la vida puede ahogar la fe y la esperanza del creyente; los problemas de relación incluso con las personas que amamos también pueden afectar la vida de fe; la falta de trabajo ¡cuántas crisis no ha traido a tantos cristianos!;  el abundante trabajo fuera de casa y  en la casa con los hijos también puede producir crisis  en los cristianos; el tener que atender a un hijo/a con limitaciones o a personas mayores de edad, pueden sobrecargar a los familiares más allá de sus fuerzas. Pero la forma de lidiar con esas dificultades y el obtener la victoria cada día sobre ellas, dependerá de la fe en el Dios que nos llamó por medio de Jesucristo. Y lo “espectacular” no estará en que muchas de esas circunstancias cambien (¡aunque algunas veces sucede!) sino en manifestar un carácter verdaderamente cristiano sobre esas cosas, que sin la gracia de Dios (sin haberle conocido) nuestra respuesta sería muy diferente.

“El justo vivirá por la fe” significa, que la vida que ha recibido el cristiano por medio del evangelio de Jesucristo, la vivirá por la fe desde que se levanta hasta que se acuesta y mientras duerme. Significa que vivirá por la fe en un contexto de paz (Salmo 23.1-3) y vivirá por la fe en un contexto de prueba (si esta llegara) hasta sentir que le envuelven las“sombras de muerte” (Sal.23.4); también significa que vivirá por la fe en un contexto de dificultad a causa de gran oposición (Sal. 23.5); pero que también vivirá por la fe de cara al futuro de acuerdo a la esperanza que Dios nos ha dado en Jesucristo. El futuro es incierto para los seres humanos que nos rodean, pero no para el cristiano, “cuya esperanza de gloria es Cristo” (Sal.23.6;1ªP.1.3-4).

Todo lo dicho en el último párrafo, lo sabía bien el profeta Habacuc, a quien Dios le dio estas palabras:  “el justo vivirá por la fe”. (Hab.2.3-4). Y toda esa experiencia de vida vivida en diferentes momentos de nuestra breve historia -unos más, otros menos- la conocía bien el rey David, autor del salmo 23 y de otros muchos salmos. También lo sabían los cristianos hebreos a los cuales les fue dirigida la carta que lleva dicho nombre, y cuyo autor citó las palabras de Habacuc. Estos cristianos, habían vivido un tiempo de paz y habían visto obras extraordinarias del poder de Dios entre ellos en Jerusalén. Pero luego vino la persecución y las “obras extraordinarias” no eran tanto los milagros hechos por los apóstoles, sino aquellas que aun en medio de un intenso sufrimiento, por la persecución que padecieron, tenían gozo (¡imposible!) fueron obedientes, pacientes, fieles, sacrificados y generosos, pues  aún les sobró suficiente gracia y fe para acordarse de los que padecían. (Heb.10.32-39). Algo insólito.

Así que, independientemente de que Dios pueda hacer grandes milagros cómo, dónde, cuándo y a través de quien estime necesario (¡Él es soberano!) la vida de fe no consiste en hacer “obras extraordinarias” ni en la manifestación de dones espectaculares; ni tampoco en retirarse del mundo para vivir una vida de ascetismo, sino en una vida de fidelidad, verdad, obediencia, servicio hacia los demás y sufrimiento cuando toque, que, sin duda, también llegará.

Tampoco hemos de olvidar que al autor de la epístola a los Hebreos nos dice: “Mas el justo vivirá por fe y si retrocediere, no agradará a mi alma” (He.10.38). Una solemne advertencia que más que asustarnos, nos anima a estar firmes y depender, no de nuestras propias fuerzas, sino del poder de Dios:

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimnos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea la gloria…” (Ef.3.20)

Aprendamos de las S. Escrituras el modelo que Dios no enseña para vivir una verdaderavida de fe. Amén.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Fe, justificación. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “MAS EL JUSTO VIVIRÁ POR LA FE”

  1. Noemí dijo:

    Gracias por el artículo. Bendiciones!

  2. FRANK LATIMER dijo:

    ME GUSTA el artículo porque es sencillo y porque es profundo sin apariencias , va a la diana y expresa vivencias de LA PALABRA y se nota vivo por eso.
    Creo que es la respuesta en cuanto al enfoque respecto a todos los vientos de doctrinas que acechan y rodean a la iglesia actual y es muy adecuado para los cristianos desengañados y trabajados de este siglo , ofrece el ángulo a mi entender correcto para sobrevivir espiritual e intelectualmente en el sXXI,sobre todo me identifico con los que buscaron poder de Dios y conocimiento , sin darme cuenta de que el centro es buscar a Dios mismo poniendo los ojos en Jesús como fundamento , mi primera etapa de creyente se centro mucho en el típico mensaje pentecostal de propaganda MADE IN USA, aunque estudiaba mucho y buscaba doctrina coherente porque olfateaba la incoherencia de partes de la enseñanza …el verdadero problema era esperar un poder y un conocimiento que realmente no corresponde a quien lleva una cruz sino a quien se sienta en un trono…es decir lo presente no es lo futuro …a veces Dios decide que si lo sea , pero yo no puedo decidir cuando funciona o actúa mejor dicho LA PERSONA DEL ÉSPÍRITU …no armonizaba ambas cosas …y esa fue mi primera lucha ….ENFÍN …ME GUSTA EL ARTÍCULO Y ME IDENTIFICO CON ÉL.
    DIOS LES BENDIGA Y LES GUÍE .

  3. Pamc Pamc dijo:

    Gran artículo,DIOS los bendiga hermanos.

  4. onu92 dijo:

    Es correcto lo que se escribe en este articulo hay cristianos que piensan que por que ven milagros o son usados piensan que eso es vivir por fe la fe viene cuando se aprende a ser maduro en el camino de Dios cuando las luchas las pruebas las persecuciones se enfrentan confiando en Jesus eso es vivir por fe por que sin fe es imposible agradar a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.