¡HA HUEVO!

Mario E. Fumero

reclamar fuerteRecientemente tuvimos un serio problema cuando un oficial de la policía quería traernos al Proyecto Victoria a una persona que había delinquido, remitido por un juez o la fiscalía a fin de que lo recibiéramos a las 11 p.m. rompiendo todo el sistema establecido dentro de la institución, lo que me obligo a hablar con el Ministro de Seguridad, el cual comprendió nuestra situación, y actuó al respecto.

El agente de policía que presta sus servicios en el Proyecto Victoria, para evitar el ingreso de la persona, le explicó al oficial que era una institución privada y a régimen abierto, y que para poder ingresar a cualquiera, tendría que seguir el procedimiento establecido por la organización, a lo que la oficial le contestó que lo iba tener que recibir ¡a huevo!, expresión hondureña que indica que tendríamos que aceptarlo por la fuerza. Esta actitud impositiva para que ingresemos a una persona por la fuerza, violenta los derechos de una institución privada que aunque atiende a cualquier paciente que pida ayuda, tiene un protocolo para ejecutar su trabajo y obtener óptimos resultados en la rehabilitación.

La fiscalía, el juzgado, o el DINAF tienen el derecho de remitir a cualquier paciente que voluntariamente quiera cambiar su vida, pero se debe considerar que este es un centro de régimen abierto, privado, y normas para ingreso que ha sido establecido para el bien de toda la comunidad que aquí vive.

El primer requisito para ingresar a un paciente en el PROYECTO VICTORIA es que él quiera rehabilitarse y acepte la ayuda, porque por la fuerza nadie cambia. Después deberá traer los exámenes médicos que  garanticen que no tiene una enfermedad infectocontagiosa, o un problema mental agudo. Una vez con los exámenes médicos, el paciente tendrá que firmar las normas del programa y aceptarlas. Si es menor de edad los padres o tutor tendrán que autorizar su ingreso en el programa. El paciente deberá pagar una cuota mínima, equivalente solamente a su comida L.35.00 por tiempo de comida, pero si no tuviera recursos se haría un estudio socioeconómico y se le podría apoyar con parte de los gastos, dependiendo de la situación económica de la familia.

Como es un trabajo humano, los casos a ingresar se valúan el lunes para que el martes a través de nosotros lo llevemos de la oficina de Tegucigalpa a la comunidad terapéutica. Durante la semana no se hacen ingreso, para poder estabilizar a los pacientes internados el martes, ya que el trabajo con ellos es un trabajo delicado, intensivo y muy técnico.

No se le niega el ingreso a nadie por razón de religión, color o condición económica, pero deberá seguir las normas establecidas, ya que nuestro centro de rehabilitación no es un hospital de emergencia, ni una cárcel o centro para infractores, ni un manicomio, sino una comunidad terapéutica y aunque sabemos que todos los que están en drogas y pandilla, de alguna forma se convierten en infractores de la ley, pero eso es subsecuente a su situación emocional y de drogas.

Esperamos que es el Fiscal General del Estado y el Presidente de la Corte de justicia, así como el alto mando de la policía instruya a sus subalternos en el procedimiento que tenemos, y no traten de obligarnos a aceptar personas por la fuerza, rompiendo las normas que rigen nuestra institución. Nuestras acciones de trabajo no son fruto de una imposición, sino de una libre elección, porque nadie cambia por la fuerza.
mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Abuso de autoridad, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¡HA HUEVO!

  1. aaronmonrroy dijo:

    Exelente!

  2. David Fierro dijo:

    Es curioso, como en algunas partes del continente americano, algunas frases, ó incluso palabras, tienen distinto significado…en referencia al título del presente artículo, aqui , en México, decir esa expresión, casi significa lo mismo, sólo que se menciona más como una expresión vulgar , que un cristiano verdadero no debería decir…bueno, sólo quize aclarar algo que quizas no tenga mucha importancia, pero, que al leerlo, si, me llamó la atención y creí conveniente comentarlo.

    • maldon dijo:

      En todos los países del mundo existen modales y costumbres diferentes, El Sr Fierro se refiere al título de este artículo de una manera despectiva y con mucho asombro; así lo interpreto yo. Bien, los asombrados podríamos ser nosotros, ya que el lenguaje coloquial y de barrio que se interpreta en la Tv y películas mexicanas deja mucho que desear, o sea esta jerga no es propia, más bien importada de México por gente común y no educada, “a guevo” = a la fuerza. Aquí les doy otra referencias: balín= de mala calidad, cajetearla en serio= equivocarse, guey=idiota, no mames= molestando, Esta vulgaridad es horrible. Entonce yo no sé de que se austan, si toda esta jerga es una aberración del lenguaje.

  3. Angel Espinoza dijo:

    ups! el titulo del este articulo en mexico es una groseria.

  4. larissa dijo:

    Don Mario Dios me lo cobtinue Bendiciendo en este ministerio q tantos años lleva en mi País, y ha huevos nada Don Mario, estos policías siempre queriendo abusar q triste no hacen ni dejan hacer.

  5. ali dijo:

    referente al comentario de el señor fierro, la frace puesta por el reverendo mario no es de el, es del oficial que dijo esa expresion.(POR FAVOR APRENDA A DICERNIR BIEN LAS PALABRAS Y DE DONDE VIENEN)

  6. maldon dijo:

    Hablando de vulgaridad, en las de Instituciones militares y de policía, el lenguaje vulgar es muy común escucharlo cosa que es una vergüenza para quienes tienen que dar el ejemplo. Pero haciendo referencia a la acción abrupta de este personaje que llevó a esta persona altas horas de la noche, irrumpiendo la tranquilidad de los internos, a todas luces es una flagrante falta de respeto. La mayoría de personas que trabajan como oficiales, detectives, etc, sólo por el hecho de portar una uniforme, una pistola y una placa, tienen el concepto equivocado que pueden hacer lo que les venga en gana, saltándose las cercas (quebrantando la ley). Todos merecemos respeto, tanto los servidores de la ley como los protegidos. Dios bendiga a todos los servidores públicos que hacen su trabajo con honestidad y responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s