JOB Y EL FALSO RELEVO GENERACIONAL

Los libros sapienciales (III) – Job (IV):

relevo, generacionalCésar Vidal

Elíu trae su juventud y, precisamente por ello, su aparición en escena encierra una gran lección.  En la última entrega sobre el libro de Job, tuvimos ocasión de ver cómo los amigos de Job fracasaban al tratar de imponer a éste sus puntos de vista. No podía ser de otra manera porque estaban dictados por un sectarismo nacido de la tradición, del misticismo y del dogma.

En el último ciclo de discursos, alguno de ellos hizo más breve su ataque y no faltó el que tiró la toalla convencido de que no había nada que hacer. Sin embargo, el problema subsistía. Es verdad que los amigos habían conseguido amargar todavía más la ya terrible existencia de Job, pero hasta ahí habían llegado. Y, por supuesto, seguían en pie y sin respuesta todas las preguntas lanzadas al viento por Job en un intento completamente vano de que Dios le respondiera ya que sus amigos –que pretendían representarlo– no se la daban.

Justo en ese momento, aparece en escena un nuevo personaje. Se trata de un joven llamado Elíu que, previsiblemente, había contemplado en todo o en parte el enfrentamiento dialéctico entre Job y sus tres amigos.

Cuando se va leyendo lo que tiene que decir Elíu –que parece más que ofendido de la ineficacia de los tres amigos que lo han precedido– se capta que no pasa de repetir los mismos gastados –y erróneos– argumentos.

Elíu, en apariencia, no aporta nada. Pero, en realidad, sí que trae algo nuevo y así queda de manifiesto desde el capítulo 32. Elíu trae su juventud y, precisamente por ello, su aparición en escena encierra una gran lección.

A lo largo de la Historia, casi de manera cíclica, aparecen nuevas generaciones que están llamadas a repetir los errores de los que las han precedido. No cuentan con argumentos más sólidos ni tampoco con mejor preparación o corazón más noble. Únicamente tienen indignación, sangre nueva y la convicción –bastante absurda por otra parte– de que harán bien lo que sus predecesores en el escenario de la vida hicieron mal (32: 15-22). Pero para dar respuesta efectiva a los problemas no basta con el recambio generacional sino que también es necesaria una forma distinta de ver el mundo. Si lo único que hay es una renovación generacional, tan sólo se repetirán –quizá con más ilusión y vigor– los errores de siempre.

Elíu (c. 33) golpea a Job como los que tienen más edad que él y como los que tienen más edad que él se dedica a hablar en nombre de Dios (c. 34 y 36), pero, al fin y a la postre, no ha dicho nada nuevo y, sobre todo, útil. Lógicamente, no soluciona nada y, a lo sumo, arroja más vinagre sobre las heridas numerosas de Job.

El personaje de Elíu debería llevarnos a reflexionar sobre la idea de que la juventud, a decir verdad, significa tener unos años menos, pero poco más. No implica más sabiduría, no implica más acierto, no implica la solución de los problemas. Aún más: si los viejos experimentados se equivocan a causa de sus prejuicios y sus dogmatismos, ¿por qué habrían de hacerlo mejor los que carecen de experiencia y además comparten los mismos prejuicios y dogmatismos? Ni la tradición religiosa, ni el espiritualismo místico ni el dogma han logrado responder al dolor de Job tanto en versión experimentada como juvenil. Job está más solo si cabe que nunca, pero el escenario ha quedado dispuesto para que aparezca el mismo Dios y le explique la razón de lo que le sucede.   Lecturas recomendadas: Job c. 32 y 33.
Leer más:

http://protestantedigital.com/blogs/37167/Job_y_el_falso_relevo_generacional

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en César Vidal, Job. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .