FRASES SACADAS DE SU CONTEXTO

Angel Bea

cual verdadUna de las formas de hacer daño a las personas, sea públicas o no, del mundo de la política o de la religión, o el vecino de al lado, es sacar frases de su contexto donde se dijeron y todo cuanto supone un “contexto” dado y atribuirles un sentido y/o una intención que el autor no quiso darle. Una vez que se usa de esa manera, la frase corre y la persona que la dijo, ni se imagina el perjuicio que está sufriendo con eso.

Ese sistema de denigrar ha sido muy usado por los gobiernos dictatoriales, que, con el poder en sus manos tenía posibilidad de destruir el honor de sus oponentes políticos, sin que éstos pudieran defenderse de tan poderosos ataques. Eso también se puede hacer hoy, aún estando en democracia. Además, para acabarlo de “arreglar” estos medios que usamos hoy día, propagan la crítica mordaz y la calumnia por diez mil veces más de lo que que ocurría hace 20 años.

Podría exponer alguna de las frases que últimamente en visto en las redes. Pero me voy a limitar a tratar una de ellas. Vaya por delante, que yo no soy católico romano, ni creo en la institución papal ni en muchos de los dogmas católicos. Eso para que nadie piense que con lo que voy a decir estoy defendiendo al Papa. Nada de eso. El Papa y su institución se sobran y se bastan para defenderse a sí mismos.

Lo cierto es que he visto en varios muros de cristianos evangélicos un vídeo con una frase en la cual el Papa parece decir que “Jesucristo fracasó cuando murió en la cruz…” Claro, del vídeo sólo se toma esa parte y ahí se queda. A partir de ahí, los que ven el vídeo y no tienen la suficiente información, (igual que aquellos que lo pusieron, seguramente) comienzan a hacer comentarios haciendo críticas feroces sobre el Papa, sobre la base de dicha frase: “¡El Papa ha dicho que Jesucristo fracasó cuando murió en la cruz!”. Así se va compartiendo el vídeo, hasta… no sabemos.

A veces, uno tiene la impresión de que hay creyentes que sabiéndose “poseedores de la verdad” parece que les da derecho a declarar y pontificar sobre aquellos que no la conocen, o que no la conocen del todo. Pero se olvidan de que una cosa es hablar de “nuestra verdad” y otra cosa es hablar de lo que otros consideran que es “su verdad”. Y para hablar de “la verdad del otro” es necesario primero, conocerla. Si no, es mejor guardar silencio respecto de ello.

Al respecto, hace muchos años escuché a un pastor predicar sobre un tema relativo a la Iglesia Romana con el cual no estamos de acuerdo, pero dijo algo que no se ajustaba, a todas luces, a la enseñanza de la iglesia romana. Allí había presente un creyente católico bien informado y, la verdad, me sentí mal, doblemente, porque no había dicho la verdad y porque el católico se sintió ofendido. El creyente católico me lo señaló, con cierto disgusto.

Cuando terminó la reunión, me fui donde el pastor y con respeto, le dije que lo que había dicho sobre el tema católico no se correspondía con la verdad que ellos enseñaban. El pastor, en vez de reconocer que había dado “gato por liebre” se vio incómodo y no se inmutó a favor de rectificar y pedir disculpas.

Pues, solamente añadir, que en relación a la frase citada más arriba, que eso no está bien. Que yo sepa, ya que fui católico hasta los 21 años y después no he dejado de informarme más sobre la teología católica, dicha iglesia no enseña que Jesús “fracasó” con su muerte en la cruz. La muerte de Jesucristo, constituye el fundamento de la salvación del creyente católico (luego, si queréis podemos seguir hablando de las añadiduras del catolicismo al sacrificio de Cristo que, en cierta medida lo devalúa; pero eso es otro tema); de otra forma no se diría domingo tras domingo en las misas: “Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo”. De igual manera se cree en la resurrección corporal de Jesucristo y en su exaltación.

¿Entonces?. Pues muy sencillo. El Papa dijo literalmente que “cuando fracases no te olvides que DESDE EL PUNTO DE VISTA HUMANO, Cristo fracasó en la cruz”. O sea, desde el punto de vista humano, “fue crucificado en debilidad…” (2ªCo.13.4); la gente se mofaba de él, le escupían y movían la cabeza; le injuriaban y le insultaban. Eso ocurrió y ha ocurrido siempre con muchos creyentes, hasta el día de hoy. Desde el punto de vista humano, “a los apóstoles… Dios nos ha exhibido como a los últimos, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres” (1ªCo.4.9-10) Pero según el punto de vista divino y de los creyentes en Cristo Jesús, eran preciosos siervos de Dios mediante los cuales, aunque con tales “credenciales humanas”, edificaban el reino de Dios y a la iglesia de Cristo. Desde el punto de vista humano, el apóstol Pablo dice que eran “como desconocidos… como moribundos… como castigados… como entristecidos… como pobres… como no teniendo nada…” (2Co.6.8-10)

En fin, desde el punto de vista humano, eran unos “fracasados”. Pero cuando nosotros leemos esas palabras, no las sacamos de su contexto para decir que los apóstoles eran todo eso y nada más que eso. Sabemos que desde el punto de vista divino y de los receptores de la gracia divina, no era así. Por eso hay que leer el texto completo.

Así que el Papa, estaba haciendo uso de lo que llamamos una PARADOJA, es decir una aparente contradicción. La vida cristiana está llena de paradojas.

¿Estoy defendiendo al Papa? No se trata de eso. Pero es que el estar o pretender estar en la verdad no nos autoriza a no decir la verdad respecto de nuestro oponente interlocutor. A mí eso me avergúenza y me da tristeza, porque si no es atribuible a la mala intención, lo será entonces, a la ignorancia. En el primer caso, sería maldad; en el segundo, una insensatez y una temeridad. En todo caso, es mejor seguir el consejo apostólico de Pedro:

“Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1ªP.3.15)

Santidad, mansedumbre y respeto, son cosas que a veces nos faltan en nuestro trato con nuestro prójimo. Todo lo que no sea conforme a eso, daña el testimonio del verdadero evangelio. Y eso, más que nada, es lo que debe entristecernos.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Fracaso, Francisco, Verdad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a FRASES SACADAS DE SU CONTEXTO

  1. DANIELSOLAFIDE dijo:

    MUY OBJETIVO. ES CORRECTO. EN HONOR A LA HONESTIDAD HAY QUE SABER RECONOCER EL ERROR.

  2. Carlos de Jesus Camargo Sarmiento dijo:

    Lo cortes no quita lo valiente hermano, siempre hay que hacer honor a la verdad, La Paz sea contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s