EL TESTAMENTO DE UN VIVO, QUE TIENE QUE MORIR

Mario  E. Fumero

Mario oficinaEn nuestro peregrinar por la tierra muchas realidades que no podemos ignorar. Es lógico que todos amemos la vida, y no busquemos la muerte. En caso que ocurra  lo contrario, estamos con serios problemas mentales, porque podríamos incurrir en el suicidio. Es indudable que valoramos y amamos todas las cosas que tenemos, y las cuidamos, pero muchas veces ignoramos que inevitable todos tendremos que morir algún día, seamos ricos o  pobres, intelectuales y analfabetos, grandes o pequeños, porque la muerte no se puede sobornar, ni evitar. Es la realidad  inexorable de la existencia. 

El Apóstol Santiago dice en su libro (4:13-15) que nuestra vida es como una neblina que aparece por un corto tiempo, y después se desvanece, lo que refleja la brevedad de la vida. El filosofo Platón escribió sobre esta realidad. Si duramos 60 años, descubriríamos que 20 años lo pasamos durmiendo, y al sumar el tiempo perdido, apenas vivimos 10 años. Es por ello que el filósofo dividió la existencia del ser humano en base a los tres ocho. Dormimos ocho horas, trabajamos o estudiamos ocho horas, y nos queda libre para nosotros otras ocho horas, de las cuales, gran parte la desperdiciamos en vanidad  y tonterías. Es por ello que como la vida se acaba, debemos saber vivir con sentido y propósito cristiano.

Todo caduca, nada es eterno, materialmente hablando. La Biblia establece en el Salmo 90:10  que “los días de nuestra edad son 70 años, y si en los más robusto son ochenta años. Con todo su fortaleza es malestar y trabajo“. Esto quiere que si llegamos a los ochenta años tendremos dolores y si pasamos de ellos vivimos de prestado. Si seguimos vivos mas allá de los ochenta es por gracia, porque bíblicamente ya hemos caducado. Si llegamos a la edad límite, no podemos ignorar que “nuestros días están contando” y debemos vivir preparados para la partida. Tenemos que vivir conscientes  que tarde o temprano, todos tendremos que morir, pero en realidad la muerte no existe, simplemente es una transición del mundo terrenal a la dimensión espiritual, es salir del escenario de la vida para entrar a la realidad del ser.

Como cristianos, creemos que la muerte es el principio de la Vida Eterna, y es un deber prepararnos para ello, como también nos preparamos cuando vamos a emprender una carrera, un viaje, un matrimonio o cualquier otra actividad de nuestra vida terrenal. Creo que frente a esta realidad debemos de hacer un testamento en vida, para después de la muerte. En mí testamento quiero dejar constancia que cuando muera no quiero que me dejen flores, porque es un gasto innecesario en un mundo lleno de miseria y necesidad, porque al fin y al cabo,  el muerto no disfrutar las mismas, y es un dinero perdido. Quiero que cuando muera expresen sus condolencias, no con flores que se marchitan, sino con bloques, ladrillos, cemento,  o  su equivalente en dinero, para dejar una obra que perduren y sirvan de beneficiar a algunos. Quiero que el día que me muera no haya tristeza, porque al fin y al cabo, esta partida son las vacaciones eternas, que por tanto año de trabajo al servicio de mi Señor y Jefe me hecho acreedor.

Sé que no es fácil morir cuando amamos a las personas que nos rodean, pero más dura es la muerte cuando el amor esta en las cosas materiales que poseemos, y nos afanamos por ellas codiciosamente. Al fin y al cabo, cuando muramos nada podemos llevarnos a la tumba, solo quedara el recuerdo de lo que fuimos y vivimos. No quiero decir con este escrito que desee morirme, pero cada uno debe aceptar su realidad y estar preparado para ello. No es lógico morir joven, y es muy duro morir de una larga enfermedad, pero más duro todavía es no estar preparado para el encuentro con Dios. Así que vivamos con ilusiones para disfrutar el mañana, pero preparados para la partida.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Muerte. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL TESTAMENTO DE UN VIVO, QUE TIENE QUE MORIR

  1. Pamc Pamc dijo:

    Nuestro SEÑOR y DIOS lo bendiga y guarde pastor.

  2. Javier Valenzuela . dijo:

    Estimado Pastor Fumero, gracias por su útil y fértil vida al servicio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Disfruto su enseñanza, es algo (la muerte) que a todos nos debe hacer meditar en que únicamente es cuestión de tiempo para cada quien,. Bendiciones

  3. Frank Latimer dijo:

    DE eso si que nadie sabe ni tiempos ni sazones , pero pocos pueden ser recibidos habiendo sembrado doctrina sana en varios continentes que yo sepa 2 , con testimonio de sencillez e integridad y ADEMÁS …obra física y tangible de ayuda a necesitados…lo cual no es fácil ni menos importante y me llama la atención que esté hecho todo en el orden correctamente bíblico , enfín..
    ….IRSE A CASA con el galardón de ese fruto es cosa poco frecuente, es para estar felíz ; por otra parte dada la escasez cada día mayor de mandos cualificados y honrados . ..y el estado de los tiempos…NO CREO QUE LE LICENCIEN PRONTO …SINCERAMENTE …PERO …ES COSA DEL SEÑOR Y POR TANTO NADIE PUEDE CALCULAR MUCHO AL RESPECTO.
    DIOS LE SIGA BENDICIENDO SIEMPRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s