EL JUICIO Y EL FUEGO QUE DEVORARA  A LOS APÓSTATAS

apostatasRafael J. Arroyo.

Hebreos 10:26- 27 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados V27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fluego que ha de devorar a los adversarios”.

PORQUE SI PECAREMOS VOLUNTARIAMENTE

Esta es una advertencia muy seria contra los Hebreos, como también a todos los creyentes en la Iglesia. Si esta advertencia fue verdadera y aplicable a ellos, cuanto mas a los creyentes que vivimos en el fin de la gracia de Dios en Cristo.

Esta es una advertencia contra la apostasia, contra los apóstatas. Es escrita a los creyentes y no a los incrédulos. No es escrita a los que son ateos, o a los que no tienen a Cristo en su vida. Es escrita a quienes conocieron a Dios a través de Cristo. Es escrita a aquellos que fueron tentados y cayeron, decidiendo regresar al Judaísmo, a los judaizantes de hoy, ubicándose así en un estado de apostasia, esto es darle la espalda al Hijo de Dios, después de haber experimentado lo que el autor escribió en Hebreos 6:2-8.

El apóstol Pedro dice en su segundo libro capitulo 2, versículo 20 “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero”.

El estado, la condición de quien apostata de la fe es peor que cuando aún no conocían  a Cristo.

Cuando el autor de Hebreos habla de “si pecamos voluntariamente”, se refiere a quien peca deliberadamente, peca sabiendo lo que esta haciendo, esto es apartándose de la verdad, separándose de Dios, de su Palabra, de la fe, su postrer estado viene a ser peor que el primero, siendo el primer estado cuando aún no conocía a Jesucristo.

Existen diferentes clases de pecados : 1. Por ignorancia  2. Por presunción  3. Por comisión  4. Por omisión  5. Por incredulidad.  También existen pecados no de “muerte”, donde el creyente pide vida y perdón. 1 Juan 5:16-17, también se peca de de “muerte” con el cual no existe vida alcanzable. Este es un pecado contra el Espíritu Santo, por el cual no existe perdón.

En el caso de este tema es pecar “voluntariamente” y por el cual ya no queda mas sacrificios por ellos.

26 b) DESPUÉS DE HABER RECIBIDO EL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD

Se esta refiriendo a los creyentes que tuvieron el conocimiento de la verdad del Evangelio.

2 Pedro 2:21 “Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado”.

Son apóstatas porque conocieron el camino de justicia, sin embargo se volvieron atrás, se apartaron, renunciaron al santo mandamiento del Señor.

Hebreos 6:4-6   4 “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,

6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”.

Una vez mas decimos que no se refiere al pecador, quien no conoce la verdad, y por lo tanto no puede recibir al Espíritu de Verdad . Sin embargo el que conoce la verdad, conoce el camino de salvación y ha sido iluminado.

1 Timoteo 2:4 “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”.

Juan 14:17 ” el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

El lenguaje de este versículo es aplicable a los creyentes quienes tuvieron el conocimiento de la verdad del Evangelio. Así el apóstata viola no solo la ley, sino también toda la economía del Nuevo Testamento. Es un pecado deliberado contra la redención de Cristo hecha para nosotros y contra el Espíritu de gracia en nosotros.

Abandona a Dios, aquel que lo conoció. Cayo, aquel que estuvo en alto. Un apóstata es mas reprobó que las bestias y los ángeles apóstatas.

Un apóstata al igual que Lucifer trata de usurpar a capacidad divina y se atreve a “decretar” a “comandar” adjudicándose la capacidad creadora que solo Dios puede tenerla, y hasta se atreve a proclamar que es “Jehová Junior”, su herejía es tal que sostienen que ellos como “apóstoles” son los que van a establecer el Reino.

La condición de quienes apostatan es que conocieron al Señor, pero al igual que Lucifer, su soberbia, orgullo, y rebeldía los posiciono contra Dios pero el y sus ángeles rebeldes tuvieron que ser echados fuera de la presencia de Dios. Los apostatas de hoy se vanaglorian que sus templos crecen, pero lo hacen a consta del engaño, entretenimiento, magia, brujería y liberalismo, pero el juicio de Dios y el hervor de fuego los devorara.

26 c) YA NO QUEDA MAS SACRIFICIO POR LOS PECADOS

Cristo murió como sacrificio por nuestros pecados, y no tiene que morir de nuevo. No hay otro sacrificio por los pecados. El sacrificio de animales terminó. Dios no regresará a este tipo de sacrificio. Por lo tanto solo queda un sacrificio por los pecados, y es por siempre, el sacrificio de Cristo. El se ofreció una sola vez y por todos, nunca se ofrecerá de nuevo. Aquel que rechaza este sacrificio a rechazado definitivamente a Cristo. La apostasia es una ofensa muy grave contra Dios.

Hebreos 9:26 “De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio. V28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.

Hebreos 10:10 “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre”.

Hebreos 10:14,18.  14 “porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.  V18 “Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado”.

Romanos 6:8-10 “8 “Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive”.

Cristo murió como sacrificio por el pecado y no morirá de nuevo. No existe otro sacrificio por el pecado Los sacrificios de animales por los pecados han terminado. Dios nunca regresará a ellos,  tenemos así un solo sacrificio por los pecados y ofrecido una sola vez por todos y nunca se ofrecerá de nuevo. Dios tiene un solo Hijo y El cumplió su misión perfectamente.

V27 a) SINO UNA HORRENDA EXPECTACIÓN DE JUICIO

Horrenda expectación, expectación horrorosa, extraordinaria e indescriptible por parte de quien es FUEGO CONSUMIDOR.

En el Antiguo Testamento el sumo sacerdote vestía el “pectoral de juicio” con Urim (luz)  y Tumin (perfección), Cristo nuestro Gran Sumo Sacerdote es también el Juez de su Iglesia, de su pueblo y la función de Juez de todos fue dada por el Padre.

Juan 5: 22, 26, 27 30   V22 “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, Vs26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;  27 y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.  V30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre”.

Cristo es omnisciente, El lo conoce todo, no existe en absoluto posibilidad de equivocación en ninguno de sus juicios. El conoce las razones, los motivos y los hechos en cada caso. Cristo es un Juez infalible, Justo. Todo es abierto y desnudo ante El, es el Juez del Universo y para sus adversarios un Juez horrendo y temeroso y Fuego Consumidor. Dios es amor, es Justo, es Santo, es Espíritu y también es Fuego Consumidor.

Los apóstatas no pueden ser renovados a arrepentimiento

Hebreos 6: 4-6   “4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,

6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

Los apóstatas se han cortado a sí mismo conscientes y voluntariamente de la gracia de Dios en Cristo.

27 b) Y DE HERVOR DE FUEGO QUE HA DE DEVORAR A LOS ADVERSARIOS

Que importante es comprender que Dios califica a los apóstatas como ADVERSARIOS,  no se trata de “hermanos con falta de fe”, o que “carecen de conocimiento”, nada de ello, estos son enemigos de Dios y nuestro. Porque si son adversarios de Dios, también son nuestros adversarios, ellos no tiene ni parte ni suerte en la Iglesia del Señor, son nuestros enemigos y para quienes Dios les tiene reservado el Lago de Fuego, para ser devorados.

Refiriéndose a los apóstatas y rebeldes el apóstol Pedro nos enseña en :

2 Pedro 2: 20-22   20 “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”.

Recordemos que todo apóstata, levanta fantasías para justificar su pecado voluntario, se atreve a sostener que a pesar de abandonar a Dios y lo que es de Dios, la persona sigue siendo salva. Pretende cambiar de esta manera la esencia del Evangelio. Lo cierto es que la Palabra nos enseña que la seguridad de todo creyente radica en obediencia y fidelidad a Dios y a su Palabra, de un esfuerzo honesto por mantener nuestra seguridad en Cristo, una vida en Cristo es vivir en su amor, en su servicio, en santidad. El apóstata odia la santidad que debe tener todo creyente, santidad en el alma, cuerpo y espíritu. Pero nosotros sabemos con toda seguridad que Cristo viene pronto y sin santidad nadie lo vera. Retengamos la Sana Doctrina y contendiendo ardientemente por la fe que se nos ha dado.

Su hermano, Min. Rafael J. Arroyo.             I.C.M. EL TABERNÁCULO

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Apostasia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a  EL JUICIO Y EL FUEGO QUE DEVORARA  A LOS APÓSTATAS

  1. Hno. Samuel dijo:

    Hebreos capítulo 10 se refiere a los cristianos que se apartaban del evangelio de la gracia y pretendían conseguir la salvación a través del los rudimentos de la Ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s