TODO TIENE UNA RAZÓN DE SER

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien,  para hacer lo que vemos hoy,  para mantener en vida a mucho pueblo.”  Génesis 50:20

camino obedecerSiempre me ha impresionado leer en la Biblia la historia de José, un hombre escogido por Dios en condiciones contradictorias para la mente de cualquier ser humano y un vivo ejemplo que Dios no hace nada para mal de quienes le honran.

José se refiere a sus hermanos diciéndoles “vosotros pensasteis mal contra mi, más Dios lo encaminó para bien”, la palabra encaminar significa poner un camino, dirigir hacia un punto y enderezar la intención… y eso es exactamente lo que pasa cuando vivimos dentro de la voluntad del Señor, El “endereza” aquellas intenciones que aparentan ser malas, aquellas decisiones que otros han tomado por nosotros para perjudicarnos y hacernos tropezar, Dios lo encamina o endereza para nuestro bien, por una sencilla razón Dios nos ama!

El nombre José significa “al que Dios engrandece” y fue un hombre escogido para ser un instrumento de Dios en el tiempo que le tocó vivir en la historia. En este pasaje José le dice también a sus hermanos “para hacer lo que vemos hoy”, si unos años atrás le hubieran dicho a José lo que iba a vivir en el futuro seguramente no lo habría creído, pero en ese momento podía verlo todo con claridad, todo el sufrimiento que había padecido, las humillaciones y falta de amor en su juventud por parte de su familia tenían un propósito eterno y era el tiempo que eso se cumpliera.

Esta es una historia con un final dichoso, ya que Dios muestra el por qué de un pasado tan triste y tan inexplicable para un joven que no había hecho nada… Hay sufrimientos y dificultades a causa del pecado, pero este no era el caso de José. Hoy también nosotros podemos estar viviendo situaciones que no comprendemos, quizás estamos en un lugar que no hemos escogido estar, estamos pasando por un proceso difícil donde no vemos la salida por ningún lugar, todo lo contrario, las cosas cada día se ponen mas oscuras y grises y pensamos que nuestro mundo, nuestros sueños y deseos pueden derrumbarse. Quizás una enfermedad inesperada, puede ser un relación rota o un trabajo perdido, un sueño hasta hoy no alcanzado… pero NO TE DESANIMES!!! Dios encaminará para bien todo esto que hoy quizás estemos viviendo, y no solo lo encaminará para nuestro bien, sino también, para el bien de muchos más, ya que Dios piensa en todo.

El cuadro de nuestra vida no está aún terminado, faltan detalles, colores, El Señor todavía está trabajando en nosotros, pero un día veremos, todo con luz y claridad, el cuadro de nuestra vida terminado al completo y entenderemos que El Dios en quien hemos confiado nunca nos ha dejado solos, nos ha llevado por tiempos largos y difíciles, ha encaminado lo malo para bien y todo tenía una razón de ser! No lo dudes!

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Proposito. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a TODO TIENE UNA RAZÓN DE SER

  1. Cartur dijo:

    CLARO QUE SI, y ademas, de paso vamos adquiriendo su carácter.

    A continuación, comparto algo del estudio bíblico que estoy tomando:
    ——————————————————————————————–

    Hebreos 13:6-8
    “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, no hijos.”

    ¿POR QUÉ SUFREN LOS JUSTOS?
    Podemos establecer este principio como un axioma de la Biblia. Los hijos de Dios sufren. La Biblia no discute este tema. La Biblia sencillamente dice que esto es cierto.

    -El Salmo 34:29 dice: “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará el Señor”.
    -En el libro de Job, en el capítulo 5, versículo 7 leemos: “Pero como las chispas se levantan para volar por el aire, así el hombre nace para la desdicha”.
    -Y el Señor Jesucristo mismo dijo, en Juan, capítulo 16, versículo 33: “Estas cosas os he hablando para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”.
    -E incluso el apóstol Pablo también dijo, en su segunda carta a Timoteo capítulo 3, versículo 12: “Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”.

    Ahora, ¿por qué sufre el pueblo de Dios? Bueno, no hay una respuesta fácil para esto. No hay ningún versículo en las Escrituras que conteste esta pregunta. Las Escrituras presentan por lo menos 7 razones por las cuales los hijos de Dios sufren:

    1) LA PRIMERA razón por la que sufrimos como hijos de Dios (e incluso como Sus hijos maduros) es nuestra propia insensatez y nuestro propio pecado. En la primera epístola del apóstol Pedro, capítulo 2, versículo 20, leemos: “Pues, ¿qué mérito tiene el soportar que os abofeteen si habéis pecado?” Aquí se menciona directamente al pecado, que significa errar el blanco, que uno no ha podido lograr el objetivo. El apóstol Pedro dijo que no había ningún mérito en ello, porque estaríamos sufriendo por actuar de manera insensata.

    Muchas personas se lanzan a una aventura comercial en el mundo de los negocios, sin saber lo que estaban haciendo, si haber sido debidamente asesorados, y luego salen perdiendo mucho dinero. Y no sólo la persona que invierte el dinero sale perdiendo, sino que toda su familia sufre las consecuencias de la pobreza. Y todo ello porque una persona se comportó de forma insensata.

    2) Ahora, LA SEGUNDA razón señala que sufrimos por adoptar una posición a favor de la verdad y la justicia. Estimado oyente, si usted se mantiene firme por la verdadera justicia, usted va a sufrir. ¡Cuántas personas podrían dar testimonio de este principio! El apóstol Pedro escribió en el capítulo 3, versículo 14: “Pero también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os inquietéis”. Muchas personas han tomado deliberadamente una posición a favor de Dios y han sufrido por ello.

    Sin embargo podemos caer en la insensatez o estar equivocados en este tema del sufrir por causa de nuestra fe cristiana.
    Por ej, cierto hombre contaba que donde él trabajaba, todos eran sus enemigos porque él se había mantenido firme a favor de Dios. Pero otro cristiano, que era uno de los dirigentes de esa empresa donde este hombre trabajaba, contó que ese hombre estaba tratando de enseñar y convencer a sus compañeros de la realidad de su fe cristiana, aprovechando su horario de trabajo. Se había convertido en una compañía indeseable y que todos rehuían, por intentar presentar su testimonio cristiano a personas que estaban ocupadas cumpliendo con su trabajo. En este caso, ese hombre no estaba realmente sufriendo por haber adoptado una posición a favor de la verdad y la justicia, sino más bien por tener un comportamiento imprudente, al descuidar su propia responsabilidad de cumplir con su trabajo, y además, por estorbar a los demás en el cumplimiento del suyo.

    3) EN TERCER LUGAR, sufrimos por el pecado en nuestras vidas. El apóstol Pablo dijo en su primera carta a los Corintios capítulo 11, versículo 31: “Si, pues, nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados”. Sin embargo, si somos hijos de Dios y nos negamos a tratar con el pecado en nuestras vidas, Dios se ocupará de él. Y Él nos juzgará.

    4) LA CUARTA razón es que sufrimos a causa de nuestros pecados pasados. El apóstol Pablo, una vez más, escribiendo a los Gálatas, dijo en el capítulo 6, versículo 7: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará”. Él está hablando aquí a los creyentes. Una ilustración que recordamos al respecto, es la de un señor que después de haber tenido una reunión con unos amigos, fueron a un lugar para tomar unos refrescos. Este hombre pidió sencillamente un vaso de agua mineral. Los demás comenzaron a bromear con él, y él entonces les dijo lo siguiente: que él había sido un borracho y se había convertido y dijo: “Cuando el Señor me dio un nuevo corazón, Él no me dio un estómago nuevo”. Y él estaba sufriendo a causa de ese pecado que había cometido en el pasado.

    5) LA QUINTA razón es que los hijos de Dios sufren, por algún elevado propósito de Dios que Él no siempre le revela al creyente. Vemos este caso en el libro de Job.

    6) LA SEXTA razón está relacionada con su fe, como vimos en el capítulo 11 de Hebreos. Algunos demostraron su fe y ganaron grandes batallas. Algunos fueron librados de la espada. Pero otros fueron muertos por la espada. Uno puede recordar a los Hugonotes franceses, por ejemplo, que salieron a la batalla sabiendo muy bien que todos iban a sufrir la muerte, sin embargo fueron a la batalla cantando: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” Así que, evidentemente ellos sufrieron por su fe.

    7) Luego, llegamos a la SEPTIMA y última razón. Los hijos de Dios sufren por disciplina. Esto es lo que vemos aquí en el versículo 6, que dice: “Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo”. Aquí se habla de la enseñanza que recibe el hijo, de la disciplina, y no de un castigo. El castigo mantiene la ley. Un juez castiga, pero un padre disciplina y lo hace en amor. Dios usa la disciplina para demostrar cuánto nos ama. Y el escritor lo expresó muy claramente al decir que uno sería un hijo ilegítimo si no fuera disciplinado por el Señor. Hay muchas personas que dicen: “Ah, pero, ¿por qué permitió Dios que esto me sucediera a mí? Será por que no soy creyente”. Estimado oyente, la verdad es que su sufrimiento es la prueba de que usted es un hijo de Dios.

    Creemos que si usted es un cristiano inteligente, cuando esté pasando por problemas y no sepa por qué, se dirigirá al Señor y hablará de ello con Él. Estamos seguros de que Dios le permitirá saber por qué está usted sufriendo. Puede que Él no le esté juzgando. Dios nos juzga, y ello constituiría un castigo, pero Él es también nuestro Padre amante y celestial, que disciplina a Sus hijos.
    RESUMEN DE LAS 7 RAZONES DE SUFRIMIENTO
    1) nuestra propia insensatez;
    2) adoptar una postura a favor de Dios;
    3) el pecado en nuestras vidas;
    4) nuestros pecados pasados;
    5) algún propósito elevado de Dios;
    6) por causa de la fe
    7) por la disciplina de Dios.
    ———————————————————————————————–
    Quizas deben haber mas razones, pero estas son como una forma abstracta de definirías.
    Y Bueno, mas que todo es tener vivo el sentido de la fe, porque de lo contrario, seremos como los del mundo que no conocen a Dios.

    BENDICIONES A TODOS

  2. Mary navarro dijo:

    Esta bien bonito toda rata lectura me encantó mucho gracias por escribir cosas te interesa
    Ntes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s