PORQUE NOS APARTAMOS DE LA VISIÒN

visionMario E. Fumero

Todos tenemos una visión del quehacer en la vida. La visión es igual a un objetivo, algo que deseamos alcanzar, logra, realizar, y por lo cual luchamos. En el cristianismo la visión está enmarcada en las enseñanzas y vida del maestro Jesús, el cual nos dio el ejemplo de lo que deberíamos de hacer (Juan 13:15), para servirles y ejecutar su misión.

Cuando iniciamos un trabajo, carrera, negocio, empresa o misión cristiana, tenemos que tener un objetivo claro de lo que queremos , un propósito definido, una meta. En el caso que me ocupa, como siervo del Señor, mi visión está definida por Jesús cuando dijo que el “venía a  buscar  y salvar a los que se había perdido” (Mateo 18:11) y el Apóstol Pablo afirmó que los perdidos era los necios, débiles y los menospreciado del mundo (1 Corintios 1:27). Está claro que los buenos y los sanos, no necesitan ni medico, ni ayuda, sino los enfermos (Mateo 9:12). Es por ello que cuando inicie mi ministerio Dios puso en mí  la ejecución de una visión, que como punto de partida, se convierte en la identidad de nuestro quehacer como iglesia.

La doctrina no cambia, pero la forma de proyectarla esta siempre ligada a una visión o carga que el Señor nos pone, y está tiene que ver con  las necesidades humanas. La actitud de los cristianos debe ser proyectada con amor hacia los marginados, desechados y perdidos de la sociedad, la cual sí ha cambiado. Sin embargo, he comprobado en mí ministerio que después de levantar iglesias y transmitir una visión dentro de la cual nacimos, lentamente las generaciones siguientes se empiezan a apartar de ella, y vamos sustituyendo el compromiso social, por el bienestar personal, y el desprendimiento por el mercantilismo, influenciados por los afanes de los últimos tiempos.

¿Porqué, sin darnos cuenta, traicionamos la visión original? Es bueno analizar él por qué nos alejamos de las buenas obras y los propósitos originales que dieron origen a nuestra labor social, y con el tiempo la desvirtuamos y mercantilizamos. El primer factor que origina el deterioro de la visión es el cambio generacional. Cuando una visión comienza, es integrada por aquellos que son frutos de la misma. Esta primera generación vivió  las experiencias y vivencias que marcaron sus vidas, y originó la llama del primer amor, que les impulso a darse y fundirse en el quehacer del grupo. Ello fueron formaron dentro de su marco histórico original y supuestamente se les enseño que fueran fieles para enseñar también a otros (2 Timoteo 2:2).

Una vez que se multiplicaron y formaron familias, aparece la segunda generación, sus hijos, y los nuevo adeptos, pero estos solo recibe el relato de las experiencias de sus padres, pero no vivieron las experiencias de ellos. Lentamente el primer amor se va disipando por los afanes del mundo, y pasan de una vivencia experimentada por sus padres, a un conocimiento intelectual trasmitido. Estos hijos se convierten en una generación acomodada, con pocas experiencias. Lentamente se van adaptando al sistema, se superan física y económicamente, y sin darse cuenta, pierden parte de la visión original.

Después aparece la tercera generación, que son los hijos que recibieron el relato de los padres, pero no vivieron la experiencia. Como la segunda generación no supo transmitir correctamente la visión original, esta tercera generación se olvida por completo de ella, y empiezan a buscar otras visiones y otros quehaceres. Sin darse cuenta, son absorbidos por el mundo, y al acomodarse al bienestar, desaparece el espíritu de sacrificio. Es ahí cuando esta tercera generación se desconecta de su fe y visión original que vivieron sus abuelos, y pierden la perspectiva, siendo imbuidos por el sistema imperante.

La otra causa principal por lo cual una visión se deteriora radica en las influencias del materialismo social. Ahora tratamos de proyectar la visión pensando en que es una inversión o empresa que debe producir “dividendos”, y no están dispuesto a invertir en algo que materialmente no producen ganancia. Actualmente los recursos son usados para el acomodamiento y bienestar de los lideres y feligreses, y no para alcanzar a los perdidos. Su objetivo es engordar la iglesia con gente prospera, y anestesiarlos de la realidad social del medio. Esto destruye la visión misionera y el compromiso con los necesitados. Es ahí cuando el afán y las riquezas de este mundo ahogan la visión (Marco 4:19).

La otra causa es la pérdida del espíritu de luchar contra la adversidad y el acomodamiento personal a vivir encerrado dentro de una religión que jira en torno a un edificio y a un mensaje motivacional, el cual no se enfoca hacia una realidad social externa. Sabemos que al predicar el evangelio dentro del sistema corrupto se genera riesgos. Condenar el pecado produce reacciones de aquellos que viven y se lucran de ello. Trabajar con delincuentes, adictos y desahuciados es riesgoso. Cuidar niños abandonados y darse 24 horas no es deseado por nadie, a menos que tenga en su corazón el amor de Dios. Cierta vez un pastor de mi propia misión me comento; “tenemos que mudarnos del lugar en que estamos, porque el barrio se ha dañado y es peligroso“. Además muchas cristianos no están dispuesto a rebajarse al nivel de los débiles y desahuciados como expreso San Pablo (1 Corintios 9:20), porque se consideran superior, y es que ignoran que la cualidad más importante de un cristiano es la humildad y sencillez,  lo cual nos hace siervos de todos (Mateo 23:11).

Es por esta razón que todos los visionarios y siervos de Jesucristo tienen que aceptar que su visión menguara y se deteriorara debido a la corrupción imperante, y los valores originales serán trastocada a través de los cambios generacionales, porque la Iglesia se va adaptando y absorviendo al mundo. Esta es la pura verdad, aunque no nos guste, debemos aceptarla, porque así lo enseña la historia.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Visión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PORQUE NOS APARTAMOS DE LA VISIÒN

  1. Cristina Pinel dijo:

    Estimado pastor Fumero, Dios lo bendiga, pertenezco a una iglesia BAC , mi pastor predica que si no pago diezmos soy maldita, No hay informes de la economía de la iglesia, Los ancianos son los mismos nunca los cambian y algunos NO DAN EL ANCHO, los hijos del pastor andan perdidos , los hijos de los ancianos enchambados en el colegio es normal esto ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s