INVASIÓN DE LA APOSTASIA EN LAS DENOMINACIONES

apostasia1Mario E. Fumero

La apostasía es un elemento que se ha extendido en todo el mundo evangélico. Es como una epidemia que nace en las iglesias independientes, las cuales en su mayoría han salido de las iglesias históricas o pentecostales, pero tristemente, han influenciado con sus tentáculo a todas las denominaciones tradicionales. Tal parece que nadie se libra de estas herejías, pues teniendo comezón de oír (2 Timoteo 4:3), se amontonan muchos falsos maestros según sus deseos carnales, por lo que convierten el evangelio de la gracia en una mercadería barata (Efesios 2:8). A menos que los líderes de las denominaciones hagan hincapié en la importancia de la historia y la doctrina cristiana dentro de sus movimientos, veremos una decadencia del cristianismo cada vez más extendida.

Hemos visto como muchas denominaciones se están contaminando con danzas, enseñanzas judaizancantes, onda apostólica, casería de demonios, proclamación de pactos y unciones, mensaje motivacionales, y lo peor de todo, el mercantilismo religioso. Incluyo dentro de este fenómeno la denominación a la cual pertenezco, las Asambleas de Dios, la cual en muchos lugares cierto pastores han olvidado  los valores tradicionales, para caer en las herejías moderna, enseñadas por el neo-Pentecostalismo, incluso debo confesar tristemente que estas ondas se ha infiltrado en las mismas iglesias que yo he levantando.

Éstas corrientes heréticas se camuflan o introduce encubiertamente (2 Pedro 2:1) doctrinas de demonio (1 Timoteo 4:1), mezclando revelaciones de hombres con verdades bíblicas, y diluyendo así la esencia de la Palabra mediante un análisis bíblico descontextualizado, con la técnica del manoseo textual. Tristemente la gran mayoría de los cristianos y líderes evangélicos no estudian las Escrituras a fondo, y carece del discernimiento (Hebreos 5:4), el cual nos ayuda para probar los espíritus (1 Juan 4:1), y como no tienen el don de ciencia, son arrastrado fácilmente a doctrinas de demonios (1 Corintios 12:7).

La iglesia no es una empresa mercantil, ni tampoco un teatro en donde la gente va a divertirse y entretenerse. La Iglesia es un lugar en donde convergen los redimidos por la sangre de Jesucristo para buscar la forma de ayudar a los necesitados, y extender, con hechos, el evangelio de Nuestro Señor. Sin embargo, la iglesia ha olvidado su propósito original, y se ha entregado a absorber los esquemas del mundo para adaptarlos a un evangelio descafeinado y fácil, en donde la gente va a buscar prosperidad y salud, no aceptando el sacrificio ni la entrega personal al servicio a los necesitados, y sus pastores viven lustrosamente, de forma ostentosa, ignorando las necesidades del rebaño.

Como consecuencia de la mercantilización del evangelio, muchos se han apartado del camino y hacen escarnio del evangelio (2 Pedro 2:2) porque se han levantado muchos falsos ministros que no van detrás de las ovejas para satisfacer sus necesidades, sino de la lana que tienen las ovejas. Tristemente se ha creado una élite de ministros empresarios que manejan los fondos de las iglesias para su propio bienestar, mientras a su alrededor reina la miseria, el pecado y la delincuencia. ¿Dónde está la luz que alumbra a los perdidos? ¿Qué hemos hecho de la sal que detiene a la corrupción? ¿Dónde está el desprendimiento, sacrificio, y amor por los perdidos? (Mateo 5:13-16, Juan 15:13) Estas son muchas preguntas que hoy tenemos que hacernos, sí queremos que la iglesia retorne a los valores apostólicos.

Y ya que hablamos de principios apostólicos, no cabe duda que estamos en la era de la “apostolitis”, siendo participes del surgimiento de muchos falsos apóstoles, que manipulando este concepto, tratan de imponer nuevas revelaciones, y manipulan a las personas para que le sirvan y se sometan a sus caprichos. Estos son más que apóstoles, “apóstatas” que diezman la menta y el comino (Mateo 23:14,23) y es bueno que definíamos el término “apóstol” en el sentido griego de la palabra. Apóstol significa literalmente: “una persona llamada a una misión“, y no es una posición, sino una acción. El concepto de apostolado envuelve una entrega total a una misión en alma, cuerpo y corazón para servir a los demás. Es por eso que cuando un médico o maestro se entrega de corazón a su trabajo, decimos que ha hecho de su carrera un apostolado. Pero ¿qué buscan los llamados siervo de Dios, con proclamarse apóstoles en nuestros tiempos? Distorsionar las Escrituras, para imponer sus propias de revelaciones y pervertir el evangelio. Es el regreso a la jerarquización de la iglesia, para crear un sometimiento a los capricho de los falsos iluminados, que tristemente mercadear con la fe.

Muchas denominaciones, por miedo a perder iglesias, optan por tolerar todas estas aberraciones en algunos de sus pastores, sin tomar en cuenta que como un cáncer, estas herejías se va a ir extendiendo por todo el cuerpo, hasta que socave la doctrina. Para evitar estos males se requiere retornar a la historia y la doctrina de la reforma, así como a la evolución de nuestra denominación en su visión y quehacer. Todo esto nos llevaría a modificar toda una liturgia que se ha ido formando no con fundamentos bíblicos, sino con influencias y técnicas copiadas del mundo secular. Pero para lograr esto requeríamos llevar a cabo una segunda reforma pero el precio que había que pagar sería muy alto y sólo quedaría un pequeño remanente de esa gran iglesia evangélica que ya ha dejado el evangelio puro para seguir doctrinas de hombres.

¿Estaremos a tiempo de detener la avalancha de herejías introducidas dentro de la iglesia evangélica? Esta es una gran pregunta que tenemos que plantearnos.

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Apostasia, Denominación, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a INVASIÓN DE LA APOSTASIA EN LAS DENOMINACIONES

  1. Walter dijo:

    Excelente exposición Pastor Fumero. ¿Qué podemos hacer por esto? pues orar mucho e intentar como yo lo hice predicarles a aquellos que van a estas congregaciones y mostrarles la verdad. pero también aceptar lo que dicen las escrituras que todo esto se tenia que cumplir para el retorno de nuestro Señor Jesucristo.

  2. Cristina pinel dijo:

    Mi pastor predicó que él cree que judas se salvó, que cuando estaba agonizando pidió perdón, un hermano de la iglesia me pidió que leyera Juan 17:12 , también maldice a los que no diezman y sus hijos arruinan todo lo de la iglesia es más bien una iglesia familiar” perdón una hacienda familiar” preguntó que hacer

    • Ileana dijo:

      2 Corintios 6:17 “Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré,” Apoc 18:4″Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, y para que no recibáis de sus plagas;”
      Salga de ahí hermana!

    • Othoniel Lopez dijo:

      He oido esa absurda congetura en otros ingenuos o quiza malintencionados dizque pastores. Jesus dijo que habia uno entre ellos que era diablo(judas), acaso el diablo se va a salvar? Ridiculo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s