HOMBRE Y MUJER: DIGNOS Y DIFERENTES | EL ROL DE LA ESPOSA EN EL MATRIMONIO -5-

Daniel Puerto

hombre-y-mujer-1Nota del editor: Esta es la quinta entrega de una serie especial titulada “Hombre y Mujer: Dignos y Diferentes”, donde el Pastor Daniel Puerto explora lo que las Escrituras nos dicen acerca del hombre y la mujer y su relación como criaturas dignas y diferentes. Te invitamos a leer laIntroducción a la serie y los subsecuentes artículos: ¿Quién es un hombre?; ¿Quién es una mujer?;¿Complemento o Igualdad Total?El rol del esposo en el matrimonio; y Hombre y Mujer en la iglesia local.

“La esposa no es inferior al marido. Eso es un disparate. La esposa es diferente al marido. La mujer tiene el mismo valor que el hombre, pero no el mismo rol” – Pastor Félix Cabrera

El Apóstol Pablo vivió en una época de crisis en la familia. Existen documentos del primer siglo que reportan que las mujeres se casaban para divorciarse y se divorciaban para casarse. Historiadores y escritores antiguos narran sobre mujeres que habían tenido 10 esposos (Marcial). También se dice de una mujer que había tenido 8 esposos en 5 años (Juvenal). Otro escritor nos informa sobre una mujer romana que estaba casada con su esposo número 23 (Jerónimo).

“Es en medio de esa cultura que Pablo escribe Efesios 5. Cuando Pablo escribió estas líneas no estaba simplemente afirmando algo que toda persona creía. Él estaba llamando tanto a hombres como a mujeres a una nueva dimensión y esfera de fidelidad, pureza y compañerismo en la vida matrimonial… El cristianismo vino a rescatar a la mujer de su posición de humillación que tenían en estas culturas… Es imposible exagerar el efecto de limpieza que el cristianismo tuvo en la vida del hogar en el mundo del primer siglo”.[1]

Efesios 5

Pablo escribe a los esposos y esposas en Efesios 5:22-33 definiendo claramente los roles que corresponden a cada uno de los cónyuges. Es importante notar que en el idioma original el Apóstol dirige 40 palabras a la esposa y 115 palabras al esposo (casi 3 veces más). Todo esto nos indica que la mayor responsabilidad y sacrificio cae sobre el hombre en la relación matrimonial. Ahora bien, la sección comienza con palabras hacia la esposa:

“Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo”(Efesios 5:22-24).

Sumisión

La palabra “sometidas” en este pasaje significa “estar bajo autoridad”, “sujetarse a”. Esta palabra se usaba para referirse a un soldado que estaba bajo la autoridad de una persona de rango más alto. Pablo la utiliza 23 veces en sus cartas y siempre lo hace en referencia al orden. Todas nuestras relaciones – ya sea en la iglesia, la escuela, nuestro país o la sociedad en general – deben tener cierto orden.

Todo ciudadano debe someterse a la autoridad justa de un policía, juez, alcalde o presidente (Romanos 13:1). Todo estudiante debe someterse a la autoridad del maestro. Todos los empleados deben sujetarse a la autoridad de un supervisor o superior en el trabajo (Efesios 6:5-8) y todos los hijos deben sujetarse a la autoridad de los padres (Efesios 6:1-3). Cierto orden debe ser obedecido en la iglesia local donde los miembros de la congregación se sujetan a sus pastores (Hebreos 13:17). Ninguna de estas relaciones definen nuestro valor, honor o dignidad. Todas ellas describen cierto orden que debe ser respetado para mantener estabilidad en cualquier relación, familia o sociedad.

Cuando hablamos del matrimonio, toda esposa está llamada a someterse a su esposo “como al Señor” o sea, como una expresión de su sometimiento a Cristo Jesús como Señor. Una mujer que se somete a su esposo reconoce, respeta y honra la autoridad del hombre en el hogar. Ella tiene participación en la vida del hogar y respeta el liderazgo, la iniciativa y la toma de decisiones de su esposo. La esposa que se somete sabe que sin ella el hombre está incompleto, ella reconoce el papel clave que tiene en el hogar, y al mismo tiempo sabe que no es independiente de su esposo, por lo tanto no actúa de manera independiente ni da pasos antes que su marido.

La sumisión también implica no competir por la autoridad, el liderazgo y el control dentro del hogar. Competir por ser la cabeza de la familia no es solamente un error, es un pecado. Esto se aplica aún en los casos donde el esposo es pasivo, lo cual lamentablemente es muy común. “Ser buenos seguidores es mucho más difícil cuando no hay buen liderazgo”.[2] Sin embargo, Dios da gracia y el poder del Espíritu Santo a toda mujer que se somete a Su Palabra para que pueda responder ante la pasividad de su esposo con las siguientes palabras: “Me deleito cuando tomas la iniciativa en nuestra familia. Me alegro cuando tomas la responsabilidad de hacer las cosas y diriges con amor. Yo no florezco cuando tú eres pasivo y tengo que hacer que la familia funcione”.[3]

La razón de la sumisión

La esposa está llamada a sujetarse a la autoridad del esposo “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo” (Efesios 5:23). La palabra “cabeza” (kephale) en la Biblia significa literalmente la cabeza del ser humano y en sentido figurado significa la persona o líder que está a cargo de todo. La cabeza da dirección y el cuerpo responde. Pablo compara el rol de Cristo con el rol del esposo y el rol de la iglesia con el rol de la esposa. La iglesia no se gobierna a sí misma. Ella pertenece a Cristo y, por lo tanto, es gobernada y se somete a la autoridad de Cristo. De la misma manera, la mujer no se gobierna a sí misma dentro del hogar, ella debe someterse a su esposo.

El modelo de la sumisión

La relación entre Cristo y la iglesia es el modelo que Pablo provee para que logremos entender cómo debe funcionar la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio. Por esta razón el Apóstol escribe: “Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo” (Efesios 5:24). Las esposas deben saber que Dios ha puesto una autoridad sobre ellas, esa autoridad es su esposo. En respuesta, la mujer debe estar sujeta a ese orden que Dios ha establecido.

Falsas ideas acerca de la sumisión[4]

Ahora bien, es necesario exponer algunas ideas falsas acerca de la sumisión. A continuación corregimos opiniones que no se ajustan a la verdad de las Escrituras:

La sumisión es solamente para mujeres

Todos debemos sujetarnos a alguna autoridad que Dios ha colocado sobre nosotros: autoridades civiles (Romanos 13:15Tito 3:11 Pedro 2:13), autoridades en la iglesia (1 Corintios 16:16;Hebreos 13:17), autoridades laborales (1 Pedro 2:18) y, sobre todo, a la Palabra de Dios (Josué 1:8).

La sumisión es una esclavitud y es para débiles

La sumisión de una persona no implica que esta sea un esclavo (que no tenga voluntad, derechos y decisiones) La sumisión tampoco implica que una persona sea débil. Jesús ha sido la persona más completa y satisfecha en este mundo y al mismo tiempo es el Todopoderoso (Apocalipsis 1:8). Con todo, Él mismo se sujetó a su Padre Celestial (1 Corintios 15:28) y a sus padres terrenales (Lucas 2:51).

La sumisión significa callarse

La Escrituras en ningún lugar enseñan que la mujer que se somete a su esposo lo demuestra guardando absoluto silencio y guardando sus opiniones para ella misma. La mujer virtuosa de Proverbios 31 “abre su boca con sabiduría” (v. 26). La esposa que se sujeta llega a ser la confidente, la mejor consejera y la ayuda idónea para su esposo que la protege y no le prohíbe expresarse. La esposa que se somete puede expresar correcciones a su esposo (en amor), hacer peticiones e incluso enseñarle.

La sumisión significa ser invisible

La mujer que honra a Dios hace uso de todos sus talentos y habilidades para la gloria de su Creador y el bien de su hogar. Ella nunca pasa desapercibida.

La sumisión significa valor inferior

De la misma manera que el vice-presidente no es inferior en dignidad o valor que el presidente, así la esposa no es inferior en dignidad o valor a su esposo. “La esposa no es inferior al marido. Eso es un disparate. La esposa es diferente al marido. La mujer tiene el mismo valor que el hombre, pero NO el mismo rol” (Pastor Félix Cabrera).

La sumisión significa olvido personal e inutilidad

La sumisión no significa que la esposa tiene prohibido hacer algo en beneficio personal o de otros. Ella puede involucrarse en áreas de servicio o ministerio fuera del hogar.

La sumisión debe ser demandada por el esposo

Seguramente muchos hemos escuchado a algún esposo decir a su esposa “Debes sujetarte a mí, porque la Biblia lo dice”. Las Escrituras no enseñan que el esposo debe demandar fuertemente la sumisión de su esposa. En cambio, se espera que la mujer se sujete de forma voluntaria y amorosa.

La sumisión bíblica da lugar a rudeza o violencia

La Biblia nunca aprueba la rudeza o la violencia dentro del hogar. Toda intimidación que se utiliza como expresión de poder y control es una muestra de egoísmo, no de liderazgo bíblico. Frases ofensivas, acusaciones constantes o intentos de causar vergüenza a la esposa son evidencias de un liderazgo ejercido en la carne, no en el poder del Espíritu Santo. Toda mujer que está sufriendo violencia doméstica debe buscar ayuda inmediata para salir de esa situación.

Alguien sabiamente expresó lo siguiente: “Si estás viviendo con un esposo que te abusa física o verbalmente, que es sexual o emocionalmente infiel o que es adicto a alguna substancia debes entender que someterse no significa ser débil y permitir a tu esposo su enojo, tiranía, pecado, adicción e infidelidad. Esto no honra el diseño de Dios del matrimonio”.

Conclusión

Toda esposa está llamada a confiar en el diseño de un Dios sabio y perfecto quien creó el matrimonio para su gloria. De manera que, al caminar en obediencia a la Palabra de Dios y ser llena del Espíritu Santo, verá posible llevar a cabo ese rol que ha recibido de su Creador. Cristo se sujetó al Padre y cumplió la misión de redimir a un pueblo que ahora se sujeta a la voluntad de Dios en el poder del evangelio.

 

 

[1] Citas de varios historiadores y teólogos (entre ellos William Barclay) citados por James M. Boice,Ephesians: an expositional commentary (Grand Rapids, MI: Ministry Resources Library, 1998), 204–205.

[2] C. J. Mahaney, en Pastoral Leadership for Manhood and Womanhood, editado por Wayne Grudem y Dennis Rainey (Wheaton, Illinois: Crossway Books, 2002), 191.

[3] Consejo que John Piper da a las esposas que tienen un esposo pasivo.

[4] Estas ideas falsas sobre la sumisión las mencionan varios autores, entre otros: John Barnett,Word Filled Families Walk in Truth, (Tulsa, OK: Müllerhaus Publishing, 2009), 99. También mi esposa Claudia me ayudó a mencionar otras ideas falsas sobre la sumisión.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Familia, Matrimonio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HOMBRE Y MUJER: DIGNOS Y DIFERENTES | EL ROL DE LA ESPOSA EN EL MATRIMONIO -5-

  1. Gracias Reverendo Mario Fumero. Que Dios lo siga utilizando, para que continué revelándonos a la luz de la palabra de Dios acerca de la verdad que estamos viviendo y como somos atacados como hijos, hijas de Dios, familias y iglesia en estos últimos tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s