COMO ENFRENTAR EL ABUSOS DE AUTORIDAD

Tomado del libro de Mario Fumero sobre “El abuso de autoridad”

ABUSO DE AUTORIDAD          Cuando nos enfrentamos a personas que abusan de la autoridades, también nos enfrentamos a conceptos, términos o enfoque bíblicos con los cuales  tratan de justificar ese tipo de autoridad arbitraria. Uno de los ejemplos que podremos dar es la afirmación de que debemos “obedecer si queremos tener bendición” o que “las autoridades son puestas por Dios y debemos respetarla en todo como dice Romano 13”. En algunas congregaciones se enseña que no sujetarse al líder puesto por Dios es rebelarse contra Dios, pero ¿qué hay de cierto en todas estas expresiones?.

Ninguna autoridad es infalible. Reconocemos que para muchos “sistemas sociales la obediencia es una suprema virtud, la desobediencia el supremo pecado[1] pero esto no es así, ya que en muchas ocasiones la obediencia a una autoridad arbitraria nos puede llevar al pecado. ¿Acaso las autoridades no intimidaron a los apóstoles para que no predicaran, pero estos saliendo del recinto iban a predicar la Palabra? Fue Pedro que enfrentando la oposición religiosa y judicial de sus sistema exclamo “que hay que obedecer primero a Dios que a los hombres”.

El mismo Daniel, servidor y consejero del rey de Babilonia rechazo su edicto que prohibía pedirle a otro dios o hombre, fuera del rey, por lo que el que desobedeciere tal edicto seria echado en el foso de los leones. ¿Qué hizo Daniel? Rechazo las orden y la confronto orando con las ventanas abiertas tres veces al día para ser visto (Daniel 6:7,9, 10) . ¿No fue esta una clara desobediencia y rebelión a la autoridad dominante?

Sobre toda autoridad esta:

  • Primero= La Palabra de Dios.
  • Segundo= Mi conciencia.
  • Tercero= Mi derecho a la libre determinación.
  • Nadie puede invadir mi intimidad y mi criterio.

No hay autoridad suprema, infalible y absoluta, excepto la de Dios, y a pesar de ello Él respeta mí libre albedrío. Dice Fromm que: “El individuo no está forzado a obedecer, se hace la ilusión de que actúa voluntariamente, de que sólo sigue a la autoridad “racional” ¿Quién puede desobedecer lo “razonable”?[2] Nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a manipular, anular o castrar nuestra conciencia.

Nuestra razón rige nuestro comportamiento, aunque sabemos que si la misma esta corrupta, nos llevará a cometer actos incorrectos, pero así y todo, nadie puede forzar lo que no deseamos hacer.  El papel del esposo, padre y pastor es formar la conciencia con valores claros, para que de acuerdo a nuestras propia experiencia y el trato personal de Dios con nuestras vidas podamos establecer nuestros propios criterios; “Porque el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y el mal” (Heb 5:14), ya que el culto cristiano es “racional” y con “entendimiento” (Rom 12:1,  1 Cor 14:15) y la autoridad debe formar criterios, pero no manipular las conciencias.

Cuando un superior o pariente trate de violar tu conciencia y tus esquemas de valores, debes con mansedumbre rechazarlo, expresando tu punto de vista (Mt 18:15). No podemos aceptar la manipulación, máxime cuando esta toma signos autoritarios.

Debemos no “Favorecer el personalismo más extremo que ahoga toda libertad de pensamiento y todo atisbo de reflexión crítica, bajo la terrible y siempre amenazadora expulsión por <<disensión>>, de ser <<separado>> por incurrir en falta, no ya contra la sacrosanta doctrina sana, o todo el consejo de Dios, sino contra algo más etéreo e indefinible como es el  principio de separación, cuya aplicación depende del capricho del grupo o del líder mismo”[3]. Por lo tanto, debemos saber definir ¿cómo, cuándo y hasta donde? podemos sujetarnos a una autoridad humana. Si no aprendemos las regulaciones legales, morales y bíblicas que rigen toda autoridad “el resultado puede ser muy lamentable[4].

¿Sabemos definir los tipos de líderes que tenemos en nuestras congregaciones y los modelos correcto de conducta que estos deben ejecutar?

El Pastor José Gómez Panete[5] los clasifica de la siguiente forma:

Estilo de liderazgo:

  • a.- Liderazgo participativo: Todos participan en una decisión.
  • b.- Liderazgo representativo: Algunos señalados toman las decisiones.
  • c.- Liderazgo autocrático: Una persona toma las de-cisiones por todos.
  • d.- Liderazgo legalista: Los reglamentos determinan las decisiones.
  • e.- Liderazgo variado: El líder varía el estilo según la situación.
  • f.- Liderazgo permisivo: El líder que provee un mínimo de dirección y un máximo de libertad para mover al grupo.
  • g.- Liderazgo teocrático. El líder ungido por Dios y en obediencia a la Palabra opera bajo potestad para promover fe y acción.

Dentro de estos modelos de liderazgos el pastor José Gómez Panete establece como el más correcto el modelo de “liderazgo variado”, pues en si, hay momento en que al ejercer una autoridad debo hacerlo basado en las circunstancias. A veces se necesita usar la ley, otra la misericordia y en muchas ocasiones el consejo y la delegación. Sea cual sea el estilo de liderazgo, debemos ceñirnos a patrones de conducta rectos y correctos, evitando que un líder tenga un control supremo, pues en tal caso aparece un poder absoluto que refleja algo muy enfermizo en el hombre[6].

Nuestro mundo está amenazado por dos gran-des peligros respecto al problema de la autoridad. Por un lado tenemos la influencia humanista[7] que trata de anular la autoridad, proclamando derechos y slogans permisivos, que promueven más que un principio de autoridad recta, un anarquismo y una permisividad excesiva, en donde no hay deberes, solos derechos. En la iglesia se manifiesta por una relación impersonal entre líderes y miembros, en donde el concepto burocrático esta sobre la estructura de cuerpo[8]. En otro aspecto hay una tendencia a producir autoridades caciquista, absorbente y piramidal, con poderes extremos, donde la confianza ciega a un líder carismático lleva a sus seguidores a una esclavitud avasalladora.

——————————————————————-

[1] – Tomado del libro “Sobre la desobediencia y otros ensayos” .  Erich Fromm. Ediciones Paidos, Barcelona, 1994. Página 51.

[2] – Idem al anterior, página 53.

[3] -”La Renovación de la fe en la Unidad de la Iglesia” Alfonso Ropero. Editorial Clie, Barcelona, 1995. Página 61-63

[4] – “Estudios sobre las Sectas” Josh Mc Dowell y Don Stewart. Editorial Vida, 1988. Página 20.

[5] – Tomado de un estudio mimeografiado intitulado “Principios Básicos del liderato Cristiano en nuestra Iglesia”.

[6] – “La Agonía del Engaño” Michael Horton.  Moody Press, Chicago U.S.A. 1990.

[7] – Es un filosofo y humanista, Erick Fromm quien define el humanismo social y escribe “La esencia misma del humanismo, la idea de que toda la humanidad está em cada uno de nosotros se encuentra en el Renacimiento”. Esta corriente tiende anular el temor y la disciplina. Del libro “Sobre la desobediencia y otros ensayos” página 73.

[8] – Entendemos por “estructura de cuerpo” los principios enseñados por San Pablo en 1 Corintio 12:14-27.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Abuso de autoridad, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a COMO ENFRENTAR EL ABUSOS DE AUTORIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s