CULTO AL PASTORAZGO

egocentrismo-1Por Stuart Salazar.

– Cuando estoy de visita en algún país o iglesia y mis anfitriones preguntan por mis credenciales antes de subir al podio o el púlpito, menciono mi rol como director de una organización educativa internacional y luego mis estudios académicos que incluyen títulos de grado y post-grado. Sin afán de agregar más cosas, trato de omitir el ministerio en mi iglesia local.

—¿Es usted pastor hermano Estuardo?

Pues… si —respondo con alguna reserva.  Cumplo funciones pastorales en mi congregación… Fui ordenado al ministerio en 1996…

Luego me doy cuenta que han olvidado todo lo anterior que mencioné sobre mi rol de liderazgo en el movimiento educativo continental o sobre mis títulos académicos.

Soy presentado y automáticamente todo el mundo empieza a llamarme “Pastor Estuardo” o simplemente “Pastor”.

Al principio me gustó, pero luego empecé a preocuparme. No sos lo que pensás.

Observé que algunos colegas en el ministerio llegan al extremo de reemplazar su nombre usual por el de “Pastor” o “Pastora”.

Cuando la gente habla con ellos, suelen escucharse frases como “Pues fíjese pastor que el otro día…”; “¡Ay pastora, tengo una bendición que contarle!” El nombre de pila cae en desuso.

Solamente en iglesias en donde hay varios pastores se mencionan los nombres, por supuesto precedidos del respectivo título: “Te cuento que el Pastor Roberto después de consultar con el Pastor Mario le está pidiendo a la Pastora Eunice que visite a la hermana Lucy”.

He notado con preocupación tal costumbre entre los hermanos de congregaciones tanto en Centro como en Sudamérica, México y el Caribe.

Pareciera como si el ser pastor automáticamente nos coloca en un pedestal de honra y gloria que, no voy a negarlo, ¡se siente muy bien!.

Nada más cuenta, no importa cuánto haces en otro ministerio o si te mataste haciendo estudios universitarios que te ayudaron a obtener un título académico.

Todo lo que cuenta es que ¡eres pastor! Al presentar a tu esposa, ella automáticamente también se gana el título de “Pastora” ¡y ni preguntan si en tu iglesia se reconoce a las pastoras!

A diferencia del uso que damos a los títulos académicos como “Ingeniero”, “Licenciado” o “Doctor”, el sustantivo “pastor” nunca fue concebido por Dios para ser usado como un título para anteponerse a nuestro nombre o apellido y menos para reemplazarlo. Ser pastor no es un título. Es una función.

Así lo leemos en pasajes como Efesios 4:11. De hecho, en el Nuevo Testamento es más frecuente la referencia a ancianos que a pastores, pero parece que a los líderes de las iglesias actuales no les agrada ese título y prefieren ser llamados pastores.

Pastor y ovejas. Al final de cuentas, lo seductor es la imagen de un pastor y todos los demás como dóciles ovejitas siguiendo incondicionalmente a este amo del redil.

Esta es una posición envidiable y la mayoría de líderes han sucumbido a ser identificados con esta figura. Tal engañosa imagen ha hecho que hermanos famosos que cumplen limitadas funciones de verdaderos pastores en sus mega-iglesias (donde ya nadie sabe quién es quién y el pastor es el ser más inaccesible para una oveja entre miles) sigan llevando el título de “Pastor Fulano” o “Pastor Mengano”.

Nos hemos aferrado al título sin cumplir la función.

Veamos si aún queremos ese pomposo título cuando el Señor nos dirija las palabras de Ezequiel 34, entre las cuales leemos: «…y ustedes, pastores, escuchen bien lo que les digo: “Yo, su Señor y Dios, estoy en contra de ustedes, los pastores, y voy a pedirles cuentas de mis ovejas. Ya no voy a dejarlas al cuidado de ustedes, ni tampoco ustedes van a cuidar sólo de sí mismos; yo voy a librarlas de la boca de ustedes, para que no se las sigan comiendo» (Ez. 34:9.10)

Dios considera pastores a aquellos que cumplen la función de apacentar, cuidar y alimentar a las ovejas, de la manera que él encargó hacerlo a Pedro (Jn. 21:15-17), no aquellos que por tradición, por cariño o por costumbre se les endilga el título a falta de otro más encumbrado como “apóstol” “ profeta” u “obispo”.

Pastor es el que busca y tiene una relación con cada miembro de su rebaño espiritual, y ni aun así se justifica el uso del título.

Una iglesia saludable tiene muchos pastores, no uno ni media docena. Estos son personas que cumplen funciones de cuidado espiritual con otros.

Los verdaderos pastores no necesitan el título para cumplir la función.

Lo irónico es que le hemos dado el título a los que no cumplen la función.

A estos les encanta andar en primera clase de aviones, predicando por todas partes, rodeados de guardaespaldas, en salones VIP, lejos de las ovejas que Dios les llamó apacentar.

La Biblia nos llama a honrar y obedecer a nuestros líderes espirituales, pero no usa la palabra “pastores” para identificarlos.

Note que cuando la Biblia dice “Acordaos de vuestros pastores” y “Obedeced a vuestros pastores” en cualquier versión Reina-Valera de Hebreos 13 es solamente una distorsión a conveniencia de los editores.

Estos hermanos tendrán muchas cuentas que dar al Señor sobre esa desafortunada traducción de estos versículos, los cuales se han prestado para que cientos de “pastores” en los últimos cincuenta años hayan abusado de su posición y sigan cometiendo incontables abusos con hermanos ingenuos que ciegamente los siguen y los obedecen en sus absurdas ocurrencias.

Estos abusos incluye prescribir ayunos colectivos, crear falsos “ministerios”, requerir asistencia a actividades y otros no dignos de mencionar. El idioma original no usa la palabra “pastores”, sino el término ἡγέομαι (egeomai) que se traduce mejor como las personas que tienen un rol de liderazgo o que gobiernan.

Así lo hacen las nuevas versiones bíblicas como la Nueva Versión Internacional y la Nueva Traducción Viviente. Ha sido una triste manipulación la que se ha hecho de este versículo en la Reina Valera para servir los intereses de los mal llamados pastores.

La palabra “pastor” se utiliza una sola vez en todo el Nuevo Testamento en el sentido que se lo aplicamos hoy a los dirigentes eclesiásticos. En Efesios 4:11 se menciona como uno de los cinco ministerios que Cristo ha dado a la iglesia para el equipamiento de los santos para la obra del ministerio.

Sin embargo nosotros lo hemos exaltado por encima de los otros, porque es el que más nos gusta y nos conviene. Es el que representa a la persona que nos cuida, que nos alimenta, que se preocupa por nosotros. No tenemos el mismo aprecio por los demás. El título de apóstol es polémico, los profetas pueden ser otros abusadores y con un ministerio controversial y los evangelistas ya pasaron de moda.

La función pastoral va íntimamente asociada con la función de maestros, la cual también muchos ancianos (si hemos de llamarlos por su nombre bíblico apropiado) no cumplen adecuadamente.

De acuerdo a Ef. 4:11 no puedes ser pastor si no eres maestro, o viceversa. Las dos funciones van de la mano. No hay conjunción “y” entre las palabras ‘pastores’ y ‘maestros’, otro arreglo conveniente de los editores de las versiones castellanas de nuestras Biblias que usando una excusa de estilo gramatical nos han confundido por generaciones en cuanto a lo inseparable de estas dos funciones, lo cual era la intención original del Espíritu Santo por medio de Pablo al dejar ambas palabras juntas, sin conjunción de por medio.

Cuando la gente que tengo el privilegio de servir empieza a llamarme “Pastor Estuardo” o “Pastor” amablemente les pido que me llamen simplemente por mi nombre.

Doy gracias a Dios por ser parte de una congregación en donde tal título no se utiliza. No lo busco y hasta me hace sentir incómodo cuando la gente me lo endosa. Hago endechas por colegas en el ministerio que hasta los nombres en sus perfiles de Facebook o cuentas de Twitter van precedidos del ilegítimo título de “Pastor” o “Pastora”.

Pero más me duele ver las miles de ovejitas que han hecho de estos supuestos “pastores” sus ídolos y son víctimas de este distorsionado culto al pastorazgo. ¡Que el Príncipe de los pastores tenga misericordia de sus siervos y siervas que aman y buscan el título sin cumplir fielmente la función!

Más Datos: Stuart Salazar Gini, nacido y residente en la Ciudad de Guatemala, es director de ACSI para América Latina.

ACSI: Asociación Internacional de Institutos Cristianos.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Pastor. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CULTO AL PASTORAZGO

  1. Dionisio MV. dijo:

    ESTE ARTICULO YA SE PUBLICO ANTES, NO HACE MUY LARGO TIEMPO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s