CORRUPCION ECLESIAL

Mario E. Fumero

corrupcion4Se habla mucho de la corrupción del Estado, del sistema judicial, del deporte, y de los agentes del orden. Entiendo que esto es algo histórico y hasta cierto punto normal en hombres que no tienen en su corazón el temor a Dios, ni  los principios éticos y morales enseñado por nuestro Señor Jesucristo. Pero lo inaudito e inaceptable para mí, es ver que existen pastores, sacerdotes y líderes religiosos corruptos, que viven explotando la fe y engañando a los incautos creyentes. La Biblia enseña que somos llamados a ser luz y sal del mundo (Mat 5:13-14), pero cuando caemos en las garras de la ambición, nos corrompemos.

Puedo tolerar, aunque no aceptar, la corrupción secular del sistema social y político, porque al fin y al cabo, ellos tienen como su dios al dinero, y como religión la codicia. Además no han nacido de nuevo, y son hombres vendidos al pecado. Pero ¿Cómo podemos tolerar que en la evangélica existan pastores corruptos? Reconozco que el siervo de Dios tiene derecho a vivir dignamente, no como un miserable, y que es digno de un salario (1 Tim 5:18), sin embargo, debe adaptarse de acuerdo a la realidad social del medio donde vive, y conformarse con lo que tiene (1 Tim 6:8). La biblia enseña que los que predican el evangelio no deben ser codiciosos, ni buscar ganancias deshonestas como enseña San Pablo y San Pedro (1 Tim 3:3, Tito 1;7, 1 Pedro 5:2). Demos sr coherente en nuestro estándar de vida frente al mundo.

¿Cómo podemos aceptar que un pastor en un país subdesarrollado, en  cinco años tenga un carro de lujoso valorado en más de $100,000.00 dólares, y viva ostentosamente en medio de la miseria? ¿Cómo puedo aceptar que un ministro del evangelio se enriquezca en poco tiempo, a costilla de diezmarles a los miembros hasta la menta y el comino? Si algo censuro  Jesús fuertemente fue a los religiosos de su época, que entraban a las casas de las viudas ricas, y con el cuento de  largas oraciones, le diezmaban todo lo que podían (Mateo 23:14). A estos falsos maestro  religiosos les llamo “hipócritas, víboras, sepulcros blanqueados ciegos,” (Mateo 24:13-35).

Estos malos obreros causan escándalos y vituperio al evangelio, solo viven para su propio vientre (Fil 3:19) y dejan un rastro de testimonio muy alejado de los principios proclamado por los apóstoles y el mismo Jesús. Es por ellos que muchos desertan de las Iglesia y se frustran, porque ignoran que  somos carta escritas (2 Cor 3:2-3) en medio de una gran nube de testigos que juzga nuestro proceder (Heb 12:1).

Es necesario que orientemos a la gente, sedienta de Dios, a juzgar a sus ministros, porque por sus frutos los conoceremos. No se deje engañar creyendo que por medio de dadivas, limosnas, diezmos ofrendas o pactos económicos obtendrá un favor o bendición de Dios, porque todo lo que Dios ofrece es por “gracia” y no por interés, pues por ello murió Jesús en la cruz del calvario.

Es necesario que el Estado controle y fiscalice las ganancias de los pastores, los cuales algunos reciben sueldos inmensos y no pagan impuesto, aprovechándose de la iglesia para darse la buena vida. No todos son iguales, pero no me cabe duda que muchos han tomado el evangelio no para servir, sino para servirse a si mismo y usan la plataforma de la iglesia para negocios personales, olvidándose de los pobres y necesitados. De ellos hablo el profeta Jeremías cuando refiriéndose a los sacerdotes de su época escribe: “Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron” Jeremías 5:28.

Seamos sabios y cuando vayamos a una iglesia juzguemos los frutos de sus líderes e investiguemos que hacen con los recursos que se dan, porque si es cierto que debemos de darle al Señor nuestras ofrendas, pero debemos saber que las mismas se usan para aquello establecido por la Palabra, como es, ayudar al pobre, huérfano, necesitado, y llevar el evangelio a otros lugares, porque la Iglesia   no es una empresa, ni un negocio, sino el reino de Dios en la tierra.

mariofumero@hotmail.com

www.contralaapostasia.com

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Corrupción, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a CORRUPCION ECLESIAL

  1. Alec Engler dijo:

    siempre tan claro , profundo y sencillo. siempre el alerta, el faro que avisa.

    y ahora podemos hablar de “casta eclesial” , heredable, como si fueran titulos de nobleza que pasan de padres a hijos, para que el business quede en familia. Con nombramientos arbitrarios, predominando los amiguismos y la obsecuencia, peor que en la mas mediocre empresa secular

  2. Rolman dijo:

    Muy acertada enseñanza Pastor Dios lo bendiga

  3. mapo dijo:

    Hno. Mario, sé que usted ha abordado estos temas hasta la saciedad, estos aberrados inescrupulosos, no les hace daño que se escriba de ellos palabras dolientes, es más se sienten orgullosos de sus habilidades. En lo más mínimo se sienten aludidos, ellos se creen que son merecedores de ello; ya que en su mente podrida han alcanzado la deidad, están más cerca de Dios que los demás mortales. e intimidan a sus miembros enviándolos al infierno si no dan el diezmo. ¿Qué se le puede decir a un pastor (a) que supuestamente conoce las Escrituras y roba a sus miembros a través del Diezmo?, nada, solo el castigo eterno les espera. Además el Diezmo no es una obligación de los miembros, es un acto de generocidad y apoyo mutuo, era ley para los hebreos, no para los gentiles. Lean e investiguen.

  4. Luis Meraz dijo:

    Hermano Mario Fumero; que bueno que aun hay personas como usted que guardan la sana doctrina y dicen la verdad, porque en este tiempo la sana doctrina se ha terminado, ya no se predica el evangelio de Cristo. estoy de acuerdo con su comentario y sobre todo que esta amparado y basado en la palabra de Dios, Bendiciones

  5. Miyid dijo:

    Dios bendiga a el hermano Fumero.
    Permita Dios que los hermanos y pastores que incidan en esto se arrepientan y entiendan que los cristianos debemos procurar hacer tesoros en los cielos, no en la tierra.
    Cómo es posible el hecho de que muchos trabajadores profesionales no pueden adquirir un auto de $30,000 y que para los pastores sea cosa normal tener una expectativa de poseer autos sobre dicho costo?
    Con gran dolor hemos visto pastores deslizarse tras la codicia.
    Justifican su interés de obtener ganancias de diversas maneras:
    Alegan que el “Señor les reveló” que ellos se merecen un mejor salario, casa, auto etc…
    Algunos comienzan a hablar de nuevos proyectos o de su visión, que usualmente se trata de mega proyectos, los cuales directa o indirectamente van dirigidos a generar ganancias monetarias.
    Hablan de su visión de obtener una academia, visión de emisora de radio y o televisión, mega iglesias o mega templos etc..
    Por consiguiente, inevitablemente el pastor pasará a ser un empresario.
    Las ovejas pertenecen a Cristo, por lo que lo más apropiado cuando se obtiene un crecimiento congregacional donde falta espacio para acomodar a las personas, debería ser el seleccionar un hermano de la congregación que sea apto para el pastoreado y ayudarle a obtener un lugar donde pueda pastorear a los nuevos convertidos.
    Los pastores deben ser honestos con si mismos, y preguntarse si realmente pueden pastorear adecuadamente tantas personas.
    Lamentablemente el egoísmo e interés económico no les permite a muchos contestar con la verdad esta pregunta.
    Los asalariados como lo que tienen en su corazón es dejar sus empleos y dedicarse a vivir de los hermanos son quienes mayormente acuden a estas estrategias,ya que por medio de ellas obtendrán mayores ingresos que emplearán en gran medida para su beneficio personal.
    No se debe ignorar que para evitar ser descubiertos,ocasionalmente pudieran realizar alguna obra caritativa.
    Exhorto a los pastores a ser muy cuidadosos al visitar otras congregaciones, porque algunos ministros luego de que se comparan con la abundancia material de otros, regresan terriblemente contagiados con el pecado de la codicia.
    También exigen diezmos, cuando eso era un deber bajo la ley, para la nación de Israel y la iglesia esta bajo la gracia donde lo que se requiere es ofrendar, no diezmar.
    El Señor nos de humildad y valentía para aceptar nuestros errores y la voluntad de corregirlos.

  6. Marcelo Hoyos dijo:

    Queridos hermanos, quisiera expresarme sobre el tema que se ha tratado y sobre algunos comentarios, Sin ninguna duda la codicia es algo terrible cuando se implanta en el corazón de nosotros los seres humanos, y más cuando tiene que ver con cosas materiales. Pablo le escribe a Timoteo y le enseña que es PRINCIPIO DE TODOS LOS MALES 1Timoteo 6:10.
    Pero quiero comentarles que conozco a personas que tienen iglesias muy grandes y hacen un trabajo impresionante para el Reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y viven de un sueldo.
    Y todo lo que han obtenido de bienes, ha venido de regalos y bendiciones de distintas familias de sus congregaciones.
    Seguramente hay en estos tiempos malos obreros, pero no todo lo que crece tiene que ver con abuso de los vienes ajenos, ni mala doctrina, sino que hay congregaciones con una capacidad de agradecimiento al Señor y de servicio y de predicación por todas partes, que como fruto, tienen el crecimiento personal en Cristo, como también el crecimiento de la iglesia y tienen a sus pastores cuidados en todos los aspectos.
    Me a tocado ver esto en Chile, en Argentina, en Canadá, y conozco un ministro de Colombia con la misma descripción de lo que vengo tratando. Les animo, no todo está mal, El Ángel animó a Elías, ¿se recuerdan?, pensaba que él era el único que había quedado, pero no, Él Señor tenía unos siete mil más que no habían doblado sus rodillas.
    Y sobre los diezmos, no comenzaron en Moisés, no fue en la ley, sino empezó en Abraham y su descendencia hizo lo mismo. Y lo hacían para honrar a Dios, y nosotros que estamos en la gracia y no en la ley, tenemos ese mismo sentir, lo honramos a Dios con nuestros diezmos en primer lugar, sabiendo que sostenemos nuestra fe, para que el Evangelio corra y se expanda. O sea, nosotros sostenemos lo que creemos, y a su ves, declaramos con este hecho nuestra dependencia de nuestro Creador, somo suyos y a él nos debemos en todo. Somo de su propiedad, a sí debemos entender el Reino de Dios, y a sí lo entienden muchos de los que crecen, sin llevarse el dinero de nadie, todo es para el crecimiento del Reino de nuestro Señor Jesucristo.
    Ánimo hermanos, no todo está mal cuando vemos crecimiento, nuestro Señor Jesucristo les bendiga grandemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s