LA COMPASIÓN DE JESUCRISTO (II)

Ángel Bea

compasion“¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” (Mt.23.37-39)

LA COMPASIÓN DE JESUCRISTO ES SENSIBLE

La compasión de Dios expresada a través de Jesucristo era una compasión sensible. Con esto queremos decir que Dios no es ajeno a los padecimientos, dolores y necesidades del ser humano. Él no se mantuvo alejado, sino que se ha hecho cercano al ser humano a través de la encarnación, en Jesús (J.1.14). En el Señor Jesús vemos la compasión sensible de Dios, a tal punto que las personas estaban muy por encima de las murallas que los seres humanos levantamos para mantener alejados a aquellos que nos molestan, importunan e incomodan en base a las diferencias sociales, económicas, sexuales, religiosas, etc.

Un ejemplo de la compasión sensible del Señor Jesús, se dio cuando tocó con su mano al leproso que se acercó a él, para pedirle que le sanara. Jesús pasó por encima, tanto de la ley ceremonial como del temor al contagio y el rechazo social. Por eso cuando aquel le pidió que lo limpiara de su lepra, dice el texto bíblico: “Jesús extendió la mano, y le tocó” (Mt.8.1-3). Así pasó por encima de todo prejuicio religioso y social, con tal de que aquel hombre sintiera el contacto de una mano humana sobre él sintiéndose aceptado.

También vemos esa misma compasión sensible, en relación con aquella  mujer que lavó los pies de Jesús con sus lágrimas y los secaba con sus cabellos. Cuando la mujer se acercó por detrás de Jesús y llevó a cabo tal acción, muchos ya estaban pensando mal de Jesús porque no rechazó tan “amoroso” gesto, de alguien que, como aquella mujer, era una prostituta. Allí estaba, con sus cabellos a la vista de todos. Eso era algo que una mujer decente no haría; para eso llevaban el velo. Jesús tenía dos opciones: o se dejaba llevar por la crítica poniéndose al lado de los que la estaban juzgando a ella y a él, siendo “políticamente correcto”, yendo “a favor de la corriente”,  o hacer lo que hizo. Su compasión sensible le hizo ponerse de su lado para entenderla, comprenderla, aceptarla, perdonarla y transformarla; y de paso, darle una lección a los presentes sobre el amor y el perdón.

En el libro titulado “Fuego vivo, viento fresco..” de Jim Cimbala, él cuenta que una noche de domingo, había terminado tan cansado, después de tener dos cultos seguidos, que se sentó en los escalones de la plataforma donde estaba el púlpito. De pronto, oyó la puerta y vio entrar a un hombre mal vestido, sucio y desgreñado… Cimbala pensó para sí: “Lo que me faltaba; ahora que he terminado y estoy deseando irme a casa a descansar…”. Echó mano al bolsillo, como para coger algún dinero y dárselo; pero el hombre le dijo que él no quería dinero: ´”Yo quiero eso que usted ha estado predicando”, añadió.

Jim, Cimbala se sintió reprendido por el Espíritu Santo, por no haber sido sensible en aquellos momentos a la verdadera necesidad de aquel hombre y por querer “quitárselo de encima” cuanto antes. En pocos segundos pidió perdón al Señor. Se levantó, se fue para el hombre y le dio un abrazo. No sin dejar de observar que estaba orinado y que, todo él desprendía mal olor. Él, como suele ocurrirnos a nosotros también, algunas veces, olvidó que la compasión del Señor es sensible, y que no se limita a sentir amor desde lejos, sino que se acerca al que sufre para curar y vendar sus heridas y atenderle en sus necesidades.

Hace año y pico, cuando todavía estaba nuestro querido hermano José Pérez con nosotros, nos contaba que estaba en la calle con un amigo. De pronto vino otro que le conocía a él con una apariencia que “tiraba para atrás”. No obstante, nuestro hermano José se fue para él y le dio un fuerte abrazo. (1) Cuando se fue, el otro amigo, le dijo a José: “Ahora cuando llegues a tu casa, te tendrás que dar una buena ducha ¿No?”. “Pues no”, le dijo José. “¿Por qué voy a lavarme después de abrazar a ese hombre?; yo quiero oler a oveja”.

La compasión de Jesús, cuando se conoce, debe volvernos sensibles hacia los demás, sobre todo,  aquellas personas que, en la visión del Señor Jesucristo “estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor” (Mt.9.35-36). No se trata, pues,  de ir por ahí dando abrazos a todo el mundo, sino de ser como Jesús en su compasión, ante las necesidades de los demás.

 

  • Así es José Pérez, él sabe muy bien lo que es que el Señor le haya sacado de lo peor, cuando todo en él, su forma de ser y su apariencia, “olía mal”. Como todos nosotros también, aunque a nuestro juicio pensemos que no éramos “tan malos”. Gran error, ese.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Compasión. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA COMPASIÓN DE JESUCRISTO (II)

  1. Frank Latimer dijo:

    LA COMPASIÓN….para todos menos para con los que no se unan a la ramera …de una forma o de otra ….encubriéndola …abriéndole camino ….o simplemente no viendo lo que está más que a la a la vista y que no se va a quedar en en una falsa imitación sin colmillos del catolicismo romano reformado de hace 500 años , irá ganando terreno porque tiene el dinero de sobra para financiar una super ONG …MUNDIAL …PERO CRISTO YA LA LLAMA POR SU NOMBRE ….PORQUE LAODICEA PASA A SER RAMERA …NO SERÁ MÁS LA PROMETIDA DEL CORDERO ….
    ASÍ QUE….
    NO SE ME HAGAN LOS DESPISTADOS …QUE LAS COSAS ESTÁN MÁS QUE CLARAS EN EUROPA….Y LO DEJO AQUÍ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s