LOS BANCOS DE SEMEN Y ÓVULOS

Mario E. Fumero

           El negocio de la ciencia sobrepasa los límites de la ética tradicional. En nuestros tiempos los hijos ya no se obtienen de una relación de amor dentro de una relación sexual matrimonial, ¡NO!, ahora podemos comprarlos en los bancos de semen u óvulos. Aun las parejas gay pueden buscar embarazos a través de este procedimiento.

Además de lo anterior, la ciencia moderna puede determinar el sexo de la criatura antes de fecundarlo. Si deseas una hembra, no te preocupes, en el laboratorio trabajan con los esperma y han producido la técnica para que la fecundación sea conforme a tus deseos.            Existen laboratorios en donde se depositan óvulos y espermas, para producir la fecundación “in vitro”, lo que popularmente llamaríamos inseminación artificial. Esta práctica,  común desde hace décadas entre las especies animales, se está ejecutando entre los humanos. Cabe decir que hay casos en matrimonios en que por problema de fecundidad acuden a este métodos y en tal caso es justificable, pero tal procedimiento sin causa clínica es un riesgo.

Se empezó como un recurso para ayudar a los casos en que una pareja no podía tener hijos por algún defecto fisiológico, pero actualmente ya no obedece sólo a este principio ético, sino que se está convirtiendo en un negocio con posibilidad de ser muy rentable. ¿Y cómo es posible esto? Pues las mujeres solteras podrían ir a un banco de semen y solicitar que la inseminen con los esperma que contengan una característica determinada en un catálogo. Ellas escoge al hijo, o hija, con determinada característica, según su gusto. Entonces le colocan en su óvulo el esperma según y así se convierte en una madre que sin casarse y sin tener una relación sexual con un hombre tiene un hijo. ¿Se imaginan lo que esto representa? Un hijo sin padre, y una madre sin marido, que no realizó el amor de forma normal.

Pero el papel de la genética va más allá. Se puede incluso colocar el óvulo ya fecundado en un vientre de mujer, de tal manera que su útero es solo un recipiente de una criatura que no tendrá nada que ver con la madre, pues biológicamente ésta no será su madre, aunque se forme en el vientre. ¿Se ha puesto a pensar en los conflictos éticos y psicológicos para el niño cuando crezca?. ¿Y qué tal si una pareja de lesbianas deciden tener un hijo en esta forma? Al fin y al cabo, si la técnica es un negocio, todo vale.

Por el camino que vamos, no dudamos que hasta se trate de hacer que un travestí pueda tener un hijo a través de este sistema, pues la cirugía y la ciencia se presta actualmente para ejecutar cualquier tipo de perversión.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Etica y Religión, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s