REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: EL DOMINIO DEL PECADO

Mario E.  Fumero

Romano 6:12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias;

¿Qué es el pecado? Toda acción contraria a la ley. Es desobediencia a lo establecido, lo cual genera la ira de Dios (Colosenses 3:6) porque trae consecuencias, ya sea en lo biológico, espiritual o natural. En el mundo secular al pecado le llama infracción o delito. Para que haya pecado, es necesario que haya ley y conciencia de la misma (Santiago 2:17). El pecado tiene dos dimensiones, una es la herencia pecaminosa procedente de Adán (Romanos 5:12), manifestada en la rebeldía y orgullo, y la otra dimensión que nace por satisfacer los deseos de la carne, lo cual le llama Santiago “concupiscencias” (Santiago 1:15).

¿Cuándo aparece el pecado? Cuando nace la conciencia. Cuando no sabemos discernir entre lo bueno y lo malo, y rechazamos lo bueno. Es por ello que para poder ser libre del pecado, necesitamos tener discernimiento por la Palabra para alcanzar madures entre lo bueno y lo malo (Hebreo 5:14).

Tristemente el pecado es como un imán, una vez ejecutado, nos atrae y esclaviza. El mismo se vuelve una costumbre que marca nuestro comportamiento, enfermando todos nuestros miembros. La Biblia lo cataloga como una esclavitud, la sociedad le llama vicio o adicción, y solo hay una salida “el nacer de nuevo2 (Juan 3:3).

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Pecado, Reflexiones en Palabras. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: EL DOMINIO DEL PECADO

  1. Ciertamente, si alguien es vencido por algo, es esclavo de este, para el bien o mal. Todos los dias sostenemos una lucha, mientras estemos en este tabernaculo (cuerpo fisico); solo el Espiritu Santo, en obediencia a la verdad Biblica en santidad y amor, podemos mantenernos en el proceso de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s