EL CÁNCER DE LA DEMOCRACIA

Mario E. Fumero

¿Qué es el cáncer? Simplemente lo definimos como la división loca de las células del cuerpo, que tristemente producen la muerte, a menos que se puede detener a tiempo.

De igual forma, la democracia sufre un cáncer interno que pone en peligro la salud del sistema democrático cuando el espíritu separatista nos invade. Este cáncer se llama “división”, la cual de forma descontrolada crean tendencias y partidos que conducen a fraccionar y dividir radicalmente la sociedad. En España la división de varios partidos ha fraccionado la unidad del Estado, haciendo que el espíritu separatista tenga a la nación en una crisis política que está socavando las bases de una convivencia pacífica.

La mayoría de las naciones latinoamericana ya no cuentan con dos o tres partidos tradicionales, que representen las diversas corrientes ideológicas políticas existentes, sino que los partidos tradicionales han sido invadido por un espíritu de luchas internas por deseo de poder, que como cáncer, hace que los partidos se dividan, y se proliferen docenas de ellos, que luchan por imponer su ideología, que más bien es una ambición que nace del deseo de poder.

La división es un cáncer destructivo que arrasa con todo a su paso. Es el arma preferida del diablo, el cual no sabes sumar, ni restar pero sí tiene un doctorado en dividir. Fue por ello que Jesucristo dijo que “ningún reino dividido prevalece, sino que es asolado” (Mateo 12:25), porque donde hay división contienda, guerras, pleitos y enemistados, la desolación y destrucción del entorno está asegurada.

Una de las peores tragedias de la sociedad moderna, y que ha dado origen a la delincuencia e inseguridad, es la división familiar, producto de la desintegración del matrimonio. Hablando de Honduras, aproximadamente el 60% de las familias son disfuncionales. 45% de los niños que nacen carecen de un hogar integrado, y un 15% de los que han emigrado abandonaron a sus hijos. Esto ha creado la tragedia delincuencial que hoy vive el país.

En las elecciones para presidente en Honduras, nos enfrentamos a la existencia de diez partidos políticos, porque algunos partidos tradicionales han sido víctimas del fraccionamiento, producto de una división que ha nacido de la ambición. Cuantos más partidos políticos existen en una democracia, más se fraccionara el voto, y por lo tanto, la posibilidad de que salga electo un presidente con un respaldo de mayoría simple (mitad más uno) se vuelve casi imposible. En algunos países, para resolver la proliferación de partidos, y establece la solidez de la elección de un presidente, han optado por ir a una segunda vuelta con los dos más votados, para que el candidato electo alcance la mayoría simple.

Es necesario que la democracia se fundamente en el apoyo mayoritario de los votantes, y cuando la división de partidos penetra dentro del sistema político, se debilite el poder del voto, y tristemente, caeremos en una democracia incipiente, que fracciona la sociedad, y debilita la convivencia. Para gobernar con autoridad popular, se requiere el respaldo del soberano, que es el pueblo, y que el ganador goce de al menos un 51% del apoyo popular.

Pero además del voto como apoyo popular del gobierno electo, necesitamos que los partidos políticos busquen el bien común, y no conviertan la lucha política, en odio y desprecio hacia aquel que piensa diferente. No debemos debilitar la unidad apelando al chantaje, amenazas y mensajes apocalípticos. El éxito o el fracaso de una familia, nación o institución dependen de la ecuanimidad de sus miembros en cuanto a mantener la unidad dentro de la diversidad. Podemos discrepar, pero debemos de respetarnos. Cuando el juego político es limpio, la división es tan solo es una separación momentánea, pero cuando se juega sucio, las consecuencias de convivencia nos llevara a una división destructiva que producirá desolación y destrucción, porque la división, como un cáncer, destruye el lugar en donde penetre.

 

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Politica en la iglesia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL CÁNCER DE LA DEMOCRACIA

  1. Ileana dijo:

    Si hay 9 candidatos a la presidencia, digamos: Candidato A,B,C,…H,I
    El candidato A obtiene 40% de los votos
    El candidato B el 30% , el C el 20% , y el resto del D al I está el 10%.
    ¿Gana el candidato A? por tener más que el resto? si en realidad el 60% de la población NO votó por EL!! Votó por cualquier otro , pero NO por él.
    El candidato A debería ser el ganador Si y solo si, obtiene un 51% o más de todos los votos entre los 9 candidatos???
    Los candidatos del C en adelante…que piensan realmente? Si yo fuese la candidata H , realmente estaría mal de la cabeza en querer participar en esta contienda,
    Solamente deberían quedar 2 candidatos como en otros países para una segunda vuelta. Me parece….no sé…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s